MAGPUL, LAS MEJORES CULATAS PROFESIONALES

Autor:  Octavio Díez Cámara Fotografías:Aimpoint  

                                                           

La llegada, coincidiendo con el cambio de siglo, de los cargadores de la compañía estadounidense MAGPUL a un mercado internacional ansioso por contar con una línea de ellos que fuese realmente eficaz y evitase las clásicas interrupciones que caracterizaban a muchos de los diseños usados hasta aquel entonces fue el primer eslabón de una larga cadena de desarrollos que podemos calificar de eficaces y óptimos para ser empleados en las condiciones más demandantes.

Con el paso de los años, la gama que conforma su amplio catálogo fue creciendo y sus ventas también. Éxitos como el uso de los cargadores PMAG que fabrican en la operación de captura y neutralización del buscado terrorista Osama Bin Laden les permitieron consolidarse como una empresa que tiene una gama de producto amplia, variada y eficiente.

Dentro de la misma, y a ella vamos a dedicarle estas páginas, se encuentran numerosos modelos de culatas surgidas para incidir en la mejor simbiosis ergonómica entre aquellos que empuñan un arma larga de fuego y esa herramienta, logrando que se mejoren aspectos en áreas como precisión, manipulación, sujeción o encare. MAGPUL propone una serie de opciones de lo más atractivas que permiten optimizar buena parte de las gamas de armas largas más famosas entre los distintos cuerpos policiales y militares de todo el mundo, mejorando también aquellos diseños deportivos que de ellas se derivan.

Cualidades óptimas

El hecho que los que intervinieron en la concepción y desarrollo de las culatas que aquí les vamos a presentar hubiesen tenido una amplia experiencia en diferentes cometidos dentro del entorno de las fuerzas de élite -muchos de ellos formando parte de unidades de Operaciones Especiales (OE’s)- fue muy relevante para obtener productos bien concebidos, meditados y fabricados. Sus experiencias particulares fueron aprovechadas para incidir en la mejor funcionalidad y ergonomía. Se buscó también el que la robustez del producto final, realizado en materiales sintéticos de última generación en buena parte de sus elementos, fuese la que se requiere por aquellos que tienen que combatir en las condiciones más desfavorables. Buscaron sencillez en lo que son las manipulaciones para poderlas hacer incluso en condiciones adversas de luz. Optaron por apostar por materiales ligeros y resistentes…

Todas esas actuaciones, y otras más, permitieron poner a punto en un primer momento una culata extensible muy moderna para permitir el reemplazo de los muchos modelos usados dentro de la gama de los fusiles de asalto M4/M16. Fue la militarmente designada M93, que fue adoptada por una unidad muy capacitada en OE’s dentro del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps), núcleo que con el paso del tiempo se transformaría para ser una de las piezas claves del MARSOC (Marine Corps Special Operations Command).

Por ese motivo, fueron sobre todo usuarios estadounidenses y de las principales unidades de OE’s del espectro occidental las que conocieron las cualidades de las culatas extensibles/retráctiles de MAGPUL. En un par de minutos, como mucho, se reemplazaban las antiguas por una nueva, aportando esta última una versatilidad operativa mucho mayor y una mayor confianza entre aquellos que las tenían a su servicio.

La evolución en la apuesta de esta empresa por satisfacer las necesidades de un mercado ávido por obtener productos realmente bien concebidos y eficaces los llevaría a proponer una culata fija ergonómica, con carrillera elevable y cantonera ajustable que buscaba que el tirador de rifles de precisión encarase la óptica diurna o la nocturna de la mejor forma posible. Empleándolas, se transformaron primero distintos modelos de rifles semiautomáticos del calibre 7,62x51mm y luego otros del 5,56x45mm. En una fase posterior, se diseñaron elementos que permitían acoplar estas culatas, a las que dieron el nombre genérico de PRS (Precision Rifle Stock), también en armas clásicas de accionamiento por cerrojo, optando por ellas muchas firmas comerciales y también pequeños talleres de transformación donde surgían modelos específicos para operaciones encubiertas.

El hecho de que entre el personal de la comunidad táctica militar y policial el nombre de MAGPUL fue cobrando cada vez más reputación permitió avanzar hacia nuevos conceptos de culatas. Primero surgieron más de tipo fijo y otras extensibles para distintos modelos de fusiles de asalto en las que, como la ahora clásica y bien conocida tipo MOE (MAGPUL Original Equipment), se incorporaban elementos móviles para poderlas ajustar de forma óptima a cada necesidad o al empleo de distintos tipos de visores de puntería, se rediseñaba su estructura para poder fijar en ellas los anclajes de sujeción para las correas portafusil o se optaba por soluciones tan válidas como el rediseño de la cantonera para lograr el mejor apoyo en el torso cuando se emplean prendas antibala con gruesas placas de protección de aramidas o cerámica.

En una fase más reciente se ha apostado por culatas plegables para la familia de armas tipo AK, por culatas fijas para diferentes modelos de escopetas principalmente de corredera y por culatas rediseñadas para mejorar las capacidades de modelos de armas de asalto y de precisión originarios de compañías como H&K, FNH y otras. La evolución, en la que se han diseñado cantoneras de goma o carrilleras para algunos de los modelos ya existentes, se ha realizado de forma paralela a la introducción de distintas opciones de color que, como el ahora tan en boga FDE (Flat Dark Earth), complementasen al clásico tono negro de los primeros modelos. Han llegado también otros diseños nuevos para ampliar las opciones de venta y dar respuesta a las necesidades de los profesionales o aficionados. A las culatas de rifle de cerrojo más clásicas destinadas principalmente al entorno cinegético han añadido estos últimos años una desarrollada específicamente, con muchos elementos regulables, culata plegable y otras aportaciones positivas, para los sniper que emplean rifles de cerrojo que siguen el concepto de los del tipo Remington 700; MAGPUL no acaba ahí sus propuestas y ya trabajan en nuevos diseños de los que ya están difundiendo algunos detalles y de los que esperamos saber sus aportaciones más pronto que tarde.

Varios conceptos

Las culatas MAGPUL son óptimas para otros colectivos que deseen mejorar las cualidades y capacidades de sus armas largas de fuego. Por cierto es importante señalar que la compañía las ofrece en una configuración Mil-Spec que se adapta de forma precisa a lo que definen las especificaciones del ámbito militar y en otra Com-Spec que es más apta para lo que es más propio dentro del ámbito del tiro deportivo y dinámico.

Dentro de las opciones de mayor difusión, que como hemos indicado ya se corresponden a lo que es propio en armas de asalto que siguen la estética/concepción de la familia M4/M16 con su interesante culata extensible que permite tanto reducir el tamaño total del arma como su adaptación de forma rápida y previa al tiro a las dimensiones que son más aptas para cada uno de los que las tienen acopladas a sus fusiles, se encuentran modelos como el MOE Carbine concebido con un diseño muy robusto realizado en polímero reforzado en el que encontramos aportaciones como las formas compactas de su exterior, la palanca de regulación de fácil y cómoda activación, la cantonera de goma trasera que ayuda a afianzarla mejor en el hombro o su peso liviano que supera en poco los doscientos gramos.

Una evolución de ese diseño es la opción MOE SL-S en la que encontramos una parte superior agrandada -el diseño permite situar la cara de forma muy cómoda y natural al encarar- para poder acoger en su interior dos espacios de almacenamiento estanco que permiten acoger baterías o piezas pequeñas y ha sido concebida para inmersiones a profundidades de hasta diez metros. Aporta, como la opción MOE SL en la que no se incluye la zona estanca de almacenamiento, también un punto de fijación ambidiestro para poder, gracias a anclajes tipo QD Sling, fijar de forma cómoda todo tipo de correas portafusil.

Junto a las anteriores proponen la muy apreciada serie CTR que sobresale por su concepción general muy compacta para disminuir tanto el peso total como las dimensiones, su anclaje tipo QD y una palanca de fácil y rápida activación para poder bloquearla en una posición determinada de forma que quede mejor fijada en ella y que se evite su desplazamiento accidental durante movimientos dinámicos u operaciones en entornos urbanizados CQB (Close Quarter Battle). Su evolución es el concepto STR que incorpora dos áreas tubulares para almacenar baterías de forma estanca y un sistema de bloqueo por fricción que la fija mejor a la pieza metálica por la que se desplaza, aspecto este último que encontramos también en el modelo ACS que añade a esos tubos un  compartimento adicional para poder facilitar el transporte de otros pequeños útiles o repuestos. 

Más recientes son las culatas de la serie SGA que están disponibles para las clásicas escopetas de corredera del calibre 12 Remington 870 y Mossberg 500/590/590A1, un concepto que permite modificar la altura de la carrillera, fijar correas, ajustar su longitud gracias a varios suplementos de su zona posterior, mejorar la ergonomía por su diseño y reducir el retroceso por el elemento de goma absorbente situado en su parte posterior. Estas culatas son idóneas combinadas con el guardamanos MOE M-Lok.

Para armas en las que se busca una mayor precisión están disponibles opciones como la UBR Gen2 que incluye la parte superior donde se apoya la cara fija y la parte inferior extensible en ocho posiciones para alargarla de forma que se pueda combinar con visores ópticos y optrónicos para conseguir la mejor percepción del objetivo a batir, la PRS Gen3 en la que se ha realizado un rediseño general para conseguir la regulación óptima de carrillera y cantonera que tan útil es para aquellos sniper que manejan armas de alta precisión -todo ello en un conjunto óptimo que supera en poco los 700 gr de peso- o las PRS2 que son similares a esta última y están disponibles para armas como los HK91/G3 de H&K o los FAL de FNH.

Por último, hacernos eco de las buenas vibraciones que nos ha transmitido el diseño de culata PRO que está destinada a los rifles Remington 700 de acción corta o acción larga y a otros modelos similares que sean compatibles con ellos, una configuración que destaca por su excelente relación calidad-precio. Se trata de un chasis ligero de sólo 2,5 kilogramos realizado alrededor de una estructura de aluminio de grado aeroespacial del tipo 6061-T6 en la que se ha incorporado un pistolete muy poco angulado para incidir en el mejor afianzamiento de la mano, un encastre para poder usar cargadores extraíbles, un guardamanos donde fijar distintos tipos de complementos -entre ellos los versátiles y resistentes bípodes de patas plegables y extensibles también por ellos diseñados- o una culata plegable que, con carrillera elevable y cantonera multi ajustable, facilita tanto el transporte como la puntería. Menos sofisticada, y también mucho más económica, es la culata fija Hunter también pensada para las armas tipo Remington 700 de acción corta. Magpul es distribuido en España por aasias.com.

Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Tactical Online Agosto/Septiembre 2020

Tactical Online Septiembre 2020