Archivo de la categoría: entrenamiento

“Jabalí 2019”, el GAR y las FAMET se adiestran juntos

Autor:       Octavio Díez Cámara

A más de uno le podrá chocar el nombre que se le ha dado a un reciente ejercicio en el que ha participado la Unidad de Operaciones Especiales de la Guardia Civil, el Grupo de Acción Rápida (GAR), y el Batallón de Helicópteros de Maniobra (BHELMA) III de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), la Unidad con medios aéreos más modernos del Ejército español.

“Jabalí” en singular o en plural es, además del nombre de la mascota “Itza” que adoptó hace unos pocos años el primero de los anteriores, como en diferentes ámbitos se identifica a los componentes del GAR que durante muchos años se especializaron en la lucha contra el terrorismo de ETA y que ahora centran su labor en cometidos de lo más variado que les llevan también a participar en misiones más allá de nuestras fronteras.

Este último cometido, que les capacita para formar a núcleos de élite en otros países o a desarrollar cometidos de vigilancia y escolta de VIP’s (Very Important Persons) -entre otras misiones- para las que se requiere de unos profesionales especialmente adiestrados y muy motivados, ha sido uno de los orígenes del ejercicio de adiestramiento del que les vamos a hablar en estas páginas, pues está previsto que pronto un nuevo contingente del GAR se traslade a Iraq para desarrollar allí una serie de cometidos que se enmarcan dentro de lo que les caracteriza.

Se da la circunstancia que ambos núcleos, el primero de agentes de la Benemérita y el segundo de tripulaciones del ET, tienen sus respectivas sedes en la zona de la ciudad riojana de Logroño, no muy lejos unos de otros. El personal del BHELMA III, que opera con los helicópteros de maniobra NH-90 que es el material más reciente y moderno de su tipo en uso en España, está preparándose para desplegar, probablemente a mediados de 2020, en territorio iraquí. Por ese motivo, que seguramente hará que guardias civiles del GAR se vean involucrados en operaciones en las que haya también tripulaciones y aparatos del BHELMA III, se ha realizado un primer acercamiento entre ambos núcleos de élite. Allí estuvo quien estas líneas escribe para “TACTICAL-Online”.

Operación compleja

Para promover el conocimiento mutuo de guardias civiles y militares se planteó un supuesto de adiestramiento especialmente complejo en el que ambos colectivos tenían que dejar clara su valía. El planteamiento del mismo, al que seguramente van a ir siguiendo otros en los próximos meses dada la proximidad de sus acuartelamientos y el hecho de que unos pueden aprender de otros y viceversa, se enmarcaba en un supuesto derribo de una aeronave propia. La caída, en una zona donde operaban grupos de insurgentes y terroristas especialmente hostiles, había acabado con la captura de uno de los pilotos que era retenido en un emplazamiento desconocido. Con ayuda de elementos varios, que van desde inteligencia humana (HUMMINT, Human Intelligence) a reconocimientos por satélite, se había logrado posicionar al retenido en un área determinada.

Con ese conocimiento previo había que organizar una arriesgada operación de liberación y rescate, y ese era el primer objetivo de “Jabalí”. Antes de acometer esa acción, en la jornada del 19 de noviembre personal del GAR se trasladó al acuartelamiento “Héroes de Revellín” de Agoncillo (La Rioja), que es donde se asienta el BHELMA III, para ser partícipe de una conferencia, donde se les expusieron las capacidades y cualidades de los helicópteros en los que se desplazarían, un de una serie de prácticas en seco. En estas últimas, pudieron ejercitarse en los movimientos propios del embarque y desembarque, en un modelo caracterizado por una rampa trasera que facilita esa acción, y así memorizar lo que debían hacer en una hipotética acción. Todo el grupo de agentes practicó para situarse en los asientos del interior y poder desplegarse en el objetivo con rapidez.

En la tarde del día 19, como se había planteado ya en una reunión de programación y coordinación que tuvo lugar el día previo, se programó un vuelo táctico de dos aparatos NH-90 “Caimán” convenientemente artillados cada uno con dos ametralladoras pesadas M3M del calibre 12,70x99mm (.50 Browning) que dan cobertura contra objetivos terrestres y pueden incluso batir a aparatos similares. En ellos, simulando una operación real de inserción, viajaban, además de las tripulaciones formadas por piloto, copiloto y dos artilleros en cada helicóptero, personal del Equipo de Tiradores de Precisión (ETP) del GAR, formado por un binomio de guardias civiles, y dos miembros de las FAMET. En un tránsito, o inserción aérea, que duró unos veinte minutos se les llevó a un punto próximo al PEFE (Polígono de Experiencias para Fuerzas Especiales) que la GC tiene cerca de Logroño y que se habilitó como objetivo. Desde el punto de toma, los cuatro militares, progresaron en una infiltración a pie los casi cinco kilómetros que les separaban de donde querían posicionarse, tránsito, que para evitar la acción de patrullas convencionales reales -personal del BHELMA III- que vigilaban la zona, realizaron con lentitud y máxima seguridad, lo que les llevó casi cinco horas de navegación terrestre especialmente cuidada y segura.

Sorteando el dispositivo de vigilancia móvil, lo que requería que los insertados cambiasen de posición continuamente y tuviesen la mejor percepción de su zona de control, llegaron a la valla perimetral del recinto. Evaluaron cuál era el mejor lugar de acceso y progresaron hacia el interior, buscando la mejor posición para lo que pretendían. Establecieron un punto de reagrupamiento en unas ruinas, donde dejaron buena parte de su equipo más pesado que llevaban en unas voluminosas mochilas, y se trasladaron a un lugar cercano donde situaron un puesto de observación y tiro. Con sofisticados medios de vigilancia óptica y optrónica, que les permiten ver incluso de noche aquello que es su interés para tener una cierta percepción de lo que acontece en un determinado lugar, observaron y observaron. Buscaban donde podía encontrarse el piloto y sus captores, transmitiendo en tiempo real, gracias a distintos equipos de comunicaciones tipo Harris AN/PRC y SIRDEE (Sistema de Radiocomunicaciones Digitales de Emergencia del Estado) que llevaban consigo, datos hacia un Puesto de Mando en Agoncillo desde donde un grupo seguía los acontecimientos para un mejor planeamiento y ejecución del rescate. Los observadores del GAR localizaron finalmente al piloto, que estaba localizado con un grupo de captores en un contenedor concreto, y pasaron la ubicación a sus mandos.

Buena coordinación

A primera hora de la mañana del día 20 otros dos “Caimán” partían desde su Base. Llevaban en su interior a un Equipo de Despliegue Rápido (EDR) del GAR con una veintena de efectivos equipados y armados para una acción rápida, potente, discreta y neutralizadora. Los aparatos llegaron hasta un punto de toma (LHZ, Landing Helicopter Zone) y el personal desembarcó con rapidez. El EDR se repartió en varios grupos de asalto que avanzaron, de forma coordinada, por varios puntos de las instalaciones. Limpiaban las distintas zonas y progresaban hacia donde estaba el objetivo. El binomio de tiradores, desde su ubicación y aprovechando las capacidades de un rifle de cerrojo del 7,62x51mm que llevaban con ellos, tenía asignado, además de mandar información en tiempo real -número de hostiles, sus armas, rutinas,…, para elaborar un mapa de riesgo preciso- para su aprovechamiento inmediato, el neutralizar/eliminar a los centinelas en el momento previo a la liberación -se simuló un maniquí con un globo que reventaría al recibir el impacto del proyectil de 168 grains-. Se produjo un asalto en el que el GAR neutralizó la amenaza para acabar con los captores y liberó al piloto retenido, acción en la que se simuló que uno de los guardias civiles era alcanzado por el fuego adversario. Se pudieron así activar todos los protocolos ya programados y personal con capacitación sanitaria, del Equipo TCCC (Tactical Combat Casualty Care) del GAR, procedió a estabilizar al herido y a prepararlo para su rápida evacuación del lugar. Protegido por otros compañeros que lo “encapsulaban” fue trasladado a un NH-90 para sacarlo de allí con la máxima presteza y poder llevarlo, ya que estaba estabilizado y atendido, a unas instalaciones sanitarias donde recibiría las curas necesarias para su restablecimiento.

El resto de componentes del EDR se trasladó a un punto de extracción donde embarcó en otro helicóptero para iniciar su vuelo de regreso, recuperándose también en otro punto cercado a los cuatro militares que había permanecido toda la noche en la zona para, sobre la base del personal del ETR, aportar la capacidad de hacer fuego efectivo y eficaz, obtener información y conforma un elemento de alerta tempana de notable eficiencia.

Acabó así “Jabalí 2019”. La experiencia seguro que dará lugar a muchas “lecciones aprendidas” entre los dos colectivos que participaron. En futuros adiestramientos y ejercicios se mejorarán algunos aspectos y se avanzará, como así corresponde, a una interacción mutua mucho más elaborada. El que GAR y BHELMA III hayan trabajado juntos en este adiestramiento supone un punto inicial desde el que avanzar hacia todas aquellas situaciones que puedan devenir en un futuro.

Este artículo fue publicado en el artículo de la Revista Táctical Online Diciembre 2019.

Tactical Online Diciembre 2019
Tactical Online Diciembre 2019

LOS “SCOUT SNIPER” DEL CUERPO DE MARINES ESTADOUNIDENSE

Autor:   Octavio Díez Cámara Fotografía: Octavio Díez Cámara, USMC

A través de numerosas fuentes abiertas se nos han hecho llegar narraciones que versan sobre las capacidades únicas de los tiradores de élite del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps). Es personal, que como otros militares de su misma organización se caracteriza por unos grados de adiestramiento, motivación, moral o dedicación que son conocidos a nivel internacional, dotado con unas cualidades únicas que muchos conocen a través de la filmografía estadounidense. Otros, hemos tenido la oportunidad de visitar sus centros formativos, compartir ejercicios y maniobras con ellos, y, en términos generales, conseguir una mejor aproximación a lo que son, lo que hacen y les caracteriza.

En estas páginas voy a hablarles de los Scout Sniper que son lo que, en términos generales, conocemos como tiradores de alta precisión. Suelen trabajar organizados en equipos y en beneficio de distintas organizaciones de su propia estructura militar y en determinados casos se les asignan misiones encubiertas en la que actúan en binomios o en pequeños equipos para intentar pasar desapercibidos a terceros. Lo que les caracteriza, pues llevan consigo rifles de precisión que en la mayoría de casos son de accionamiento por cerrojo, es el poder hacer frente a personas o sistemas del despliegue adversario y aplicar en esos objetivos su capacidad de precisión quirúrgica.

Para obtener el mejor potencial humano se selecciona a aquellos candidatos, qué por su perfil o servicios realizados, presentan las mejores capacidades personales para lo que se buscará de ellos. Se les prepara en sus cometidos y se les adiestra para su labor específica. Con el tiempo, van realizando servicios reales, superando cursos de preparación en distintos entornos y exigencias, adquiriendo experiencia, …, evolución que incide en que su técnica, táctica y procedimientos sean los mejores para sus cometidos y misiones.

Estas páginas van a servir para explicarles cuál es el proceso inicial de su capacitación, el que se conoce como Scout Sniper y que les capacita para integrarse en los pelotones de los batallones de Infantería, de las unidades de reconocimiento o hasta llegar, como punto máximo de lo que sería su aspiración laboral, a ser partícipes, tras desarrollar una preparación distinta, de las cualidades de excelencia de las unidades de Operaciones Especiales del MARSOC (Marine Corps Forces Special Operations Command).

Un disparo, un blanco

Estos militares suelen integrarse en las diferentes estructuras que se constituyen tomando elementos de las divisiones del USMC. Tienen que prepararse para lo que se les demandará, y en ello nos vamos a centrar en estas explicaciones. La capacitación inicial con las que inician su progresión profesional recibe la designación Curso Básico de Tirador Explorador (SSBC, Scout Sniper Basic Course) y la codificación M0281Z9 dentro de las especialidades que caracterizan a los Marines. Alguno podrá en función de sus cometidos de liderazgo, realizar posteriormente el designado Curso de Líder de Equipo Tirador Explorador (SSTLC, Scout Sniper Team Leader’s Course) y/o el Curso de Líder de Unidad Tirador Explorador (SSULC, Scout Sniper Unit Leaders Course), siendo respectivamente la duración de estos últimos de seis y dos semanas; los que asisten al SSTLC se centran su aprendizaje en temas como planificación de misión o apoyo a otros sistemas de armas, mientras los que participan en el SSULC dirigen su esfuerzo a conocer las capacidades y limitaciones del tiro de alta precisión o en la participación en lo que son Operaciones de Contrainsurgencia o de las Unidades Expedicionarias de Marines con capacidad de Operaciones Especiales (MEU/SOC, Marine Expeditionary Unit/Special Operations Capable).

Mucho más larga es la capacitación inicial, la designada SSBC. Son entre diez y once intensas semanas las que se dedican a impartir lo que es la formación teórica y práctica específica. De lo que es la gestión general se ocupan organizaciones como el Batallón de Adiestramiento con Armas (WTB, Weapons Training Battalion) que está adscrito al Mando de Adiestramiento. Este último es el que se encarga de organizar la Escuela de Instrucción Tirador Explorador (SSIS, Scout Sniper Instruction School) que suele desarrollarse en las instalaciones que tienen en la enorme Base de Quantico en Virginia, en la costa este de los Estados Unidos. Usualmente, en el emplazamiento conocido como “Camp Barrett” se realiza una edición cada año y a la misma se admiten, según datos de hace unos pocos años, a treinta y dos aspirantes para el SSBC.

Sergeant Eric Fraser and Sergeant Aaron Martin, scout snipers, Ground Combat Element, Black Sea Rotational Force 12 practice marksmanship skills with soldiers from the Israeli Defense Force during Exercise Noble Shirley in Tel Aviv, Israel July 11. Noble Shirley is an annual exercise designed to exchange ideas, improve interoperability, understanding and cooperation between the Israeli Defense Force and U. S. military. Black Sea Rotational Force 12 is a Special-Purpose Marine Air-Ground Task Force with crisis response capabilities deployed to the Black Sea, Caucus and Balkans region to enhance interoperability and promote regional stability.

Además de las instalaciones de Quantico, la preparación de los cursos básicos, que tienen un índice de bajas a lo largo de su desarrollo del orden del sesenta por ciento o superior en algunos casos, se realiza también en el marco del Batallón de Entrenamiento Avanzado de Infantería (AITB, Advanced Infantry Training Battalion) de la Escuela de Infantería (SOI, School of Infantry West) de la Base californiana de Camp Pendleton, en la costa oeste del país. Asimismo, se han realizado estos cursos en lugares como las instalaciones AITB de “Camp Geiger” en Carolina del Norte o en la Base del USMC en Kaneohe (Hawaii) donde es usual se programen dos ediciones al año para grupos más compactos de personal.

Por la naturaleza de la misión de los tiradores de precisión del USMC, que no olvidemos es una organización militar, se les prepara tanto en el aspecto psicológico como en el físico. Esa capacitación se hace para que puedan operar de forma independiente y avanzados respecto de sus compañeros en el campo de batalla. Se les exige que sean pacientes y sepan esperar la mejor oportunidad de alcanzar el objetivo seleccionado; en tiro en sí mismo es sólo el diez por ciento de lo que supone ser un tirador de élite.

A 26th Marine Expeditionary Unit (MEU) Maritime Raid Force Marine engages a long distance target with an M40A5 sniper rifle at a range in Jordan, June 10, 2013. Exercise Eager Lion 2013 is an annual, multinational exercise designed to strengthen military-to-military relationships and enhance security and stability in the region by responding to modern-day security scenarios. The 26th MEU is deployed to the 5th Fleet area of operations as part of the Kearsarge Amphibious Ready Group. The 26th MEU operates continuously across the globe, providing the president and unified combatant commanders with a forward-deployed, sea-based quick reaction force. (U.S. Marine Corps photograph by Sgt. Christopher Q. Stone, 26th MEU Combat Camera/Released)

Desde el punto de vista operacional, actuarán en el rol de observador -el que busca los objetivos y obtiene datos de su distancia, comprobando también los resultados del tiro- o en el de tirador -el que ejecuta, en el momento más adecuado, la acción de fuego-. Agrupados ambos conforman un Equipo de dos miembros, siendo uno el que realiza la actividad principal y el otro el que le complementa con sus indicaciones, aunque en buena parte de los casos pueden intercambiarse entre sí. Entre ocho y diez equipos constituyen un Pelotón. Con su arma principal, los rifles de cerrojo tipo Remington M40 y los semiautomáticos Knight’s Manufacturing M110, ambos del calibre 7,62x51mm (.308 Winchester), están cualificados para batir objetivos hasta mil yardas- unos novecientos metros-. Con rifles semiautomáticos antimaterial Barrett Firearms M107 del 12,70x99mm (.50 Browning) pueden realizar impactos certeros contra objetivos a kilómetro y medio de su localización; sabemos que han estado valorando armas del .300 Winchester Magnum y del 6,5 Creedmore, aunque oficialmente no son las que les caracterizan.

Actualmente, hay en activo, según fuentes abiertas, unos tres centenares de Scout Sniper, por lo que hay que seguir formando nuevos especialistas con los que cubrir las bajas que, por ascenso o cambio de destino, pueden producirse en las estructuras donde se les concentra. Decirles que los graduados, cualificados internamente con el apelativo HOG (Hunter of Gunmen), tienen que ser capaces de salir airosos de una preparación que les capacita como élite y que es una de las más exigentes dentro de los Marines; deben alcanzar blancos a distancias conocidas, hacerlo a otros en las que desconocen ese ratio o superar una prueba en la que deben moverse sin ser detectados, de forma discreta y en menos de tres horas, desde una ubicación situada a ochocientas yardas -1 yarda son 0,9144 metros- a otra que distará doscientas del objetivo, disparando tres veces sobre un blanco situado en un puesto de observación en el que están los instructores intentando localizar su presencia.

Preparación inicial

El designado SSBC tiene como objetivo el capacitar a pequeños núcleos de  Marines, que en la mayoría de los casos ya destinados a los pelotones Scout Sniper de los batallones y habiendo realizado una preparación inicial de dos semanas en sus funciones, para trabajar dentro de las estructuras de los pelotones de especialistas de tiro de alta precisión de los batallones de Infantería. También podrán trabajar en el seno de las unidades de reconocimiento -los “Recon” de compañías y batallones específicos-.

Su adiestramiento específico busca imbuirles de los fundamentos básicos del empleo de armas largas específicamente diseñadas para impactos muy certeros, el despliegue en distintos escenarios sin que sus características dificulten su progresión, el empleo de comunicaciones específicas que permitan mantener enlace constante con el Mando, su cooperación con organizaciones de apoyo de fuego para centrar los impactos en los objetivos, la navegación terrestre en terrenos complejos y las condiciones de combate propias de las operaciones de los “sniper”.

Perched on the flightdeck of USS Bonhomme Richard, a Marine sniper from Scout Sniper Platoon, Weapons Company, Battalion Landing Team 1/4, 13th Marine Expeditionary Unit, scans the area around Pier 2, Naval Station San Diego. Snipers were part of the Anti-Terrorism Force Protection Exercise, which was designed to challenge Marines and Sailors to respond to various terrorist threats, Oct. 25-26.

Los voluntarios aspirantes a la realización del Curso inicial deben superar unas pruebas físicas específicas y obtener en ellas una calificación sobresaliente. Tienen que ser cabos LCpl (Lance Corporal), sargentos con el rango GySgt (Gunnery Sergeant) u oficiales que posean la capacitación militar operacional (MOS, Military Occupation Specialities) 0203 o 03XX, admitiéndose tanto personal en activo como reservistas. Además, se les exige que presten un servicio mínimo de dos años después de graduarse, que no hayan recibido apercibimiento durante los últimos seis meses, que tengan en activo su capacitación como tiradores expertos de fusil de asalto –Rifle Expert-, que tengan buena visión en ambos ojos o que no presenten problemas médicos o mentales. Es recomendable que su currículo personal incluya formación previa específica en navegación terrestre, patrullas de Infantería, observación avanzada básica o reconocimiento. Su instancia debe ir firmada por sus superiores en sus pelotones, secciones, compañías y hasta por el máximo responsable del Batallón al que estén adscritos.

Además, en la mayoría de los casos y en función de lo que sea posible, se recomienda que hayan completado previamente una capacitación que les será de utilidad. Se la llama Pre-Scout Sniper Course y de ella se encargan los centros divisionarios de preparación para el combate (DCSC, Division Combat Skills Center). Se trata de seis semanas intensas en las que trabajan con rifles de cerrojo y semiautomáticos en el tiro contra objetivos a distancias conocidas, trabajando tirador y observador para conseguir impactos contra blancos fijos a 300, 500, 600, 700, 800, 900 y 1.000 metros, y contra blancos móviles a distancias de entre 300 y 800m; también, se familiarizan con las diferentes posiciones de tiro en la navegación terrestre tanto diurna como nocturna.

Aquellos que sean considerados como candidatos reciben una lista con una serie de materiales concretos esenciales que deben llevar con ellos al Curso Básico -cuchillo, casco, porta placas, poncho, pintura de camuflaje, binoculares, cuerdas, uniformidad “ghillie suit” completa, trípode de tiro, spray de pintura y un largo etcétera de objetos y prendas- para poder superar con éxito las clases formativas.

Un plantel de experimentados instructores se encarga de gestionar una preparación eminentemente práctica, con algunas teóricas y sobre todo con ejercicios de campo. Se desarrollan tres fases dentro del SSBC. La primera se centra en lo que es la preparación de equipo, sus tareas, la navegación, balística, estimación de distancias y el disparo contra objetivos fijos y móviles, de forma que de treinta y cinco cartuchos alcancen con al menos veintiocho proyectiles la zona negra de sus blancos. En una segunda buscan que aprendan a camuflarse ellos y a su material, a buscar las mejores posiciones de tiro o a estimar cual método es mejor para alcanzar un objetivo prefijado, incidiendo en alcanzar blancos de tipo metálico localizados a distancias desconocidas, un esfuerzo que acaba con buena parte de los candidatos; por su parte, en la tercera se les enseñan temas como las tareas de cada componente del Equipo o la planificación, coordinación y ejecución de sus misiones.

Si superan este adiestramiento básico se les confiere la especialidad militar MOS 0317 que es de tipo secundario y les capacita para generar disparos de largo alcance y precisos sobre blancos seleccionados -equipo de Mando y Control, blindados, sistemas radar de Defensa Aérea, lanzadores de misiles, determinados sujetos, …-, detectar y confirmar objetivos, calcular distancias, validar condiciones ambientales, llevar a cabo misiones de reconocimiento y vigilancia u obtener información. Los Scout Sniper del USMC son élite del tiro y se preparan, con prácticas y otras formaciones, para ejercer su “poder” sobre aquellos blancos que requieran de sus aptitudes y excelente precisión.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2020.

Entrena en seco con el sistema Mantis

Autor: Tactical Online y José M. Gutiérrez.

A cualquier poseedor y aficionado a las armas de fuego, sea por una necesidad profesional y/o deportiva, toda esta situación de confinamiento por el coronavirus le está perjudicando, también, en sus habilidades con el arma de fuego.

Queremos contribuir con “nuestro granito” de arena y proponerte una serie de entrenamientos en seco, para hacerte más ameno el confinamiento e intentar paliar la falta de entrenamiento.

El entrenamiento en seco es, casi siempre, esa “asignatura pendiente” que tenemos. Ya que a todo el mundo le apetece pasar un tiempo en la galería o campo de tiro practicando fuego real. Ahora es el momento de redescubrirlo.

Para ello se nos ha ocurrido contactar con José M. Gutiérrez, reciente ganador del sistema Mantis X10 en SICUR en el stand de AASIAS.com distribuidor en España para la marca. Él es uno de esos héroes anónimos que estos días ayuda a mantener la ciudad de Madrid segura y a que unas pocas personas sin escrúpulos se lo piensen dos veces antes de fallarle al resto de conciudadanos.

El entrenamiento en seco

Consiste en la manipulación de armas de fuego sin presencia de cartuchos reales. Existen varias razones para habituarse a esta práctica. El coste de la munición, el tiempo empleado en ir a un campo de tiro o la dificultad de encontrar uno donde podamos entrenar. Más práctica igual a mayor perfección en el uso con armas de fuego.

Sin fuego real, un tirador puede enfocarse en cosas que con la detonación de un disparo son mucho más difíciles. El sonido de una o varias armas de fuego, casquillos volando, la posición de otros tiradores, son multitud de distracciones que dificultan entrenar la presión del disparador, su recorrido o el perfecto desenfunde del arma.

Durante los años setenta del pasado siglo, el gobierno del apartheid en Sudáfrica, sufrió un duro embargo durante el cual, no pudo importar munición. Como un experimento, el Ejército dividió a los reclutas entre los que hicieron su entrenamiento normal con fuego real, y otros que no pegaron un solo tiro. Solo entrenamiento en seco. En sus exámenes finales, las puntuaciones más altas se consiguieron por el grupo de tiro en seco. Todos sabemos que el combate con armas de fuego no solo depende de tu habilidad con las armas, pero si no tienes habilidades en su manipulación, difícilmente podrás realizar todo lo demás.

Recuerda siempre empezar con las normas de seguridad, retirar munición real y vaciar cargadores y recámara, y volver a revisar que no hay cartucho en ella. Usar munición de entrenamiento y/o varilla de entrenamiento.

José Miguel G. Nos propone los siguientes ejercicios:

1.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo.
     – Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos, finalizamos revisando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.
1M.- Mismo ejercicio que el anterior, añadimos sistema MANTIS. Añadimos disparo. Armas con sistema de aguja lanzada solo se podrá efectuar un disparo, salvo que se instale un sistema disparador que permita encadenar, sistema browning encadenar doble tap sobre un mismo objetivo.
    -Misma dinámica que en el caso anterior en cuanto a tiempos de trabajo, secuencias, etc.

Sistema Mantis: En este ejercicio, a través del modo “desenfunde” de la aplicación, podremos medir los tiempos en cada fase del disparo. Primera vez en tocar el arma, Extracción de la funda, presentación y ángulo vertical al objetivo y disparo. Esto nos ayudará a mejorar cada fase, sin que ninguna perjudique a la anterior. No sólo podremos saber cuanto tardamos en desenfundar y disparar. Si no, cuanto tiempo empleamos en cada movimiento, además del ángulo que describe en cada disparo nuestro arma.


2.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo.
    -Trabajamos el empuñamiento correcto a una mano, liberación de los sistemas de seguridad, extracción y presentación del arma hacia la zona conflicto, efectuamos 1-2 tap en función del sistema de nuestro arma. Partimos de posición de “entrevista”. Usamos sistema MANTIS. Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
-Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos verificando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo. Trabajamos control del disparador.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


3.- En búsqueda, localizamos objetivo, extendemos brazos, disparo. Usamos sistema MANTIS.
    -Trabajamos presentación del arma, disciplina de dedo y control del disparador.
Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de búsqueda. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Trabajamos control del disparador.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.

4.- En búsqueda, localizamos objetivo, extendemos brazos, disparo 1 – 2. Recarga de “emergencia” Usamos sistema MANTIS.
    -Trabajamos presentación del arma, disciplina de dedo y control del disparador.
Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de búsqueda. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Trabajamos control del disparador. Recarga de “EMERGENCIA”.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


5.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo. Trabajamos transición negativa.
     -Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”. Tras dirigir el arma hacia el objetivo simulamos que este se deshace de su arma y se dirige a manos vacías contra nosotros. Sacamos bastón ASP en close mode. Lanzamos un check y un weapon straight.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos enfundando de nuevo nuestra ASP e iniciamos otro ciclo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


6.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo. Trabajamos transición negativa.
     -Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”. Tras dirigir el arma hacia el objetivo simulamos que este se deshace de su arma y se dirige a manos vacías contra nosotros. Sacamos bastón ASP en open mode. Lanzamos dos weapon straight.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos enfundando de nuevo nuestra ASP e iniciamos otro ciclo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.
Precaución con el trabajo en open mode.


7.- De espaldas al objetivo, aplicamos ciclo OODA localizando un punto de conflicto/amenaza, damos media vuelta, desenfunde y disparo. Usamos sistema MANTIS, modo pro-timer.
Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    –  Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, intentamos todo este trabajo en “rojo”.


8.- Partimos en búsqueda, estático, elevamos al objetivo/amenaza y efectuamos dos disparos – uno en el caso sistema Glock sin modificar disparador – replegamos y repetimos. Usamos sistema MANTIS.
    -Velocidad verde.
    -Por tiempo: 5´. Buscamos tratar cada ciclo de fuego como único, aislando cada ciclo del anterior. Estudiamos cada maniobra que hacemos para ver si es correcta y posteriormente analizar en la App nuestro trabajo.

Conclusiones: Analizamos la sesión, tomamos notas. Apuntamos los aspectos a mejorar para la siguiente sesión. Reforzamos nuestras fortalezas.

Tactical Online Abril 2020Este artículo fué publicado en el número de la Revista Táctical Online Abril 2020.

Revista Tactical Online Abril 2020

Como mantener una plantilla entrenada y actualizada en Dispositivos Electrónicos de Control

Autor: Javier Galán. Fotos: VirTra

Desde hace unos años es cada vez más común la incorporación de Dispositivos Electrónicos de Control (DEC) en las diferentes plantillas de Policía españolas. 

Permiten afrontar situaciones concretas donde es muy importante disponer de elementos de contención de individuos violentos.

Estos enfrentamientos con sujetos peligrosos y violentos, requieren de una formación a la altura. Suelen ser situaciones de confrontamientos físicos que, muchas veces, tienen como protagonistas a sujetos portando armas blancas y muy peligrosos, por lo que su neutralización requiere de la máxima precisión.

Los DEC lanzan dos dardos a una distancia de hasta 7 metros, teniendo que impactar sobre el agresor para ser efectivos. A esto hay que sumarle que requieren de cierta distancia entre las sondas para permitir su máximo rendimiento.

La formación en su uso, como la de cualquier arma reglamentaria, debe ser constante y actualizada. En el caso de los DEC esta formación muchas veces se ve mermada por su alto coste -actualmente 70€ cada carga- y por la necesidad de la recreación de situaciones de alta violencia y movilidad para entender los conceptos necesarios y maximizar la efectividad de los adiestramientos.

Desde hace unos años, los simuladores ocupan un lugar imprescindible en aquellas formaciones que requieren la recreación de las más diversas situaciones que, por peligrosidad, coste o disponibilidad, no pueden incluirse en la actividad de instrucción real.

Los simuladores de tiro para policías y militares están generalizados en el mundo occidental y poco a poco van entrando en España. 

Poder recrear escenarios de enfrentamientos armados de día o de noche, con uno o múltiples agresores, con los más diversos escenarios, permite que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas estén preparadas para cualquier eventualidad que requiera el uso de arma de fuego.

Desde hace unos años, los simuladores de tiro han dado un paso más con los denominados simuladores de toma de decisiones. Actualmente, los simuladores de tiro más avanzados permiten la recreación de múltiples escenarios en cualquier condición, pero además, permiten que el instructor decida qué camino va a seguir el alumno, en tiempo real, según las reacciones que presente ante la situación a la que se enfrenta. 

Por poner un ejemplo, si un policía llega a una situación con un “tirador activo”, el escenario, a manos del instructor, se verá modificado según las acciones y reacciones que vaya realizando el alumno. Si el policía no indica verbalmente a todos los afectados lo que vaya encontrando a su camino, no llama por radio nada más llegar para informar de la especial situación del escenario, o no da las instrucciones precisas al agresor, cuando se enfrenta a él, el desenlace final podría ser fatal.

Ahora se da un paso más. A todas las funcionalidades de un simulador de tiro y toma de decisiones, se incorpora la capacidad del uso de las armas no letales.

El DEC en un simulador de toma de decisiones

Cuando nos enfrentamos a una situación de alta agresividad, desconocemos que procedimientos y que tácticas deberemos emplear. El incidente puede iniciarse con el arma de fuego en la mano y desescalar hasta la detención. También puede iniciarse con órdenes verbales y evolucionar hasta el uso del DEC. Para cualquiera de estas situaciones, el uso de un simulador de toma de decisiones, convenientemente dirigido por un instructor formado al efecto, es óptimo en la recreación de escenarios y su aprendizaje e interiorización.

El simulador de tiro y toma de decisiones VirTra permite entrenar cualquier situación.

VirTra ha desarrollado los cartuchos de simulación V-TX2™ y V-26XP™ que funcionan directamente sobre los DEC Axon Taser X2™ y X26p™ respectivamente. También disponible para Taser T7™.

Tan sólo debemos introducir estos cartuchos en el dispositivo y ya estamos preparados para enfrentarnos, de la mano de este avanzado simulador, a cualquier escenario.

Esta experiencia supone un avance fundamental en el entrenamiento de plantillas policiales ya que nos permite recrear escenarios donde no solo el DEC está presente. También permite recrear escalada y desescalada de las situaciones, a criterio del instructor, opción que en la vida real sería casi imposible.

Durante la simulación podremos recrear todas las posibilidades que nos ofrece un DEC en  un operativo/incidente real, posibilidad de utilizar dos cartuchos V-TX2™ e interactuar con aquellos que son el objetivo a neutralizar. Se puede realizar el arco eléctrico disuasorio y cross-connect, recreando el fallo de una de las sondas de un cartucho, pudiendo cerrar el circuito con alguna de las sondas de la segunda carga.

Formación en DEC y certificaciones

Cada vez más plantillas dentro y fuera de nuestras fronteras desarrollan su propio programa de adiestramiento que, basándose en la formación básica que proporcionan algunas marcas, expanden y adecúan a sus necesidades. 

Algunas comunidades autónomas, como Canarias, pionera en el uso de DEC’s, han desarrollado todo un programa formativo en su Academia y es obligatorio contar con su título para poder utilizar esos sistemas en las diferentes policías de esa Comunidad.

Esto, que cada vez se expande más en nuestro país, es habitual en naciones de nuestro entorno. Es fundamental adecuar a las necesidades particulares de cada sociedad, leyes y protocolos de actuación de cada plantilla la utilización de nuevas armas.

Organizaciones como el United States Border Patrol o los United States Marshals utilizan los simuladores de toma de decisiones VirTra para certificar a sus agentes en el uso de DEC y también en las posteriores recertificaciones. Su empleo permite ahorrar cientos de miles de dólares cada año. Además, frente lo que sucedía hace años, se consigue una formación más precisa y continuada.

¿Cuánto cuesta mantener una plantilla formada en el uso de los DEC?

Imaginemos el coste de una plantilla de 1000 policías, o una Academia por donde necesiten ser formados y reciclados mil agentes.

La formación básica en España está limitada por el alto coste de cada carga -70€- por lo que, de manera generalizada, se ha establecido un programa donde se realiza 1 único disparo para certificarse de manera básica, y esto se repite en años alternos, o incluso cada tres años.

No vamos a profundizar, aunque es necesario resaltar, que el entrenamiento de un solo disparo cada dos o tres años, de un dispositivo DEC con el que hay realizar puntería de dos sondas hasta siete metros, parece, claramente, deficiente.

Si contamos con 3 instructores para esa plantilla, con un entrenamiento de 5 disparos, y una recertificación cada tres años de 5 disparos más, los costes se disparan.

¿El coste de un simulador con sus cargas de entrenamiento justifica su adquisición para formar a la plantilla en el uso de los dispositivos DEC?

Pues es algo a valorar con números concretos. Pero ¿qué pasa si además le sumamos la formación en armas de fuego? Pues claramente la balanza se convierte en algo aún más positivo. Si pensamos en las decenas de miles de disparos que se realizan cada año en plantillas de tamaño medio, grande, los costes se disparan. Evidentemente, no todos esos disparos deben ser realizados en simulador. Pero la posibilidad de entrenar a cualquier hora, en cualquier condición, recreando casi cualquier situación inimaginable, con unos costes de mantenimiento y uso -al margen de la adquisición- cercanos a cero, pueden mover la balanza definitivamente.

Escalada y desescalada de las situaciones más diversas

La posibilidad de entrenarse en escalar y desescalar las más diversas situaciones de la mano del instructor en el simulador le da al agente de Policía unas habilidades superiores en la vida real. El poder incluir los DEC en estas fases permite que la toma de decisiones de qué herramienta utilizar y cuando. Asimismo, abre un mundo de posibilidades formativas que posteriormente será de gran utilidad en las más diversas situaciones a las que tiene que enfrentarse un policía.

En definitiva, cada vez más plantillas se plantean la adquisición de un simulador de toma de decisiones de última generación, donde pueden formar a sus policías de reciente ingreso, además de realizar las diferentes tiradas de reciclaje. A todo esto se suma la formación en elementos específicos como los DEC, pudiendo recrear todas las situaciones en un entorno seguro y con unos costes extremadamente bajos. La eficiencia de los policías crece de forma exponencial ya que, además de poder realizar literalmente decenas de disparos en cada acceso al simulador, les permite adecuarse a situaciones de extrema tensión, donde “haber vivido” y “haber tenido que tomar decisiones” en el simulador les ayuda enormemente en la vida real. En un futuro los entrenamientos, además de específicos de cada arma, incluirán en los programas formativos la formación global constante y el enfrentamiento a situaciones donde el policía tendrá que resolver con las herramientas que haya sido dotado. Será imprescindible la formación en los procesos de toma de decisiones.

Los simuladores de toma de decisiones de última generación VirTra son distribuidos en España por AASIAS.com

Este artículo apareció originalmente en el número de Julio 2020 de la Revista Tactical Online

Tactical Online Julio 2020
Simulador VirTra Instructor

Beneficios entrenamiento simuladores de tiro y toma de decisiones

El entrenamiento con simuladores es una práctica habitual en muchas áreas del conocimiento y desarrollo de habilidades. En la industria, defensa, motor, aeronáutica, etcétera, se utiliza de manera habitual y a diario la práctica en simuladores.

Las ventajas son claras: podemos entrenar en cualquier momento y podemos recrear cualquier situación, por muy surrealista que parezca.

Sigue leyendo

Sistema Mantis de entrenamiento

Independientemente de la actividad que se realice, ya sea, tiro deportivo, hobby o defensa propia, si no aprendes a manejar correctamente tu arma, te va a servir de poco.

Durante decenas de años, la única manera de mejorar las habilidades con arma de fuego era disparar y disparar, con el consiguiente coste de munición. Si no tenías la suerte de tener una galería de tiro, o acceso a una, el coste del ejercicio del tiro se disparaba.

Afortunadamente, estamos ya en la tercera década del siglo XXI y la compañía norteamericana Mantis Tech ha sacado todo el provecho a los sensores de posición y movimiento, la misma tecnología que te permite jugar con tu teléfono o utilizar la realidad aumentada por poner dos ejemplos. 

El sistema, que os presentamos, funciona con cualquier pistola, rifle o escopeta, e incluso con un arco.

El sistema, denominado Mantis, consta de dos partes: un dispositivo que se adapta a tu arma y una aplicación para tu móvil o tableta.

Sigue leyendo

Comparativa Mantis X vs X3 vs X10

Mantis XMantis X10Mantis X10
XX3X10 ELITE
PLATAFORMAIniciación en pistola y fusil¡NUEVO! Iniciación en pistola y fusil¡NUEVO! Desde iniciación en pistola, fusil y escopeta hasta tiro avanzado.
Análisis pistolaXXX
Análisis fusilXXX
Análisis escopeta*X
Análisis arco*X
CARACTERÍSTICAS APLICACIÓN
Ejercicios de entrenamientoXXX
CursosXXX
Consejos de entrenamientoXXX
Histórico de tiradasXXX
Grupos y mensajesXXX
ANÁLISIS
Seguimiento del cañónXXX
Análisis del control del disparadorXXX
Timer de disparoXXX
Análisis sensible y específicoX
Comparación de consistenciaX
Análisis del retrocesoX
Análisis del desenfundeX
Análisis de multiobjetivo**X
Disparo en movimiento**X
Blancos en movimiento**X
Fuego rápido**X
SOPORTE
Actualizaciones gratuitas XXX
Soporte email gratuitoXXX
CARACTERÍSTICAS DEL SENSOR
FijaciónTornilloPalancaPalanca
Peso (gramos)281414
Autonomía de la batería (horas)82020
Incluye adaptador de cañónX

* Aplicaciones independientes gratuitas.

** Actualización del software en los próximos meses.