Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo, élite del Ejército del Aire español

Autor:    Octavio Díez Cámara

El Ejército del Aire (EA) español tiene organizadas una serie de alas de combate que aglutinan diferentes capacidades ofensivas y defensivas en las que intervienen aparatos tan potentes como el “Eurofigther” o los EF-18M “Hornet” que operan desde distintos emplazamientos insulares y peninsulares. Junto a esa capacidad, hay otra menos conocida que también incluye a unidades de élite que cooperan para que el esfuerzo de las acciones aéreas sea más eficiente y determinante. A una de ellas, el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA), que tiene su sede en la Base de Zaragoza, le vamos a dedicar estas páginas.

Larga evolución

Han transcurrido dos décadas y media desde que se publicase la Resolución 705/01/1994, de 12 de enero, por la que el EATAM (Escuadrón de Apoyo al Transporte Aéreo Militar), creado en 1983, se transformó e implementó para crear la entonces Escuadrilla de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA). Se la conformó con una plantilla de dos centenares y medio de efectivos, de los cuáles doscientos eran tropa profesional. Hoy, aquella Unidad, que surgió  como una Unidad Aérea de Apoyo al Combate dentro de las Fuerzas de Reacción Aéreas (RF-A, Reaction Forces Air) de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), ha crecido en potencial, en capacidades, en estructura, en medios, en experiencia, en…, y es ya un Escuadrón, el EADA, especialmente consolidado.  

En Zaragoza se han desarrollado varias ediciones -la primera en 2017- del Curso Europeo de Entrenamiento Avanzado de Transporte Aéreo Táctico (ETAP-C 17/4) coordinado por el Centro Europeo de Transporte Aéreo Táctico (ETAC) y en el que participó personal y medios de la Jefatura de Movilidad Aérea del Mando Aéreo de Combate (MACOM). En el mismo estuvieron involucrados especialistas de diferentes áreas del EADA. Ello fue así porque  la misión fundamental de este Escuadrón, directamente relacionada con su capacidad de rápida respuesta y su vocación expedicionaria, se inscribe en el apoyo en la defensa, despliegue y mantenimiento de las condiciones de operación de unidades de fuerzas aéreas asignadas a las RF-A o del EA.

Además aportan potencial para llevar a cabo operaciones asociadas a las diferentes fases del combate. Les encomiendan cometidos de apoyo directo en áreas como las de movimiento de personal y material para su embarque y desembarque de aviones, el balizamiento de zonas de caída (LZ, Landing Zone) o de extracción (EZ, Extraction Zone), la preparación de cargas para su transporte y lanzamiento, el constituir SATA’s (Secciones de Apoyo al Transporte Aéreo) que despliegan en Bases Aéreas, Aeródromos y otros lugares para facilitar operaciones con aviones de transporte, la contribución a la defensa antiaérea de baja cota, la aportación en lo que son las labores de protección de personal y medios ante la presencia de agresivos NBQR (Nucleares, Biológicos, Químicos y Radiológicos), la localización y desactivación de artefactos explosivos ordinarios o improvisados (IED’s, Improvised Explosive Devices) y otras más.

Esos cometidos de apoyo, que como ha podido ver el lector son muchos,  se enmarcan dentro de los cometidos que les asignó la Instrucción del Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA) 705/03/2000, de 16 de junio, en relación con la defensa activa y pasiva de las Unidades de Fuerzas Aéreas, el apoyo al transporte aéreo militar por medio de SATA’s móviles y Equipos de Control de Combate (CCT’s, Combat Control Team) o el despliegue y asentamiento de las Unidades Médicas de Apoyo al Despliegue (UMAAD) y de otras unidades asignadas a las Fuerza de Reacción Rápida de la Alianza Atlántica (NRF, NATO Response Forces) o englobadas dentro del Grupo Aéreo Europeo (EAG, European Air Group). Asimismo, su capacitación se concentra en lo que es el   novedoso concepto de Protección de la Fuerza (FP, Force Protection) que implica aportaciones varias en beneficio de fuerzas aéreas desplegadas fuera de sus bases habituales.  

Son actuaciones que han venido desempeñando en numerosas misiones nacionales e internacionales durante las últimas dos décadas en acciones como la Operación “Deny Flight” que ayudó a establecer la paz en Bosnia-Herzegovina o los despliegues a la Base Aérea de Nellis en Las Vegas (Nevada) para realizar los ejercicios “Red Flag” y “Coallition Flag”. Han estado activos en la Operación “Libertad Duradera” y destacados tanto en Bagram (Afganistán) como en Manás (Kyrgyzstan), siendo posteriormente asignados al destacamento de Ali-al-Salen (Kuwait) dentro de la Operación “Iraqui Freedom”.

Tienen como lema “obviam primus”, que les permite cumplir el objetivo de ser los primeros en llegar a un teatro de operaciones, para facilitar el asentamiento de terceros, y los últimos en salir. Hoy su dependencia orgánica les encuadra dentro del Mando Aéreo General (MAGEN) y la operativa en el Mando Aéreo de Combate (MACOM). El EADA tiene como Jefe a un teniente coronel y sus plantillas incluyen más de trescientos sesenta hombres y mujeres, de los cuáles una tercera parte son oficiales y suboficiales.

Estructura y recursos

Su estructura actual, que comenzó a concretarse en junio de 2000 cuando se publicó la Instrucción que permitió transformar la antigua Escuadrilla en un Escuadrón, está organizada para que puedan realizar acciones de protección de la Fuerza, de defensa antiaérea de una Base Aérea Desplegable (DOB, Deployed Operating Base), de instalación y sostenimiento de infraestructuras para apoyar a un determinado despliegue o de apoyo al transporte aéreo militar con CCT’s y Terminales Aéreas Combinadas de Operaciones (CATO’s).

Están distribuidos en una estructura que incluye a la Jefatura  que cuenta con una serie de elementos que le apoyan al teniente coronel Jefe en su labor de Mando. Su trabajo es esencial para generar la dinámica de las cuatro escuadrillas que conforman su estructura: Escuadrilla SHORAD, Escuadrilla de Apoyo a la Movilidad, la Escuadrilla de Defensa y Recuperación de la Capacidad Operativa (DYRCO) y la Escuadrilla de Apoyo General.

Esta última se apoya en las capacidades de cinco núcleos bien distintos: la Sección de Armamento que aporta sistemas de fuego ligeros que incluyen lanzacohetes desechables, lanzagranadas de 40 milímetros, ametralladoras o rifles de precisión; la Sección de Automóviles con una veintena de vehículos de alta movilidad VAMTAC adaptados a diferentes configuraciones y cometidos, camiones pesados Iveco 8×8 M320 habilitados con plataforma VEMPAR y hasta cabezas tractoras para mover grandes remolques; la Sección de CIS que opera sofisticados equipos de transmisión que incluyen antenas por satélite de para facilitar los enlaces, dispone de medios con los que realizar actividades de obtención de Información y está habilitada para coordinar las acciones de Mando; la Sección de Paracaídas es la encargada de realizar un seguimiento del material para los saltos automáticos y manuales, del plegado de los paracaídas o de su mantenimiento, y la Sección de Sanidad con especialistas, ambulancias de evacuación e instalaciones sanitarias desplegables.

Bien distintos son los cometidos y capacidades de la Escuadrilla SHORAD (Short Range Air Defense). Operan con medios incorporados en los últimos años del siglo pasado pero actualizados a lo largo de las últimas dos décadas. Encuadra la Sección de Material en la que se engloban sistemas relacionados con la capacidad de Mando y Control (C2) y de gestión de las operaciones de fuego, la Sección “Spada” 2000 y la Sección “Atlas”/“Mistral”, incluyéndose entre sus medios un camión 8×8 equipado con un shelter y un mástil elevable coronado por un radar tridimensional, los afustes séxtuples para el lanzamiento de los misiles tierra-aire “Aspide” que funcionan por guiado semiactivo radar con navegación proporcional o los lanzadores dobles “Atlas” de misiles antiaéreos infrarrojos “Mistral” que, equipados con cámara térmica para su empleo durante las veinticuatro horas del día, desplazan sobre los novedosos vehículos Uro VAMTAC (Vehículo de Alta Mobilidad Táctica) convenientemente habilitados con una plataforma trasera para situar el puesto de tiro y llevar misiles estibados.

Sobre la Escuadrilla de Apoyo a la Movilidad decirles que es la encargada de asumir cometidos relacionados con el apoyo al transporte aéreo militar, la reparación de daños en aeródromos o el despliegue, montaje y operación de instalaciones y equipos que sean necesarios en asentamientos eventuales, siendo ellos los que proporcionan medios para configurar una SATA Móvil. Es una actividad que realizan al tener en su estructura elementos como la Sección de Apoyo al Transporte Aéreo Militar con especialistas que preparan distintos tipos de cargas y operan con plataformas que permiten su estiba y desestiba en los aviones que las transportarán, encargándose ellos también de preparar palets como los CDS (Cointainer Delivery System, la Sección de Controladores de Combate incluye varios equipos de controladores aéreos de combate con personal especializado en saltos en apertura manual y HALO/HAHO (High Altitude Low Opening/High Altitude High Opening) que les permiten llegar a aquellos lugares en los que se requiera de su aportación, y la Sección de Instalaciones y Material de Despliegue que está habilitada y equipada con contenedores, tiendas de campaña y otras estructuras que permiten habilitar allá donde sea necesario ubicaciones en cualquier punto para poder llevar a cabo un determinado cometido.

Completa el actual potencial del EADA un cuarto elemento, Se trata de la Escuadrilla de Defensa y Recuperación de la Capacidad Operativa (DYRCOE). En ella, cuatro elementos. Uno es la Sección de Seguridad que aporta personal y sistemas de armas con las que brindar protección a aeronaves destacadas a zonas potencialmente hostiles, dar escolta a VIP’s (Very Important Persons), establecer puntos de vigilancia y control en sus zonas de responsabilidad, o gestionar respuestas de fuego puntuales con las que neutralizar diferentes tipos de amenazas; otro, la Sección de Defensa Pasiva/NBQR en la que se opera con técnicos y equipos de protección personal para actuar en zonas contaminadas y proceder a la limpieza y descontaminación de materiales y personal; un tercero es la Sección de Recuperación/EOD (Explosive Ordnance Disposal) que es la encargada de la limpieza y reparación de áreas que hayan podido ser atacadas para que en ellas puedan continuar las operaciones de los aviones que allí se encuentran y de ofrecer capacidades como las que aportan los guías y perros especializados en la localización de explosivos o los artificieros habilitados para operar con distintos trajes de protección en labores de desactivación de artefactos convencionales o de explosivos improvisados, y la Sección de Sistemas que opera con equipos que van desde barreras electrónicas de vigilancia perimetral a cámaras portátiles con capacidad de visión diurna y térmica, operando ellos también los UAV (Unmanned Aerial Vehicle) AeroVironment RQ-11B  “Raven”.

La suma de todos esos elementos, que son muchos, y el hecho que tengan asignados un material especialmente moderno y variopinto son cualidades que brindan al EADA del EA un potencial único y determinante para el desarrollo de todo tipo de operaciones aéreas militares, incluidas entre ellas las de carácter más ofensivo.

Este artículo se publicó en el número de la Revista Táctical Online Febrero 2020.

Tactical Online Febrero 2020