¿Lanzadores de 40 milímetros o escopetas “bocacheras”?

Desgraciadamente estos días estamos asistiendo a graves disturbios que hacen que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas se empleen a fondo en el mantenimiento del orden en las vías públicas.

Durante muchos días hemos visto graves altercados que hacen necesario del empleo de diverso material antidisturbios.

Gracias a la colaboración de diversas unidades estatales y autonómicas de Orden Público, se están pudiendo comprobar y poner cara a cara dos de los sistemas más utilizados en la disolución y control de masas violentas: las escopetas del calibre 12 con bocacha y pelota de goma usadas por Policía Nacional y Guardia Civil, y los lanzadores de 40mm que dispone la Guardia Civil, los Mossos d’Esquadra, la Ertzaintza y la Policía Foral Navarra.

Lanzadores de 40mm no letales

El lanzador de 40mm no letal de B&T nace de los disturbios de Francia de finales del 2005. Las fuerzas francesas disponían del flashball -una pelota de goma de baja energía e imprecisa- y se vieron superados al no poder controlar los individuos violentos.

El Ministerio del Interior galo solicitó un sistema de intervención compuesto por arma y cartuchos capaz de controlar un individuo a 50 metros reduciendo a la mínima expresión la capacidad letal. Es decir, el sistema debía ser muy preciso y con mucha menos energía que las pelotas de goma “españolas” que conocemos.

El lanzador no letal de B&T, el modelo GL06, y los cartuchos de impacto SIR fueron desarrollados con ese objetivo. Un sistema lanzador-cartuchos que nació para poder controlar individuos violentos hasta 50 metros de forma no letal o menos letal.

Por definición, un arma no letal está diseñada para incapacitar pero no matar a quien es su objetivo. En el caso de las armas de impacto, como los lanzadores de 40mm, esta incapacitación se realiza mediante la transmisión de energía cinética provocando el fallo muscular. En su diseño, incorpora toda una serie de elementos que priorizan su carácter no letal.

Características principales: Los lanzadores de 40mm no letales son herederos de su predecesor militar, utilizados como lanzador de granadas de alto Explosivo (HE, High Explosive) para suprimir una zona, abrir un paso, etc. Pero esto no debe confundirnos, la funcionalidad que buscamos en un lanzador no letal policial es totalmente distinta a la que ofrece un lanzador de carácter militar.

 40mm POLICIAL40mm MILITAR
TIPO DE DISPARODirectoParabólico
PRECISIÓNEstrictaZonal
ENTRENAMIENTOContinuoPuntual

Habitualmente, se tiende a creer que un lanzador de 40mm militar puede ser empleado en control de masas con munición no letal. Estos lanzadores están diseñados para tiro poco preciso -parabólico- contando con un menor número de estrías -normalmente 6, contra las 12 de los lanzadores B&T GL06 y un paso de estría diferente- y un entrenamiento puntual. Por lo que impactar en un objetivo determinado en tiro tenso puede convertirse en un acto de fe.

Además, los sistemas no letales, como el de B&T que consta del lanzador BT-GL06NL y la munición SIR, permiten un entrenamiento muy superior a un coste infinitamente menor que los sistemas militares, ya que los cartuchos pueden ser reutilizados casi un centenar de veces.

Objetivos principales: Los sistemas de 40mm de impacto no letal están diseñados para detener el acceso a un área de individuos, moverlos de zona o incapacitarlos. Normalmente se emplean en:

  • Protección de la fuerza.
  • Puntos de acceso y control.
  • Patrullas.
  • Control de masas.
  • Entradas en domicilios y locales.
  • Protección de edificios oficiales.
  • Contra agresores armados con armas blancas, etc.

Los lanzadores B&T aprobados por Naciones Unidas

De acuerdo con las directrices del Alto Comisionado en derechos Humanos de Naciones Unidas, en su Guía de las Armas Menos letales en las Fuerzas del Orden publicado en 2020, establece los principios para el uso de municiones de impacto y dice que son válidos y aplicables a las operaciones de aplicación de la ley.

En la página 35, establece que “los proyectiles de impacto cinético generalmente deben usarse solo en trayectoria directa con el objetivo de impactar en la parte inferior del abdomen o las piernas de un individuo violento y solo con miras a abordar una amenaza inminente de lesiones a un funcionario policial o un miembro del público.”

En el párrafo 7.5.4 de la página 36 establece: “Para cumplir con los estándares internacionales, los proyectiles de impacto deben ser capaces de impactar a un individuo dentro de un diámetro de 10 centímetros del punto objetivo cuando se disparan desde el rango designado”, el sistema B&T de lanzador GL06NL y cartuchos SIR / SIR-X tienen una precisión de 7 cm en un rango de 25 metros, una precisión muy superior a la requerida por Naciones Unidas. Más aún, el sistema No Letal de 40mm de B&T es capaz de alcanzar con precisión agresores más allá de los 35 metros de distancia.

Munición de 40mm no letal

La munición de 40mm No Letal es tan importante como el lanzador. Sólo una buena combinación de ambos permite la precisión y capacidad de incapacitación que se necesita.

Proyectiles SIR y SIR-X: Los proyectiles SIR y SIR-X de B&T de foam proporcionan la precisión y la contundencia necesaria reduciendo al mínimo las temidas lesiones graves que causan otros sistemas.

El cartucho consta de tres elementos: vaina, proyectil y propulsor. Siendo la vaina y el proyectil reutilizables para entrenamiento más de cincuenta veces si es utilizado con el lanzador de B&T GL-06. En otros lanzadores suelen ser apenas una decena de veces.

La ojiva del proyectil tiene forma de pelota de golf ofreciendo menor resistencia y mejor aerodinámica manteniendo la energía cinética efectiva por más tiempo y el frente de impacto está fabricado en espuma o foam.

La cola del proyectil está preformada a modo de estabilizador, manteniendo el proyectil dentro del eje de rotación por más tiempo.

El proyectil SIR amarillo con un peso de 32 gramos es la mejor opción para disparos inferiores a 40 metros, con una gran precisión, un rango de seguridad desde un metro y una energía en boca de 115 julios.

El proyectil SIR-X negro con un peso de 32 gramos y con una mayor velocidad, energía en boca de 176 julios y permite impactos hasta 60 metros o a individuos protegidos -chalecos, capas de ropa, etc.-.

La energía del SIR y SIR-X es de 116 y 176 julios respectivamente.

Un lanzador profesional de béisbol lanza la pelota, con un peso de 145 gramos a 158,5 km/h, unos 44 m/s, transmitiendo una energía de 140 julios.

Tiger Woods lanza una pelota de golf de 46 gramos a 290 km/h, unos 80,5 m/s, con una energía de 150 julios.

Entrenamiento

El entrenamiento con sistemas de 40mm debe ser constante y adecuado ya que se busca realizar disparos selectivos sobre sujetos violentos, por lo que no solo cuenta la técnica de disparo y la de recarga, sino también la táctica a emplear.

Parafraseando a un buen amigo, la diferencia la hace “un palet de munición” así que cuanto más sencillo el sistema y más económico, más probable que la administración pública lo incorpore en su dotación y procedimientos, y mejores y más seguros resultados durante su utilización.

El sistema de B&T proporciona un entrenamiento constante a muy bajo coste. Ya que la combinación del lanzador B&T GL06 junto con la munición SIR y SIR-X proporcionan decenas de disparos a unos pocos céntimos por disparo.

El sistema de entrenamiento se completa con una pequeña prensa manual, que permite la reutilización de los cartuchos “in situ”, por lo que las prácticas son dinámicas y adecuadas.

Entonces, ¿Sustituye el lanzador de 40mm a las escopetas con bocacha?

No y explicamos por qué.  Las pelotas de goma lanzadas con escopeta con bocacha tienen una energía que supera los 850 julios, tienen como fin la dispersión de masas violentas que se encuentran a más de 50-80 metros, según establecen los protocolos más comunes de los diferentes cuerpos.

La pelota de goma realiza una trayectoria errática al abandonar la bocacha, y aún más al impactar contra el suelo. No es posible impactar por precisión un busto a 50 metros. Lo intentamos y ninguna de las 40 pelotas que disparamos alcanzó el maniquí estático en un día tranquilo y soleado.

Idealmente, se debe mantener la mayor distancia posible con los agresores que permita el entorno y las herramientas que se dispone. El problema viene cuando se requiere ser precisos en entornos urbanos. La configuración actual de las revueltas conlleva que un gran número de ciudadanos no violentos, y muchas veces curiosos, se encuentran entre los sujetos agresores. Además, el restablecimiento del orden en las ciudades, rara vez se da en distancias que superen los 50 metros.

Por lo que encontramos una carencia de medios desde 1 a 50 metros, teniendo muchas veces que entrar en el peligroso cuerpo a cuerpo, donde los agresores pueden contar con armas blancas, rodamientos, cocteles incendiarios, etc. y el riesgo de robo del arma reglamentaria. Estadísticamente, el número de heridos aumenta exponencialmente en los encuentros cuerpo a cuerpo, tanto entre los agresores como los agentes.

¿Entonces que hacer si, por ejemplo, a una distancia de 20 metros unos sujetos están con piquetas arrancando adoquines? ¿Nos acercamos? ¿Utilizamos unos medios que específicamente están prohibidos a esa distancia?

Este es el entorno ideal del lanzador B&T de 40mm. La selección precisa de uno o varios objetivos a distancias medias, donde poder mantener la seguridad que nos proporciona la distancia y la precisión en alcanzar a los alborotadores más peligrosos para neutralizar su acción para su posterior detención.

Por lo tanto, ni las pelotas pueden usarse a 20 metros ni el lanzador a 100. Sería un error pensar que un sistema sustituye al otro. Ambos sistemas son complementarios.

AASIAS.com es distribuidor para España del sistema B&T de 40mm.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Octubre 2019. Actulizado.

Revista Tactical Online Octubre 2019
Tactical Online Octubre 2019