Archivo de la etiqueta: sniper

LOS “SCOUT SNIPER” DEL CUERPO DE MARINES ESTADOUNIDENSE

Autor:   Octavio Díez Cámara Fotografía: Octavio Díez Cámara, USMC

A través de numerosas fuentes abiertas se nos han hecho llegar narraciones que versan sobre las capacidades únicas de los tiradores de élite del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps). Es personal, que como otros militares de su misma organización se caracteriza por unos grados de adiestramiento, motivación, moral o dedicación que son conocidos a nivel internacional, dotado con unas cualidades únicas que muchos conocen a través de la filmografía estadounidense. Otros, hemos tenido la oportunidad de visitar sus centros formativos, compartir ejercicios y maniobras con ellos, y, en términos generales, conseguir una mejor aproximación a lo que son, lo que hacen y les caracteriza.

En estas páginas voy a hablarles de los Scout Sniper que son lo que, en términos generales, conocemos como tiradores de alta precisión. Suelen trabajar organizados en equipos y en beneficio de distintas organizaciones de su propia estructura militar y en determinados casos se les asignan misiones encubiertas en la que actúan en binomios o en pequeños equipos para intentar pasar desapercibidos a terceros. Lo que les caracteriza, pues llevan consigo rifles de precisión que en la mayoría de casos son de accionamiento por cerrojo, es el poder hacer frente a personas o sistemas del despliegue adversario y aplicar en esos objetivos su capacidad de precisión quirúrgica.

Para obtener el mejor potencial humano se selecciona a aquellos candidatos, qué por su perfil o servicios realizados, presentan las mejores capacidades personales para lo que se buscará de ellos. Se les prepara en sus cometidos y se les adiestra para su labor específica. Con el tiempo, van realizando servicios reales, superando cursos de preparación en distintos entornos y exigencias, adquiriendo experiencia, …, evolución que incide en que su técnica, táctica y procedimientos sean los mejores para sus cometidos y misiones.

Estas páginas van a servir para explicarles cuál es el proceso inicial de su capacitación, el que se conoce como Scout Sniper y que les capacita para integrarse en los pelotones de los batallones de Infantería, de las unidades de reconocimiento o hasta llegar, como punto máximo de lo que sería su aspiración laboral, a ser partícipes, tras desarrollar una preparación distinta, de las cualidades de excelencia de las unidades de Operaciones Especiales del MARSOC (Marine Corps Forces Special Operations Command).

Un disparo, un blanco

Estos militares suelen integrarse en las diferentes estructuras que se constituyen tomando elementos de las divisiones del USMC. Tienen que prepararse para lo que se les demandará, y en ello nos vamos a centrar en estas explicaciones. La capacitación inicial con las que inician su progresión profesional recibe la designación Curso Básico de Tirador Explorador (SSBC, Scout Sniper Basic Course) y la codificación M0281Z9 dentro de las especialidades que caracterizan a los Marines. Alguno podrá en función de sus cometidos de liderazgo, realizar posteriormente el designado Curso de Líder de Equipo Tirador Explorador (SSTLC, Scout Sniper Team Leader’s Course) y/o el Curso de Líder de Unidad Tirador Explorador (SSULC, Scout Sniper Unit Leaders Course), siendo respectivamente la duración de estos últimos de seis y dos semanas; los que asisten al SSTLC se centran su aprendizaje en temas como planificación de misión o apoyo a otros sistemas de armas, mientras los que participan en el SSULC dirigen su esfuerzo a conocer las capacidades y limitaciones del tiro de alta precisión o en la participación en lo que son Operaciones de Contrainsurgencia o de las Unidades Expedicionarias de Marines con capacidad de Operaciones Especiales (MEU/SOC, Marine Expeditionary Unit/Special Operations Capable).

Mucho más larga es la capacitación inicial, la designada SSBC. Son entre diez y once intensas semanas las que se dedican a impartir lo que es la formación teórica y práctica específica. De lo que es la gestión general se ocupan organizaciones como el Batallón de Adiestramiento con Armas (WTB, Weapons Training Battalion) que está adscrito al Mando de Adiestramiento. Este último es el que se encarga de organizar la Escuela de Instrucción Tirador Explorador (SSIS, Scout Sniper Instruction School) que suele desarrollarse en las instalaciones que tienen en la enorme Base de Quantico en Virginia, en la costa este de los Estados Unidos. Usualmente, en el emplazamiento conocido como “Camp Barrett” se realiza una edición cada año y a la misma se admiten, según datos de hace unos pocos años, a treinta y dos aspirantes para el SSBC.

Sergeant Eric Fraser and Sergeant Aaron Martin, scout snipers, Ground Combat Element, Black Sea Rotational Force 12 practice marksmanship skills with soldiers from the Israeli Defense Force during Exercise Noble Shirley in Tel Aviv, Israel July 11. Noble Shirley is an annual exercise designed to exchange ideas, improve interoperability, understanding and cooperation between the Israeli Defense Force and U. S. military. Black Sea Rotational Force 12 is a Special-Purpose Marine Air-Ground Task Force with crisis response capabilities deployed to the Black Sea, Caucus and Balkans region to enhance interoperability and promote regional stability.

Además de las instalaciones de Quantico, la preparación de los cursos básicos, que tienen un índice de bajas a lo largo de su desarrollo del orden del sesenta por ciento o superior en algunos casos, se realiza también en el marco del Batallón de Entrenamiento Avanzado de Infantería (AITB, Advanced Infantry Training Battalion) de la Escuela de Infantería (SOI, School of Infantry West) de la Base californiana de Camp Pendleton, en la costa oeste del país. Asimismo, se han realizado estos cursos en lugares como las instalaciones AITB de “Camp Geiger” en Carolina del Norte o en la Base del USMC en Kaneohe (Hawaii) donde es usual se programen dos ediciones al año para grupos más compactos de personal.

Por la naturaleza de la misión de los tiradores de precisión del USMC, que no olvidemos es una organización militar, se les prepara tanto en el aspecto psicológico como en el físico. Esa capacitación se hace para que puedan operar de forma independiente y avanzados respecto de sus compañeros en el campo de batalla. Se les exige que sean pacientes y sepan esperar la mejor oportunidad de alcanzar el objetivo seleccionado; en tiro en sí mismo es sólo el diez por ciento de lo que supone ser un tirador de élite.

A 26th Marine Expeditionary Unit (MEU) Maritime Raid Force Marine engages a long distance target with an M40A5 sniper rifle at a range in Jordan, June 10, 2013. Exercise Eager Lion 2013 is an annual, multinational exercise designed to strengthen military-to-military relationships and enhance security and stability in the region by responding to modern-day security scenarios. The 26th MEU is deployed to the 5th Fleet area of operations as part of the Kearsarge Amphibious Ready Group. The 26th MEU operates continuously across the globe, providing the president and unified combatant commanders with a forward-deployed, sea-based quick reaction force. (U.S. Marine Corps photograph by Sgt. Christopher Q. Stone, 26th MEU Combat Camera/Released)

Desde el punto de vista operacional, actuarán en el rol de observador -el que busca los objetivos y obtiene datos de su distancia, comprobando también los resultados del tiro- o en el de tirador -el que ejecuta, en el momento más adecuado, la acción de fuego-. Agrupados ambos conforman un Equipo de dos miembros, siendo uno el que realiza la actividad principal y el otro el que le complementa con sus indicaciones, aunque en buena parte de los casos pueden intercambiarse entre sí. Entre ocho y diez equipos constituyen un Pelotón. Con su arma principal, los rifles de cerrojo tipo Remington M40 y los semiautomáticos Knight’s Manufacturing M110, ambos del calibre 7,62x51mm (.308 Winchester), están cualificados para batir objetivos hasta mil yardas- unos novecientos metros-. Con rifles semiautomáticos antimaterial Barrett Firearms M107 del 12,70x99mm (.50 Browning) pueden realizar impactos certeros contra objetivos a kilómetro y medio de su localización; sabemos que han estado valorando armas del .300 Winchester Magnum y del 6,5 Creedmore, aunque oficialmente no son las que les caracterizan.

Actualmente, hay en activo, según fuentes abiertas, unos tres centenares de Scout Sniper, por lo que hay que seguir formando nuevos especialistas con los que cubrir las bajas que, por ascenso o cambio de destino, pueden producirse en las estructuras donde se les concentra. Decirles que los graduados, cualificados internamente con el apelativo HOG (Hunter of Gunmen), tienen que ser capaces de salir airosos de una preparación que les capacita como élite y que es una de las más exigentes dentro de los Marines; deben alcanzar blancos a distancias conocidas, hacerlo a otros en las que desconocen ese ratio o superar una prueba en la que deben moverse sin ser detectados, de forma discreta y en menos de tres horas, desde una ubicación situada a ochocientas yardas -1 yarda son 0,9144 metros- a otra que distará doscientas del objetivo, disparando tres veces sobre un blanco situado en un puesto de observación en el que están los instructores intentando localizar su presencia.

Preparación inicial

El designado SSBC tiene como objetivo el capacitar a pequeños núcleos de  Marines, que en la mayoría de los casos ya destinados a los pelotones Scout Sniper de los batallones y habiendo realizado una preparación inicial de dos semanas en sus funciones, para trabajar dentro de las estructuras de los pelotones de especialistas de tiro de alta precisión de los batallones de Infantería. También podrán trabajar en el seno de las unidades de reconocimiento -los “Recon” de compañías y batallones específicos-.

Su adiestramiento específico busca imbuirles de los fundamentos básicos del empleo de armas largas específicamente diseñadas para impactos muy certeros, el despliegue en distintos escenarios sin que sus características dificulten su progresión, el empleo de comunicaciones específicas que permitan mantener enlace constante con el Mando, su cooperación con organizaciones de apoyo de fuego para centrar los impactos en los objetivos, la navegación terrestre en terrenos complejos y las condiciones de combate propias de las operaciones de los “sniper”.

Perched on the flightdeck of USS Bonhomme Richard, a Marine sniper from Scout Sniper Platoon, Weapons Company, Battalion Landing Team 1/4, 13th Marine Expeditionary Unit, scans the area around Pier 2, Naval Station San Diego. Snipers were part of the Anti-Terrorism Force Protection Exercise, which was designed to challenge Marines and Sailors to respond to various terrorist threats, Oct. 25-26.

Los voluntarios aspirantes a la realización del Curso inicial deben superar unas pruebas físicas específicas y obtener en ellas una calificación sobresaliente. Tienen que ser cabos LCpl (Lance Corporal), sargentos con el rango GySgt (Gunnery Sergeant) u oficiales que posean la capacitación militar operacional (MOS, Military Occupation Specialities) 0203 o 03XX, admitiéndose tanto personal en activo como reservistas. Además, se les exige que presten un servicio mínimo de dos años después de graduarse, que no hayan recibido apercibimiento durante los últimos seis meses, que tengan en activo su capacitación como tiradores expertos de fusil de asalto –Rifle Expert-, que tengan buena visión en ambos ojos o que no presenten problemas médicos o mentales. Es recomendable que su currículo personal incluya formación previa específica en navegación terrestre, patrullas de Infantería, observación avanzada básica o reconocimiento. Su instancia debe ir firmada por sus superiores en sus pelotones, secciones, compañías y hasta por el máximo responsable del Batallón al que estén adscritos.

Además, en la mayoría de los casos y en función de lo que sea posible, se recomienda que hayan completado previamente una capacitación que les será de utilidad. Se la llama Pre-Scout Sniper Course y de ella se encargan los centros divisionarios de preparación para el combate (DCSC, Division Combat Skills Center). Se trata de seis semanas intensas en las que trabajan con rifles de cerrojo y semiautomáticos en el tiro contra objetivos a distancias conocidas, trabajando tirador y observador para conseguir impactos contra blancos fijos a 300, 500, 600, 700, 800, 900 y 1.000 metros, y contra blancos móviles a distancias de entre 300 y 800m; también, se familiarizan con las diferentes posiciones de tiro en la navegación terrestre tanto diurna como nocturna.

Aquellos que sean considerados como candidatos reciben una lista con una serie de materiales concretos esenciales que deben llevar con ellos al Curso Básico -cuchillo, casco, porta placas, poncho, pintura de camuflaje, binoculares, cuerdas, uniformidad “ghillie suit” completa, trípode de tiro, spray de pintura y un largo etcétera de objetos y prendas- para poder superar con éxito las clases formativas.

Un plantel de experimentados instructores se encarga de gestionar una preparación eminentemente práctica, con algunas teóricas y sobre todo con ejercicios de campo. Se desarrollan tres fases dentro del SSBC. La primera se centra en lo que es la preparación de equipo, sus tareas, la navegación, balística, estimación de distancias y el disparo contra objetivos fijos y móviles, de forma que de treinta y cinco cartuchos alcancen con al menos veintiocho proyectiles la zona negra de sus blancos. En una segunda buscan que aprendan a camuflarse ellos y a su material, a buscar las mejores posiciones de tiro o a estimar cual método es mejor para alcanzar un objetivo prefijado, incidiendo en alcanzar blancos de tipo metálico localizados a distancias desconocidas, un esfuerzo que acaba con buena parte de los candidatos; por su parte, en la tercera se les enseñan temas como las tareas de cada componente del Equipo o la planificación, coordinación y ejecución de sus misiones.

Si superan este adiestramiento básico se les confiere la especialidad militar MOS 0317 que es de tipo secundario y les capacita para generar disparos de largo alcance y precisos sobre blancos seleccionados -equipo de Mando y Control, blindados, sistemas radar de Defensa Aérea, lanzadores de misiles, determinados sujetos, …-, detectar y confirmar objetivos, calcular distancias, validar condiciones ambientales, llevar a cabo misiones de reconocimiento y vigilancia u obtener información. Los Scout Sniper del USMC son élite del tiro y se preparan, con prácticas y otras formaciones, para ejercer su “poder” sobre aquellos blancos que requieran de sus aptitudes y excelente precisión.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2020.

RUAG, MUNICIONES DE ALTAS PRESTACIONES

Estructuras militares y policiales de distintos países llevan ya varias décadas experimentando con distintos sistemas de armas para su incorporación y uso. Últimamente, hay diferentes adquisiciones que se centran en varios tipos de municiones de 6 milímetros -6,5 “Creedmoor”, 6,8mm NGSW (New Generation Squad Weapon), 6mm ARC (Advanced Rifle Cartridge),…-, proceso que coexiste con compras de armas adaptadas a los más clásicos 5,56x45mm ó 5,45x39mm para los ejércitos de Alemania, Polonia o Rusia, habiendo recibido ya el Ejército de esta última 35.000 de los nuevos fusiles AK-12 con los que iniciar el reemplazo de buena parte de los antiguos AK-47 y AK-74.

A la vez que se abordan nuevos conceptos, hay compañías que trabajan, gracias a una capacidad de desarrollo tecnológico forjada a lo largo de muchos años de trabajo discreto, eficaz y bien estructurado, en la obtención de distintos tipos de municiones que podíamos definir en términos genéricos como de “alta capacidad” en lo que son sus prestaciones y uso potencial.

A la cabeza de ese grupo se encuentra la compañía suiza RUAG Ammotec  que propone un amplio catálogo de productos de nivel superior surgidos para satisfacer las más altas necesidades operativas de núcleos de carácter militar y policial. No sólo es importante el llegar a un objetivo para, de forma discreta, abrir fuego sobre él. Es importante también que los efectos de los proyectiles en aquellos que se busca alcanzar incidan en su neutralización eficaz e inmediata, incluso si éste se situa tras un cristal de un vehículo o una plancha de acero, evitando tanto cualquier reacción por su parte o que se produzcan efectos colaterales no deseados. 

Esas necesidades, y otras complementarias adicionales, hacen que no sean válidas municiones convencionales y que haya que decidirse, como ya muchos países están implementando desde hace años, por un uso más específico de cartuchos especialmente desarrollados para generar unas prestaciones muy concretas en una serie de blancos bien distintos, pues no es lo mismo tener que abatir a un delincuente que porte un chaleco antibalas con placa cerámica que actuar sobre un yihadista que haya secuestrado un avión y sólo se le vea a través de alguna de las ventanas del fuselaje.

Esfuerzos combinados

El holding de RUAG incluye varias líneas de trabajo relacionadas con el entorno espacial, el adiestramiento realista, la capacidad ofensiva de los ejércitos o las necesidades de munición de colectivos profesionales. Para estos últimos ha desarrollado una serie de procesos productivos que se centran en la obtención, tras una elaborada fase de diseño previo y de pruebas balísticas para verificar que las prestaciones son las pretendidas, de vainas, pistones, pólvoras y proyectiles. La combinación adecuada de los cuatro elementos básicos que conforman un cartucho permite configurar una munición determinada para unas prestaciones y capacidades concretas.

Estas últimas son las que realmente interesan a aquellos que, por sus cometidos o por el tipo de misiones que se les asignan, tengan que actuar con su fuego sobre personas o grupos enemigos. Buscarán precisión para alcanzarlos con el primer disparo. Efectos concretos que neutralicen la capacidad de reacción de sus objetivos. Discreción operativa asociada a armas provistas con supresor sónico. Gran eficiencia contra objetivos convencionales y no convencionales. Disposición de empleo en situaciones en las que el calor o la humedad pueda ser extrema, etcétera. Son factores que, combinados y como derivación de lo óptimo del diseño de las ojivas de sus proyectiles o de lo adecuado de la carga de pólvora que define cada tipo, definen a las gamas de municiones superiores que RUAG Ammotec tiene ya en su catálogo y que están disponibles en España a través de su distribuidor AASIAS.com.

Uno de los cartuchos que más difusión mundial tiene hoy es el 9x19mm Parabellum. En las últimas décadas le han ido surgiendo competidores pues se argumentaba su limitada capacidad de detención, aunque su uso sigue generalizándose en las armas cortas que muchos agentes llevan durante sus jornadas de trabajo habituales o en las armas largas de uso más clásico dentro de entornos militares y de núcleos policiales focalizados en una capacidad de reacción y respuesta más dinámica. Usado en pistolas, subfusiles o carabinas, este cartucho está generalmente pensado para un empleo a distancias cortas, que generalmente serán inferiores a los cien metros. Es óptimo para combinarlo con supresores que reduzcan el estampido sónico y reduzcan el fogononazo asociado a los disparos, ahondando en su discreción. Su coste reducido y facilidad de obtención en cualquier punto del planeta, han sido factores valedores de su difusión.

RUAG Ammotec fabrica una decena de tipos de municiones del 9x19mm distintas que están destinadas a usos dotacionales, a acciones como las de asalto policial, a adiestramientos realistas y a otras más.  En ellas encontramos vainas realizadas en aleaciones que combinan cobre, zinc o aluminio para conseguir un entorno especialmente robusto y estanco en el que situar la pólvora propulsora de doble base y un pistón iniciador de la deflagración, tanto el avanzado Sinoxid como el no tóxico Sintox (SX). Junto a esos elementos, y buscando una determinada balística y efectos terminales al impactar en distintos tipos de objetivos/blancos o después de atravesar diferentes tipos de materiales, encontramos al proyectil. 

Combinándolos se obtienen los cartuchos tipo FMJ (Full Metal Jacket) y FMJ SX que son más convencionales y se caracterizan por sus puntas de 124 grains que tienen un núcleo de plomo totalmente encapsulado para minimizar la exposición al metal del interior como para preservar la vida útil de los cañones. Más elaboradas son soluciones como las Action SXF que se caracterizan por proyectiles de 94 gr que no tienen plomo en su interior, son de muy alta deformación y están concebidos para conseguir una transmisión total de la energía alobjetivo minimizando los riesgos de efectos colaterales. Hay tres propuestas de los mismos que, manteniendo una excepcional precisión que hace que treinta impactos puedan incluirse en un círculo de menos de 2,5 centímetros disparando a cincuenta metros, se diferencian en su potencial para obtener perforaciones en bloques de gelatina inferiores a los 20, 30 ó 40 cm o en el hecho que uno incluye un elemento marcado que facilita los análisis forenses posteriores. La gama incluye otros con proyectil frangible o de plástico para prácticas, y el tipo HP SXF en el que se monta un proyectil de alta perforación que ofrece una balística terminal excelente.

El nuevo cartucho Action-6 que viene a tomar el testigo de la SeCa, presenta unas excelentes prestaciones y una balística terminal prácticamente idéntica, evitando la sobrepenetración. En febrero de 2021 estará disponible con certificación CIP facilitando su acceso a corporaciones policiales que deseen adquirirla en cantidades de 1.000 a 50.000 cartuchos.

RUAG ACTION 6

Action-4 sigue disponible con certificación alemana TR con unas prestaciones sobresalientes para dotación.

Distintas necesidades

Cartuchos Cal. 4.6×30

Buscando ahondar en esta última cualidad, han surgido los llamados PDW (Personal Defence Weapon) que son armas largas compactas caracterizadas por altos ritmos de fuego al poder disparar a ráfagas y por el uso de municiones tan avanzadas como las de 4,6x30mm que caracterizan a los HK MP7 que son de uso muy generalizado en diferentes colectivos específicos. 

Para armas recamaradas a ese cartucho, que combina unas cualidades óptimas de alcance intermedio y de gran energía para incidir en su efectividad al impactar al objetivo o en el hecho que su poco peso facilita al combatiente el llevar más cartuchos consigo, RUAG Ammotec propone siete modelos de cartuchos bajo la designación genérica SX. En ellos encontramos soluciones que ofrecen agrupaciones de menos de 3 cm a cien metros, una velocidad inicial de los proyectiles próxima a los 700 metros por segundo o el que puedan ser usados sin restricción en un rango de temperaturas que va desde -30º a +52º centígrados. El tipo FMJ monta un proyectil de 40 gr más convencional, el Action incluye uno macizo de 31 gr pensado para penetrar distintos tipos de objetivos y minimizar el riesgo de daños colaterales, el AP (Armour Piercing) resiste inmersiones y situaciones extremas y es capaz de penetrar blindajes tipo CRISAT -placa de titanio de 1,6mm complementada con veinte de Kevlar- de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a 200 metros, el Training está pensado para prácticas en entornos de combate cerrado (CQB, Close Quarter Battle), el Subsonic destaca por su peso de 77 gr para lograr tanto una notable penetración de blindajes como un leve sonido al abandonar la boca de fuego de armas equipadas con supresores, el Frangible con un proyectil que se desintegra al impactar y es muy útil para ejercicios CQB, a la vez que el Blank, sin proyectil, ha sido diseñado para generar sólo el ruido propio que caracteriza a los disparos.

Se trata de una gama amplia con empeño focalizado en armas que generalmente serán usadas a distancias cortas y medias y que cubren tanto el espectro de la protección propia y de VIP’s (Very Important Person) como el de la neutralización de hostiles en los más variados escenarios.

Cartucho 5.56×45

De empleo más generalizado dentro del ámbito de la OTAN y de países afines es la munición del 5,56x45mmque se emplea tanto en fusiles como en ametralladoras ligeras, siendo su alcance efectivo genérico del orden de 400-500 metros, aunque hay colectivos -recuerdo a los SEAL (SEa, Air and Land) disparándolo contra placas metálicas a 700 yardas sin fallar su objetivo- que lo usan con eficacia a mayores distancias. Su gama incluye los tipos FMJ con punta M193 de 55 gr que se comporta especialmente bien en entornos urbanos y en armas con largo paso de estría en sus cañones, FMJ (M193) SX que minimiza la exposición al plomo de su ojiva, FMJ HA (High Accuracy) con proyectil de 63 gr que consigue mejor precisión que los anteriores menos pesados, Styx Action con uno de 69 gr que busca el mismo efecto que el anterior combinado con una gran transmisión de energía sobre el objetivo, HC (Hard Core) con punta SS109 caracterizado por el núcleo duro de su versátil proyectil de 62 gr que consigue agrupaciones de varios disparos inferiores a los 8,5 cm a 300 m, AP TC (Armor Piercing Tombac Jacket) optimizado para penetrar blindados de pequeño tamaño y de ser usado en entornos donde se puedan llegar a alcanzar temperaturas de 54º bajo cero, LF HC SX con proyectil de núcleo de acero y LF HC+ SX rediseñado para su empleo con ametralladoras ligeras, Frangible SX con proyectil desintegrable muy útil para prácticas realistas en entornos próximos, Tracer que genera un haz rojo que permite seguir la trayectoria del proyectil hasta el punto en el que toca al blanco, Frangible SJ (Semi Jacketed) SX con una punta semiblindada para evitar rebotes y Blank para simulaciones seguras.

Cartucho 7.62×51

Su gama para armas de empleo más genérico incluye las propuestas M43 y M80 de la munición de origen ruso 7,62x39mm clásica en armas como el difundido AK-47, versiones con proyectil FMJ y trazador del clásico 7,62x51mm (.308 Winchester) que disparan tanto armas de asalto como ametralladoras medias, o las versiones SR (Short Range), SR Solid SX, SR Tracer y SR Solid Tracer SX del 12,70x99mm (.50 Browning) con proyectiles rediseñados para ser usados con la máxima seguridad en ejercicios y prácticas que se desarrollen en escenarios de dimensiones reducidas. 

Hace poco, haciéndose eco de un mercado que busca proyectiles de prestaciones mejoradas sobre los clásicos, han introducido versiones especiales del ahora en boga .300 Blackout que puede dispararse desde fusiles de asalto o rifles buscando tanto un notable poder neutralizador como una notable discreción, derivada de una velocidad en la boca de fuego que es del orden de 300 metros por segundo -vuelo subsónico-, en el caso de recurrir a supresores. Ofrecen variantes como la Target con proyectil HPBT (Hollow Point Boat Tail) de 220 gr que ofrece un mínimo perfil acústico para ayudar a mantener la sorpresa, Final con proyectil de 200 gr que se desintegra al impactar, HV Ball con punta de 146 gr y caracterizado por su sellado integral que lo protege el caso de su inmersión en agua, o el HV Styx con proyectil de 130 gr diseñado para poder conseguir el mayor poder de parada posible en armas capaces de disparar ráfagas en fuego automático.

En adición a las gamas más amplias, Ruag Ammotec está en disposición de proponer soluciones como sus cartuchos del calibre 12/70mm del tipo Magnum Entry I provistos con un proyectil macizo de 502 gr para destruir cerraduras y bisagras con un disparo a muy corta distancia o los Magnum Entry II que incluyen uno de 417 que tiene los mismos efectos pero puede dispararse desde 30 metros para mantener en un nivel máximo la sorpresa.

La elección del “sniper”

Para aquellos que en el devenir de sus operativos tienen que empeñarse con armas capaces de gran precisión, les es óptimo contar con proyectiles que combinen esa cualidad a distancias extremas con distintos aspectos de versatilidad en lo que a discreción o efectos terminales se refiere. Sus diseños, promovidos con la designación genérica de SWISS P -por precisión- son lo que aquellos tiradores selectos y los binomios que les acompañan en sus despliegues necesitan. El contar con una munición fiable, precisa, eficaz y de óptimas prestaciones supone un punto especialmente positivo que hará que la misión pueda llevarse a cabo con las mejores garantías de éxito. En algunos casos no se tiene en cuenta lo determinante que puede ser usar una munición con garantías, como las de Ruag Ammotec o decantarse por otras más convencionales propias del espectro deportivo o cinegético.

Entre las propuestas del 5,56x45mm que se incluyen en su catálogo encontramos la Ball que monta un proyectil de 63 grains con recubrimiento de acero que está considerado como el cartucho más preciso de los de tipo FMJ al combinar mejores prestaciones de penetración con una gran energía cinética en boca, la Styx Action basada en un proyectil HPBT de 69 gr optimizado para agrupaciones de sólo 1,69 cm a trescientos metros manteniendo un muy alto poder de parada, la Target en la que sobresale el diseño HPBT de un proyectil concebido para alcances de hasta 600 m, la AP que recurre a un proyectil de carburo de tungsteno de 63 gr que es capaz de penetrar blindajes metálicos ligeros y la Final SR que recurre a un proyectil de 52 gr que se desintegra al impactar y es óptimo para disparos de corto alcance. Señalar que de las primeras cuatro de este último grupo mantienen una balística similar que hace que también lo sea la trayectoria, cualidad sobresaliente porque permite variar las prestaciones en diferentes acciones de fuego, y ante circunstancias y objetivos de lo más variado, sin tener que introducir modificación alguna en los elementos ópticos u optrónicos de puntería que se encuentren acoplados a las armas que los disparen. 

Más específicos son aquellos rifles y fusiles de asalto de precisión recamarados para aprovechar las buenas capacidades del calibre 7,62x51mm contra objetivos localizados a distancias de hasta ochocientos m, o un poco más allá si tenemos en cuenta algunas experiencias recientes de situaciones bélicas de combate. Proponen toda una gama tipo Match, que garantiza la mejor precisión con agrupaciones que en algunos casos se circunscriben a varios impactos en menos de 1,44 cm a trescientos m y que son totalmente compatibles en lo que es su uso en armas caracterizadas por poder abrir fuego a ráfagas. Son diseños como el Ball con proyectiles FMJ de 176 gr con recubrimiento metálico total, Target disponible tanto con proyectil HBPT de 168 gr que es un estándar clásico en los usados por los “sniper” en las últimas décadas como en una configuración HPBT de 175 gr que amplía su alcance en vuelo supersónico, Stryx Action que recurre a un diseño de 167 gr optimizado para conseguir el mayor poder de parada y el mínimo riesgo de alcanzar otros blancos colaterales, Final SR en el que el proyectil JHP (Jacketed Hollow Point) de 130 gr y punta hueca se desintegra al impactar causando grandes efectos en su objetivo, AP caracterizado por el diseño y masa de 196 gr de su proyectil para poder penetrar incluso las planchas de muchos de los blindados de ruedas y cadenas de uso más común en los estamentos policiales y militares, Tactical diseñado para penetrar vidrios o plásticos de gran grosor -ventanillas de aviones- sin variar su trayectoria ni fragmentarse y alcanzar su objetivo y dos Subsonic que incluyen uno con proyectil de 200 gr para incidir en el menor ruido y la máxima sorpresa posibles y otro en el que la masa de 240 gr transmite una notable energía al objetivo para batirlo de un único disparo sin darle tiempo a reaccionar. Todo los del 7,62×51, salvo los subsónicos, que se completan con el Subsonic Final que se caracteriza por su proyectil de 200 gr que se desintegra en el momento del impacto o porque es capaz de agrupaciones de sólo 11 milímetros a 100 m, han sido diseñados para generar trayectorias balísticas idénticas y así garantizar que siempre se alcanza el punto que marca el elemento de puntería.

Adaptándose a lo que el mercado demanda, la gama SWISS P comprende también buena parte diseños especiales Ball, Target, Stryx Action, Tactical y AP en los cartuchos 7,62×67 mm (.300 Winchester Magnum) y 8,6x70mm (.338 Lapua Magnum). Este último es un diseño hoy especialmente en boga porque en su variante con proyectiles HPBT de 250 y 300 gr es óptimo para batir objetivos a distancias próximas a los dos kilómetros de la posición del tirador, lo que ha hecho que núcleos de asalto policial o unidades de Operaciones Especiales militares lo tengan en sus arsenales. Para ambos colectivos proponen también sus API (Armour Piercing Incendiary), con un proyectil de 263 gr que combina en su núcleo carburo de tungsteno con titanio para obtener la doble capacidad de penetrar blindajes gruesos y de generar un pequeño incendio en los objetivos para saber con seguridad que han sido alcanzados, y los Subsonic en configuraciones de proyectil de 250 y 300 gr. 

Acabaremos estas páginas haciendo mención que también están en disposición de proporcionar cartuchos específicos para “sniper” en el .50 Browning, gama que incluye tanto el Training SX con proyectiles de 644 gr que se comportan especialmente bien en blancos blandos como los humanos como los HC SC en los que destacan sus ojivas de alta penetración de 748 gr o los API SC capaces de atravesar una plancha de acero de 22 mm situada a medio km del tirador.

RUAG AMMOTEC es distribuido en España por AASIAS.com

Este artículo se publicó originalmente en la Revista Tactical Online Julio 2020

Tactical Online Julio 2020

Supresores mucho más que silencio

Fusil sniper APR .338LM B&T

Fusil APR .338LM con supresor B&T

Desde el año 1900 el gran reto ha sido reducir, en todo lo posible, el ruido que causa el disparo de un arma de fuego. Todo empezó en 1908 cuando el ingeniero industrial Hiram Maxim patentó el primer Supresor en los Estados Unidos. Durante años distribuyó un “silenciador” entre las ferreterías del país que lo vendían por 3,25 dólares la unidad.

En los años veinte, su utilización por parte del crimen organizado llevó a la Administración norteamericana a buscar la manera de prohibir su comercialización.

Esta prohibición chocaba frontalmente con la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, así que se decidió aplicar una elevadísima tasa impositiva.

Sigue leyendo