El Coronel retirado Art Nalls pilota su propio Harrier

Art Nalls ha tenido una larga vida dedicada a volar. Su adicción al cielo le ha llevado a culminar una gran carrera militar y a emprender una increíble aventura después de retirarse.

Al retirarse de la marina, creo su propia empresa de inversiones con un gran éxito, y eso le ha dado libertad para poder hacer lo que realmente le gusta.

Tras asistir a innumerables exhibiciones aéreas, se decidió por adquirir su primera aeronave, un Jack 3 ruso, proveniente de la Segunda Guerra Mundial.

Avión Jack 1
Avión Jack 3

Nalls tras cuarenta años de carrera militar donde ha volado como piloto de combate y posteriormente como piloto de pruebas no podía imaginar que tendría la oportunidad de adquirir su propio Harrier.

Tras un programa de recortes en el Reino Unido que deja fuera de utilización el Harrier, se embarca en la aventura de adquirir una unidad, el modelo, un SEA HARRIER.

Avión Sea Harrier
SEA HARRIER (military-today.com)

Sin perder la oportunidad que le brinda la llamada de un colaborador, se desplaza al Reino Unido y ver que la oportunidad era real, contactó con la Agencia Aérea Norteamericana (FAAR en sus siglas en inglés) para saber si podía pilotarlo en los Estados Unidos como piloto privado. Tras una llamada de teléfono donde su interlocutor al principio no pudo parar de reírse, le pregunto, «Lo primero es conocer cual es su historia, ¿Qué experiencia en vuelo tiene?» tras explicarle el Coronel que como piloto de los marines tenía más de 400 aterrizajes en portaaviones, y había pilotado como piloto de pruebas B52s, C141s, F15s, F16s, A7s. En ese momento le detuvo y le dijo «le vamos a dejar pilotar el avión, pero debe saber que es una gran responsabilidad. Además estas muy cerca de Washington DC, te vamos a controlar como si fuéramos un águila» «Al menor error te retiramos la licencia», concluyó.

Avión_C141
Avión_C141

La tarea de restauración del Harrier le llevó 13 meses .

Mucha gente dudó del proyecto desde el principio y no dudaron en decírselo. Para el, el único momento de duda fue instantes antes de realizar el primer vuelo de prueba, con una pista de poco más de 1.200 metros, el punto de no retorno para el despegue se presentaba demasiado cercano. Art repasó en un instante toda su carrera en la Armada y dudó de si seguía teniendo los reflejos y la vista suficiente para pilotar un avión de combate.

El vuelo fue un completo éxito y hoy en día Art cuenta ya con 3 Harrier. El segundo a punto de estar operativo y el tercero esta en pleno proceso de restauración.

Reportaje de Art Nalls y su azaña (inglés)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.