La Infantería de Marina de Uruguay

Autor y fotos:   Octavio Díez Cámara   

La Armada Nacional se unifica. En el Comando de Infantería de Marina, se llevó a cabo la ceremonia de unificación del Cuerpo de Fusileros Navales y la Unidad de Apoyo de la Prefectura Nacional Naval. Estuvo presente el ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, que explicó que “se trata de ser más eficientes, de tener mejor respuesta. Se va a actuar de forma conjunta y combinada, de forma que las nuevas amenazas que tiene el país, para las cuáles se debe preparar la Armada y esta área, tengan una mejor respuesta del Estado”. El Comandante Jefe de la Armada Nacional, el almirante Carlos Abilleira, destacó que “operativamente hoy estamos integrando unidades de diferentes mandos con cometidos homogéneos. Consolidando funciones dispersas en diferentes componentes que aportan hacia un mismo objetivo. También, hoy estamos concentrando recursos humanos compatibles cualificados en tareas especiales y particulares para su empleo en diversos escenarios. Combinando capacidades tácticas y técnicas individuales que se potenciarán mutuamente. Y estamos construyendo un Comando de Infantería de Marina a la medida de la Armada Nacional y del país, para dar la mejor respuesta que el mando superior de las fuerzas armadas espera, y la ciudadanía merece de nosotros”.

Con esta información, extraída de una nota de prensa de mediados del año pasado, se daba carácter formal a un hecho del que, ya con anterioridad, se habían difundido voluntades. La Armada Nacional de la República Oriental del Uruguay llevó a cabo, en un acto que tuvo lugar el 2 de julio de 2018, la creación del Comando de Infantería de Marina (COMIM) que, dependiente del Comando de la Flota (COMFLO), agrupa ahora a unos setecientos efectivos, unos quinientos aportados por el Cuerpo de los Fusileros Navales (FUSNA), ciento cincuenta provenientes de la Unidad de Apoyo Operativo de la Prefectura Nacional Naval (UNAPO) y el resto de nuevo ingreso. Se designó a Marcos Saralegui como el primer Comandante del COMIM, estructura que en junio de 2019 ya ha sido evaluada por una comisión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de cara a que pueda aportar una Compañía Fluvial a las misiones de paz que le corresponde abordar.

En estas páginas les vamos a presentar con más detalle lo que es la aportación más militar de la nueva organización, la que se ha conseguido con los medios del FUSNA. El COMIM está localizado en lo que era la Base de este último, las instalaciones del Área Naval del Cerro en Montevideo.

Entorno cambiante

Las operaciones ribereñas han cobrado énfasis en los últimos años después que distintas fuerzas de élite de los Estados Unidos se hayan interesado en el concepto y lo hayan venido aplicando en sus adiestramientos y capacitación. Se trataría de pequeños núcleos especializados moviéndose por aguas interiores, o por determinadas zonas de la costa, para llevar a cabo vigilancias puntuales y zonales, incursiones contra objetivos de alto valor o la interceptación de fuerzas adversarias.  

Los antecedentes de lo que aconteció en 2018 hay que buscarlos en 2016. Por aquel entonces se decidió realizar el relevo en lo que era su Mando, pasando de ostentarlo el coronel Gerardo Pringuetti al hacerlo el capitán de navío Marcelo Larrobla. La organización que dirigía, adscrita también al COMFLO, incluía unos cuatrocientos cincuenta efectivos, grupo al que se le añadió otro centenar más que conformaban por aquel entonces la UNAPO.

Es por aquella transformación, cuya implantación real ha requerido varios cambios abordados en un periodo de unos dos años, el FUSNA quedó organizado de la siguiente manera. Un Mando, Segundo Comandante con grado de teniente coronel y un Estado Mayor con las secciones de Personal (S1), Inteligencia (S2), Operaciones/Planes (S3), Logística (S4) y Comunicaciones/Informática (5).

La parte más relevante de la capacidad militar real, sobre todo para lo que son los cometidos de seguridad o de intervención anfibia limitada propiamente dichos los encontramos en las Brigadas de Fusileros: nº 1 “Halcones”, nº 2 “Alférez de Navío Jorge Sdeischer” y nº 3 “Lagartos”, con, por haber una constante falta de efectivos, entidad de compañía reducida. Orgánicamente debían ser ciento ochenta y en realidad eran menos de la mitad. Se repartían en dos pelotones de tres escuadras y un pelotón más de Armas de Apoyo con morteros ligeros de 60 milímetros y ametralladoras medias MAG del 7,62x51mm en trípode.

A ese núcleo hay que añadir la Brigada de Fusileros nº 4 que se ha organizado tomando como base de referencia a la anterior la UNAPO. Los cometidos de esta estructura son bien distintos de las otras tres brigadas porque se centra más en lo que serían actividades relacionadas más con lo clásico dentro de una estructura de Policía Naval propiamente dicha. Otro elemento significativo en el FUSNA, que ahora se incluye en la estructura de COMIM, es la Brigada de Apoyo al Combate (BAC) “Rayo”, también de entidad compañía. En su seno tres elementos: Sección de Morteros Medios provista con dos piezas Thompson Brand de 81mm con las que se pueden realizar disparos de apoyo en tiro curvo a distancias óptimas de hasta seis kilómetros, Sección de Botes de Asalto en el que operan con embarcaciones de goma y con semirrígidas provistas con motores fueraborda de notable potencia, para imprimirles la velocidad y agilidad pretendidas, y la  Sección de Reconocimiento (SECRON) que debería haber sido reforzada con los efectivos que conformaban hasta ahora el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la UNAPO.

Este último núcleo resultante de la fusión/integración de la SECRON y del GOE, como elemento de élite que es, realiza cometidos que se inscriben dentro de lo que serían las Operaciones Especiales. Suma unos cuarenta efectivos que se reparten en los equipos operativos “Alfa” y “Bravo”, en el Equipo de Francotiradores y en un núcleo que apoya sus ejercicios, prácticas y el adiestramiento general. Formar parte de la SECRON no era fácil y en uno de los últimos cursos hubo treinta candidatos y sólo acabaron la selección y adiestramiento cuatro.

Relevante de este núcleo de OE’s ha sido el incremento en lo que es su especialización para abordajes MIO (Maritime Interdiction Operations) pues suelen conformar el núcleo de especialistas que embarca regularmente en los buques de la Flota. Se han adiestrado con grupos similares de Sudáfrica y han sido partícipes de un intenso periodo compartido con equipos SEAL (SEa, Air and Land) y de la Unidad de Embarcaciones Especiales (SBT, Special Boat Team) de la Marina de los Estados Unidos, militares que permanecieron en Uruguay desde mediados de mayo de 2012 a mediados de junio para servir de instructores en temas como las operaciones con botes, la navegación con mar difícil y visibilidad reducida, o los protocolos de abordaje propios de la temática CIIB (Contra Interferencia Ilícita de Buques), incidiendo también, gracias a que traían con ellos una gran cantidad de munición, en un intenso periodo de tiro que sirvió para afianzar el nivel de instrucción propio y llevarlo a un nivel superior.

Más capacidades

A las reseñadas, y dentro de la estructura de los Fusileros Navales uruguayos, se añade la Brigada de Instrucción que es de entidad pequeña y sirve como núcleo sobre el que se organizaba, cuando así era necesario, una Escuela de Fusileros, aunque ahora trabajará dentro de la misma función asumiendo aquellas funciones de formación y adiestramiento que se le recaben desde COMIM. En todo caso, como apunte de lo que les caracteriza decirles que su cometido prioritario se enmarca en todo aquello relacionado con la formación y capacitación del personal superior y subalterno que se le asigne, a fin de generar los reemplazos necesarios para el cumplimento de la misión general.  Entre otras, sus misiones son: coordinar la actividad docente para los planes de estudios anuales, instrumentar los cursos extracurriculares que se les soliciten, desarrollo y mantenimiento de la biblioteca profesional y de educación general, mantenimiento y mejora de las instalaciones que usan en el Campo de Adiestramiento de “El Labrador”, ejecutar cursos en coordinación con el Centro de Instrucción de la Armada, confeccionar las preguntas de los exámenes de Prima Técnica, planificar el apoyo logístico y los adiestramientos para aquel personal de la Armada que concurre a Misiones de Paz o confeccionar diferentes ayudas audiovisuales requeridas para labores formativas. Asimismo, ellos son los encargados de dar cobertura al Centro de Instrucción para Misiones de Paz (CIMIP) en el que se forma a aquellos que forman parte de los contingentes que son desplegados bajo mandato de la ONU; complementaria, y tras un acuerdo de 2005, ha venido siendo la instrucción en el campo del Tiro de Autodefensa Urbana para el personal de la Dirección Nacional de Aduanas.

Completaba la estructura del FUSNA una Brigada de Servicios, con cerca de sesenta integrantes, que se ha mantenido en la orgánica actual con buena parte de sus funciones, cometidos y capacidades. Sus elementos más característicos son varios pelotones de trabajo que incluyen los de: Transporte que engloba las secciones de chóferes y de mecánicos; Servicios los núcleos de mantenimiento, servicios y Artillería; Rancho con los elementos de mayordomía, cocina y repostería; Sanidad con médicos, el odontólogo y los enfermeros, y el de Obras y Desarrollos aquellos que trabajan para el mantenimiento general de las construcciones que hay en el Acuartelamiento del Cerro –son nada menos que cinco hectáreas de las cuáles una la ocupan las diferentes edificaciones- y en el área “El Labrador”.

Al heredar COMIM buena parte de los medios materiales de FUSNA, les podemos decir que su potencial para el combate viene definido por los limitados recursos económicos que tienen a su disposición para adquirir sistemas de armas y otros equipos, recibiendo en determinados casos donaciones que les llegan de puntos tan dispares como Estados Unidos o China. En los últimos años han sido equipados con elementos que incluyen cascos de Kevlar; chalecos porta equipo; fusiles de asalto Heckler & Koch G-36E del calibre 5,56x45mm -disponen de cargadores para cien municiones Beta Mag que permiten emplearlos a modo de ametralladora ligera- complementado a los clásicos FAL del 7,62x51mm; varios tipos de morteros ligeros y medios; equipos de comunicaciones que garantizan sus enlaces, como los Saber, PRC 4620 operando en VHF (Very High Frequency) y un nuevo modelo en UHF (Ultra High Frequency) para conseguir mayores alcances de sus transmisiones; pistolas Glock 17 del 9x19mm Parabellum y hasta lanzacohetes contracarro programados en las adquisiciones de estos últimos años.

Los complementan furgonetas tipo “Pick Up”, vehículos todo terreno UAZ de origen ruso, camiones medios Mercedes Benz 4×4 en configuración táctica y administrativa, camiones pesados Ural 4320-6 6×6, cisternas de combustible Kama para 6.500 litros, camiones logísticos pesados Tatra 8×8- y Ural 4320-8, y un plantel de embarcaciones ligeras que incluyen tanto los botes neumáticos Zodiac y Continental como las  lanchas Zodiac Mk III F470, navíos a los que hay que añadir dos embarcaciones adicionales del tipo LRI (Lancha Rápida de Interdicción), navíos que se impulsan con dos motores de 60 caballos que les confieren una velocidad punta de 27 nudos y tienen una capacidad total para desplazar a veinte hombres, pudiendo situar en su proa un afuste para una ametralladora media que les dé cobertura de fuego.

Para acabar, y sobre lo que es su misión general, concretar que se inscribe en proveer fuerzas navales, organizadas y adiestradas para el combate terrestre a fin de que la Armada Nacional de su país pueda cumplir con su misión. Su preparación la focalizan hacia lo que son operaciones anfibias de incursión -sus actuales medios de transporte naval les restringen otras de mayor entidad-, operaciones fluviales, operaciones urbanas y operaciones de carácter “especial”, como las de abordaje de buques que realicen actividades ilícitas. Además derivan pequeños contingentes para que conformen los elementos de seguridad a bordo de unidades navales y otros para formar lo que son las dotaciones de visita y presa. Han venido contribuyendo a la custodia perimetral de varios complejos penitenciarios y a formar contingentes de pacificación destinados a diferentes países. Sus adiestramientos los suelen realizar en el   Campo Militar de Zapará, en los últimos años se han centrado en lo que son las operaciones combinadas y conjuntas, y participan habitualmente en acciones rivereñas que son movimientos de fuerzas propias con embarcaciones en puntos del Río Uruguay; sobre estas últimas, las operaciones ribereñas, nos comentaron son más complejas que las propiamente anfibias puesto que actúan en un ámbito determinado desarrollando operaciones de seguridad y de interdicción con las que intentarán negar a otras fuerzas la utilización de los cursos de agua que pueden convertirse en primarios para moverse en el ambiente fluvial.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Octubre 2019.

Revista Tactical Online Octubre 2019