Élite: Legión Extranjera francesa

Autor: Octavio Díez Cámara Fotos: LEF

Hay un grupo de militares del Ejército de Francia, l’Armée de Terre, que se identifican con el llamado “código de honor del legionario”. 

Comprende siete artículos: 

1º.-Legionario, eres un voluntario sirviendo a Francia con honor y fidelidad.

2º.-Cada legionario es tu compañero de armas, cualquiera que sea su nacionalidad, raza o religión. Lo demostrarás siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.

3º.-Respetuoso de las tradiciones, subordinado a tus jefes, la disciplina y el compañerismo son tu fuerza; el valor y la honradez tus virtudes.

4º.-Orgulloso de tu estado de legionario, lo demuestras en tu uniforme siempre impecable, tu comportamiento siempre digno pero modesto, tu cuartel siempre limpio.

5º.-Soldado de élite, te entrenas con rigor. Tu misión es sagrada y la ejecutas hasta el final; mantienes el arma como tu bien más preciado y tienes preocupación constante por tu estado físico.

6º.-La misión es sagrada, tú la ejecutas hasta el final y si es necesario, hasta perder la vida.

7º.-Vas al combate sin pasión y sin odio, respetas a los enemigos derrotados, no abandonas nunca tus muertos, ni tus heridos, ni tus armas.

Militares aguerridos

Esos siete artículos, además de conceptos, como disciplina o fidelidad, definen el “código de honor” del legionario galo. Leyéndolos queda bastante definida la tipología de combatientes que se encuadran dentro de este núcleo de élite en el que hay militares provenientes de unas ciento cincuenta nacionalidades distintas y que se nutre tanto de franceses -pocos, pues su alistamiento lo hacen a “título de extranjeros”- como de aquellos extranjeros -los más, cerca del 90%- que llegan a esta estructura militar buscando aventura, la nacionalidad francesa,…, o huyendo de situaciones precedentes que podrían incluso haber acabado con sus vidas.

Formar parte de la Légion étrangère es fruto de la voluntariedad de aquellos que así lo deciden. La Unidad mantiene un importante portal activo en Internet que está accesible incluso en varios idiomas, con explicaciones claras y detalladas de lo que les caracteriza y hacen. Los que se decidan por ingresar en ella deben conocer que tienen que estar dispuestos a firmar un contrato de trabajo inicial de cinco años, pudiendo ampliar su carrera con otros sucesivos de duración que variará entre seis y sesenta meses más, para poder pasar a retiro, y, tras diecisiete años y medio de servicio, recibir la correspondiente pensión, tras diecisiete años y medio de servicio. 

A su salario neto inicial, que es de unos mil trescientos euros, añaden más remuneración por entrenamientos fuera de sus bases, formación paracaidista, misiones en otros países y otras valoraciones adicionales que suman más ingresos. Durante los dos primeros años de servicio disfrutarán de alimentación y alojamiento gratuito, y  tienen derecho a cuarenta y cinco días de vacaciones al año.

El proceso de incorporación es fácil. Deberán, por sus propios medios,  presentarse en los centros de preselección de Aubagne o París -hay uno en el Fuerte de Vincennes y otro en el Fuerte de Nogent- o en los puestos de información -PILE, los llaman- de Lille, Nantes, Estrasburgo, Burdeos, Lyon, Marsella, Niza, Perpignan o Toulouse, todos ellos en la Francia metropolitana. No se ofrece la posibilidad de obtener de visado o de tarjeta de residencia, por lo cual los extranjeros, en función de su origen, tendrán que actuar por su cuenta en ese sentido. Sí, por el contrario, se ofrece el pasar a formar parte de una “familia” militar muy característica en la que podrán vivir una experiencia y aventura únicas, ser soldados de élite adiestrados con rigor y disciplina, y beneficiarse de un colectivo con tradiciones muy ricas y un dilatado historial.

En la actualidad, no se acepta a criminales, procesados de la justicia, etcétera, aunque los aspirantes pueden solicitar que se les reclute con una identidad diferente a la real. No se exige de ningún grado escolar, pero se les pide saber y escribir en lengua materna. Tienen que presentar certificado de nacimiento completo con filiación de menos de seis meses que preferentemente estará redactado en múltiples lenguas. La edad deberá oscilar entre diecisiete años y medio y treinta y nueve y medio; otros datos que se pueden requerir se explican en el espacio http://es.legion-reclute.com, por cierto bien estructurado y facilitando todo el proceso de los candidatos.

Importante es que un legionario extranjero puede solicitar la nacionalidad francesa a partir de 3 años de servicio, con la condición de servir de buena manera y de haber probado la voluntad de integración en Francia. Si no desean optar por ello, conservarán su nacionalidad y se les habilitará, con la carta de residente, para permanecer en el país al finalizar su contrato.

Preparación y adiestramiento

Solo se admiten candidatos masculinos. Deberán superar una serie de pruebas deportivas en relación a tracciones completas de barra o resistencia para medir la velocidad aeróbica máxima, pruebas psicotécnicas de lógica y de personalidad, y asistir a varias entrevistas personales para evaluar actitudes y motivación. Requerirán dos días para el proceso de alistamiento inicial, siete más para la evaluación de los candidatos y firma del contrato, y otros catorce para las pruebas psicotécnicas y médicas, pruebas deportivas y entrevista de seguridad y motivación que ya tienen lugar en el Centro de Selección e Incorporación de Aubagne.

Buena parte de los aspirantes son de Europa del Este, asiáticos o sudamericanos, comentándose que hoy es normal que sólo un veinte por ciento de los que lo intentan consiguen entrar. Los que hayan superado el filtro inicial y demostrado su voluntariedad son concentrados, llevando consigo unos pocos efectos personales que se determinan fehacientemente, en el 4º Regimiento Extranjero de Castelnaudary que tiene su sede en el Acuartelamiento Capitaine Danjou. 

En cada periodo inicial básico de preparación se incluirán a unos trescientos jóvenes. Se reparten, en grupos de cien, en tres compañías numeradas 1ª, 2ª y 3ª. Su nombre, Compagnie d’engagés volontaires (CEV), y su misión la misma: transformar en cuatro meses a jóvenes civiles en militares aguerridos y capaces de ser enviados a una misión operacional con la Unidad a la que sean destinados. En cada una de ellas trabajan cuarenta cuadros permanentes que son capaces de asumir el proceso de transformación de unos quinientos hombres al año.

Es un proceso de quince semanas en las que, como prioridad, se insiste en el aprendizaje del francés, en el tiro con los fusiles de asalto del calibre 5,56x45mm que serán  su arma personal -hoy los HK416F con visor Aimpoint CompM5, aunque aún quedan FAMAS con un visor de punto rojo del mismo fabricante sueco en servicio en Francia-, y en mejorar lo que es su condición física. 

Las cuatro primeras semanas concentran todo lo relacionado con su adaptación a lo que será su vida militar, a su formación inicial sobre el terreno, a transmitirles lo que significa la cultura de su Unidad o a incidir en la cohesión del grupo, por lo que además de preparación física, insisten en canciones, formaciones, teóricas, etc. La semana siguiente realizarán una dilatada marcha a pie llevando consigo diferente equipo y material, recibiendo al final, y si superan ese esfuerzo, el famoso “Kepi” blanco que les identifica respecto de otros colectivos militares galos y que complementa a la boina verde con su emblema que también les distingue de otros. Durante tres semanas más insisten en temas técnicos y prácticos tanto en Castelnaudary como en diferentes entornos próximos, trabajando sobre todo aspectos del tiro, acciones de combate en diferentes entornos pero en especial en los urbanos, prácticas con explosivos,… 

Su capacitación les llevará a cubrir una semana en la zona de Formiguere en los Pirineos para temas de montaña básicos. Seguirán después, y durante dos semanas más, incidiendo en lo que es su formación tanto técnica como práctica. Dedican otra semana más a realizar una serie de exámenes en relación con el certificado técnico básico y otra más a una marcha tipo “raid” que será el colofón a lo que será su formación inicial. La penúltima semana la dedican a lo que es la conducción de vehículos específicos. Vuelven ya en su última semana, y antes de conocer cuáles serán sus destinos, al Acuartelamiento Vienot de Aubagne donde ya habían estado durante su preselección. De ahí, su destino será convertirse en legionarios.

Intensidad y esfuerzo

Quienes se apuntan a la Légion étrangère son herederos de una larga tradición que se proyecta durante casi dos siglos y en la que han perdurado aspectos como la recluta de voluntarios de distintos países, el espíritu de Cuerpo que les da carácter o el hecho de que han sido profusamente empleados en acciones relacionadas con el imperio colonial francés. La oficialidad es toda francesa, siendo tanto la tropa como los suboficiales galos o de otras nacionalidades. Es usual que cada año se convoquen cerca de mil ochocientas plazas para cubrir las necesidades de esta estructura militar en la que hay en la actualidad unos ocho mil efectivos.

Se reparten entre distintas unidades. Su estructura de trabajo compren de un Mando, el COMLE (Commandement de la Légion étrangère) y once regimientos que forman un Cuerpo. Seis de ellos están en territorio francés y dependen, integrados en distintas brigadas interarmas, del Mando de las Fuerzas Terrestres (CFT, Commandement des forces terrestres). Participan en operaciones en el exterior (OPEX), en cometidos dentro del territorio galo (MISSINT) y en misiones de corta duración (MDC) que sean responsabilidad del Ejército francés. Dos de esos regimientos están localizados en distintos puntos del globo de interés para Francia y otros tres son formaciones con vocación específica, lo que les lleva a estar directamente subordinados al COMLE y trabajar específicamente en sus intereses; son el 1ºer Régiment étranger (RE), el 4º RE y el Groupement de recrutement (GRLE) de la Legión extranjera francesa.

Dentro del primer grupo de seis se encuentran:

*El 1er Régiment étranger de cavalerie (REC) que ocupa las instalaciones de Camp de Carpiagne cerca de las ciudades de  Cassis, Aubagne y Marsella. En su seno se imparten temas relacionados con el adiestramiento anfibio y de su orgánica hay que destacar que incluye nada menos que seis escuadrones de Caballería: uno de Mando y Logística, tres de blindados con medios tan potentes como el 6×6 AMX-10RC con cañón de 105mm, dos de reconocimiento e intervención con blindados ligeros y misiles contracarro, y uno de Reserva que cubre distintos cometidos. 

*El 1er Régiment étranger de Génie (REG) que reúne a Ingenieros de combate. Trabaja desde las instalaciones del Acuartelamiento Quartier Général Rollet de Laudun y en su seno hay cerca de un millar de especialistas, que van desde buceadores hasta técnicos en desactivación de explosivos EOD, que se reparten entre seis compañías: Mando y Logística, cuatro de especialistas y una de Apoyo de Combate.

*El 2é REG, que está estacionado en el Acuartelamiento Maréchal Koeing, en Saint Christol, y comprende una estructura similar al anterior, pues también son Ingenieros. En su caso siete compañías especializadas en tareas de construcción y demolición, y también en lo que es el combate en terreno montañoso. En su seno encontramos núcleos mucho más especializados: dos GCM (Groupement de Commando de Montagne) y un PCG (Plongeurs de Combat du Génie), este último similar a los buceadores de combate.

*El 2ème Régiment étranger d’infanterie (REI) de Nimes. Acuartelado en las instalaciones Colonel de Ghabrières, está especializado en tiro de combate táctico, intervención en zonas urbanas y acciones contundentes con blindados 8×8 VCBI y otras armas ligeras. Su estructura incluye una Compañía de Mando y Logística, cinco compañías de combate a cuatro secciones, una Compañía de apoyo de cuatro secciones -contracarro, de apoyo directo, de tiradores de élite y SAED (Section Aide à l’Engagement Débarqué)-, y una Compañía de Reserva.

*El 2e Régiment étranger de parachutistes (REP) que ocupa el Acuartelamiento Camp Raffalli de Calvi. Forma parte de la 11ª Brigada Paracaidista, por lo que su personal puede ser calificado como Infantería ligera. Son unos mil ciento cincuenta efectivos que se reparten entre ocho compañías: una de Mando y Logística, una de Administración y de apoyo, una de Mantenimiento, cuatro de combate y una relacionada con distintos apoyos regimentales.

*La 13e Demi-Brigade de Camp Larzac en el Departamento de Aveyron. Su estructura, que sería la mitad de una Brigada clásica, incluye unos mil trescientos hombres equipados con blindados 4×4 VAB modernizados. Se reparten entre una Compañía de Mando y Logística, cinco compañías de Infantería, una Compañía de Apoyo de Combate y una Compañía de Reserva; la 13e DBLE forma parte de la 6ª Brigada Ligera Acorazada.

A esos seis regimientos hay que añadir otros dos núcleos legionarios más. Son el 3e REI en Kourou -la Guyana francesa-, que incluye cinco compañías de las que dos son de Infantería de combate, y el llamado DLEM (Détachement de Légion étrangère de Mayotte) que está en la isla de Mayotte en la zona del canal de Mozambique e incluye una Compañía de Mando y Logística y una Compañía de Infantería que recibe personal de otras unidades de la estructura en rotaciones de cuatro meses.

Este artículo ha sido publicado en la Revista Tactical Online Marzo 2021

Tactical Online Marzo 2021