Archivo de la categoría: complementos

Funda policial, más que un mero elemento de transporte

Autor y fotos:     Octavio Díez Cámara

Los meses de julio y agosto de 2019 han sido especialmente activos en enfrentamientos en los que las armas de fuego, los cuchillos u otros objetos contundentes han tenido un alto protagonismo. Vehículos se evadían de controles y eran objeto de los disparos de la Policía, agentes eran acuchillados en el desempeño de su función, ciudadanos que aparecían muertos en las calles barcelonesas, peleas especialmente violentas entre grupos de narcotraficantes, policías que se veían ya obligados a desenfundar su arma de dotación durante el periodo de prácticas,…, una situación compleja que es el reflejo palpable de que algo grave, y no habitual, está incidiendo en que algunas ciudades y zonas españolas tengan hoy un nivel de inseguridad muy superior al que, no hace mucho tiempo, las caracterizaba.

Hay pocas fundas que puedan considerarse “Premium”. Las XTREME de Radar conjugan cualidades para que se les de esa designación.

En ese entorno complejo, y en cierta medida violento, cobra de nuevo protagonismo una de las herramientas que los uniformados llevan consigo para el desempeño de las funciones que les caracterizan: el arma corta de dotación. Usualmente se trata de un modelo recamarado para el difundido 9×19 milímetros Parabellum y, en general, en su empuñadura va situado un cargador con capacidad para entre trece y diecisiete cartuchos, siendo habitual que los policías lleven otro adicional -en muchos países son dos más- para poder así afrontar situaciones que, ante hipótesis de la actuación indiscriminada de terroristas o sujetos especialmente violentos, se puedan concretar mientras realizan sus patrullas cotidianas.

Mucho se ha hablado del tipo de arma que deberían llevar, de qué munición podría ser más apta, de que debería de equipárseles con armas largas más precisas y eficaces, de que… Por el contrario, se evitan, no sabemos si de forma consciente o inconsciente, comentarios respecto a un accesorio que también llevan siempre consigo los que pertenecen a las diferentes estructuras de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de las policías autonómicas o de las policías locales. Nosotros sí que vamos a hacerlo en estas páginas.

La funda tiene que considerarse, dentro del equipo policial personal, como un elemento de especial relevancia. Su obtención debe incidir en adquirir la mejor opción.

Accesorio de trabajo

Centraremos este análisis en un elemento al que no se le da la importancia que, claramente, tiene. Es la funda policial, un complemento destinado a transportar el arma corta que tiene que tener varias cualidades positivas y ofrecérselas a quien la tiene a su cargo.

Debe de garantizar la máxima seguridad de lo que acoge en su interior, para que sólo quede a mano del agente y sea especialmente difícil que terceros lo tengan fácil para acceder a la pistola al contar con unos elementos de diseño y mecanismos propios que, conocidos por el portador, requieren de unas determinadas manipulaciones para extraer el arma corta de su ubicación.

Los uniformados requieren de modelos de funda, como las XTREME, que les aporten comodidad, seguridad y eficacia en todo lo relacionado con el transporte de su arma personal.

Se tiene que, aprovechando esas cualidades incorporadas en su diseño por quien la fabrica, incidir en que sea fácil extraer el arma, evitando mecanismos complejos y optando por aquellos que, por ser mas naturales pero robustos, son más acordes con las necesidades propias de situaciones de alto nivel de estrés en las que el agente intentará focalizar su visión en lo que acontece a su alrededor a la vez que su mano, casi de forma instintiva, realizará una serie de movimientos mecánicos que debería haber memorizado con anterioridad a través de prácticas y ejercicios reiterativos.

Es necesario que aporte comodidad a aquel que la usa, pues deberá acompañarle en largas jornadas de trabajo, tanto diurno como nocturno, en las que el policía patrullará largas distancias a pie, se moverá muchas horas sentado en su vehículo o tendrá que afrontar, para determinadas tipologías y servicios, situaciones caracterizadas por un nivel de dinamismo poco convencional.

Los mecanismos que inhiben el que un tercero pueda extraer el arma o de su caída accidental tienen que ser eficaces y sencillos a la vez.

Esas tres cualidades básicas reseñadas, a las que también podrían añadirse otras complementarias en función de necesidades más concretas, deberían definir a una buena funda policial. Los agentes, a los que las organizaciones a las que pertenecen les suministran ese accesorio, a veces no toman en consideración lo diferente que es el uso de uno u otro modelo, ya sea porque no tienen forma de comparar o porque se ven abocados a emplear lo que les proporcionan. Si tienen esa posibilidad aquellos que trabajan en los órganos que valoran y deciden que opción adquirir, y a ellos les correspondería ser eficaces en sus decisiones teniendo en cuenta que ni las opciones más económicas ni las más complejas pueden ser las más adecuadas; lo serán aquellas que cumplan, con el más alto índice posible, las cualidades de seguridad, facilidad de extracción o comodidad de transporte reseñadas, y esos aspectos tienen que focalizar las decisiones sobre que modelo es el más adecuado para el servicio.

Teniendo ya a día de hoy una dilatada experiencia en diferentes opciones, pues en el siglo pasado muchas agencias apostaron por revólveres y fundas de cuero -algunas marcas, como Glock, las desaconsejan en sus pistolas que tienen una configuración muy concreta de sistema de seguro asociado al gatillo- y en su transición hacia la pistola semiautomática abordaron el reemplazo de estas últimas por ya no ofrecer las características que hoy se requieren, está bastante claro hacia donde debe dirigirse la elección.

adar fabrica los vasos de sus XTREME por un proceso en el que material de polímero avanzado se funde en un molde, lo que da lugar a un ajuste y acabado perfectos.

La funda policial para el servicio de los uniformados, y porqué no también para dotar a aquellos núcleos que realizan tareas diferentes o visten de paisano buscando que su presencia o actividad pase desapercibida a terceros, tiene que tener una configuración rígida, lo que hoy por hoy es la mejor opción. Además, si con su uso se quiere incidir en la seguridad de aquellos ciudadanos a los que prestan servicio o hacer que sean más eficaces en la resolución de incidentes armados o ante la presencia de sujetos potencialmente peligrosos, hay que dotar a los agentes con el mejor y más efectivo material, porque esa inversión será especialmente rentable a unas instituciones que se sustentan en los impuestos que la mayoría pagamos.

Diseño y tecnología

No todos los fabricantes disponen de la capacidad de investigación y desarrollo (I+D), así como de manufactura, para ofrecer un producto avanzado que se caracterice por la rigidez de los distintos componentes de la funda. Hoy ya no son válidas opciones fabricadas en materiales plásticos sencillos como el Kydex, que no es para nada robusto y no permite incorporar mecanismos que garanticen la seguridad que se requiere.

Varios cuerpos policiales estudian hoy adquirir nuevas fundas para sus uniformados y ha pocas opciones tan buenas como las Radar.

Sólo unas pocas firmas internacionales han evolucionado hacia gabinetes de diseño que investigan, trabajan y responden ante retos de lo más variado, apostando en su innovación por aprovechar las cualidades de aquellos polímeros de última generación que, manteniendo un peso muy contenido, son óptimos para fabricar las mejores fundas. Podría comentar algunos nombres de empresas que he visitado a lo largo de estas dos últimas décadas, aunque ha habido una que me ha impresionado por combinar modernidad, gama de producto y precio competitivo. Se trata de la italiana Radar -en España distribuida por AASIAS.com-, una firma comercial que ha conseguido estos últimos años grandes éxitos al cerrar importantes contratos tanto para el suministro de fundas para el servicio a estamentos policiales como a estructuras militares.

La evolución técnica, afrontada por la anterior, ha facilitado una transición productiva que hoy ya marca la diferencia. Partían de una opción inicial más artesanal, que apostaba por emplear láminas de material acrílico en un proceso de termomoldeado por calor que proporciona diseños que no aportan un ajuste óptimo y suelen corresponderse con lotes pequeños en su número,  se consiguen propuestas que sí son económicas pero no tienen las cualidades hoy por hoy imprescindibles.

Estas últimas si las encontramos en la actual gama de Radar. Sus productos incluyen aquellos más avanzados que se obtienen a través de una producción en la que se emplean moldes, sobre todo para el vaso que acoge el arma y que es bueno se realice en una sola pieza y sin solapamiento, que son complejos y caros de obtener y polímeros de ultima generación que permiten obtener un producto final que, a diferencia de lo que sucede con propuestas semi-inyectadas más sencillas y menos eficientes, debería ser el estándar usado por aquellos que están en servicios en nuestras calles. Los diseños de funda de polímero más recientes se caracterizan por mantener sus cualidades casi inalterables con el paso del tiempo, al no degenerarse por agentes externos o por el calor intenso; esto último, lo que han experimentado ya, negativamente por cierto, algunos colectivos de profesionales militares o policiales destacados a diferentes zonas de operaciones caracterizadas por temperaturas extremas. 

Esas cualidades se obtienen combinando buen material y buen diseño, lo que en el caso de la marca Radar se traduce también en una muy buena rentabilidad si tenemos en cuenta el elevado nivel de coste-eficacia que las caracteriza y el óptimo nivel de satisfacción que tienen aquellos a los que se les dota con ellas.

En las mejores fundas policiales se opta por combinar adecuadamente sus diferentes elementos. El vaso, que suele tener cierto grosor -4 mm sería una cifra óptima- y unas formas muy concretas -se obtienen gracias a moldes que son costosos y difíciles de obtener, inversión que no todos los fabricantes están dispuestos a asumir-, es muy resistente a la deformación para mantener el arma segura ante tirones de terceros y para facilitar incluso la extracción en situaciones complejas o posiciones nada ortodoxas, siendo bueno que no incluya tejidos o pieles internas que puedan absorber humedad que pueda trasmitir al arma. A ello ayuda que los soportes que lo fijan al cinturón, ya sean en configuración fija o en aquellas que admiten un determinado movimiento para una mejor adaptación a diferentes necesidades, incluirán roscas embutidas para la tortillería, lo que añade precisión y se traduce en un nivel adicional de resistencia del conjunto.

Los diferentes colectivos de potenciales usuarios tendrán que decidir cual opción de tono o de detalles de acabado satisface mejor sus requisitos.

El proceso de inyectado, es ventajoso también porque permite configurar mejor los sistemas que aseguren la retención del arma en el interior y sólo permitan la extracción tras una determinadas manipulaciones, incidiendo si están bien configurados en que los movimientos se realicen de forma suave y sin tensiones en el material de la funda.

Al vaso se le añaden, además del soporte de fijación al cinturón antes señalado, los mecanismos y elementos que configuran el conjunto de dispositivos de retención que aseguran que sólo quienes los conozcan puedan actuar con rapidez sobre ellos, lo que a la vez las hace seguras en el transporte y ultrarrápidas en el movimiento de desenfunde y apuntamiento hacia el objetivo que se puede considerarse el blanco a batir. En el caso de modelos como el XTREME de radar se ha previsto que las palancas de activación que liberan sus elementos de retención que le dan un nivel III+ puedan presionarse sin problemas tanto llevando guantes en las manos o en condiciones de ausencia de luz, porque están colocados y dimensionados de forma que se incida en la naturalidad de los movimientos a realizar tanto en el enfunde, donde se produce el bloque instantáneo del arma, como del desenfunde.

El cuero, que aún siguen usando muchos en los complementos de sus cinturones, está ya desfasado y tiene que ser sustituido por fundas y accesorios de polímero.

Como apunte final, y ya para acabar, señalar que una funda bien diseñada, mecánicamente bien resuelta, de tamaño compacto para que no sobresalga o que sea compatible con el ahora generalizado empleo de chalecos antibala, es lo que se ha de buscar. Su uso por parte de los policías va a ser a todas luces positivo en los años que esté en servicio y que no van a ser pocos. ¿Hay mejor rentabilidad que seleccionar una buena funda y adquirirla para nuestros policías nacionales, guardias civiles, policías locales o agentes autonómicos? Pues la respuesta está clara: hay que seleccionar y comprar una funda tan buena y contundente como la Radar XTREME.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2019.

Tactical Online Noviembre 2019

“MILIPOL” 2019: feria policial en París

Autor:       Octavio Díez Cámara

París, como es usual cada dos años al inicio del invierno, es el lugar que acoge el que puede ser considerado el evento internacional de Seguridad más importante del mundo.

Se trata de la feria “Milipol”, un entorno que, además de la clásica presencia de firmas comerciales llegadas desde todos los puntos del planeta para promocionar gamas de productos de lo más variado, incluye conferencias, simposios, presentaciones, muestras dinámicas, mesas redondas y un largo etcétera de actividades en el que sólo encontramos a faltar, como ya se hace de forma paralela a “Eurosatory”, alguna demostración de las capacidades de algunos grupos de élite de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Francia.

Sí es posible conocer algunos detalles de las mismas. En el amplio pabellón que incluía este año el Ministerio del Interior francés se presentaban al público diversas capacidades y adquisiciones incorporadas en los últimos años. Llamaban la atención los vehículos compactos acondicionados con elementos de presentación y comunicaciones para la gestión rápida de situaciones de crisis o los equipamientos que han incorporado en el campo de los sistemas aéreos controlados a distancia (UAV, Unmanned Aerial Vehicle), tanto para operarlos en su beneficio como para contrarrestar la amenaza creciente que suponen. Observamos que han adquirido pequeños robots “Nerva”, de Nexter Robotics, con cuatro ruedas asignados a cometidos tan variados como la cartografía bidimensional, la detección de agresivos NRBQ (Nuclear, Radiológico, Biológico y Químico), la detección acústica o el lanzamiento de granadas fumígenas, todo ello como complemento de su cámara frontal de alta calidad para observación de lo que acontece. Conocimos que en la SPAD (Section Protection Appui Drone) de la Garde Republicane tienen asignados varios sistemas móviles para la neutralización de la amenaza aérea que generan los UAV’s.

Interesantes propuestas

Pudimos observar también, e incluso acceder a su interior, como son los blindados 4×4 PVP que ya prestan servicio en beneficio de la actividad de sus unidades de asalto policial o como es el enorme “Titus” 6×6 de Nexter que, caracterizado por un peso máximo de 27 toneladas o por su protección balística EN B7 y antigranadas BM-51 -que cumplen el STANAG 4569 con el que puede hacer frente a artefactos improvisados (IED, Improvised Explosive Devices) de nada menos que ciento cincuenta kilogramos-, está aún en proceso de validación operativa previa a la compra de un importante número de ellos. Con ambos, se podrá hacer frente, de manera mucho más efectiva, a situaciones donde terroristas o enajenados actúen de forma lesiva contra la ciudadanía, pues son útiles tanto para introducir de forma protegida a personal propio en un área “caliente” como para actuar diligentemente en la neutralización de terceros o proceder a la evacuación de personas de un espacio de alto riesgo.

Francia, como ya les hemos ido informando en estas páginas en algunos de nuestros reportajes específicos y lo haremos próximamente con uno de más amplia y detallada aproximación a ese entorno concreto, ha implementado su capacidad táctica policial de forma sustancial en los últimos años para hacer que sus unidades de asalto sean mayores y más eficaces. De forma paralela ha dotado a esos profesionales con una serie de equipos y materiales especialmente novedosos que se mostraban al visitante en forma de maniquíes convenientemente equipados. Entre otros detalles vimos que el personal del RAID (Recherche, Assistance, Intervention, Dissuasion) de la Police Nationale ya dispone de gafas nocturnas de cuatro tubos para obtener una mejor percepción de lo que acontece a su alrededor cuando operan de noche y que en sus fusiles de asalto G36 del calibre 5,56x45mm han situado potentes linternas de la estadounidense SureFire para identificar mejor sus objetivos en condiciones de ausencia de luz o que en la boca de fuego fijan eficaces supresores sónicos de la suiza B&T. En el GIGN (Groupement d’Intervention Gendarmerie Nationale) se aplican en una mayor potencia de fuego con fusiles de asalto del 7,62x39mm o con montajes de armas de precisión controlados a distancia.

Vimos también otras muchas novedades en gamas de armas, de óptica, de sistemas de vigilancia electrónica, de material para adiestramiento y simulación, de medios de protección personal, de…, pues en esta muestra internacional se aprovecha tanto para presentar novedades que llamarán la atención a potenciales clientes -se observan muchas delegaciones oficiales y extraoficiales manteniendo contacto con proveedores o interesándose por lo que se les expone- como para afianzar relaciones por las que diferentes distribuidores nacionales consiguen sus ventas a los estamentos públicos asociados a las fuerzas policiales y de Seguridad.

Entre otros, nos entretuvimos con más detenimiento en conocer novedades que incluyen al nuevo visor de punto rojo presentado por la sueca Aimpoint para complementar a una gama recientemente reforzada con los interesantes “Acro” P-1 y C-1 que están considerados como los más pequeño del mercado de los de su tipo. Se trata de una variante optimizada surgida alrededor del modelo “CompM5” que añade la posibilidad de customizar la compensación de caída balística (BDC, Ballistic Drop Compensation). Cada usuario, de forma fácil podrá optimizar su visor para un determinado tipo de munición y para diferentes alcances, lo que hace que se consiga una mayor precisión e impactos más certeros a distancias de trescientos metros o más con un conjunto optrónico ultra compacto que sólo pesa 180 gramos e incluye baterías para mantenerlo encendido en continuidad durante periodos de tiempo superiores a los cinco años. Por cierto, Aimpoint mostraba a los visitantes su sistema de control de tiro FCS-13RE que se asocia a lanzacohetes como los Carl Gustaf de 84mm para conseguir más potencia de fuego, una versatilidad que ha llevado al Ejército de los Estados Unidos (United States Army) a contratar su suministro dentro de un contrato valorado en nada menos que veinticuatro millones de dólares.

Pudimos conversar y manipular algunos de los diseños más recientes de la compañía B&T que lleva bastantes años suministrando complementos, supresores y armas a distintos estamentos policiales y que se ha hecho con un reciente contrato para suministrar también a los equipos de protección VIP (Very Important Persons) del Ejército de los EE.UU. que acompañan a líderes de alto rango en sus desplazamientos por “puntos calientes” del planeta. En París muchos se interesaban por el arma que se les suministrará en un número inicial de tres centenares y de la que pueden llegar a recibir un millar, el subfusil ultra compacto del 9x19mm Parabellum APC9K que sobresale por su notable acabado general, incluir un buffer -amortiguador- para casi eliminar el retroceso o disparar de forma especialmente controlable, gracias a cargadores para 20 ó 30 cartuchos, las municiones con proyectil de 147 grains que caracterizarán el cometido que se les dará. Esta versión -K, por kompact– es un derivado del conocido APC (Advanced Police Carbine) que se está comercializando en diferentes entornos con notable éxito. Lo producen en una versión para el 9x19mm y en otras, como el APC556 y APC300 que disparan cartuchos de gran eficiencia como el 5,56x45mm o el .300 Blackout. Incluso, ha surgido una variante más eficaz, designada APC308, que aprovecha la energía cinética del .308 Winchester (7,62x51mm) para neutralizar con un impacto blancos con protección antibala o situados a grandes distancias; nos pareció especialmente interesante su GHM9 SD G del 9x19mm que incluye un supresor sónico integral y tiene el potencial necesario para generar acciones de fuego sumamente discretas.

B&T está teniendo mucho éxito, sobre todo tras situaciones derivadas de los intensos conflictos sociales vividos en ciudades como París o Barcelona, con sus lanzadores GL06 que disparan municiones no letales de 40x46mm de la familia SIR -se ha introducido el SIR-X de 79 gramos que gracias a una mayor velocidad inicial consigue más energía cinética en el punto de impacto- que obtienen muy buena precisión asociados a visores de punto rojo como el Aimpoint “Micro”. Vimos a muchos interesarse por el concepto de los chasis USW (Universal Service Weapon), disponibles ya para modelos como las Glock 17 o las Sig P320 y Walther PPQ, con los que un arma corta podrá transformarse en un óptimo sistema para actuar frente a terroristas o enajenados, opción que se completa con la USW-A1 que incluye el diseño de un arma corta originario de B&T. Sus supresores “Rotex” gozan también de una gran aceptación internacional y para aquellos que requieren de este complemento proponen además conceptos como el M.A.R.S. (Miniature Assault Rifle Suppressor) o aquellos optimizados para ser usados en conjunción con potentes rifles del .338 Lapua Magnun ó .50 Browning o incluso en ametralladoras capaces de ritmos de fuego especialmente elevados.

Renovando la oferta

La italiana Radar sigue apostando con fuerza por las capacidades de su potente gabinete de Investigación y Desarrollo (I+D) del que surgen ideas y conceptos de fundas y accesorios para las mismas especialmente novedosos y eficientes. En París pudimos ver una nueva funda para el transporte de pistolas que acaban de poner en producción y que incluye varios cambios positivos para incidir en el transporte más seguro y en que sólo el usuario pueda tener un acceso fácil y rápido al arma. Presentaban también varios sistemas de anclaje, que incluyen uno redondo muy versátil y robusto surgido para responder a las necesidades más exigentes y otro más compacto que seguro va a suponer una revolución en este segmento concreto de producto, que permiten posicionar las fundas de pistola en cinturones o chalecos porta-equipo. Están disponibles varios arneses tácticos, tanto de dos cintas como de una pivotante, para poder llevar el arma corta fijada en el costado de la pierna, una posición de transporte de la semiautomática que es óptima para aquellos que habitualmente realizan sus cometidos usando armas largas o equipamiento antidisturbios; asimismo, proponen varias soluciones muy bien desarrolladas para el transporte de sistemas Taser y de los cartuchos de recarga para los mismos.

La austriaca Ulbrichts también fue objeto de muchas visitas, pues su eficaz gama de cascos antibala, que ofrece varios modelos de los “Zenturio” y “Hoplit” que siguen siendo el estándar más demandado por aquellos que buscan la mejor protección en situaciones de alto riesgo, se completa con opciones tan interesantes como el tipo SC, disponible con vaso en tono blanco o azul, que es óptimo para los agentes adscritos a unidades de Seguridad Ciudadana que tendrán que actuar también en cometidos especialmente exigentes. Han desarrollado un nuevo casco compacto, fabricado con un vaso en titanio, que ofrece protección integral contra la creciente amenaza del 7,62x39mm disparado por los fusiles de asalto tipo AK, un producto que es un referente internacional por sumar un peso contenido a unas prestaciones que hasta hace poco era casi impensables. Es una opción imprescindible para aquellos que tengan que responder a situaciones de alto riesgo, pertenezcan o no a unidades policiales o militares de carácter táctico.

Otras novedades las encontramos en firmas como la estadounidense ASP, que sigue proponiéndonos productos tan desarrollados como sus extraordinarias defensas extensibles -ellos fueron pioneros en la introducción de defensas extensibles metálicas en el mercado policial y militar-, o esposas tan versátiles como las “Ultracuff” de cadena o las ama que completan con sus armas de entrenamiento de color rojo que permiten simular situaciones especialmente realistas. Con algunos de los anteriores es útil combinar el equipamiento de protección RedMan que llevarán instructores o participantes para poder asumir los adiestramientos más realistas sin sufrir lesiones derivadas de los fuertes impactos propios de la resolución de incidentes especialmente complejos y graves. Varias de esas armas simuladas de vistoso tono rojo las llevaban los maniquíes que estaban en el pabellón de la estadounidense 5.11 Tactical Series presentando lo que son sus prendas personales más recientes y novedosos conceptos porta equipo para que diferente personal tenga más a mano lo que pueden necesitar en sus cometidos o despliegues, siendo especialmente útiles para ellos las pequeñas mochilas de transporte “Rush” o AMP, los porta placas compactos de diseño ultra cómodo o las maletas/bolsas con ruedas para llevar todo aquello que los diferentes colectivos policiales puedan necesitar.

De Magpul, también estadounidense, destacaríamos la amplia y desarrollada gama de complementos para fusiles de asalto como el M4, sus cargadores de la serie PMAG optimizados para funcionar con el más alto estándar de seguridad en fusiles de asalto como el G36 y no incidir en interrupciones, o el chasis Pro700 que permite conformar armas largas especialmente precisas y fáciles de transportar para ser operadas en los escenarios más variados y exigentes.

Además de los reseñados, nos detuvimos para manipular algunos de los equipos de iluminación o de los módulos de luz y láser que propone la compañía SureFire que es líder internacional en este segmento de producto al ofrecer una gama amplísima que se caracteriza por una robustez a prueba del trato más duro y exigente y por una funcionalidad, incluida la nitidez y gran potencia de su foco, sin parangón. La aplican a productos como los de las gamas “Defender Series” con modelos como el “Ultra” o el “Tactical”, “EDCL 1-T” (Every Day Carry Light), “G2”, “Aviator, etcétera, o a sus avanzados módulos de iluminación y puntería X400U que ofrecen focos de nada menos que mil lúmen y la posibilidad de escoger entre láser rojo clásico o el ahora más en boga verde; por cierto están ya introduciendo el novedoso módulo compacto XVL2, útil tanto para pistola como para fusil de asalto, que se caracteriza por combinar foco de 400 lumen, láser verde y laser infrarrojo, una combinación óptima para cualquier profesional.

Vimos lo amplia que es la oferta de la compañía Breakthrough, con sede en Doral (Florida), que ha diseñado y propone unos sobresalientes conjuntos de limpieza que han sido concebidos, con todo lo que se requiere para el proceso, de forma que quien los use consiga asumir este proceso de forma especialmente eficaz. Sus propuestas, de las que hay una gama especialmente variada tanto para armas cortas o para las largas, incluyen baquetas desmontables muy robustas, líquidos para disolver residuos o lubrificar y proteger -el “All-in-one” de grado militar satisface esas tres necesidades con un único producto-, o unas bolsas de transporte configuradas para llevar a mano ese material de forma que se pueda emplear tras una práctica de tiro o de un determinado servicio.

Completando estas páginas decirles que la Policía Autónoma vasca, la Ertzaintza, montó como es habitual un amplio stand en el que estuvieron sus más altas representaciones institucionales y se mostró al visitante equipamiento propio de la Unidad de Rescate en Montaña, pues algunas instituciones entienden que no hay que perder la oportunidad de promocionarse en un ámbito que les es especialmente próximo.

Este artículo fue publicado en la Revista Táctical Online Diciembre 2020.

Tactical Online Diciembre 2019
Tactical Online Diciembre 2019

B&T SPC9, la carabina “hibrida”

Justo cuando uno pensaba que había suficientes carabinas de 9×19 milímetros -9mm Parabellum- en el mercado, B&T ha desarrollado una nueva que es única en muchos sentidos.

Muchas personas que han probado el arma y vieron todas las características que provienen de tantos diseños diferentes la llaman el “Frankengun”.

Cada vez más grupos policiales de todo el mundo han adoptado la plataforma AR. Aún así, muchas unidades siguen requiriendo armas en calibre 9×19 mm para entrenamiento o para uso de patrulla. En la mayoría de ellas, sus galerías de tiro sólo permiten el uso de 9x19mm. Quedan, por ello, descartadas municiones de alta transmisión de energía como 5,56x45mm o supersónicas del calibre .300 BLK.

El nacimiento de esta carabina surge de la necesidad de una unidad policial en Suiza que quería disponer de una carabina de 9x19mm para usar en el entrenamiento junto con su nueva plataforma 5,56×45 AR. La agencia tiene algunos MP5 en servicio, por lo que la idea de tener una palanca de carga sobre el cañón les resultaba atractiva.

Los ingenieros de B&T asumieron este proyecto y se pusieron manos a la obra. Desde el principio, el desarrollo de esta arma fue rodado. En muy poco tiempo, las primeras unidades de pruebas estaban cumpliendo y superando todos los objetivos marcados. De hecho, algunos empleados ya empezaron a realizar sus pedidos personales a la espera de que comenzara la producción en serie.

El nuevo SPC9 es un híbrido de plataformas tipo AR, MP5 y APC9. Hay aspectos de los tres modelos que se combinan para hacer algo verdaderamente original. Cuando uno levanta la carabina por primera vez, hay algunas características que se perciben y que son comunes a la plataforma AR. Estas son:

• Culata telescópica estilo AR.

• Palanca de montar trasera en “T” no replicante -no acompaña el movimiento del cierre- en la parte superior del cajón de mecanismos.

• Empuñadura de pistola tipo AR.

Después, uno comienza a ver otras características que se encuentran más comúnmente en el MP5. Estas son:

• Montaje de supresor de 3 tetones en la bocacha.

• Segunda palanca de amartillado por encima del cañón -lo desarrollamos más adelante-.

Finalmente, se ve la herencia real del producto con algunas de las conocidas características de APC9. Estas son:

• Grupo del disparador 100% ambidiestro.

• Capacidad para aceptar cargadores B&T de 9 mm 10/15/20/25/30.

• Amortiguador hidráulico.

La característica más interesante de la parte inferior del cajón de mecanismos es que se puede cambiar el brocal para ser compatible con:

• Todos los cargadores Glock bifilares de 9×19 mm desde 10 hasta 33 cartuchos, originales o de MAGPUL.

• Todos los cargadores SIG Sauer P320 / M17 / M18.

Otras características que destacan en la SPC9 son:

• Recamara cerrada, sistema blowback.

• El cerrojo permanece abierto después de disparar el último cartucho del cargador.

• Cinco puntos de fijación para el montaje de correas portafusil.

• Capacidad para montar cualquier tipo de empuñadura OEM, compatible AR de terceros, como las MOE de MAGPUL.

• Pines cautivos en la carcasa del grupo de disparo para un más efectivo desmontaje.

• Seguridad europea para que el arma pueda estar asegurada, y mientras se manipula, con el cerrojo en posición adelantada.

• Raíles NAR en las posiciones de las 12 y las 6 en punto a lo largo de todo el guardamanos.

• Puntos de montaje M-LOK en las posiciones 3 y 9 del guardamanos.

• Capacidad de disparo sólo en modo semiautomático.

• La longitud total con la culata cerrada es de 454 mm.

• La longitud con la culata extendida es de 702 mm.

• Cumple con recomendación actual de la Unión Europa de cargador de 10 cartuchos.

• Longitud del cañón 230 mm.

• Peso en vacío de 2,7 Kg con visor de punto rojo Aimpoint y cargador vacío.

• Todos los componentes críticos están fabricados en Suiza.

La palanca de montar al estilo MP5 también se encuentra por encima del cañón. Por lo que tenemos los dos sistemas. B&T decidió durante la fase de diseño del proyecto que no había razón para no crear la posibilidad de ser capaz de elegir entre una de las dos opciones que el tirador crea conveniente.

Cuenta con interface estándar en la bocacha, de tres tetones, para la instalación de un supresor compatible con MP5. Si una unidad ya tiene MP5s en servicio con algunos supresores, no es necesario desecharlos.

El retroceso es suave y agradable gracias al amortiguador hidráulico de B&T, cualidad que permite encadenar una serie de disparos consecutivos y rápidos tras el primer disparo. Tener una palanca de montar tipo AR y otra tipo MP5 le da a uno la opción de cómo se manipulará el arma. No son replicantes, y tienen una “sensación” diferente que con el AR o el MP5, esto se debe a que el amortiguador hidráulico es lo que proporciona la resistencia, no un gran resorte de retroceso.

B&T produce algo así como diez supresores para el sistema de montaje de 3 tetones, el tirador tiene una amplia variedad de opciones dependiendo de sus necesidades. Por ejemplo, el más vendido de todos los tiempos es el QD 3-LUG Supresor de carabina SMG (SD-988100) que se ha vendido en todo el mundo durante los últimos veinticinco años. Con 35 mm de diámetro, 313 gramos y 20,8 centímetros de largo cuenta con un sistema de fijación de dos manos. Uno de los más cortos es el supresor SMG / PDW QD-CQB Compact (SD-988188) que tiene 40 mm de diámetro 470 gr pero tan sólo 150 mm de largo. Cada supresor produce una reducción diferente con   munición subsónica o supersónica. Tener este tipo de elección permitirá al tirador encontrar el “punto ideal” entre longitud, peso y reducción.

Como todos los productos de B&T, esta carabina formará parte de una familia de armas. Próximamente se incorporará al mercado una versión PDW (Personal Defense Weapon) y otra SD con supresor integrado. El PDW parece ser el modelo más popular entre los amantes de los productos B&T. Su culata extensible y su diseño súper compacto encuentra el nicho adecuado para muchos usuarios que no tienen espacio para llevar o almacenar una carabina estándar de 9x19mm. El diseño original hace que el arma tenga una longitud muy útil de 454 mm. Las versiones PDW y SD estarán disponibles en marzo de 2021.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2020.

BREAKTHROUGH, LO MEJOR PARA LIMPIAR ARMAS LARGAS

Autor: Octavio Díez Cámara Fotografía: Octavio Díez Cámara y Breakthrough

Los profesionales del entorno militar y policial buscan para sus diferentes unidades adquirir aquellos sistemas de armas más acordes con los cometidos que se les demandarán. Las evaluaciones de los subfusiles, fusiles de asalto, rifles de precisión, escopetas y demás armas largas, así como de aquellos complementos que en ellas se instalarán, son especialmente exigentes buscando que el proceso de selección sea especialmente meticuloso y preciso.

Luego, una vez entregadas a aquellos que las tienen asignadas suele descuidarse bastante todo lo relacionado con la limpieza y entretenimiento básico que son imprescindibles después de las prácticas de tiro o cuando se trabaja en entornos especialmente exigentes con unas condiciones de humedad o aridez extremas.

Para satisfacer los elevados requisitos que requieren los profesionales en esa labor concreta la firma estadounidense Breakthrough ha puesto a punto una amplia gama de productos que facilitan la labor y permiten que la limpieza y el engrase de las armas largas se realice de forma fácil, cómoda y eficiente, cualidades a las que hay que sumar que lo que proponen son soluciones especialmente elaboradas y muy rentables desde el punto de vista económico por su precio contenido.

La suma de esas ventajas, que son las que se derivan de una serie de características avanzadas y eficaces, hacen que lo que les vamos a presentar en estas páginas sea también especialmente indicado para satisfacer las necesidades de deportistas practicantes de las diferentes modalidades de tiro y de los cazadores, un entorno que suele ser especialmente meticuloso a la hora de abordar todo el proceso relativo a la limpieza y engrase de unas armas largas que adquieren voluntariamente y en las que en muchos casos invierten una suma importante de dinero; por cierto, también se proponen soluciones para aquellos que practican el tiro con carabinas de aire comprimido del calibre 4,5mm, un grupo creciente al que debe satisfacerse con la mejor solución para que completen el mejor proceso de repaso de sus mecanismos y ánimas de los cañones.

Diferentes propuestas

El catálogo de Breakthrough, que surgió en 2013 y opera desde unas instalaciones en Doral (Florida), incluye numerosas referencias distribuidas en España desde AASIAS.com. Como verán, a lo largo de estas páginas, está disponible una gama amplia de soluciones que han sido optimizadas para buscar el mejor rendimiento en los procesos en los que se emplearán y obtener los mejores resultados.

Comenzaremos nuestro análisis presentándoles las cualidades y características funcionales de los diferentes kits de limpieza de la serie Vision, conjuntos que incluyen en una caja transparente todo aquello para asumir el entretenimiento básico de distintos conceptos de armas largas. Se trata de estuches compactos en los que se ha dispuesto una bandeja que permite tener todos los componentes del kit perfectamente organizados para poderlos emplear cuando sea oportuno y guardar en una disposición que incidirá en que la duración del conjunto sea especialmente larga.

El designado Handgun/Pistol Caliber Carbine Cleaning Kit es de tipo mixto y está diseñado para carabinas o subfusiles recamarados para disparar calibres clásicos de arma corta que incluyen los 9×19 milímetros Parabellum, .40 Smith & Wesson o .45 ACP; el Shotgun Cleaning Kit ha sido concebido para ser usado con escopetas del calibre 12 ; los Rifle Cleaning Kit son la mejor solución para modelos de armas largas que disparen calibres estandarizados dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) pues están disponibles en una configuración pensada para los calibres .222 Remington, .223 Remington y 5,56x45mm y en otra específica para los calibres .30, .308 y 7,62x51mm, y el Rimfire/Airgun Cleaning Kit destinado a aquellas carabinas que impulsan sus proyectiles con aire comprimido.

Básicamente, y en términos generales pues hay pequeñas diferencias entre unos y otros para poder acomodar las prestaciones que su uso genera a la labor de limpieza y engrase de los diferentes modelos de armas largas, en ellos encontramos todo lo necesario para garantizar que el proceso se hace de forma intensa y meticulosa. Hay una baqueta desmontable en varias secciones que se unen entre sí para alcanzar la longitud total de los cañones más estandarizados, destacando en la misma el mango de aluminio de superficie moldeada para el mejor agarre. En la rosca de uno de sus extremos podemos ir fijando elementos con escobillones/feminelas de cerdas duras de nylon, con hilos de bronce que ayudarán a eliminar los residuos más incrustados o aquellas que sirven para situar parches de algodón que permitirán retirar del ánima cualquier partícula o grasa.

Importante en estos kits, que están disponibles por poco más de cincuenta euros, es que acogen dos pequeñas botellas. Una de disolvente de grado militar, un desengrasante multiuso completamente seguro y específico para limpiar lo que haya quedado de la combustión de la pólvora o del paso de los proyectiles por el ánima del cañón. Es un limpiador no inflamable y no tóxico para poderlo usar en recintos pequeños y no genera olores desagradables. Está pensado para no generar manchas en los componentes de polímero, madera o plástico ni afectar a procesos de acabado externo como la pintura por Cerakote o la hidroimpresión. Su fórmula facilita el rápido secado y requiere menos cantidad de producto que otras soluciones caracterizadas por una más baja eficiencia funcional.

Complementándola, hay otra botella de aceite de alta pureza y alta viscosidad que está concebido para su uso general. No es tóxico, no genera olores e incluye en su formulación aditivos antioxidantes, antiespumantes y antidesgaste que inciden en la mejor protección contra la corrosión y el uso intenso de determinados modelos de armas largas.

Otras soluciones

Los kits que les hemos reseñado son idóneos para procesos de limpieza y lubricación que se realicen en bases, acuartelamientos o en los domicilios personales. Breakthrough ha puesto a punto, con un diseño más personalizado, otros más compactos que están configurados alrededor de una pequeña bolsa estanca muy robusta y fácilmente acoplable a chalecos porta equipo o a mochilas de distintas capacidades, como la 511 Rush 24, encontrando en este sistema de almacenaje detalles como la robusta cremallera que incluye un cable para su mejor accionamiento o los elementos de fijación traseros que permiten acoplarla a sistemas de fijación como los MOLLE (Modular Lightweight Load-carrying Equipment).

Los designados como Compact Pull Through Cleaning Kit están disponibles en diferentes configuraciones y en tono de color negro o en el ahora en boga FDE (Flat Dark Earth), optando por una u otra disposición en función del tipo de arma para la que se hayan configurado. Incluyen, manteniendo como hemos apuntado un tamaño especialmente compacto, una baqueta metálica flexible junto a un mango de aluminio moldeado y los escobillones que se acoplarán en su extremo para, de forma sucesiva, ir pasándolos por la recámara y por el ánima del cañón. La complementan con unos sobres Quick Wipes que tienen una toallita de tejido impregnado con líquido para una limpieza y lubricación rápida, y con unas botellitas de disolvente/desengrasante multiuso y de aceite de uso general.

La gama de opciones se completa con una tercera línea, conocida como Kit Battle Rope que, con un interesante precio de sólo 29,95 euros, han sido concebidos para ser especialmente portables y añadir muy poco peso y volumen al equipo personal, por lo cual están configurados por una pequeña bolsa negra de tejido que acoge una baqueta de tejido flexible -que es más gruesa que otras opciones para rellenar completamente el ánima del cañón e incidir en una limpieza cien por cien eficaz- y botellitas de desengrasante y aceite, material que permite un repaso general en condiciones que no sean especialmente óptimas.

Breakthrough, incidiendo en una completa línea de productos de limpieza para arma larga, ofrece de la mano del distribuidor español soluciones tan interesantes como los Star Chamber Pads que son de fieltro y tienen la forma idónea para acceder y limpiar el interior de las estrías que forman parte integral de la recámara de armas como los AR15, AR10 y sus homónimos HK416 y HK417; diferentes modelos de baquetas de fibra de carbono con empuñadura de aluminio; bolsas con parches de algodón de 25x25mm, 38x38mm, 44x44mm, 57x57mm, 66x66mm ó 76x76mm con los que responder a las especificidades del diámetro del ánima de distintos cañones y favorecer su limpieza integral; juegos de cuatro cepillos combinando sus cerdas en materiales como el nylon, cobre, acero y bronce; escobillones específicos -de algodón, nylon o bronce-, para las recámaras de armas largas tipo AR o escopetas del calibre .12; toallitas lubricadas Quick Wipes en sobres individuales o en botes con muchas de ellas, o los conjuntos individuales Battle-Rope de distintos calibres conformados por baquetas de tejido flexible y escobillones para facilitar la mejor y más rápida limpieza del ánima.

Junto a los apuntados, se propone también la posibilidad de adquirir líquidos desarrollados para los procesos de limpieza y lubricación en botellas de distinto tamaño y configuración. Los hay del limpiador All-in One basado en aceites y aditivos bio-sintéticos para ofrecer la suma de las capacidades limpiadoras, lubricantes y protectoras que cumplen las exigentes especificaciones técnicas del estándar militar MIL-PRF-63460F Type B; del Copper Remover que es la mejor solución para eliminar residuos de cobre;  Battle Born High-Purity Oil que es un aceite sintético que protege y lubrica, o el Military Grade Solvent que es un disolvente que ofrece la elevada exigencia que caracteriza al grado militar. Así mismo, se propone una jeringa con grasa sintética que incluye partículas micro PTFE 17 que es la mejor solución para engrases que requieran de mayor consistencia derivada de un trato muy exigente de determinados mecanismos o estén dirigidas a armas que estarán un largo tiempo sin ser usadas.

Como habrán podido comprobar, y en espera de que en un próximo reportaje les presentemos aquellos materiales diseñados y ofertados por Breakthrough para diferentes modelos de pistolas semiautomáticas y de revólveres, la gama disponible satisface, a un coste reducido y especialmente rentable, una necesidad que es básica y clara.

La limpieza y lubricación eficiente de nuestros rifles y escopetas incidirá en factores como una mejor precisión, una mayor fiabilidad y una más larga vida útil, detalles que tanto profesionales como aficionados deberán tener en cuenta a la hora de decidirse por soluciones tan bien resueltas y rentables como las que les hemos mostrado en estas páginas.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Diciembre 2020.

Tactical Online Diciembre 2020 Enero 2021

VISOR AIMPOINT COMPM5 PARA LAS OPERACIONES ESPECIALES DEL EJÉRCITO DE TIERRA

Autor y Fotos: Octavio Díez Cámara.

El esfuerzo que desde distintos ámbitos del Ejército de Tierra (ET) español se realiza en continuidad para ir adquiriendo sistemas de armas y equipos de altas prestaciones con los que dar cumplimiento a nuevas necesidades y requisitos es continuo y afecta a distintas unidades de la actual estructura militar terrestre.

Encuadrado en la División “San Marcial” de la Fuerza Terrestre, el Mando de Operaciones Especiales (MOE) se ve beneficiado de una serie de recursos que implementarán su potencial para participar tanto en cometidos convencionales como en otros que tengan lugar en escenarios asimétricos o incluso en la llamada “zona gris”. La renovación de sistemas de armas y sus complementos es imprescindible para ellos y tienen que tener a su disposición modelos nada convencionales adaptados a sus específicas necesidades.

Dentro de esa línea objetivo de corto/medio plazo se enmarcaría el tema del que aquí vamos a tratar. En los últimos meses la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) de Jaca, que dirige el coronel José Antonio Jáñez Blanco, ha recibido varios lotes de un novedoso visor de puntería, que va a emplear en los cursos que permiten cualificar en la especialidad de OEs a los futuros oficiales y suboficiales que liderarán los Equipos Operativos de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE), del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) y en gran medida del MOE, pues la mayor parte de sus alumnos pertenecen a este último Mando.

La decisión de adquirir el Aimpoint CompM5 es una apuesta clara por un equipo de primer nivel y sigue la estela -como es lo más sensato frente a tecnologías asiáticas poco contrastadas y de bajo nivel operativo- de recientes decisiones que han hecho que naciones como Estados Unidos, Francia, Portugal, Noruega, Italia y otras más de nuestro entorno militar más próximo hayan optado también por visores como los CompM5, Micro, CompM4 y otros, todos ellos diseñados y producidos, siguiendo los estándares más exigentes del entorno militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), por la firma sueca Aimpoint.

Centro de excelencia

La EMMOE, que en 2020 cumple 75 años de actividad lectiva intensa y especialmente especializada, se ha caracterizado a lo largo de su existencia por ser el Centro formativo inicial de los mandos que luego liderarían las distintas estructuras de las OEs españolas.

En especial, ha focalizado su labor en beneficio del ET y además de su carácter lectivo, el que le imprime un valor especial y le sitúa a la cabeza internacional de otros similares de nuestro entorno, les ha caracterizado, por la especial preparación y cualificación del plantel de instructores que han tenido y tienen en la Escuela de Jaca, el ser experimentadores de nuevo material. Es conocido el impulso que desde ese lugar se ha hecho para valorar los sistemas y equipos que hay disponibles en el mercado internacional y comprobar, con procesos especialmente intensos y exigentes, si cumplen con las cualidades que se les exigirá durante el uso en escenarios complejos y nada convencionales.

Dentro de esa línea de trabajo, ellos han estado en los últimos tiempos valorando las cualidades y prestaciones de distintos sistemas de puntería propios de fusiles de asalto y subfusiles, sobre todo, en su caso y respectivamente, los G36 y UMP (Universal Machine Pistol) de la germana HK.

Ese esfuerzo les llevó ya hace un tiempo a solicitar algunas unidades de visores de punto rojo de la más moderna concepción y mejores prestaciones. Se fijaron en la última evolución de los Aimpoint, los de punto rojo más valorados en todo el mundo que son de origen sueco y están en dotación en ejércitos como Estados Unidos, Francia, Suecia, Noruega, Portugal, o, por citar algunas, Italia.

El valorado fue el modelo CompM5 de Aimpoint que conjuga cualidades como tamaño compacto, peso contenido, gran robustez, fiabilidad a prueba del entorno más exigente y hostil, capacidad para soportar temperaturas extremas, larga vida de sus baterías y manejo sencillo y eficaz. La suma de todas ellas da como resultado un visor que es hoy la mejor opción de dotación de un ejército. Muy lejos quedan los nuevos formatos de “marca blanca” china –made in China- pero marcadas con nombres occidentales pero a la cuarta parte del precio y con la incógnita de si sobrevivirá en combate o dejará tirado al soldado durante el despliegue.

La llegada de los Aimpoint CompM5 es ya una realidad para la EMMOE que ha solicitado dos lotes que suman sobre medio centenar de unidades, número al que pronto se añadirá una mayor cantidad de visores. Serán el estándar que se empleará por parte de los alumnos del Curso de OEs para mandos en lo que son sus ejercicios más dinámicos y en las prácticas de tiro, que en su caso son muchas y se enmarcan sobre todo en supuestos que comprenden acciones de fuego real que se desarrollan en escenarios rurales y en espacios urbanizados. La capacidad del sistema compacto CompM5 para un apuntamiento instintivo y preciso sobre objetivos situados a distintas distancias que estén en posición fija o se encuentren en movimiento -gracias a su concepto y referencia interna de color rojo que puede regularse en su intensidad y facilita la toma del objetivo tanto de día como cuando se emplean gafas de visión nocturna (NVD, Night Vision Devices) monoculares o binoculares de noche-, sin error de paralaje y al que pueden añadirse magnificadores de 3 y 6 aumentos que también ofrece Aimpoint en su catálogo de productos, suma muchos aspectos positivos para un centro como la EMMOE que busca la mejor y más exigente capacitación de los pocos que finalizan sus cursos; complementariamente, el paso de soldados de tropa del MOE para realizar algunas fases del Curso de Aptitud Básica para OEs, va a incidir en que en algunas de las prácticas puedan también llegar a usarse los nuevos visores, incidiendo en la familiarización con ese avanzado concepto de puntería tanto en mandos como en tropa.

Momento de cambio

Es conocido que el MOE ha aprobado en los últimos tiempos la incorporación de nuevos sistemas de armas que, como los PDW (Personal Defense Weapon) MP7 del calibre 4,6x30mm -para el mismo fabrica unas municiones de prestaciones sobresalientes la empresa suiza RUAG- o las ametralladoras medias MG5 del 7,62x51mm, están siendo incorporados en sus Grupos de Operaciones Especiales (GOEs) y Unidad de Operaciones Especiales (UOE), las estructuras más focalizadas en lo que es la realización de los cometidos propios de acciones directas, reconocimiento especial y asistencia militar que definen a su entorno específico de trabajo. La llegada de ese tipo de armas está ya concretada y es de suponer que más pronto que tarde también, como ya han hecho por ejemplo en la FGNE -ellos emplean el también avanzado visor Aimpoint Micro en sus armas de asalto-, se decidan por renovar sus actuales fusiles de asalto del 5,56x45mm.

En el proceso de implementación de sus capacidades se contemplaría el de renovación de parte de sus sistemas de puntería más clásicos y menos efectivos, objetivo claro y definido en el que el modelo CompM5 cobra especial fuerza al ser ellos usuarios también de versiones anteriores de la familia Aimpoint que como esta nueva se caracterizan por la mejor transmisión de la luz para que el ojo perciba más fácilmente donde está el objetivo y lo identifique de forma más rápida.

Es más que previsible, y la decisión de la EMMOE en ese sentido deja clara la línea óptima y eficaz a seguir por las OEs del ET, que durante el próximo año veamos ya ese efectivo y novedoso visor en manos de algunos de los componentes de los EOs del MOE, un proceso natural si se tiene en cuenta que los holográficos que tienen asignados ya llevan muchos años de uso continuado y su equipamiento tiene que ir renovándose de forma continua para incidir en que su eficacia combativa sea la mejor para neutralizar cualquier amenaza a la que se enfrenten de la forma más eficaz y con el menor riesgo para ellos y la fiabilidad de un visor Aimpoint.

Decirles sobre el CompM5 que se caracteriza por un punto rojo de 2 MOA (Minute Of Angle) que tiene las dimensiones óptimas para trabajar con él en entornos CQB (Close Quarter Battle) y facilitar impactos precisos en puntos muy concretos de aquellos que son el objetivo. En la EMMOE han sido muy críticos a la hora de someter al visor a una serie de pruebas nada convencionales en lo que a utilización se refiere, con un nivel de exigencia, que es el que define al material propio de las OEs, que está muy por encima del que materializan otras unidades de carácter más convencional.

Por lo que hemos sabido del proceso de validación, ha sido especialmente positivo el hecho de que las manipulaciones para la activación del elemento mecánico que regula la intensidad de su punto rojo interno -10 posiciones, cuatro de ellas para modo nocturno- sean especialmente fáciles y puedan realizarse con los guantes que protegen de impactos o del frío puestos. Muy útil para ellos es su configuración tubular que facilita el tener una mejor percepción del entorno próximo al objetivo, pues se opera con él con los dos ojos abiertos para permitir un campo de visión añadido adicional al del propio visor, lo que se agradece cuando se combate ya sea en espacios amplios o cerrados, en los que una nueva amenaza puede generase desde puntos distintos del que centra la acción principal y conocerla incidirá en que pueda neutralizarse de la forma más rápida y eficaz. La ligereza del conjunto, que con la montura pesa sólo 238 gramos, es un factor que debe tenerse muy en cuenta pues es usual que los operadores adscritos a las OEs monten en sus armas de asalto visores, láseres y otros complementos.

Para el personal de la EMMOE han sido especialmente positivos la suma de detalles tecnológicos y de funcionamiento impecable que definen a este visor de Aimpoint. La capacidad de la pila, que en este modelo está localizada en la parte superior derecha de la robusta estructura circular principal, para mantener activa la referencia interna por más de 50.000 horas o cinco años, es un factor muy a tener en cuenta, como también lo es el hecho de que se trate de un modelo AAA que puede encontrarse con facilidad en muchos lugares del planeta. Se ha tenido en cuenta también que el CompM5 se suministra completo y preparado para ser fijado en cualquier raíl estandarizado Mil-Std-1913 gracias a que incluye una montura de fijación rápida tipo LRP (Lever Release Picatinny) diseñada de forma que también ayuda a que el retroceso no afecte a la óptica y un elevador de 39 milímetros que sitúa el visor en mejor disposición para encararlo, incluso en las condiciones más extremas, de la forma más adecuada posible, elemento al que hay que añadir tapas tipo flip-up que protegen tanto la óptica delantera como la trasera de cualquier impacto accidental en ellas.

Por si esas aportaciones no fuesen pocas, este modelo de Aimpoint es compatible con sistemas NVD de diferentes generaciones, mantiene la mejor compatibilidad con los visores de aumentos 3XMag-1 y 6XMag-1 del mismo fabricante sueco, y está tan bien concebido y fabricado que puede resistir inmersiones a profundidades de hasta 45 metros, cualidad que indica lo bien sellado que está a la hora de evitar que polvo, humedad o partículas de arena pueda afectar a su interior.

Este artículo fue publicado en la Revista Táctical Online Diciembre 2020.

Tactical Online Diciembre 2020 Enero 2021

LOS “SCOUT SNIPER” DEL CUERPO DE MARINES ESTADOUNIDENSE

Autor:   Octavio Díez Cámara Fotografía: Octavio Díez Cámara, USMC

A través de numerosas fuentes abiertas se nos han hecho llegar narraciones que versan sobre las capacidades únicas de los tiradores de élite del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps). Es personal, que como otros militares de su misma organización se caracteriza por unos grados de adiestramiento, motivación, moral o dedicación que son conocidos a nivel internacional, dotado con unas cualidades únicas que muchos conocen a través de la filmografía estadounidense. Otros, hemos tenido la oportunidad de visitar sus centros formativos, compartir ejercicios y maniobras con ellos, y, en términos generales, conseguir una mejor aproximación a lo que son, lo que hacen y les caracteriza.

En estas páginas voy a hablarles de los Scout Sniper que son lo que, en términos generales, conocemos como tiradores de alta precisión. Suelen trabajar organizados en equipos y en beneficio de distintas organizaciones de su propia estructura militar y en determinados casos se les asignan misiones encubiertas en la que actúan en binomios o en pequeños equipos para intentar pasar desapercibidos a terceros. Lo que les caracteriza, pues llevan consigo rifles de precisión que en la mayoría de casos son de accionamiento por cerrojo, es el poder hacer frente a personas o sistemas del despliegue adversario y aplicar en esos objetivos su capacidad de precisión quirúrgica.

Para obtener el mejor potencial humano se selecciona a aquellos candidatos, qué por su perfil o servicios realizados, presentan las mejores capacidades personales para lo que se buscará de ellos. Se les prepara en sus cometidos y se les adiestra para su labor específica. Con el tiempo, van realizando servicios reales, superando cursos de preparación en distintos entornos y exigencias, adquiriendo experiencia, …, evolución que incide en que su técnica, táctica y procedimientos sean los mejores para sus cometidos y misiones.

Estas páginas van a servir para explicarles cuál es el proceso inicial de su capacitación, el que se conoce como Scout Sniper y que les capacita para integrarse en los pelotones de los batallones de Infantería, de las unidades de reconocimiento o hasta llegar, como punto máximo de lo que sería su aspiración laboral, a ser partícipes, tras desarrollar una preparación distinta, de las cualidades de excelencia de las unidades de Operaciones Especiales del MARSOC (Marine Corps Forces Special Operations Command).

Un disparo, un blanco

Estos militares suelen integrarse en las diferentes estructuras que se constituyen tomando elementos de las divisiones del USMC. Tienen que prepararse para lo que se les demandará, y en ello nos vamos a centrar en estas explicaciones. La capacitación inicial con las que inician su progresión profesional recibe la designación Curso Básico de Tirador Explorador (SSBC, Scout Sniper Basic Course) y la codificación M0281Z9 dentro de las especialidades que caracterizan a los Marines. Alguno podrá en función de sus cometidos de liderazgo, realizar posteriormente el designado Curso de Líder de Equipo Tirador Explorador (SSTLC, Scout Sniper Team Leader’s Course) y/o el Curso de Líder de Unidad Tirador Explorador (SSULC, Scout Sniper Unit Leaders Course), siendo respectivamente la duración de estos últimos de seis y dos semanas; los que asisten al SSTLC se centran su aprendizaje en temas como planificación de misión o apoyo a otros sistemas de armas, mientras los que participan en el SSULC dirigen su esfuerzo a conocer las capacidades y limitaciones del tiro de alta precisión o en la participación en lo que son Operaciones de Contrainsurgencia o de las Unidades Expedicionarias de Marines con capacidad de Operaciones Especiales (MEU/SOC, Marine Expeditionary Unit/Special Operations Capable).

Mucho más larga es la capacitación inicial, la designada SSBC. Son entre diez y once intensas semanas las que se dedican a impartir lo que es la formación teórica y práctica específica. De lo que es la gestión general se ocupan organizaciones como el Batallón de Adiestramiento con Armas (WTB, Weapons Training Battalion) que está adscrito al Mando de Adiestramiento. Este último es el que se encarga de organizar la Escuela de Instrucción Tirador Explorador (SSIS, Scout Sniper Instruction School) que suele desarrollarse en las instalaciones que tienen en la enorme Base de Quantico en Virginia, en la costa este de los Estados Unidos. Usualmente, en el emplazamiento conocido como “Camp Barrett” se realiza una edición cada año y a la misma se admiten, según datos de hace unos pocos años, a treinta y dos aspirantes para el SSBC.

Sergeant Eric Fraser and Sergeant Aaron Martin, scout snipers, Ground Combat Element, Black Sea Rotational Force 12 practice marksmanship skills with soldiers from the Israeli Defense Force during Exercise Noble Shirley in Tel Aviv, Israel July 11. Noble Shirley is an annual exercise designed to exchange ideas, improve interoperability, understanding and cooperation between the Israeli Defense Force and U. S. military. Black Sea Rotational Force 12 is a Special-Purpose Marine Air-Ground Task Force with crisis response capabilities deployed to the Black Sea, Caucus and Balkans region to enhance interoperability and promote regional stability.

Además de las instalaciones de Quantico, la preparación de los cursos básicos, que tienen un índice de bajas a lo largo de su desarrollo del orden del sesenta por ciento o superior en algunos casos, se realiza también en el marco del Batallón de Entrenamiento Avanzado de Infantería (AITB, Advanced Infantry Training Battalion) de la Escuela de Infantería (SOI, School of Infantry West) de la Base californiana de Camp Pendleton, en la costa oeste del país. Asimismo, se han realizado estos cursos en lugares como las instalaciones AITB de “Camp Geiger” en Carolina del Norte o en la Base del USMC en Kaneohe (Hawaii) donde es usual se programen dos ediciones al año para grupos más compactos de personal.

Por la naturaleza de la misión de los tiradores de precisión del USMC, que no olvidemos es una organización militar, se les prepara tanto en el aspecto psicológico como en el físico. Esa capacitación se hace para que puedan operar de forma independiente y avanzados respecto de sus compañeros en el campo de batalla. Se les exige que sean pacientes y sepan esperar la mejor oportunidad de alcanzar el objetivo seleccionado; en tiro en sí mismo es sólo el diez por ciento de lo que supone ser un tirador de élite.

A 26th Marine Expeditionary Unit (MEU) Maritime Raid Force Marine engages a long distance target with an M40A5 sniper rifle at a range in Jordan, June 10, 2013. Exercise Eager Lion 2013 is an annual, multinational exercise designed to strengthen military-to-military relationships and enhance security and stability in the region by responding to modern-day security scenarios. The 26th MEU is deployed to the 5th Fleet area of operations as part of the Kearsarge Amphibious Ready Group. The 26th MEU operates continuously across the globe, providing the president and unified combatant commanders with a forward-deployed, sea-based quick reaction force. (U.S. Marine Corps photograph by Sgt. Christopher Q. Stone, 26th MEU Combat Camera/Released)

Desde el punto de vista operacional, actuarán en el rol de observador -el que busca los objetivos y obtiene datos de su distancia, comprobando también los resultados del tiro- o en el de tirador -el que ejecuta, en el momento más adecuado, la acción de fuego-. Agrupados ambos conforman un Equipo de dos miembros, siendo uno el que realiza la actividad principal y el otro el que le complementa con sus indicaciones, aunque en buena parte de los casos pueden intercambiarse entre sí. Entre ocho y diez equipos constituyen un Pelotón. Con su arma principal, los rifles de cerrojo tipo Remington M40 y los semiautomáticos Knight’s Manufacturing M110, ambos del calibre 7,62x51mm (.308 Winchester), están cualificados para batir objetivos hasta mil yardas- unos novecientos metros-. Con rifles semiautomáticos antimaterial Barrett Firearms M107 del 12,70x99mm (.50 Browning) pueden realizar impactos certeros contra objetivos a kilómetro y medio de su localización; sabemos que han estado valorando armas del .300 Winchester Magnum y del 6,5 Creedmore, aunque oficialmente no son las que les caracterizan.

Actualmente, hay en activo, según fuentes abiertas, unos tres centenares de Scout Sniper, por lo que hay que seguir formando nuevos especialistas con los que cubrir las bajas que, por ascenso o cambio de destino, pueden producirse en las estructuras donde se les concentra. Decirles que los graduados, cualificados internamente con el apelativo HOG (Hunter of Gunmen), tienen que ser capaces de salir airosos de una preparación que les capacita como élite y que es una de las más exigentes dentro de los Marines; deben alcanzar blancos a distancias conocidas, hacerlo a otros en las que desconocen ese ratio o superar una prueba en la que deben moverse sin ser detectados, de forma discreta y en menos de tres horas, desde una ubicación situada a ochocientas yardas -1 yarda son 0,9144 metros- a otra que distará doscientas del objetivo, disparando tres veces sobre un blanco situado en un puesto de observación en el que están los instructores intentando localizar su presencia.

Preparación inicial

El designado SSBC tiene como objetivo el capacitar a pequeños núcleos de  Marines, que en la mayoría de los casos ya destinados a los pelotones Scout Sniper de los batallones y habiendo realizado una preparación inicial de dos semanas en sus funciones, para trabajar dentro de las estructuras de los pelotones de especialistas de tiro de alta precisión de los batallones de Infantería. También podrán trabajar en el seno de las unidades de reconocimiento -los “Recon” de compañías y batallones específicos-.

Su adiestramiento específico busca imbuirles de los fundamentos básicos del empleo de armas largas específicamente diseñadas para impactos muy certeros, el despliegue en distintos escenarios sin que sus características dificulten su progresión, el empleo de comunicaciones específicas que permitan mantener enlace constante con el Mando, su cooperación con organizaciones de apoyo de fuego para centrar los impactos en los objetivos, la navegación terrestre en terrenos complejos y las condiciones de combate propias de las operaciones de los “sniper”.

Perched on the flightdeck of USS Bonhomme Richard, a Marine sniper from Scout Sniper Platoon, Weapons Company, Battalion Landing Team 1/4, 13th Marine Expeditionary Unit, scans the area around Pier 2, Naval Station San Diego. Snipers were part of the Anti-Terrorism Force Protection Exercise, which was designed to challenge Marines and Sailors to respond to various terrorist threats, Oct. 25-26.

Los voluntarios aspirantes a la realización del Curso inicial deben superar unas pruebas físicas específicas y obtener en ellas una calificación sobresaliente. Tienen que ser cabos LCpl (Lance Corporal), sargentos con el rango GySgt (Gunnery Sergeant) u oficiales que posean la capacitación militar operacional (MOS, Military Occupation Specialities) 0203 o 03XX, admitiéndose tanto personal en activo como reservistas. Además, se les exige que presten un servicio mínimo de dos años después de graduarse, que no hayan recibido apercibimiento durante los últimos seis meses, que tengan en activo su capacitación como tiradores expertos de fusil de asalto –Rifle Expert-, que tengan buena visión en ambos ojos o que no presenten problemas médicos o mentales. Es recomendable que su currículo personal incluya formación previa específica en navegación terrestre, patrullas de Infantería, observación avanzada básica o reconocimiento. Su instancia debe ir firmada por sus superiores en sus pelotones, secciones, compañías y hasta por el máximo responsable del Batallón al que estén adscritos.

Además, en la mayoría de los casos y en función de lo que sea posible, se recomienda que hayan completado previamente una capacitación que les será de utilidad. Se la llama Pre-Scout Sniper Course y de ella se encargan los centros divisionarios de preparación para el combate (DCSC, Division Combat Skills Center). Se trata de seis semanas intensas en las que trabajan con rifles de cerrojo y semiautomáticos en el tiro contra objetivos a distancias conocidas, trabajando tirador y observador para conseguir impactos contra blancos fijos a 300, 500, 600, 700, 800, 900 y 1.000 metros, y contra blancos móviles a distancias de entre 300 y 800m; también, se familiarizan con las diferentes posiciones de tiro en la navegación terrestre tanto diurna como nocturna.

Aquellos que sean considerados como candidatos reciben una lista con una serie de materiales concretos esenciales que deben llevar con ellos al Curso Básico -cuchillo, casco, porta placas, poncho, pintura de camuflaje, binoculares, cuerdas, uniformidad “ghillie suit” completa, trípode de tiro, spray de pintura y un largo etcétera de objetos y prendas- para poder superar con éxito las clases formativas.

Un plantel de experimentados instructores se encarga de gestionar una preparación eminentemente práctica, con algunas teóricas y sobre todo con ejercicios de campo. Se desarrollan tres fases dentro del SSBC. La primera se centra en lo que es la preparación de equipo, sus tareas, la navegación, balística, estimación de distancias y el disparo contra objetivos fijos y móviles, de forma que de treinta y cinco cartuchos alcancen con al menos veintiocho proyectiles la zona negra de sus blancos. En una segunda buscan que aprendan a camuflarse ellos y a su material, a buscar las mejores posiciones de tiro o a estimar cual método es mejor para alcanzar un objetivo prefijado, incidiendo en alcanzar blancos de tipo metálico localizados a distancias desconocidas, un esfuerzo que acaba con buena parte de los candidatos; por su parte, en la tercera se les enseñan temas como las tareas de cada componente del Equipo o la planificación, coordinación y ejecución de sus misiones.

Si superan este adiestramiento básico se les confiere la especialidad militar MOS 0317 que es de tipo secundario y les capacita para generar disparos de largo alcance y precisos sobre blancos seleccionados -equipo de Mando y Control, blindados, sistemas radar de Defensa Aérea, lanzadores de misiles, determinados sujetos, …-, detectar y confirmar objetivos, calcular distancias, validar condiciones ambientales, llevar a cabo misiones de reconocimiento y vigilancia u obtener información. Los Scout Sniper del USMC son élite del tiro y se preparan, con prácticas y otras formaciones, para ejercer su “poder” sobre aquellos blancos que requieran de sus aptitudes y excelente precisión.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2020.

CULATA MAGPUL PRO 700, OPCIÓN PROFESIONAL AVANZADA

Autor:   Octavio Díez Cámara Fotografía: MAGPUL

Realizar un disparo con un arma larga en condiciones que no siempre serán fáciles, contra objetivos que en casos estarán en movimiento o no se mostrarán de perfil, en localizaciones con climatología y entorno adverso, o cuando el adversario sabe de qué nos encontramos por una determinada zona, no es fácil.

Los tiradores de élite del ámbito militar y policial, que muchos identifican con el término anglosajón sniper, son profesionales curtidos y con una dilatada experiencia en su especialidad. Tienen que adiestrarse y formarse en unas técnicas y tácticas específicas, conocer bien las armas que llevan consigo y realizar prácticas de tiro, en las condiciones más variables, de forma intensa y continua. Para conseguir la certeza que se les exigirá emplean usualmente armas con acciones de cerrojo de distintos calibres asociadas a cañones de longitud variable -usualmente entre 20 y 26 pulgadas- que estabilizan los proyectiles disparados y les confieren una necesaria velocidad en boca con la que llegar, sin verse especialmente afectados por el viento, al punto que se pretende alcanzar.

MAGPUL, buscando incidir de la forma más positiva en los que aquellos que forman parte del colectivo de tiradores de alta precisión requiere, ha diseñado y produce una culata espectacular. Designada PRO en referencia al entorno más profesional de potenciales utilizadores, está pensada para acoplarse a rifles con acciones de tipo Remington 700 y brindar a aquellos que la usen unas prestaciones muy superiores a las de concepción más clásica. El cambio de la antigua por la nueva es rápido, las prestaciones que se obtienen con la transformación superlativas y el coste de la decisión muy rentable desde el punto de vista económico, detalles todos positivos.

Por lo señalado, a la pregunta ¿por qué cambiar mi vieja culata por una MAGPUL PRO 700? sólo cabe una respuesta: para conseguir una gran mejora de capacidades y hacerlo con una inversión especialmente rentable.

Solución innovadora

La compañía estadounidense MAGPUL es bien conocida en el entorno profesional, y en del de aquellos que practican distintas modalidades del tiro, por fabricar una serie de complementos caracterizados por la mejor funcionalidad y por tener un precio muy asequible.

Fue en la feria estadounidense SHOT Show, que se celebró en Las Vegas en enero del año 2018, cuando los allí presentes tuvimos la oportunidad de conocer el producto del que les hablamos en estas páginas y manipularlo, aunque ya habían avanzado en esa línea de fabricados con culatas para los AR que comenzaron a comercializase con anterioridad.

Al tenerla en las manos por primera vez, la PRO 700 transmite una serie de sensaciones especialmente positivas. Se observa una elaborada y meticulosa manufactura que afecta de forma clara a todo el conjunto en general y a sus distintos componentes en particular. Se aprecia que la ligereza es notable, lo que incidirá en una mejor movilidad del rifle en que se instale. Se valora de forma óptima el hecho que la parte posterior pueda plegarse sobre el costado derecho, favoreciendo el transporte en situaciones como las propias de entornos urbanizados. Se suman muchas y buenas aportaciones y sensaciones.

Esos factores suman claramente a favor de este modelo de MAGPUL. Hoy hay muchas opciones de culatas que han ido surgiendo en los últimos años. La mayoría son especialmente caras y doblan o triplican el precio de esta opción. Otras, más económicas, no son aptas para el uso profesional y están destinadas al entorno civil más deportivo o al cinegético. Con la PRO 700, quien la propone al mercado suma ventajas respecto a otras menos atractivas en cuanto al precio y en cuanto a las prestaciones, unas cualidades que permiten que se sitúe como una opción especialmente interesante y muy valorada, como así lo atestiguan numerosos comentarios en redes sociales, por aquellos que han tenido la oportunidad de probarla en todo tipo de entornos y en especial cuando se requiere el tener que alcanzar objetivos a distancias medias y largas.

Para conseguir que su producto se posicionara con rapidez en un mercado que es especialmente exigente, su fabricante realizó un periodo intenso y largo en el que escucharon a los expertos, diseñaron distintos conceptos y los probaron en situaciones especialmente exigentes, y, al final, pusieron a punto su propuesta. Cumplieron, aplicando soluciones innovadoras de ingeniería y recurriendo a procesos de la más alta precisión asociados a las estrictas exigencias de las especificaciones militares MIL-SPEC, su objetivo inicial: fabricar y ofrecer el mejor chasis para rifles tipo Remington 700 del mundo.

Como puntos genéricos de la PRO 700, apuntar que AASIAS.com es distribuidor oficial en España y la tiene a un precio especialmente atractivo en su página web, facilitando así que aquellos que tengan interés en ella puedan adquirirla de forma menos costosa. Se propone en un tono negro que cumple con las necesidades más genéricas y en un atractivo FDE (Flat Dark Earth) que se sitúa en lo que ahora está especialmente de moda y es más óptimo para aquellos que desempeñan sus cometidos en entornos áridos.

Decirles también, como factor positivo añadido que el conjunto sólo pesa 5,4 libras -poco más de 2,4 kilogramos-, lo cual incide en que su uso no añada mucho peso al arma en la que se instale reemplazando otra culata que en todo caso sería mucho menos elaborada, funcional y atractiva. Señalar que este producto ha sido concebido para ser usado en condiciones climáticas hostiles en las que la humedad o frío puedan ser factores que definan donde se tenga que trabajar con ella; ahondando en ello, su diseño especialmente ergonómico ha tomado en cuenta diferentes peculiaridades y necesidades, y adopta soluciones, entre las que se incluye el acabado exterior especialmente resistente a la corrosión, que son un punto de valor añadido que debe tomarse en cuenta.

La culata

Este producto, que puede acoplarse con rapidez a una acción de cerrojo corta tipo Remington 700 gracias a dos tornillos que sujetan ambos elementos y permiten al cañón que oscile sin limitaciones después de cada disparo para obtener la mejor precisión, se beneficia de varias aportaciones en las que nos vamos a centrar.

De un lado, facilita la mejor ergonomía con el tirador al incluir varios elementos que admiten regulación específica en la parte trasera de la culata, o por la propia configuración de otros de forma que la simbiosis arma-usuario sea la óptima. De otro, el concepto incluye un brocal en el que se pueden situar con rapidez los cargadores, facilitando tanto la recarga como el cambio de munición para dar respuesta a distintas necesidades puntuales que puedan surgir en el transcurso de una misión u operativo. También hay que tener especialmente en cuenta lo favorable que es, tanto para su transporte general como para favorecer determinados movimientos propios, el hecho que la parte trasera se pliegue en un costado o que se pueda acoplar a su parte delantera superior un accesorio que facilita el situar un módulo intensificador nocturno o térmico que permitirá incidir en el disparo en condiciones de luz adversas.

Esos factores quedan reforzados por el diseño de la PRO 700 en el que encontramos varios elementos y distintas aportaciones de los mismos. El cuerpo principal de este avanzado modelo está formado por una estructura o chasis de aluminio 6061-T6 de grado aeroespacial que ha sido mecanizado con maquinaría de control numérico de alta precisión y sometido a un proceso exterior de anonizado duro tipo III. Su parte delantera tiene una forma en V que actúa como canal para el cañón y que en ninguna circunstancia ambos elementos se toquen, en varios puntos se incluyen anclajes QD para poder situar en ellos los propios de las correas portafusil, se le fijan en sus costados delanteros a modo de guardamanos elementos de polímero para mejorar el confort y evitar se generen posibles ruidos, y se le ha equipado con hasta trece anclajes M-Lok en los laterales y parte inferior para poder situar en ellos aquellos accesorios que, como el bípode, puedan ser necesarios por el utilizador para cumplir aquellas funciones que tenga asignadas como profesional o las necesidades de colectivos deportivos de alto nivel. Decirles que en la empuñadura pistolete, también de polímero, se ha realizado un óptimo trabajo de diseño y concreción al concebirla con muy poco ángulo para facilitar el mejor posicionamiento en ella de la mano derecha e incidir en que así el dedo índice que actúa sobre el gatillo se encuentre en la mejor y más flexible disposición para realizar los disparos.

Justo debajo de donde se fija la acción se encuentra una tolva en la que se pueden fijar cargadores tipo AICS que admiten 5 ó 10 cartuchos de capacidad e incluyen los PMAG de MAGPUL realizados en polímero reforzado de alta resistencia. Se ha pensado que sea compatible con cajetines de disparo de varios fabricantes que incluyan tanto opciones de gatillo curvo como plano, y que, gracias a la disposición y tamaño del guardamontes agrandado, pueda emplearse y dispararse el rifle por aquellos que lleven puestos gruesos guantes en sus manos. Por cierto, detrás de la tolva del cargador se encuentra una palanca de acero de pequeñas dimensiones y sometida a un proceso exterior de fosfatado al manganeso -acabado Melonite- para mejorar su resistencia a la corrosión, lo que agradecerán aquellos que operen en entornos húmeros o en la zona costera del litoral. Su función es liberar el elemento que retiene al cargador en su alojamiento para facilitar su retirada sencilla y veloz; está convenientemente situada de forma que su activación es ambidiestra.

Si el chasis de aluminio reforzado por polímero es óptimo, también podemos dar ese apelativo a la parte posterior. Allí está la culata, elemento con estructura de aluminio, anclajes tipo QD y complementos de polímero que se acopla al cuerpo principal con un elemento de gran resistencia de forma que no haya ninguna holgura y que el movimiento de plegado sea el más preciso.

Con la culata plegada, y gracias a su configuración, puede actuarse sobre el gatillo en caso de que una situación concreta o emergencia así lo exija. Incorpora una muy bien resuelta solución en lo que son sus elementos de regulación y adaptación morfológica al tirador, pues grandes ruedas facilitan los movimientos de forma precisa, sencilla y especialmente eficaz. Una actúa sobre la carrillera de forma que la cara del tirador pueda quedar perfectamente alineada con la parte central del visor y permita ver el objetivo con la mejor claridad y nitidez. Otra actúa sobre la cantonera posterior para darle mayor o menor profundidad y hacer que se acople perfectamente usuarios con torso y brazos de distintas dimensiones; la cantonera admite regulación en lo que es su canteado lateral, pudiendo variar este aspecto en +/- cinco grados.

Completando estas páginas apuntar que MAGPUL ha hecho una diana certera con este diseño, pues su coste incide en una adquisición más económica y sus muchas cualidades y capacidades hacen que la inversión merezca, y mucho, la pena. Muchos tiradores de todo el mundo ya han valorado sus prestaciones y está disponible para los españoles interesados. Pueden adquirirla en AASIAS.com.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2020.

Entrena en seco con el sistema Mantis

Autor: Tactical Online y José M. Gutiérrez.

A cualquier poseedor y aficionado a las armas de fuego, sea por una necesidad profesional y/o deportiva, toda esta situación de confinamiento por el coronavirus le está perjudicando, también, en sus habilidades con el arma de fuego.

Queremos contribuir con “nuestro granito” de arena y proponerte una serie de entrenamientos en seco, para hacerte más ameno el confinamiento e intentar paliar la falta de entrenamiento.

El entrenamiento en seco es, casi siempre, esa “asignatura pendiente” que tenemos. Ya que a todo el mundo le apetece pasar un tiempo en la galería o campo de tiro practicando fuego real. Ahora es el momento de redescubrirlo.

Para ello se nos ha ocurrido contactar con José M. Gutiérrez, reciente ganador del sistema Mantis X10 en SICUR en el stand de AASIAS.com distribuidor en España para la marca. Él es uno de esos héroes anónimos que estos días ayuda a mantener la ciudad de Madrid segura y a que unas pocas personas sin escrúpulos se lo piensen dos veces antes de fallarle al resto de conciudadanos.

El entrenamiento en seco

Consiste en la manipulación de armas de fuego sin presencia de cartuchos reales. Existen varias razones para habituarse a esta práctica. El coste de la munición, el tiempo empleado en ir a un campo de tiro o la dificultad de encontrar uno donde podamos entrenar. Más práctica igual a mayor perfección en el uso con armas de fuego.

Sin fuego real, un tirador puede enfocarse en cosas que con la detonación de un disparo son mucho más difíciles. El sonido de una o varias armas de fuego, casquillos volando, la posición de otros tiradores, son multitud de distracciones que dificultan entrenar la presión del disparador, su recorrido o el perfecto desenfunde del arma.

Durante los años setenta del pasado siglo, el gobierno del apartheid en Sudáfrica, sufrió un duro embargo durante el cual, no pudo importar munición. Como un experimento, el Ejército dividió a los reclutas entre los que hicieron su entrenamiento normal con fuego real, y otros que no pegaron un solo tiro. Solo entrenamiento en seco. En sus exámenes finales, las puntuaciones más altas se consiguieron por el grupo de tiro en seco. Todos sabemos que el combate con armas de fuego no solo depende de tu habilidad con las armas, pero si no tienes habilidades en su manipulación, difícilmente podrás realizar todo lo demás.

Recuerda siempre empezar con las normas de seguridad, retirar munición real y vaciar cargadores y recámara, y volver a revisar que no hay cartucho en ella. Usar munición de entrenamiento y/o varilla de entrenamiento.

José Miguel G. Nos propone los siguientes ejercicios:

1.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo.
     – Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos, finalizamos revisando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.
1M.- Mismo ejercicio que el anterior, añadimos sistema MANTIS. Añadimos disparo. Armas con sistema de aguja lanzada solo se podrá efectuar un disparo, salvo que se instale un sistema disparador que permita encadenar, sistema browning encadenar doble tap sobre un mismo objetivo.
    -Misma dinámica que en el caso anterior en cuanto a tiempos de trabajo, secuencias, etc.

Sistema Mantis: En este ejercicio, a través del modo “desenfunde” de la aplicación, podremos medir los tiempos en cada fase del disparo. Primera vez en tocar el arma, Extracción de la funda, presentación y ángulo vertical al objetivo y disparo. Esto nos ayudará a mejorar cada fase, sin que ninguna perjudique a la anterior. No sólo podremos saber cuanto tardamos en desenfundar y disparar. Si no, cuanto tiempo empleamos en cada movimiento, además del ángulo que describe en cada disparo nuestro arma.


2.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo.
    -Trabajamos el empuñamiento correcto a una mano, liberación de los sistemas de seguridad, extracción y presentación del arma hacia la zona conflicto, efectuamos 1-2 tap en función del sistema de nuestro arma. Partimos de posición de “entrevista”. Usamos sistema MANTIS. Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
-Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos verificando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo. Trabajamos control del disparador.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


3.- En búsqueda, localizamos objetivo, extendemos brazos, disparo. Usamos sistema MANTIS.
    -Trabajamos presentación del arma, disciplina de dedo y control del disparador.
Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de búsqueda. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Trabajamos control del disparador.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.

4.- En búsqueda, localizamos objetivo, extendemos brazos, disparo 1 – 2. Recarga de “emergencia” Usamos sistema MANTIS.
    -Trabajamos presentación del arma, disciplina de dedo y control del disparador.
Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de búsqueda. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Trabajamos control del disparador. Recarga de “EMERGENCIA”.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


5.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo. Trabajamos transición negativa.
     -Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”. Tras dirigir el arma hacia el objetivo simulamos que este se deshace de su arma y se dirige a manos vacías contra nosotros. Sacamos bastón ASP en close mode. Lanzamos un check y un weapon straight.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos enfundando de nuevo nuestra ASP e iniciamos otro ciclo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


6.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo. Trabajamos transición negativa.
     -Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”. Tras dirigir el arma hacia el objetivo simulamos que este se deshace de su arma y se dirige a manos vacías contra nosotros. Sacamos bastón ASP en open mode. Lanzamos dos weapon straight.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos enfundando de nuevo nuestra ASP e iniciamos otro ciclo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.
Precaución con el trabajo en open mode.


7.- De espaldas al objetivo, aplicamos ciclo OODA localizando un punto de conflicto/amenaza, damos media vuelta, desenfunde y disparo. Usamos sistema MANTIS, modo pro-timer.
Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    –  Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, intentamos todo este trabajo en “rojo”.


8.- Partimos en búsqueda, estático, elevamos al objetivo/amenaza y efectuamos dos disparos – uno en el caso sistema Glock sin modificar disparador – replegamos y repetimos. Usamos sistema MANTIS.
    -Velocidad verde.
    -Por tiempo: 5´. Buscamos tratar cada ciclo de fuego como único, aislando cada ciclo del anterior. Estudiamos cada maniobra que hacemos para ver si es correcta y posteriormente analizar en la App nuestro trabajo.

Conclusiones: Analizamos la sesión, tomamos notas. Apuntamos los aspectos a mejorar para la siguiente sesión. Reforzamos nuestras fortalezas.

Tactical Online Abril 2020Este artículo fué publicado en el número de la Revista Táctical Online Abril 2020.

Revista Tactical Online Abril 2020

GEOF, élite de la Policía argentina

Autor y fotos:        Octavio Díez Cámara

“Honor y valor para hacer cumplir la Ley” figura en un rótulo de un importante acuartelamiento de la Policía Federal Argentina (PFA) en la zona de la avenida Presidente Figueroa Alcorta de Buenos Aires. Es un espacio donde están algunas unidades montadas y que, por su ubicación, permite una rápida proyección de quienes allí tienen su sede y también, por contar con diferentes áreas urbanas y amplias zonas, realizar ejercicios especialmente dinámicos de forma discreta.

Gran actividad  

En ese entorno trabajan los que forman parte del Departamento de Grupos Especiales de Operaciones Federales (GEOF). Se trata de la Unidad antiterrorista más capacitada dentro de la estructura del Ministerio de Seguridad de la República Argentina y está encuadrada dentro de la PFA. Este Departamento cubre varios cometidos que se encuadran en llevar a cabo misiones en las que el personal policial regular pueda verse superado, por lo que se empeñan en la ejecución de acciones de prevención del delito como en las de represión o en constituir el último escalón de respuesta ante distintos tipos de situaciones de crisis que puedan atentar contra su país, las representaciones extranjeras allí acreditadas o la ciudadanía en general. Su capacidad multidisciplinar hace que al GEOF pueda alertársele para situaciones como: las tomas de rehenes de tipo planificado contra terroristas o de carácter eventual en el caso de delitos frustrados; neutralizar a sujetos hostiles parapetados y teniendo con ellos armas de fuego o explosivos; acutar en asaltos a edificios que conlleven una alta peligrosidad o una elevada complejidad; llevar a cabo allanamientos de rápida definición; participar en dispositivos de custodia de determinadas personalidades y personas VIP’s (Very Important Person); reforzar con equipos móviles tipo CAT (Counter Assault Team) o con francotiradores a la División de Custodia Presidencial que protege al mandatario que ocupe la “Casa Rosada” o para asumir aquellos cometidos especiales en las que su preparación y capacidad les haga ser diligentes y efectivos.

Su actual estructura de trabajo -según nos explicaron- emula a la del FBI  (Federal Bureau of Investigation) de los Estados Unidos -HRT (Hostage Rescue Team) en Quantico y equipos SWAT (Special Weapons And Tactics) en las unidades regionales. El Departamento GEOF suele actuar de forma coordinada con el Departamento de Unidades Tácticas del Interior (UTI) -son grupos especiales para situaciones de menor complejidad de los que tienen activos ya varios de los ocho programados- y con la División Centro de Especialidades está encuadrado dentro de lo que es la Dirección General de Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE).

El GEOF tiene como máximo representante a un Comisario Inspector y engloba a algo menos de trescientos efectivos que se reparte entre la División Administración y Logística que tiene asignado a un grupo de funcionarios muy experimentados y con muchos años de servicio adscritos a trabajos relacionados con todos aquellos aspectos de índole general -oficinas, talleres, almacenes, cursos, enlaces,…- y la División Operaciones que es la que directamente asume el cometido más táctico. Esta última, que también tiene como Jefe a un Comisario, se subdivide en cuatro secciones: la Sección Negociación e Inteligencia Táctica en la que encontramos dos grupos de negociación, la Sección de Canes Tácticos que está en proceso de consolidación con perros tipo Mallinois belgas, la Sección de Francotiradores conformada por varios equipos de tirador y observador cualificados tanto para trabajar en ambientes rurales como urbanos, y la Sección de Grupos de Asalto que es la mayor de las cuatro y tiene una entidad próxima a los cien hombres; los de esta última se reparten ente los grupos designados “Alfa”, “Bravo”, “Charly” y “Delta”, que tienen ente veinte y veinticinco policías en cada uno. Para determinados operativos pueden disgregarse en equipos de seis u ocho hombres, siendo el mínimo elemento de trabajo de dos policías. Todos ellos, tienen la capacitación que les califica como operadores generales de su especialidad policial, incluyendo algunos que han realizado formaciones concretas que les habilitan en aperturas, en el salto paracaidista tanto en la modalidad automática como en la manual o como buceadores de combate.

Al tener cuatro grupos activos, pueden tener siempre uno en alerta inmediata y al resto empeñados en temas de adiestramiento o descansando. Buscan con ello el tener la capacidad de, como ha sucedido ya en varias ocasiones, poder alertar y desplegar al menos a dos de ellos; se trata de periodos de alerta de veinticuatro horas, aunque ellos las identifican localmente como “24 por un café” porque su duración es relativa y en ocasiones se transforman en 48, 72,…, o en una semana en continuidad. Ese carácter y disponibilidad hace que, de acuerdo con el Decreto 87/2003, reciban un suplemento económico particular por “especialidad de alto riesgo”.

Formación y adiestramiento

Es usual que en las instalaciones del GEOF de Buenos Aires o en otros puntos del país se reciban a especialistas de otros países para darles algún tipo de práctica o teórica sobre distintas técnicas. Trabajan habitualmente con altas representaciones estadounidenses, como la del Comando Sur, el FBI o  la Compañía “Charlie” del 7º Grupo de Fuerzas Especiales del United States Army.

Para llegar a ser uno de sus miembros se activan con carácter anual procesos selectivos en los que se busca personal subalterno, desde agentes a cabos, y personal superior de ayudante a inspector. Se tiene en cuenta la consigna que  dice que “para ser un buen GEOF uno tiene que ser un buen policía, y para ser un buen policía uno tiene que ser una buena persona”. Los candidatos se presenta voluntarios y se les pide que tengan una experiencia de servicio mínima de dos años y que cumplan una serie de prerrequisitos.

Los seleccionados pasarán a realizar el Curso Básico para Grupos Especiales de Operaciones Federales para el que el Departamento GEOF aporta instructores. Entre ochenta y cien agentes son concentrados, en régimen de internado en el que se sigue un sistema de hostigamiento y estrés permanente, en unas instalaciones de doscientas cuarenta hectáreas conocidas como “Campo 17 de noviembre” que están en Ezeiza, a unos treinta y siete kilómetros de la Capital Federal. Son entre diecinueve y veinte intensas semanas allí en las que los instructores se encargan de la gestión de una preparación inicial que asumen todos los aspirantes a modo de iguales, independientemente de su rango. Se les instruye en muchas materias. Al final sólo suelen quedar entre un 15-20% de los que lo inician. Como colofón, y en una ceremonia final, reciben el distintivo que les acredita como cursantes de la especialidad.

No todos los que lo consigan pasan al GEOF, pues es un destino voluntario y hay personas que quieren el Curso para mejorar su curriculum. Los que sí se decidan tienen que continuar formándose por un periodo total que dura unos dos años y medio. Un año lo dedicarán, ya en sus destinos, a temas de mediana complejidad. Si superan ese periodo pasarán otro año más  asumiendo tareas de alta complejidad que incluyen las de recuperación de rehenes o las de intervención de sujetos atrincherados. Un examen continuado de su dedicación y profesionalidad les permitirá permanecer destinados en el GEOF.

Paralelamente, podrán ser capacitados en el paracaidismo militar básico, el paracaidismo militar avanzado o como jefes de salto, en el Curso de Fuerzas Especiales del Ejército o en especializaciones como los cursos de “Montes y de Sierra” o  de “Montaraz” de la Gendarmería. Tienen que prepararse y realizar una calificación semestral en temas de puntería de combate enmarcadas en tareas críticas y de estrés. Cada día practican operativos de CQC (Close Quarter Combat) y una vez por semana los desarrollan con fuego real. Bimestralmente tienen que superar unas pruebas de buceo y de natación de combate, siendo obligatorio que realicen un salto en automático al menos cada tres meses y uno manual cada dos.

Alguno puede formarse en una o en varias de las distintas especialidades que les mencionamos: la que llaman “brechero” y les capacita, durante tres exigentes semanas, para aperturas convencionales y no convencionales con elementos mecánicos -arietes, palancas, mazas,…-, balísticos -escopetas- y explosivos; el Curso “Sniper” que dura seis semanas y habilita en las técnicas y acciones propias de tiradores y observadores, ejercitándose sobre todo en temas de movimiento, camuflaje, empleo de rifles de precisión o uso de visores de observación; el Curso Grupo de Apoyo Táctico (GAT), dos semanas en las que se les enseñan técnicas de organización y ejecución actuando como grupo de apoyo táctico en custodia de dignatarios, traslado de detenidos o movimiento de determinadas sustancias o materiales, o el Curso de Negociador Policial que dura cuatro semanas y adiestra a distinto personal en el manejo y desarrollo de una negociación ante situaciones de crisis.

Dilatado historial

El GEOF nació con la voluntad de tener una capacidad de respuesta en el interior del país. Desde el punto de vista histórico, el GEOF, a diferencia de otros grupos especiales de policías de otros países, no surgió al haberse producido ya un hecho determinado.

Por el contrario, dentro de la PFA, es el resultado definitivo de dos vertientes claramente definidas. Una la encontramos en lo que podríamos llamar como grupos de carácter especial dentro del Cuerpo Guardia de Infantería (CGI) que en 1910 se incorporó a la orgánica de la Policía de la Capital Federal. En su seno surgieron elementos como los Grupos de Allanamiento que actuaron contra grupos de anarquistas o delincuentes particularmente peligrosos en la década de los treinta del siglo pasado, los Grupos de Reducción de Dementes que actuaban contra personas víctimas de alguna enfermedad mental que buscaban auto agredirse o hacerlo a terceros, o los Grupos Especiales que se formaron en 1975 aglutinando a los dos anteriores. La otra vertiente sería la que, a partir de 1978, se generó al constituir el Centro de Adiestramiento Policial Especial (CAPE), una institución lectiva donde se desarrollaron cursos proporcionados por miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional española o del entonces Grupo Antiterrorista Rural (GAR) de la Guardia Civil.

Todas esas experiencias anteriores pueden considerarse como un precedente al nacimiento del GEOF. Fue en 1994, ahora hace un cuarto de siglo, cuando se encomendó al Superintendente de Interior Ángel Juan Antonio Ramírez, que ya había realizado algunos cursos con el SWAT de Miami, la creación de una Unidad de Operaciones Especiales autónoma para actuar, dentro del la PFA, en todo el país. El análisis de los índices de delitos y estudios geopolíticos llevó a constituir en 1995 la Sección GEOF en Tucumán, evaluando a cuarenta y cinco suboficiales para seleccionar a veintiocho que realizarían su entrenamiento en destino durante seis meses. Paralelamente, personal del CGI y de la Escuela Federal de Policía, realizaban el primer Curso GEOF para oficiales, una preparación que lograron aprobar nueve de diecinueve postulantes. En 1996 se creó en Rosario (provincia de Santa Fe) la 2ª Sección GEOF que se organizó con los veinticuatro agentes que aprobaron de un total de sesenta y seis voluntarios. Ese mismo año tuvo lugar el primer Curso mixto de Oficiales y Suboficiales, y en 1997 se constituyó la Sección Buenos Aires, quedando dividida la capacidad del GEOF en tres secciones.

A finales de 1999 se fusionaron en la División GEOF. En 2014 la División pasó a tener mayor rango y adopta el nivel de Departamento. En los veinticinco años de historia del Grupo argentino al que dedicamos estas páginas ha participado en numerosos incidentes que incluyen casi medio centenar de incidentes de toma de rehenes, veintidós de personas parapetadas y cientos de otros servicios que han derivado en su despliegue para poner fin a incidentes graves, detener a delincuentes especialmente peligrosos o proteger la vida de determinadas personas. El cabo Ábalos, tirador de precisión, perdió la vida en un enfrentamiento armado con delincuentes que lo asaltaron al llegar a su casa.

Este artículo fué publicado en el número de la Revista Tactical Online Enero 2020

Tactical Online Enero 2020

PROTECCION ANTITERRORISTA

Autor y Fotos:           Octavio Díez Cámara

Hablaba, hace sólo unas semanas, con un oficial de alto rango de una institución policial española sobre los distintos tipos de amenazas a los que nos enfrentamos hoy. Me apuntaba, como ya es conocido por muchos, que la posibilidad de un atentado terrorista, o de que algún enajenado intente actuar en escenarios donde hay una gran afluencia de público, es hoy por hoy una realidad palpable, tanto que la idea de cómo actuar ante esas hipótesis está siendo exportada desde distintos ámbitos de la Unión Europa a otras naciones de nuestro entorno donde se percibe que ese tipo de incidentes puedan también acontecer.

En ese marco general de una posible acción contra civiles desarmados, ya sea empleando explosivos, vehículos, armas u otros elementos que puedan causar un número de bajas importante e incidan en una amplia difusión mediática del suceso -que un atentado salga en los canales de las televisiones de todo el mundo puede ser uno de los objetivos que buscan algunos núcleos terroristas de carácter yihadista-, vivimos el momento actual. Por ello, y para evitar acciones indiscriminadas de distintos orígenes sobre ciudadanos, turistas y visitantes ocasionales, se han establecido diversos niveles de alerta y diferentes tipos de dispositivos que están activos en todo tipo de ciudades.

Respuesta inmediata

Las últimas semanas de 2019, y los primeros días del año 2020, son fechas señaladas para diferentes grupos de personas en todo el planeta, pues además de ser días en los que algunas religiones rememoran distintos hitos históricos se da la circunstancia que hay muchas jornadas festivas, se acude con mayor intensidad a centros comerciales y hay mucha más gente en las zonas más céntricas disfrutando de lo que se les ofrece.

Es en ese entorno, en el que se incide en una elevada concentración de personas desprotegidas, en el que los responsables policiales han identificado, y algunos de los hechos más violentos que han acontecido en los últimos años así lo atestiguan, que puede surgir un ataque. Principalmente, se trabaja con la hipótesis que una organización terrorista de origen yihadista pueda preparar una acción violenta de forma directa o incidir en que alguno de sus seguidores sea quien la ejecute a modo individual. En distintos medios de difusión propagandística usados por facciones de origen terrorista se alienta a obtener todo tipo de recursos para actuar contra personas desarmadas, ya sea por medio de artefactos explosivos de tipo improvisado (IED, Improvised Explosive Devices) -el acceso a artefactos comerciales está cada vez más controlado y es más difícil para evitar que no caigan en manos equivocadas-, empleando vehículos de gran tonelaje que sean difíciles de parar cuando se desplazan a cierta velocidad por su masa relevante, haciendo uso de armas llegadas por vías ilegales desde zonas de conflicto o, simplemente, recurriendo a cuchillos u otros artefactos cortantes que son especialmente comunes en nuestra sociedad.

Sea cual sea el elemento usado para intentar matar o herir a civiles desarmados, la realidad es que estamos ciertamente desprotegidos como sociedad ante aquellos que son violentos y quieren expresar ese carácter sobre nosotros. Por esa incapacidad personal palpable para auto defendernos de diferentes amenazas, está claro que la responsabilidad recae en las instituciones de carácter público y gubernamental.

De un lado, se ha venido potenciando la actuación de organizaciones dedicadas a la obtención de Inteligencia para seguir determinados sujetos y conductas y así identificar a algunas de las amenazas potenciales. No ha sido fácil esa línea de trabajo, pues la legalidad vigente en Occidente está muy focalizada en la protección integral de los derechos de todas las personas, incluso de aquellas que pueden ser quienes atenten contra sus conciudadanos. De otro, lo que se ha hecho es reforzar determinados dispositivos. En aquellos lugares en los que se ha identificado que el tránsito regular de personas es elevado o que se dan grandes afluencias de público en determinadas jornadas o en alguna franja horaria concreta se han desplegado tanto medidas físicas contundentes -barreras, bolardos, etcétera- que dificulten sobre todo el movimiento de vehículos y/o se han desplegado sistemas de vigilancia optrónica con cámaras de televisión diurnas y nocturnas que permiten un seguimiento integral de lo que acontece incluso en momentos del día donde la presencia de público sea menor.

Paralelamente, o complementariamente a la decisión de apostar por dispositivos de mayor o menor contundencia o de una tecnología más o menos elaborada, lo que se ha hecho también es generar recursos policiales con un mayor número de agentes -algunos países, como Francia o Italia, también recurren a fuerzas de carácter militar que actúan complementariamente a los recursos de vigilancia interior más tradicionales- para así incidir en que aquellos que valoren la hipótesis de atentar vean que no lo van a tener fácil y se lo piensen, no haciéndolo o buscando un lugar menos interesante para lo que buscan. Los hay en puntos visibles para que pueda identificarse su presencia y hay otros desplegados de manera más discreta para que no sea fácil su localización y ubicación determinada.

Ese personal trabaja ahora, o así debería hacerlo, con un nivel de formación, adiestramiento -dispositivos como los simuladores de VirTra son una muy buen ayuda en ese sentido- y equipamiento que es bien distinto del que sólo hace unos años les caracterizaba.

Protección y letalidad

Se ha incidido mucho, y, previsiblemente, así se va a seguir haciendo en un futuro a corto y medio plazo, tanto en la protección personal de los uniformados, que garantizará su máximo nivel de auto supervivencia individual y colectiva en caso de ser atacados o de tener que repeler a quienes atacan a otros, como en la de proveerles con medios que hagan que su respuesta sea clara y determinante.

Sobre los del primer grupo, concretar que actualmente las prendas antibala que muchos policías llevan consigo en el devenir de sus jornadas habituales de trabajo, pensadas para detener proyectiles como los clásicos del 9×19 milímetros Parabellum y en algunos casos optimizadas para evitar los efectos de instrumentos cortantes y punzantes, no son lo mejor para actuar en aquellas hipótesis más violentas que en este artículo repasamos. Dado que equiparlos con gruesas prendas antibala para sus torsos reduce su capacidad de reacción y restringe sus movimientos y además no detienen los proyectiles del 7,62x39mm -del fusil de asalto AK47- de los terroristas, parece mejor opción el que se empleen en determinados dispositivos, los ahora en boga plate carrier o porta placas. Se trata de prendas compactas y más ligeras diseñadas para, como sucede con opciones que incluyen modelos de 5.11 Tactical como el All Mission o el Tactec o el chaleco GEO7 TACTEC, situar en su interior dos placas capaces de detener los impactos del 7,62x39mm o similares. Estos porta placas son económicos de adquirir, versátiles de utilizar y ofrecen una notable rentabilidad desde el punto de vista de la eficiencia a aquellos que los tienen a mano. De hecho, son los mismos que utilizan muchas de las tropas OTAN en las zonas de despliegue, entre ellas algunas españolas.

Su uso ya ha comenzado a generalizarse en distintos colectivos que los llevan en sus coches patrulla y furgones y los usan en algunos tránsitos o en dispositivos estáticos de vigilancia. Si su empleo en las calles es cada vez más habitual, pronto lo va a ser el hecho de que los policías realicen determinados despliegues o actuaciones provistos con prendas antibala para su cabeza que eviten los efectos de impactos en esa zona tan crítica. La firma austriaca Ulbrichts, que conocen muy bien los integrantes de las unidades de asalto con mayor reputación en Europa, propone soluciones más versátiles que incluyen el Casco Balístico SC (Seguridad Ciudadana) que es capaz, a diferencia de soluciones de bajo coste, de detener proyectiles y transferir un nivel de energía infinítamente menor que sus competidores a la cabeza del agente, evitando así posibles lesiones. Además, pueden usarse con o sin la visera de protección frontal, junto a equipos de comunicaciones personales o incluso con máscaras de respiración autónoma que son útiles en situaciones donde puedan concentrarse agresivos de tipo NBRQ (Nucleares, biológicos, radiológicos y químicos). Ulbrichts sigue avanzando en sus diseños y acaba de presentar nuevos y más capaces modelos pensados incluso para detener impactos de los AK’s, incluso proyectiles del 7,62x39mm.

Complementariamente, a lo que es la protección propia e individual de los agentes, debe tenerse en mente la protección colectiva como los Escudos Antibala y la Barreras Balísticas.

Garantizada la protección, y reforzada esta con soluciones que hoy son imprescindibles e incluyen a las fundas antihurto Xtreme de la italiana Radar, para las que están disponibles distintos tipos de arneses y evitan que otros accedan a la pistola del uniformado, o a las robustas y eficientes defensas extensibles de la estadounidense ASP.

Está perfectamente claro, y no todos aún lo han entendido así, que los policías tienen que contar con más potencia de fuego que las semiautomáticas que llevan que suelen disparar municiones del 9x19mm Parabellum.

Debería optarse de un lado por proveerles con un mayor número de cargadores, de los que los que propone la estadounidense Magpul son una muy buena solución para modelos como los Glock o incluso para determinadas armas de asalto como el BT-APC9, y de equiparlos con municiones con mayor capacidad balística que las provistas con proyectiles blindados (FMJ) poco versátiles y hasta, en determinados casos, peligrosos por el alto poder de penetración. La compañía suiza RUAG ha desarrollado gamas especialmente selectas como el nuevo cartucho ACTION-6 que sustituye al SECA que garantizan el mayor nivel de incapacitación sin sobrepenetración evitando que alcance a inocentes.

Si esta última es mayor, cómo cuando uno o varios sujetos disparan indiscriminadamente sobre los ciudadanos o cómo cuando un terrorista conduce un vehículo atropellando a todo el que puede, hay que ser certero y efectivo cuando se intenta actuar contra ellos. La suiza B&T ha desarrollado varios modelos fusiles como el APC-223 y APC-300 que son especialmente eficientes, robustos y de funcionamiento impecable, por lo que algunas agencias policiales europeas ya los han adoptado, incluso en variantes semiautomáticas o adaptadas para cartuchos tan novedosos como el .300 Blackout. Si no se dispone de ellas o es difícil hacerlo, puede concretarse la incorporación de pistolas como la USW-A1 del mismo fabricante, o de alguno de los módulos USW (Universal Service Weapon chasis) que proponen para los modelos más difundidos, que con unas dimensiones similares a una pistola reglamentaria aportan más precisión y eficacia en el tiro al contar con una culata plegable y un anclaje para un efectivo sistema de puntería Aimpoint ACRO de punto rojo que permite afianzar mejor el arma y alcanzar blancos de 15cm a 40 metros con la pistola de servicio.

El novedoso ACRO de la sueca Aimpoint, es un modelo ultracompacto que gracias a su punto rojo facilita el encare en situaciones dinámicas y especialmente en entornos urbanos (CQB, Close Quarter Battle) para armas cortas o para subfusiles compactos. En subfusiles y fusiles de asalto medios el mismo fabricante propone modelos como el más económico PRO (Patrol Rifle Optic) o los compactos “CompM5” y “Micro 2”; éste último, por ejemplo, lo llevan los agentes de la Policía Autonómica de Cataluña que patrullan con arma larga por las calles de las principales ciudades catalanas, y una parte de nuestras tropas en zona de despliegue, siendo también de Aimpoint los que emplean quienes patrullan en ciudades como Londres o Nueva York.

La presencia de policías bien equipados y adiestrados en las calles ya es de por sí un elemento disuasorio especialmente positivo, pero en situaciones de alto riesgo puede marcar la diferencia en la incapacitación de los terroristas como en el atentado del 17-AGO en Barcelona.

Este artículo fué publicado en el número de la Revista Táctical Online Enero 2020.