Lanzador 40mm Mossos d’Esquadra a la vanguardia

lanzador 40 mm no letal[av_dropcap2 color=»red»]L[/av_dropcap2]os antidisturbios de los Mossos d’Esquadra han incorporado nuevo armamento. La policía ha comprado entre diez y quince lanzadores con el objetivo de relegar las escopetas de pelotas de goma a la última opción. Se trata de una arma con estética similar a la de un subfusil que, según ha podido saber la ACN (Agencia Catalana de Noticias), permite disparar con total precisión a una distancia de hasta 50 metros. La otra novedad del nuevo armamento es el tipo de munición. Los proyectiles, que son como una pelota de golf partida por la mitad, no rebotan después del primer impacto y evitan daños a terceras personas. A pesar de que la Brigada Móvil de la Policía tiene el armamento desde hace meses, todavía no se ha utilizado porque se tiene que modificar un reglamento interno.

Ya hace meses que los Mossos d’Esquadra de la Brigada Móvil, conocida como los antidisturbios, adquirieron entre diez y quince lanzadores GL06-NL del fabricante suizo B&T. Se trata de un modelo que la policía ha comprado para tener una alternativa al lanzamiento de las pelotas de goma y, en todo caso, relegar el uso a la última opción. Es decir, que a pesar de la incorporación de los GL06-NL, los antidisturbios de los Mossos continuarán utilizando las escopetas clásicas de pelotas de goma para dispersar multitudes violentas.

Los nuevos modelos son compactos, están hechos de polímero y sólo pesan dos kilos cada uno. Cada lanzador tiene un valor en el mercado de aproximadamente 1.800 euros. Se trata de una arma de 40 milímetros que incorpora un visor Aimpoint micro T1 y destaca por la precisión de los proyectiles. Según Andreu Soler, de Soler & Associats, que es el distribuidor español de B&T, un tirador experto es capaz de «hacer blanco contra un objeto de 15 centímetros cuadrados a 50 metros y disparar una veintena de proyectiles en sólo un minuto». Soler destaca que esta ‘precisión’ permite que la policía pueda ‘controlar individuos agresivos’ haciendo microcirurgia en grandes multitudes.

Sistema no letal de 40mm
B&T Lanzador no letal 40 mm

Con precisión y sin rebote

Los lanzadores GL06-NL que ha adquirido la Brigada Móvil disparan unos proyectiles que sólo distribuye el fabricante del arma. Parece media pelota de golf enganchada a una base de plástico y que no necesita cartucho para ser disparada. Cuando el arma escupe el proyectil, la vaina, que es la parte de plástico inferior, queda dentro del lanzador mientras que la otra parte sale disparada. La punta está hecho de ‘foam’, espuma viscoelàstica de poliuretano de alta densidad, el mismo material con que se fabrican las almohadas que se adaptan a la forma del cuerpo. .

Este diseño hace que los proyectiles no reboten después del primer impacto y esto evita posibles daños a terceras personas. Esta es la gran ventaja en relación con la munición que hasta ahora se ha utilizado con las escopetas de dotación italianas Franchi PA6 y Fabarm SDASS y la norteamericana Remington 870, que usan pelotas de caucho macizo de alta densidad, que son las popularmente conocidas como ‘pelotas de goma’. Unos proyectiles de trayectoria aleatoria e imprevisible.

De cintura para abajo

La regulación actual para las pelotas de goma que los Mossos han utilizado hasta ahora indica que los proyectiles sólo se pueden disparar a 50 metros de distancia del objetivo y previo rebote. Este reglamento, todavía se tiene que adaptar a los nuevos lanzadores. Fuentes del Departamento de Interior consultadas por la ACN confirman que la Dirección General de la Policía trabaja para modificar el reglamento, denominado PNT, y que las armas saldrán a la calle cuando se haya acabado este proceso. La normativa para el uso de las nuevas armas fijará claramente que los Mossos sólo podrán dirigir los proyectiles para que impacten de cintura para abajo.

Entre los diferentes tipos de munición disponible, hay de impacto (convencional), marcadora (tiñe el objetivo con pintura para poderlo identificar después de dispararle) y los gases lacrimógenos. Aún así, las mismas fuentes han confirmado a la ACN que la policía catalana sólo disparará la munición de impacto.

Los primeros del Estado

Los Mossos son los primeros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de todo el Estado que ha comprado este modelo. Aún así, según fuentes consultadas por la ACN, en el estado español la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía también sopesan la posibilidad de incorporar los lanzadores.

 El impacto duerme la pierna durante horas

El fabricante ha probado los efectos del impacto del proyectil sobre el cuerpo humano. Según un informe médico, el impacto ‘no es letal ni provoca daños permanentes’. En caso de que el impacto se produzca directamente a la parte superior de la rodilla y se dispare a 30 metros de distancia entre el objetivo y el tirador, el proyectil provoca una ‘inhibición muscular temporal’, es decir, que impide andar ni estarse derecho. Al cabo de treinta segundos, la inhibición empieza a irse despacio y aparece el dolor. Unas horas después, la persona que recibe el impacto puede empezar a andar, pero con cojera. Soler asegura que la ventaja de estas nuevas armas es que ‘la munición está especialmente diseñada para ser no letal, las lesiones que provoca son menores y, en cambio, el individuo queda temporalmente inhabilitado’.

Según el estudio, el dolor es imperceptible al cabo de tres días y el área del impacto sólo duele si se presiona con los dedos. Al cabo de un mes y medio ha desaparecido cualquier posible molestia. La inhibición muscular temporal impide que el músculo responda y, por lo tanto, también es efectiva en el supuesto que el objetivo tenga alta resistencia al dolor o que esté bajo los efectos de drogas como la cocaína. ‘La inhibición es especialmente eficaz en personas que están bajo los efectos de las drogas y que tienen una gran tolerancia al dolor’, asegura Soler. El distribuidor de los lanzadores afirma que el impacto hace que ‘el músculo no responda temporalmente a las órdenes que le da el cerebro, con lo cual se puede controlar el agresor más fácilmente y con menos lesiones que con los métodos tradicionales’.

Origen

Los lanzadores B&T que han adquirido los Mossos tienen el origen en la escalada de violencia urbana del 2005 en la periferia de París. Los disturbios obligaron el gobierno francés a decretar el toque de queda, una decisión excepcional desde la revuelta de mayo del 68. Una decisión que se tomó después de noches consecutivas con miles de vehículos quemados diariamente y edificios públicos incendiados por todo el país. Una vez superado este episodio, la policía francesa se dirigió al fabricante B&T y, según ha confirmado la empresa a la ACN, los lanzadores se desarrollaron a partir de las exigencias de los cuerpos y fuerzas de seguridad galos.

Francia avala el B&T GL06

Es precisamente por eso que Francia es el principal cliente de esta arma de factoría suiza. Según la marca, la Policía Nacional francesa y la Gendarmeria disponen de 5.000 unidades del BT-GL06. La adquisición más reciente ha estado por parte de la policía de Suráfrica, que compró cerca de un millar para el dispositivo de seguridad con motivo del Mundial de Fútbol del año pasado. Entre los clientes de B&T que también disponen del lanzador se cuentan la policía húngara (200), la portuguesa (45), la croata (50) y los ejércitos de de Estonia (200) y Eslovenia (35). Por otro lado, El Reino Unido, Holanda, Noruega, Italia, Grecia, Austria y Corea evalúan la incorporación de la arma.

Actualidad SEP.2013

Actualmente hay más de 10.000 lanzadores B&T en servicio en España, Suiza, Eslovenia, Portugal,  Francia,  Estonia, Andorra,  Hungría, Sudáfrica y Corea.

Noticia originalmente publicada en Tactical Online Abril 2011

Los lanzadores B&T son distribuidos en España por Andreu Soler i Associats

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.