GRECO, Caballería de La Legión

Autor:        Octavio Díez Cámara Medio:       Revista “Soldiers”

El Ejército de Tierra (ET) español tiene en marcha, tras incidir estos últimos años en la transformación de sus unidades tipo Brigada en el actual concepto BOP (Brigada Orgánica Polivalente), un ambicioso plan para su reestructuración. En el programa llamado “Ejército 2035” se contemplan cambios que van a ser orgánicos, de capacidades, de materiales, de personal,…, para lograr estructuras más eficaces y eficientes a la hora de abordar los retos, tanto los conocidos como los previsibles, que se plantean ya para un futuro a medio y largo plazo.

Dentro de esa previsión a futuro tiene hoy por hoy un gran peso la Brigada “Rey Alfonso XIII” II de La Legión, también conocida por las siglas BRILEG. Sus estructuras actuales están siendo empleadas para validar nuevas capacidades o novedosos equipos. Ellos van a liderar, como Brigada modelo experimental, un proceso que para el ET va a ser innovador e ilusionante. Se les ha seleccionado por su potencial para el combate, pero también por el hecho que en sus estructuras incluyen ya elementos de Infantería, Zapadores, Artillería, Caballería,…, para poder configurar estructuras tipo Grupo Táctico o Agrupación Táctica en beneficio de diferentes misiones. En estas páginas les vamos a presentar el potencial de la última de las armas mencionadas, pues sus medios son potentes, móviles y versátiles, una capacidad de actuación que beneficiará a fuerzas legionarias que, aunque contundentes y aguerridas, son ligeras en su configuración y concepto.

Dilatada experiencia

La BRILEG reparte sus fuerzas entre las instalaciones de Viator (Almería) y las de Ronda (Málaga). En esta última se encuentra el Tercio “Alejandro Farnesio” 4º de La Legión que está formado por Mando, Plana Mayor de Mando y la X Bandera de Infantería Ligera “Millán Astray”. En el mismo emplazamiento opera el Grupo de Reconocimiento de Caballería “Reyes Católicos” que, al igual que las tres banderas de los dos tercios de esta Brigada, constituye uno de los elementos fundamentales de maniobra, pues es especialmente apto para cometidos de reconocimiento y de seguridad táctica. A ellos, popularmente conocidos con las siglas GRECO, les vamos a dedicar estas páginas.

Decirles que, hoy por hoy, se trata de la única Unidad de Caballería legionaria. Tiene un largo historial a sus espaldas, aunque fue ahora hace poco más de una década, exactamente el 1 de enero de 2008, cuando se les volvió a activar en la configuración actual con efectivos y medios que en parte provenían del Regimiento de Caballería “Numancia” nº 9. Son herederos de un historial que se remonta al 16 de febrero de 1925, cuando el entonces “Tercio de Marruecos” pasó a disponer de un Escuadrón de Lanceros de Caballería que mantuvieron activo durante siete años e incluyó, según se establecía en la Real Orden Circular de 16 de febrero de 1925, una estructura con una plantilla de ciento cincuenta y tres plazas montadas y catorce desmontadas que permitían conformar cuatro Secciones de Lanceros a caballo.

A aquella primera referencia, que fue disuelta por Orden Circular de 26 de diciembre de 1932 rubricada por el Gobierno de la 2ª República, le seguiría otra en la llamada segunda época. En 1958, tras estallar el conflicto de Ifni, se decidió destacar a la zona a personal y material de la División de Caballería “Jarama”. Tras finalizar las hostilidades allí, y con las auto ametralladoras y carros de combate ligeros desplegados en aquel lugar por las unidades expedicionarias del Regimiento de Dragones “Santiago” nº 1 y del “Pavía” nº4, se decidió constituir dos nuevas unidades de Caballería. Surgen así los Grupos Ligeros Blindados Saharianos I y II creados respectivamente en el Tercio “D. Juan de Austria” y en el Tercio “Alejandro Farnesio”. Cada uno de ellos incluía un Mando, un Escuadrón de Plana Mayor y dos Escuadrones Ligeros con diferentes tipos de vehículos, cañones sin retroceso M40A1 de 106mm y morteros medios ECIA de 81mm. En 1960 se sustituyó parte de su material con nuevos medios blindados, cambio que hizo que se reorganizasen y que sus Escuadrones pasasen a ser de tipo Ligero Blindado. Su plantilla quedó modificada y alcanzó una cifra de más de cuatrocientos treinta efectivos.

Al abandonarse en 1975 el Sahara español se produjo una reorganización de ambos Grupos. En la conocida como tercera época, se refundieron para dar lugar al Grupo Ligero de Caballería “Reyes Católicos” que se activó en el Puerto del Rosario, en Fuerteventura. El 13 de noviembre de 1985 se les envió a Ronda para integrarlos en el Tercio “Alejandro Farnesio” y por la Orden 562/11349/88, de junio de 1988, se decidió su desactivación. Estuvo conformado por trescientos veintitrés efectivos que se distribuían entre Mando, Sección de Plana Mayor, Escuadrón de Carros Ligeros con dieciséis M-41 y Escuadrón Ligero que contaba con blindados 4×4 compactos AML-60 y AML-90 obtenidos de Francia.

La conocida como cuarta época se inicia en 2007 con la publicación de la Norma General 05/07 dentro del Plan ET-XXI. En sus adaptaciones orgánicas se decide transformar el Grupo Mecanizado “Dragones de Soria” II/9 del Regimiento de Caballería Ligero Acorazado “Numancia” nº9 en el Grupo de Reconocimiento II que queda bajo dependencia de la Brigada de La Legión. Desde que se les ha vuelto a reactivar, han participado en misiones en diferentes puntos del planeta. En 2008 uno de sus escuadrones fue destinado a la Operación “Libre Hidalgo” que UNIFIL (United Nations Interim Force In Lebanon) lleva a cabo en Líbano. En 2010 un escuadrón primero y otro después pasaron por la Operación “Romeo-Alfa” que se desarrollaba en Afganistán bajo supervisión de ISAF (International Security Assistance Force), volviendo otro más en 2012 al mismo lugar. Su estandarte incluye las corbatas relativas a las campañas de Marruecos, Ifni, Sahara, Afganistán y Líbano.

Varias capacidades

El actual Jefe del GRECO es un teniente coronel y bajo su Mando trabajan unas plantillas en las que se incluyen a unos dos centenares y medio de militares de los cuales una tercera parte son oficiales y suboficiales y el resto legionarios que en buena medida tienen una dilatada carrera profesional a sus espaldas. Muchos son los que solicitan ser admitidos en sus plantillas, lo cual queda refrendado en que hay unos veinte peticionarios por cada plaza disponible. Además, señalar que el nivel de retención es muy alto.

Sobre sus capacidades, concretarles que son amplias y se enmarcan en lo que es propio de la Caballería, aunque con el “plus” añadido en este caso de estar encuadrado en La Legión y tutelado por legionarios. Unas son las que se refieren a misiones de seguridad, las que proporcionan tiempo y espacio para diferentes actuaciones y se desarrollan tanto a vanguardia como a retaguardia o en los flancos de la fuerza a la que estén apoyando. Otras serían las propias del reconocimiento, las que le llevan a obtener determinada información y a aportarla a los canales propios en beneficio de la toma de decisiones. Las pueden realizar cubriendo itinerarios, vigilando determinadas zonas o moviéndose por una o más áreas que se les asignen. Usualmente, trabajarían a distancias de las tropas propias que no superarían los veinte kilómetros, quedando así bajo el “paraguas protector” de los medios de fuego de la Artillería legionaria del GACALEG.

Por último, y también relevantes, concretamos las misiones de combate que llevarán a cabo tanto en ofensiva como en defensiva, o en el marco de actuaciones de estabilización. Asimismo, pueden constituir un importante elemento de reserva o actuar protegiendo la retirada de fuerzas propias, persiguiendo al enemigo que intente zafarse de aquellos a los que acompañan o explotando el éxito en un momento determinado de la acción. Son un Grupo polivalente, adaptable a todo tipo de situaciones gracias a su modularidad y capaz de actuar con gran fluidez, siendo relevante el hecho que sus elementos se pueden segregar para constituir Agrupamientos Tácticos más pequeños que refuercen a las banderas.  

Sobre lo que es su estructura actual, basándonos en la última información disponible de ellos podemos concretar que incluye Mando, Plana Mayor de Mando (PLMM) y tres escuadrones.

Uno de estos últimos es el de Plana Mayor y Servicios. Cuenta en su seno con su propio Mando y secciones de Mando y Transmisiones, de Abastecimiento -pelotones de municiones, carburantes o víveres- y Técnica de Mantenimiento -pelotones de mantenimiento de armas, de automoción o de reparaciones de equipos electrónicos-, así como un Pelotón  de Sanidad con ambulancias de evacuación Iveco M40 y blindados BMR600M1. Se encargan de aportar diferetes sistemas, como un curioso blindado 8×8 VCREC (Vehículo de Combate de Recuperación y Reparaciones) o talleres móviles con medios para apoyar las actividades fuera de su base y garantizar el mayor nivel operativo del material posible, y especialistas con los que apoyar a los cometidos, despliegues, ejercicios o maniobras que realiza el resto de elementos de la Unidad.

Los otros dos son ERECO (Escuadrón de Reconocimiento). Son el verdadero potencial, en lo que a capacidades de movimiento y fuego se refiere, del “Reyes Católicos”. Una quincena de blindados y una decena de vehículos ligeros o pesados forman parte de cada uno, siendo la suma de sus tripulantes un número próximo al centenar. Un capitán es el Jefe de cada ERECO -tiene adscrito su propio Vehículo de Exploración de Caballería (VEC) en configuración 6×6- y bajo su Mando se encuentran seis elementos bien característicos. Uno es un Pelotón de Abastecimiento con camiones 4×4 y remolques de carga o aljibes. Otro una Sección de Exploración y Vigilancia que dispone de pelotones con los vehículos VERT, un medio todo terreno conformado por VAMTAC ST5 blindados, de tipo 4×4, modificados con unos novedosos sensores ópticos y optrónicos que permiten vigilancias precisas a distancias de objetivos situados a más de diez kilómetros de su ubicación. Disponen de un Pelotón de Morteros Pesados basado en dos piezas ECIA de 120mm situadas en la zona de carga de blindados de ruedas 6×6 BMR-600M1 especialmente modificados, y transformados ya con motores Scania de 310 caballos -suficientes para mover una masa que en combate supera las 16 toneladas-, para poder hacer fuego sin tenerlo que desembarcar, y así entrar y salir de posición con mayor rapidez. Además, cuentan con varias motocicletas todo terreno que son especialmente discretas.

El principal potencial de los ERECO’s, cuyo responsable es un teniente, son sus tres Secciones Ligeras Acorazadas (SLAC), idénticas en lo que son sus medios humanos y materiales. En cada una de ellas se incluyen dos VEC, con un pelotón de exploradores en su interior y caracterizados por su cañón Oto-Melara de 25mm -municiones rompedoras y perforantes-, y dos Vehículos de Combate de Caballería (VCC) “Centauro”. Estos últimos, en configuración 8×8, se caracterizan por una gran protección balística, estar movidos por un motor Iveco turbodiesel de 520 caballos, estar equipados con una pieza principal de 105/52mm capaz de impactos certeros a distancias de hasta 3,5 kilómetros -disponen de municiones perforantes, de carga hueca, tipo “flecha” y de instrucción- y tener un peso en combate que supera las 27 toneladas.

Tanto el VEC como el VCC, que pronto será sometido a un proceso de mejora de capacidades para poderlo seguir manteniendo en uso durante un par de décadas más, cuentan con cámara térmica, lo que amplía sus posibilidades operativas de día y de noche. El VEC será, durante la próxima década, reemplazado por la versión específica del 8×8 “Dragón” ya contratado y equipado con una pieza principal de 30mm con un lanzador doble de misiles contracarro “Spike”.

Es probable que en el devenir de los próximos años el actual “Reyes Católicos” vea transformada su estructura y reciba nuevos medios materiales, siendo importante reseñar que su capacidad ofensiva es notable y una excelente aportación para reforzar a otros elementos de la actual y futura BRILEG.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online de Mayo/Junio 2019.

Revista Tactical Online Mayo Junio 2019
Tactical Online Mayo – Junio 2019