Archivo de la etiqueta: fgne

Supresores B&T para las Operaciones Especiales Españolas

Por muchos es conocido el elevado nivel de exigencia que caracteriza a las acciones directas, el reconocimiento especial y la asistencia militar, tres de los cometidos básicos de las unidades de Operaciones Especiales (OEs). Para poderlos llevar a cabo con éxito, en entornos que pueden ser hostiles y complicados, requieren de tener a mano el mejor material, pues de su uso puede depender el éxito o el fracaso final.

Sigue leyendo

Militares de élite: el Tercio Sur de Infantería de Marina

Autor:   Octavio Díez Cámara

Dentro de la estructura de la Armada española se incluye un elemento de carácter expedicionario que se aglutina en torno a las capacidades de la Infantería de Marina (IM) y de las fuerzas navales anfibias que servirían para proyectar a hombres y material hacia aquel lugar o lugares en los que se recabase su presencia.

El Comandante Jefe de la IM, el COMGEIM, lidera una estructura en la que en términos generales se incluyen tres grandes núcleos. De un lado la Brigada “Tercio de Armada” (BRIMAR) acuartelada en San Fernando y con unos dos mil hombres y mujeres en sus estructuras. En una posición distinta, por su menor entidad en cifras de personal, se encontraría la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) que está ubicada en unas instalaciones de La Algameca próximas a Cartagena. Completa esa “tríada” la llamada Fuerza de Protección (FURPRO) que dirige el general Carlos Pérez y que incluye varios núcleos especializados que protegen instalaciones navales en San Fernando, El Ferrol, Cartagena, Madrid o Canarias. Hace ahora cuatro años, en el número 8 de “Tactical Online” les hicimos una introducción a ellos con un reportaje específico del Tercio Norte (TERNOR), publicación que complementamos con estas páginas dedicadas al Tercio Sur (TERSUR).

Trabajo intenso

El TERSUR brinda a la Armada varias capacidades. Una es la que se deriva del notable potencial de sus tres Equipos Operativos de Seguridad (EO’s), núcleos especializados en todo lo relacionado con las llamadas Operaciones de Interdicción Marítima (MIO, Maritime Interdiction Operation). Uno de los tres suele estar embarcado en aquellos buques de la Armada desplegados en el mar territorial y en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) en el área del Estrecho de Gibraltar y Golfo de Cádiz, y lo hacen dentro del Plan Permanente de Vigilancia y Seguridad Marítima (VIGMAR).

Sobre este tipo de organizaciones, que por su elevado adiestramiento y operatividad está claro que son fuerzas de élite, les concretaremos que la Sección de EO’s está liderada por un teniente y que cada equipo incluye a un sargento como responsable y a once efectivos que se reparten en dos elementos, cada uno de los últimos liderados por un cabo 1º. Este personal está capacitado para responder a lo que son sus cometidos básicos, y para ello se preparan en un proceso que comprende voluntariedad, estar preparados para un trabajo extra y diferente, y superar en su proceso selectivo inicial una serie de pruebas físicas, técnicas o de comportamiento profesional en circunstancias concretas que defina a los más acordes al perfil buscado.

Su preparación la hacen en el seno del EO al que sean asignados, con prácticas que se inscriben dentro de un Plan de Adiestramiento general, aunque se suelen matizar temas en función de necesidades concretas. Dos de cada núcleo de once se prepararán para actuar como binomio de francotiradores formado por un tirador selecto, que maneja un rifle de cerrojo Accuracy AW del 7,62x51mm (.308 Winchester) o un semiautomático Barrett M82A1 del 12,70x99mm (.50 Browning), y un observador que lleva su propio fusil y atiende al uso de visores Leupold de 45x, a prismáticos Steiner o a otros medios ópticos u optrónicos.

Hay tres EO’s en el TERSUR. Usualmente, y dentro de unos ciclos que suelen durar entre seis y doce meses, uno de ellos está en la fase de adiestramiento para conseguir dominar una serie de procedimientos, técnicas y metodologías. Otro, está especializándose en lo que son operaciones de vigilancia marítima, las que les llevan a incidir en temas como el tráfico de armas, de drogas o el contraterrorismo. Trabajan, para conseguir la necesaria certificación, temas como el “rappel” y el “fast rope”, los movimientos por espacios reducidos o CQB (Close Quarter Battle), las técnicas de reducción de personal y de engrilletamiento, etc. El tercer Equipo está más encaminado a lo que son operaciones, nivel que permite que sea el idóneo para trabajar en lugares tan complejos como la costa Somali, donde se concentran las acciones contra la piratería que requieren de técnicas específicas.

Respecto de los abordajes, incidieron en apuntar que a ellos les corresponde básicamente desplegar a los tiradores como cobertura -es difícil la técnica de tiro cuando el emplazamiento propio se mueve y la zona de objetivos también- y que su personal participe en aquellos en los que se presume oposición dando cobertura al trozo de visita y registro (TVR) de la nave a la que acompañan, actuando tanto en el caso de que la acción sea de tipo cooperativa como en las no cooperativas. Si se encuentran fuego hostil, se replegarían y entraría en acción la FGNE. Paralelamente a ese cometido específico a ellos les correspondería cooperar con la propia dotación del navío en el que desplieguen en cometidos de rescate relacionados con la ayuda humanitaria o incidiendo en la seguridad general tanto cuando están navegando como cuando se encuentren en puerto o en un fondeadero, tomando especial atención a la vigilancia próxima cuando el buque transita en determinados puntos en los que se ha contrastado una hipótesis clara de amenaza.

Otro de los cometidos específicos del personal del TERSUR es el propio de sus elementos de Policía Naval. Cuentan con vehículos especialmente diseñados para el traslado de detenidos, con otros acondicionados para favorecer sus intervenciones y hasta con alguno que incluye caniles para facilitar el movimiento con los perros. Su especialización en temas de control de masas (CRC, Crown Riot Control) les lleva a trabajar en unas estructuras que conocen como ternas o en los módulos de intervención rápida (MIR), que aglutinan tres de las anteriores.

Más peculiaridades que definen al TERSUR las encontramos en aspectos cómo su ubicación. Sus fuerzas las reparten entre las que se encuentran en el “Cuartel de Batallones” de la Población Militar de San Carlos, donde está su Mando y dos terceras partes de sus efectivos, y el núcleo que despliega en la Base Naval de Rota. Propio es que se trata de una Unidad equipada con vehículos de tipo ligero y con medios específicos que podemos considerar como ligeros y acordes con lo que se les exige. Opcionalmente, podrían conforman un núcleo de IM proyectable de forma tradicional, mediante un asalto anfibio o por helitransporte, hacia aquel objetivo que fuese necesario conquistar o recuperar; en el reciente ejercicio GRUFLEX 2018, desarrollado en Canarias y en la zona gaditana en noviembre de este año, han participado este tipo de fuerzas apoyando a la BRIMAR.

La actividad propia del TERSUR implica que su personal de desplace de forma habitual al Campo de Adiestramiento de “Sierra del Retín” para prácticas y ejercicios de tiro. También suelen desplegar en campos de maniobras como los de “Álvarez de Sotomayor” en Almería o “Los Alíjares” en Toledo. Tienen variaa operaciones reales en su haber. A finales de la década pasada despegaron una Sección de Fusiles dentro de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina (FIMEX BH IX) que, dentro de la Operación “Althea” de la Unión Europea (UE), estuvo desplegada en Bosnia. Así mismo, han participado con EO’s dando seguridad a buques desplegados dentro de la Operación “Ocean Shield” que se lleva a cabo en aguas del Cuerno de África y también embarcados en buques que trabajan en la Operación “Atalanta” que la UE lidera en aguas de Somalia para frenar la piratería. Además, su personal y perros de la Unidad Cinológica han trabajado en la Operación “Libre Hidalgo” que tiene lugar en Líbano; destacamentos suyos han vigilado las vías férreas dentro de la Operación “Centinela” o su personal ha sido activado dentro de la Operación “Active Endeavour” o en la Operación “Levrier”, las dos últimas en aguas mediterráneas.

Amplio potencial

Como hemos ya resaltado, quienes protagonizan estas páginas tienen que dar respuesta a una serie de necesidades que la Armada les encomienda. Por ello, han sido partícipes en los últimos años de acciones relacionadas con los despliegues en el exterior para realizar patrullas en zonas “calientes” del planeta.

Asimismo, han tenido que mantenerse implicados en otros cometidos más clásicos. Para el TERSUR es básico todo lo relacionado con la misión de proporcionar seguridad física al personal e instalaciones que la Armada tiene en su zona de responsabilidad, la de la Bahía de Cádiz. Dentro de esa especialización, les corresponde la realización de guardias y cometidos que les permitan cumplir esa misión y lo hacen en instalaciones como la Base Naval de Rota, el Arsenal de La Carraca, las Estaciones de Radio ubicadas en la zona o en el Cuartel General de la Fuerza de Infantería de Marina.

A ellos les corresponde mantener, de forma permanente, un Elemento de Seguridad de cuatro efectivos que realizan rotaciones cada veintiún días dentro del Destacamento Naval de la Isla de Alborán. Participan activamente, tanto mediante patrullas móviles como gestionando las instalaciones con monitores en las que se observa lo que captan numerosas cámaras de televisión, en lo que es la Guardia Militar de Zona (GUMIZ) dentro de la Población Militar de San Carlos. Son, en la anterior, un elemento de reacción que queda a disposición, ante cualquier tipo de incidencia que afecte a la seguridad física, de todas las dependencias localizadas en la zona cercana.

En la respuesta a las anteriores, y dado que son parte de la FURPRO, se les ha organizado de forma parecida a los otros tercios, aunque con una particularidad a la que nos referiremos más adelante. Orgánicamente, el COMTERSUR es su Comandante. Bajo su Mando hay cerca de medio millar de efectivos que se reparten en los elementos siguientes:

  • Mando y Plana Mayor (PLM) que conjuga tanto al COMTERSUR como a aquellos elementos, coordinados por un teniente coronel que es 2º Comandante del TERSUR y Jefe de la PLM, que dan sustento a los órganos directos para ejercer el Mando o asesorar en la toma de decisiones. La PLM tiene las secciones de Personal -S1-, Operaciones e Inteligencia -S2/S3- y Logística -S4-. Además se cuenta con la Secretaría, un elemento de Sanidad, la Oficina de Relaciones Públicas, el Oficial de Cuenta y Razón, o el Suboficial Mayor.
  • Compañía de Seguridad. Un capitán dirige tres Secciones de Seguridad y una Sección de EO’s. Básicamente, sus cometidos van dirigidos a proporcionar guarniciones, guardias y destacamentos para actuar en aquellas instalaciones navales que se determinen, generalmente dentro del ámbito de la Bahía de Cádiz y derivadas a lugares como San Fernando, Chiclana o Puerto Real. Específicamente, las tres primeras están organizadas de forma idéntica, tienen un oficial como responsable y encuadran cada una tres pelotones liderados por suboficiales o experimentados cabos 1º; de los EO’s ya les hemos hablado en estas mismas páginas
  • Compañía de Policía Naval. Tiene como cometidos principales el prestar servicios de escolta a las autoridades, realizar despliegues de seguridad que den coberturas a actos militares o ceremonias de especial relevancia o actuar dando escolta cuando se custodia a presos o cuando se realizan traslados de munición. Aportan el personal que da cobertura a la Guardia Militar de Zona (GUMIZ). Para poder actuar en esas labores está dirigida por un capitán y organizada sobre la base de dos Secciones de Policía Naval, una Sección de Escoltas y una Unidad Cinológica que opera con guías y perros especialmente adiestrados para las labores de seguridad/ataque, detección de explosivos o localización de drogas.
  • Compañía de Plana Mayor y Servicios. Dirigida por un capitán, tiene como cometido principal el proporcionar aquellos elementos necesarios para el apoyo logístico de la Unidad en la que está encuadrada. Aporta tres secciones específicas encargadas de proporcionar refuerzos en áreas concretas como las de comunicaciones, transporte o servicios, apoyando tanto el día a día como aquellas operaciones que se les asignen o despliegues para prácticas o ejercicios. Su personal también realiza guardias de seguridad en aquellas instalaciones navales en las que se determine que su presencia es requerida.
  • Unidad de Música con una banda que se constituye para dar realce a distintas ceremonias militares y civiles organizadas en el ámbito de la Bahía de Cádiz. Está basada en el uso de tambores y cornetas.

Además de las reseñadas, y como elemento que añade particularidad al TERSUR y lo diferencia de otros, en su orgánica se encuentra también la Unidad de Seguridad de la Base Naval de Rota que tiene dependencia funcional del Almirante Jefe de la Base Naval de Rota. El trabajo que define a quienes forman este colectivo especial de infantes de Marina se enmarca dentro del Convenio firmado entre España y Estados Unidos en relación con esa instalación de vital relevancia para ambas armadas, por lo cual la tarea que realizan, en lo que a seguridad militar se refiere y control de accesos al reciento, se hace en cooperación directa con los militares que la United States Navy despliega allí en el mismo cometido. La Unidad tiene entidad de Compañía reforzada y su Mando es un comandante; la estructura incluye tanto una pequeña PLM, coordinada por un capitán, como un elemento de Policía Naval tipo compañía y con otro capitán como máximo responsable.

[sibwp_form id=3] 

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Diciembre 2018/Enero 2019.

Tactical Online Diciembre Enero 2019

MISIONES INTERNACIONALES, LA FGNE TRABAJA POR TODO EL MUNDO

Autor: Octavio Díez Cámara Fotos: Octavio Díez Cámara, EMAD, Armada, MDE.es

Cuando se publique este reportaje, habrán transcurrido casi seis meses desde que, a mediados del pasado noviembre, se activó un destacamento de tropas de Operaciones Especiales (OE’s) españolas que están trabajando -previsiblemente hasta mediados de mayo, si no hay contraorden-, como contingentes similares anteriores, en Iraq. La particularidad de este último es que es la primera vez, desde que se inició la participación española en la Operación “Inherent Resolve”, que la Armada lidera un Grupo Táctico de OE’s español (SOTG, Special Operations Task Group).

El cometido se le ha encomendado, como es natural, a la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) -los “boinas verdes” de la Armada especializados sobre todo en cometidos propios del entorno marítimo y litoral- y el contingente está liderado por el teniente coronel N. que es el 2º Jefe de la misma. Dentro del contingente militar se incluye, además de personal propio del V Estol “Íberos”, también a personal del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra y del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) del Ejército del Aire, trabajando en el mismo, como se ha venido haciendo periódicamente desde el año 2015 en el que se estableció esa misión a Iraq, personal de las tres unidades de OE’s de las Fuerzas Armadas españolas.

Su cometido, según figura en la nota de Prensa de la Armada emitida tras el acto de despedida de este Grupo, al que asistió el general de división Antonio Planells Palau que es el actual COMGEIM (Comandante General de la Infantería de Marina), se concreta en lo siguiente: “la labor del SOTG español   se realiza en el marco de la acción combinada de las fuerzas de Operaciones Especiales de la coalición, integrándose en la Fuerza Operativa Conjunto-Combinada de Operaciones Especiales (CJSOTF, Combined Joint Special Operations Task Force) en Iraq, liderada por EE.UU. y compuesta por unidades de varios países y que tiene como objetivo la derrota militar del Daesh”.

Se especifica que el contingente estará desplegado tanto en Bagdad como en Al Taqaddum y que su misión, como en ocasiones anteriores, se corresponderá con el apoyo a las fuerzas e instituciones de Seguridad iraquíes para, durante un periodo estimado de medio año, contribuir a la derrota de los terroristas del Daesh.

Recurso especializado

Como verá el lector de TACTICAL ONLINE, en los últimos años hemos ido conociendo  que determinadas unidades de OE’s se han implicado de manera especial en misiones que se desarrollan tanto en países aliados como amigos, presentándoles en estas páginas en la actividad conocida -seguro que hay otra adicional de la que nada trasciende y es tan o más importante de la que se difunde- que afecta a la FGNE.

Fue a mediados de la primera década de este siglo cuando se publicaron distintos documentos. Entre ellos, la Instrucción 149/2004 o el Concepto de Operaciones Navales de mayo de 2005 en los que se buscaba una implicación mayor de la Armada en el concepto de la Guerra Naval Especial (NSW, Naval Special Warfare). Tras distintos avatares que llevaron a activar diferentes estructuras, se decidió avanzar en la obtención de un recurso específico y único en el que se volcaban capacidades que ya se tenían en la Unidad de Operaciones Especiales (UOE) de la Brigada de Infantería de Marina (BRIMAR) y la Unidad Especial de Buceadores de Combate (UEBC) “Comandante Gorordo” de la propia Armada.

La publicación de la Resolución 600/07819/2009, de 4 de mayo, rubricada por el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), permitió crear la FGNE con fecha 1 de junio de 2009 e integrarla en la estructura que dirige el  COMGEIM. Desde entonces, cinco coroneles han ejercido el Mando de la misma; uno de ellos, Ángel R. Herrezuelo Pérez ha sido designado recientemente para liderar el Mando Conjunto de OE’s (MCOE).

La FGNE ocupa una instalaciones en la Estación Naval de La Algamente, a pocos kilómetros de Cartagena. Sus recursos, se distribuyen entre una estructura de Mando, la plana Mayor, la Unidad de Embarcaciones,…, y media docena de estoles que podríamos definir como Equipos Operativos o SOTU’s (Special Operations Task Unit). La estructura actual, que es especialmente flexible y cuenta con personal de una elevadísima cualificación profesional, permite activar tanto SOTG’s como núcleos que incluyen a los SOMTU (Special Operations Maritime Task Unit), UGNE (Unidad de Guerra Naval Especial),  SOMTG (Special Operations Maritime Task Group) y GRUGNE (Grupo de Guerra Naval Especial).  

Su trabajo se centra en OE’s que se desarrollan -principalmente pero no de forma excluyente- en el ámbito marítimo que les lleva a trabajar sobre, bajo o desde la mar, pero que no sólo se circunscriben al anterior porque también les corresponde trabajar en apoyo a las operaciones navales o en el entorno marítimo-terrestre. De acuerdo con el “STOG Manual” de 2015, las operaciones especiales del ámbito MSO (Maritime Special Operations) contemplan el entorno marítimo –blue water– y el entorno costero –green water-.

Tareas internacionales

No han trascendido muchos detalles de que hayan estado directamente o indirectamente involucrados en acciones de combate. Sí, el hecho que realizaron en septiembre de 2011 la liberación exitosa de la ciudadana francesa Evelyne Colombo que había sido secuestrada por piratas somalíes y se recibió una condecoración del Gobierno galo por una misión llevada a cabo con éxito, profesionalidad y con el final deseado; de ese mismo carácter, aunque no hubo acción real sobre el objetivo, podríamos definir a la acción que llevaron a cabo en 2009 para liberar al pesquero español “Alakrana” retenido por un grupo terrorista, misión que implicó a cabo su despliegue en avión C-130 “Hercules” hasta la zona y lanzarlos, junto a equipo y embarcaciones, en paracaídas al mar.

Así mismo, han trascendido otras actividades realizadas más allá de nuestras fronteras. Entre otras, han estado involucrados en operaciones reales en el exterior como FINUL en Líbano, “Hispaniola” en Haití y “Atalanta” en aguas del Océano Índico próximas a Somalia, donde casi de forma continuada han tenido allí algún EO a bordo de los diferentes navíos que la Armada ha destacado para labores de vigilancia y patrulla en la zona.

Entre las referencias más recientes podemos concretar que a principios de febrero de 2014 viajaron a Níger para el ejercicio “Flintlock” -desde entonces han estado en otras ediciones del mismo- que es auspiciado y coordinado por el Mando de OE’s los Estados Unidos para África (SOCAFRICA, Special Operations Command Africa), centrando sus tareas en ejercicios de contraterrorismo que permiten a las naciones locales hacer frente, de forma exitosa, a los problemas de seguridad que viven en su zona. En marzo de ese año, dentro del despliegue “Atalanta”, se les trasbordó desde el Buque de Acción Marítima P-43 “Relámpago” al L9012 “Siroco” francés para coordinar distintos medios e implicarse en las labores de escolta de una delegación de embajadores de la Unión Europea (UE) que se reunió con las autoridades somalíes para tratar distintos temas.

Pocos meses después, entre septiembre y noviembre, se trasladaron a Cabo Verde para cooperar en la generación de un elemento propio de OE’s, labor que daría lugar al nacimiento de la Unidad de Operaciones Especiales (UOE) que recogía el mismo nombre que tuvo durante medio siglo otra de la Brigada de Infantería de Marina (BRIMAR) que se tomó para conformar la FGNE. A principios de 2015, estuvieron, trabajando en la población mauritana de Atar con el I Batallón Comando Paracaidista del país y en el transcurso de ese despliegue realizaron un lanzamiento sin oxígeno desde nueve mil pies y con paracaídas manual en los alrededores de Mau, en Chad.

Poco después, una UGNE, formada por un Estol y elementos de las Unidad de Embarcaciones y Apoyo y Servicios de la FGNE y también con medios y personal del Tercio de Armada (TEAR), estuvo en Praia para seguir con la operación de Asistencia Militar en cometidos de asesoramiento a alto nivel, adiestramiento especializado y mentorización, y así incidir en ese ámbito de cooperación concreto. A finales de ese mismo año volverían para dos semanas de adiestramiento avanzado de su UOE dentro del ejercicio CONFIRMEX que se desarrolló en las islas de Barlovento de San Nicolau, Raso y Branco, y Santiago e implicó prácticas como las de abordaje a buques para confirmar y certificar su capacidad operativa plena (FOC, Final Operational Capability).

Dos mil quince les llevó también a otro escenario africano, pues en octubre llegaron a Senegal para reemplazar a personal del MOE y seguir desarrollando acciones de capacitación en OE’s a distintas unidades, siendo esta labor la primera ocasión en la que el Mando Conjunto de OE’s (MCOE) conducía una misión con equipos pertenecientes al ET y la Armada.

Al año siguiente fueron enviados al Centro de Adiestramiento Táctico número 7 de Thies en Senegal para realizar distintas actividades -ejercicios de tiro, patrullas, combate urbano, sanidad en combate,…- en beneficio del Batallón de Comandos senegalés. Parte de ese personal se desplazó a Cabo Verde para incidir en la preparación de la UOE de ese país, prácticas que se centraron en temas de adiestramiento básico con helicópteros canadienses Bell CH-146 “Griffon” o en la ejecución de salto manual por parte de los militares españoles.

En agosto de 2016, bajo el auspicio del Elemento de Mando y Control del OE’s (SOCCE, Special Operations Command and Control Element) del Cuartel de OE’s de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tuvieron un especial papel en un ejercicio de carácter combinado desarrollado bajo el paraguas de la Operación “Active Endeavour”. Se trasladaron, conformando un SOMTU, a Alejandría (Egipto) para desarrollar una serie de actividades SOF (Special Operations Forces) en la zona del norte de África, centrando su actividad en operaciones de interdicción marítima mediante abordaje con oposición (MIO OB, Maritime Interdiction Operation Opposite Boarding) que les permitieron intercambiar procedimientos, experiencias y conocimiento mutuo con otros elementos de similar carácter; poco después realizarían varios temas de adiestramiento y preparación con un Equipo similar de la Armada argelina.

Años intensos

Su actividad también ha llevado al III Estol, dentro de un SOTG, a desplegar en Bagdad dentro del apoyo a los iraquíes y trabajar en un programa de entrenamiento centrado en optimizar las capacidades de unidades iraquíes como el CTS (Counter Terrorism Service), ERD (Emergency Response Division) o el BOC (Baghdad Operations Command) en el tiro convencional y de precisión, combate en población, combate nocturno,…, lo que les está sirviendo en especial para ser más eficaces en su objetivo de vencer a los terroristas del DAESH.

En 2017 estuvieron de nuevo en el “Flintlock” formando parte de una Fuerza de Operaciones Especiales (FOE) destacada en una Base Operativa Avanzada (FOB, Forward Operations Base) en el área del SAHEL. Aportaron un Equipo de OE’s que estuvo directamente involucrado en el fortalecimiento de las capacidades de los países africanos en áreas como tiro de combate, procedimientos de inserción, “fast rope”, lanzamientos paracaidistas diurnos y nocturnos, o el planeamiento de operaciones, labor que se enmarca dentro del compromiso que tiene España para fortalecer las capacidades de las FAS de distintas naciones del SAHEL. Ese mismo año fueron activados para la Operación “Sea Guardian”, donde uno de sus SOMTU realizó ejercicios de contraterrorismo con Fuerzas Especiales de Marruecos.

Estos últimos tiempos han mantenido su actividad al máximo con despliegues a distintos puntos. Sabemos que en la primavera de 2019 intervinieron en una compleja acción que incidió en la liberación de un jabeque yemení que había sido secuestrado en la zona del Índico. También que, en estos últimos tiempos han realizado saltos paracaidistas de apertura manual desde helicópteros AB-212 canadienses en un entorno lejano a nuestras fronteras, que el I Estol ha estado trabajando a bordo del navío anfibio L51 “Galicia” para dar apoyos a la Operación “Atalanta” o que a otro personal se le asignaron cometidos de protección a desplazamientos de VIP’s (Very Important Person) en la zona de Somalia. En los últimos meses de 2019 se ha desplegado elementos de la FGNE a Cabo Verde para desarrollar actividades de “Seguridad Cooperativa” con fuerzas militares locales.

En resumen, a “los chicos malos de la Armada” -como se les llama ya en diversos entornos- no les falta trabajo internacional que, en un programa especialmente intenso, comparten con los adiestramientos que permiten incidir en la práctica de aquellas metodologías y cometidos que dan el carácter de OE’s a la FGNE española. Gracias a todos vosotros por la labor que realizáis en beneficio de España y de los españoles más allá de nuestras fronteras.

Este artículo fué publicado en el número de la Revista Tactical Online Abril 2020

Revista Tactical Online Abril 2020