GUARDAMANOS B&T, LA MEJOR OPCIÓN PARA TU ARMA LARGA

Autor:   Octavio Díez Cámara. Fotos:  Octavio Díez Cámara y B&T

La llegada del nuevo siglo ha incidido en la proliferación de distintos modelos de subfusiles, fusiles de asalto, rifles o ametralladoras que han sido concebidos, desde las fases iniciales de su diseño, con el objetivo de brindar a sus potenciales usuarios con distintos anclajes para fijar en ellos visores de puntería como los excelentes optrónicos de punto rojo Aimpoint, potentes linternas como las SureFire, bípodes y empuñaduras pistolete de B&T, lanzagranadas monotiro y sistemas de iluminación láser tanto en configuración de haz visible como en la infrarroja que se emplea junto con equipos de visión nocturna.

En muchas unidades de las fuerzas militares y policiales de todo el mundo, tanto de ámbito genérico como en aquellas formadas por núcleos de élite o de Operaciones Especiales (OE’s), siguen empleando conceptos muy fiables, precisos y eficientes que surgieron antes de que se generalizasen los diseños que incluyen elementos de fijación como el popular sistema de raíles MilSpec 1913 Picatinny -NAR NATO Accessory Rail– o los ahora en boga elementos de anclaje tipo M-Lock de Magpul y K-Mod.  Porque la necesidad de incluir en sus armas largas sistemas y equipos complementarios se ha ido generalizando, y no siempre es conveniente desde el punto de vista técnico ni desde el económico reemplazar un modelo que demuestra su versatilidad, funcionalidad y fiabilidad, la compañía suiza B&T, que es líder internacional en distintos complementos para todo tipo de armas y fabrica sistemas tan interesantes como el subfusil APC9K de dotación en el United States Army, propone en su amplio catálogo una serie de guardamanos concebidos, diseñados y fabricados para convertirse en la mejor solución a la hora de actualizar distintos modelos de armas.

La elección profesional

Aquellos que hayan tenido la oportunidad de probar algunos de los productos de B&T sabrán que en cuanto a calidad son lo mejor que se puede conseguir hoy en el mercado, pues son conceptos que han sido concebidos y fabricados para satisfacer los requerimientos de militares y policías que trabajan en condiciones muy exigentes y se enfrentan a terroristas en situaciones críticas dónde el riesgo de perder vidas es elevado.

Emplean en su concreción ordenadores con avanzados programas de diseño que inciden en la mejor integración con aquellas armas a las que van destinados, los fabrican con maquinaria de control numérico (CNC Control Numérico Computerizado) que permite elaborar piezas de altísima precisión y muy pequeñas tolerancias, recurren a aleaciones de grado aeroespacial de aluminio y zinc, magnesio, cobre y silicio como material de partida buscando tanto la resistencia y dureza como la necesaria ligereza. Aplican un anodizado hardcoat, tratamiento electro-químico que confiere una capa de protección de alta resistencia, en negro mate -así no genera reflejos que puedan delatar la posición propia- especialmente resistentes y capaces de soportar el trato más duro y las condiciones ambientales más hostiles características de las diferentes Zonas de Operaciones,… todo ello combinado con un exigente y estricto control de calidad en todos y cada uno de los procesos de la producción.

La calidad empieza en los proveedores, en la recepción de la materia prima. Antes de pasar las barras de aleación de aluminio a producción, cada lote se verifica mediante pruebas de laboratorio para comprobar que cumple las especificaciones exigidas. Si no las cumple se devuelven a origen. Cada año BT devuelve al suministrador el 18% del aluminio recibido.

La diferencia entre fabricar guardamanos profesionales BT y guardamanos para Airsoft, es que si estos últimos fallan se pierde la partida, si fallan los primeros se pueden perder vidas. La diferencia de precio es importante: un guardamanos BT-21920 para HK-G36K puede costar unos 332,00€ IVA incluido mientras que un guardamanos de Airsoft para la réplica del HK-G36K puede costar la décima parte. Visualmente son muy parecidos, pero operativamente la diferencia es abismal: los guardamanos económicos, que no están destinados al entorno profesional, suelen deformarse y aparecen holguras afectando a la precisión, el anodizado desaparece a los primeros roces mostrando sus brillos y delatando la posición del operador.

De la fábrica de BT en Thun (Suiza) solo salen productos del más alto estándar; lo mejor para los que en su trabajo se juegan la vida en beneficio de la sociedad a la que sirven.

Con esta última voluntad como máximo referente, B&T es capaz de ofrecer hoy en día muchas soluciones que facilitarán que armas con varias décadas a sus espaldas puedan seguir siendo válidas. Es una voluntad que aplican sobre todo en conceptos como los subfusiles HK MP5 que siguen gozando de una notable popularidad en distintos ámbitos de usuarios, en los fusiles de asalto como los HK-G36 que llegaron a sus operadores como armas básicas que carecían de elementos de fijación para incluirles accesorios o ametralladoras como las ligeras FNH Minimi que son eficientes pero adolecen de la necesaria y moderna capacidad para incluir en ellas sistemas que ayuden a concentrar mejor sus fuegos sobre aquellos objetivos que se necesite batir: guardamanos con rail Picatinny para linternas SureFire, designadores láser, cazavainas, bípodes, railes Picatinny para ópticas Aimpoint, etcétera.

B&T dispone para esos modelos, y también para otros muchos, todo tipo de guardamanos fáciles de integrar en armas como el HK-MP5 o las FNH Minimi  que las transforma, de forma rápida, eficaz y sin herramientas, mejorando notablemente sus prestaciones alargando la vida de estas. En España, por poner un ejemplo, distintas unidades de OE’s de las Fuerzas Armadas españolas, que incluyen a la élite antiterrorista UOE del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra (ET), llevan ya muchos años empleando con un grado de satisfacción notable guardamanos en los que fijar láseres, linternas, visores de punto rojo Aimpoint,…, mejora que en determinados casos también complementan con culatas más operativas o supresores sónicos fabricados también de B&T.

El empleo muy particular de estos accesorios debería en los tiempos actuales comenzar a generalizarse en unidades de élite, de Policía Militar y en otras de las convencionales que, como aquellas de Infantería de Marina, de La Legión o de paracaidistas, están llamadas a convertirse en la punta de lanza que actuará con diligencia ante una crisis que pueda surgir de improviso. Como no habrá preaviso para poderse preparar de antemano, lo mejor es ir avanzando ya en la generalización de la adquisición de algunos de los equipos que propone B&T primero entre determinados colectivos y luego entre la mayoría de los componentes de las unidades. Los tiradores selectos podrán obtener fuegos más precisos en condiciones adversas o de baja luz, los binomios que manejan las ametralladoras serán más eficaces para concentrar sus fuegos, aquellos que operen en entornos urbanos (CQB, Close Quarter Battle) estarán en mejor disposición de neutralizar la amenaza, etcétera.

Hecha esta introducción general, avanzaré en comentar lo que son algunas de las realidades que están ya disponibles en el catálogo actual. Dado que la necesidad más urgente en España se centra en los fusiles de asalto HK G36, que en variantes como la E, K ó C, están en servicio en el ET, la Armada, el Ejército del Aire (EA), la Guardia Civil, la Policía Nacional, el Cuerpo de Mossos d’Esquadra, la Ertzaintza o la Policía Foral, es necesario decir que para esas armas, independientemente del tamaño de su cañón o de que se trate de configuraciones estándares o adaptadas para el tiro de precisión, se proponen distintos diseños.

Mejoras operativas

La instalación de guardamanos BT en fusiles de asalto como el HK-G36 no solo permite la disposición de accesorios como equipos de iluminación, designadores láser, cazavainas, empuñaduras, bípodes, puntos de anclaje para correas portafusil, etc. sino que también facilita la refrigeración del cañón y en caso de fuego sostenido, a diferencia de otros guardamanos de aluminio, el operador puede mantener la mano en el guardamanos de BT sin quemarse.

Distintas propuestas

La mejor solución de mejora de esas armas de asalto del calibre 5,56x45mm que siguen siendo válidas tanto para las necesidades militares como para las policiales, sería adoptar de inmediato un guardamanos que reemplace el original de material sintético y que está muy limitado a la hora de acoplarle complementos. B&T ha diseñado una familia de guardamanos que incluyen los modelos BT-21993 para armas tipo E con cañón estándar, BT-21920 para el modelo de tamaño intermedio K y BT-21991 para aquellas concepto C que tienen el cañón más compacto. Básicamente, las diferencias entre unos y otros diseños están en su longitud -respectivamente 301,6, 251,6 y 191,6 milímetros- y peso -respectivamente 436, 366 y 286 gramos-.

Sin que su masa incida negativamente en la del conjunto y pensados para una instalación rápida, precisa y sin herramientas ni modificación del arma, que no genera ruidos ni movimientos indeseados, estos guardamanos está fabricados por máquinas CNC de alta precisión partiendo de un bloque de aleación de aluminio de muy alta resistencia. El proceso permite obtener el guardamanos de una sola pieza que no se deforma y sin la colección de tornillos que a menudo suelen aflojarse o extraviarse, para así garantizar la mejor precisión de los accesorios que se le instalen en alguno de los cuatro raíles Picatinny/NAR Su diseño facilita una óptima refrigeración del cañón incluso cuando se dispara el arma en condiciones de fuego sostenido, protegiendo las manos del operador de quemaduras accidentales.

Buena parte de las aportaciones que caracterizan a esos guardamanos en cuanto a la precisión de fijación a un determinado modelo de arma, la robustez o la adaptación perfecta para fijar en ellos diferentes sistemas y accesorios, las encontramos también en otras interesantes propuestas de B&T. Para los subfusiles de la familia HK-MP5, que disparan municiones del 9x19mm Parabellum, ofrecen varios conceptos distintos con los que reemplazar de forma sencilla y precisa los originales de plástico que traen de fábrica. Para los del tipo SD que incluyen supresor sónico integral se ofrece el diseño BT-21343 con raíles en los costados y en la parte inferior y con un peso de sólo 357 gr, mientras que para los más compactos K que suelen emplear aquellos que realizan cometidos encubiertos está disponible el modelo BT-21573 de sólo 147 gr que se caracteriza por la misma disposición de Picatinny que el primero. Los HK-MP5 estándar pueden mejorarse con el conjunto BT-21538 fabricado íntegramente en aluminio y con tres raíles, o con el diseño TL-99A1 que combina polímero y aluminio en un conjunto especialmente ergonómico, que sólo pesa 174 gr y que incluye un raíl inferior de 117mm donde fijar diferentes tipos de accesorios de forma que queden perfectamente integrados en el arma y que quien la maneja pueda aprovechar todas las ventajas tácticas que de ellos pueda extraer.

Especialmente interesantes para aquellos colectivos, como el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) del EA o la Infantería de Marina, que se han decidido por emplear las efectivas y potentes ametralladoras ligeras y medias de la familia FNH Minimi, son los guardamanos que permiten acoplar en ellas desde visores a láseres infrarrojos de gran potencia a linternas SureFire de altas prestaciones. Están disponibles los modelos BT-211022 que es especialmente delgado y ha sido desarrollado siguiendo los requisitos de las fuerzas militares británicas, BT-21442 que es sumamente compacto, BT-211806 que es la versión más ancha del anterior, BT-211567 que sobresale por ser un conjunto que ofrece nada menos que seis raíles en ubicaciones especialmente seleccionadas, y BT-211808 en una configuración que ofrece un raíl superior de 124 milímetros y dos en los costados de 171 milímetros.

Estos cinco guardamanos específicos de las ametralladoras Minimi están fabricados en aluminio de grado aeroespacial hardcoat para no incidir en un aumento notorio del peso del conjunto e incorporan varios raíles tipo NAR en los costados o en la parte superior e inferior, lo que permite integrar de forma eficiente sistemas complementarios y aportar lo mejor de ellos en aquellos combates o situaciones en que deban emplearse estas potentes armas de apoyo colectivo.

Los modelos que hemos señalado en estas páginas, y otros más que también se incluyen en el catálogo de esta firma suiza para los HK-MP5, pueden complementarse también con otros productos de la gama actual de B&T entre los que podríamos destacar empuñaduras como la QD Short y la Unigrip QD Short, monturas circulares BT-21278 para fijar accesorios en los MP5SD, raíles de diversos tipos para la familia G36, empuñaduras angulares como la BT-231227-BK, monturas para visores acoplables a armas tipo MP5 ó HK33, o los efectivos supresores MARS y ROTEX de empleo tanto en los G36 como en los HK-416.

Cada vez más, se añaden diferentes sistemas electrónicos y ópticos que requieren de una alta precisión y fijación al arma. Accesorios de calidad en las armas de servicio darán como resultado una alta efectividad, prolongarán la vida de las armas y permitirán a los operadores confiar y exprimir al máximo sus acciones de fuegos ofensivos. B&T es distribuido en España por AASIAS.com.

Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Tactical Online Octubre 2020