Archivo de la categoría: Accesorios armas

Funda policial, más que un mero elemento de transporte

Autor y fotos:     Octavio Díez Cámara

Los meses de julio y agosto de 2019 han sido especialmente activos en enfrentamientos en los que las armas de fuego, los cuchillos u otros objetos contundentes han tenido un alto protagonismo. Vehículos se evadían de controles y eran objeto de los disparos de la Policía, agentes eran acuchillados en el desempeño de su función, ciudadanos que aparecían muertos en las calles barcelonesas, peleas especialmente violentas entre grupos de narcotraficantes, policías que se veían ya obligados a desenfundar su arma de dotación durante el periodo de prácticas,…, una situación compleja que es el reflejo palpable de que algo grave, y no habitual, está incidiendo en que algunas ciudades y zonas españolas tengan hoy un nivel de inseguridad muy superior al que, no hace mucho tiempo, las caracterizaba.

Hay pocas fundas que puedan considerarse “Premium”. Las XTREME de Radar conjugan cualidades para que se les de esa designación.

En ese entorno complejo, y en cierta medida violento, cobra de nuevo protagonismo una de las herramientas que los uniformados llevan consigo para el desempeño de las funciones que les caracterizan: el arma corta de dotación. Usualmente se trata de un modelo recamarado para el difundido 9×19 milímetros Parabellum y, en general, en su empuñadura va situado un cargador con capacidad para entre trece y diecisiete cartuchos, siendo habitual que los policías lleven otro adicional -en muchos países son dos más- para poder así afrontar situaciones que, ante hipótesis de la actuación indiscriminada de terroristas o sujetos especialmente violentos, se puedan concretar mientras realizan sus patrullas cotidianas.

Mucho se ha hablado del tipo de arma que deberían llevar, de qué munición podría ser más apta, de que debería de equipárseles con armas largas más precisas y eficaces, de que… Por el contrario, se evitan, no sabemos si de forma consciente o inconsciente, comentarios respecto a un accesorio que también llevan siempre consigo los que pertenecen a las diferentes estructuras de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de las policías autonómicas o de las policías locales. Nosotros sí que vamos a hacerlo en estas páginas.

La funda tiene que considerarse, dentro del equipo policial personal, como un elemento de especial relevancia. Su obtención debe incidir en adquirir la mejor opción.

Accesorio de trabajo

Centraremos este análisis en un elemento al que no se le da la importancia que, claramente, tiene. Es la funda policial, un complemento destinado a transportar el arma corta que tiene que tener varias cualidades positivas y ofrecérselas a quien la tiene a su cargo.

Debe de garantizar la máxima seguridad de lo que acoge en su interior, para que sólo quede a mano del agente y sea especialmente difícil que terceros lo tengan fácil para acceder a la pistola al contar con unos elementos de diseño y mecanismos propios que, conocidos por el portador, requieren de unas determinadas manipulaciones para extraer el arma corta de su ubicación.

Los uniformados requieren de modelos de funda, como las XTREME, que les aporten comodidad, seguridad y eficacia en todo lo relacionado con el transporte de su arma personal.

Se tiene que, aprovechando esas cualidades incorporadas en su diseño por quien la fabrica, incidir en que sea fácil extraer el arma, evitando mecanismos complejos y optando por aquellos que, por ser mas naturales pero robustos, son más acordes con las necesidades propias de situaciones de alto nivel de estrés en las que el agente intentará focalizar su visión en lo que acontece a su alrededor a la vez que su mano, casi de forma instintiva, realizará una serie de movimientos mecánicos que debería haber memorizado con anterioridad a través de prácticas y ejercicios reiterativos.

Es necesario que aporte comodidad a aquel que la usa, pues deberá acompañarle en largas jornadas de trabajo, tanto diurno como nocturno, en las que el policía patrullará largas distancias a pie, se moverá muchas horas sentado en su vehículo o tendrá que afrontar, para determinadas tipologías y servicios, situaciones caracterizadas por un nivel de dinamismo poco convencional.

Los mecanismos que inhiben el que un tercero pueda extraer el arma o de su caída accidental tienen que ser eficaces y sencillos a la vez.

Esas tres cualidades básicas reseñadas, a las que también podrían añadirse otras complementarias en función de necesidades más concretas, deberían definir a una buena funda policial. Los agentes, a los que las organizaciones a las que pertenecen les suministran ese accesorio, a veces no toman en consideración lo diferente que es el uso de uno u otro modelo, ya sea porque no tienen forma de comparar o porque se ven abocados a emplear lo que les proporcionan. Si tienen esa posibilidad aquellos que trabajan en los órganos que valoran y deciden que opción adquirir, y a ellos les correspondería ser eficaces en sus decisiones teniendo en cuenta que ni las opciones más económicas ni las más complejas pueden ser las más adecuadas; lo serán aquellas que cumplan, con el más alto índice posible, las cualidades de seguridad, facilidad de extracción o comodidad de transporte reseñadas, y esos aspectos tienen que focalizar las decisiones sobre que modelo es el más adecuado para el servicio.

Teniendo ya a día de hoy una dilatada experiencia en diferentes opciones, pues en el siglo pasado muchas agencias apostaron por revólveres y fundas de cuero -algunas marcas, como Glock, las desaconsejan en sus pistolas que tienen una configuración muy concreta de sistema de seguro asociado al gatillo- y en su transición hacia la pistola semiautomática abordaron el reemplazo de estas últimas por ya no ofrecer las características que hoy se requieren, está bastante claro hacia donde debe dirigirse la elección.

adar fabrica los vasos de sus XTREME por un proceso en el que material de polímero avanzado se funde en un molde, lo que da lugar a un ajuste y acabado perfectos.

La funda policial para el servicio de los uniformados, y porqué no también para dotar a aquellos núcleos que realizan tareas diferentes o visten de paisano buscando que su presencia o actividad pase desapercibida a terceros, tiene que tener una configuración rígida, lo que hoy por hoy es la mejor opción. Además, si con su uso se quiere incidir en la seguridad de aquellos ciudadanos a los que prestan servicio o hacer que sean más eficaces en la resolución de incidentes armados o ante la presencia de sujetos potencialmente peligrosos, hay que dotar a los agentes con el mejor y más efectivo material, porque esa inversión será especialmente rentable a unas instituciones que se sustentan en los impuestos que la mayoría pagamos.

Diseño y tecnología

No todos los fabricantes disponen de la capacidad de investigación y desarrollo (I+D), así como de manufactura, para ofrecer un producto avanzado que se caracterice por la rigidez de los distintos componentes de la funda. Hoy ya no son válidas opciones fabricadas en materiales plásticos sencillos como el Kydex, que no es para nada robusto y no permite incorporar mecanismos que garanticen la seguridad que se requiere.

Varios cuerpos policiales estudian hoy adquirir nuevas fundas para sus uniformados y ha pocas opciones tan buenas como las Radar.

Sólo unas pocas firmas internacionales han evolucionado hacia gabinetes de diseño que investigan, trabajan y responden ante retos de lo más variado, apostando en su innovación por aprovechar las cualidades de aquellos polímeros de última generación que, manteniendo un peso muy contenido, son óptimos para fabricar las mejores fundas. Podría comentar algunos nombres de empresas que he visitado a lo largo de estas dos últimas décadas, aunque ha habido una que me ha impresionado por combinar modernidad, gama de producto y precio competitivo. Se trata de la italiana Radar -en España distribuida por AASIAS.com-, una firma comercial que ha conseguido estos últimos años grandes éxitos al cerrar importantes contratos tanto para el suministro de fundas para el servicio a estamentos policiales como a estructuras militares.

La evolución técnica, afrontada por la anterior, ha facilitado una transición productiva que hoy ya marca la diferencia. Partían de una opción inicial más artesanal, que apostaba por emplear láminas de material acrílico en un proceso de termomoldeado por calor que proporciona diseños que no aportan un ajuste óptimo y suelen corresponderse con lotes pequeños en su número,  se consiguen propuestas que sí son económicas pero no tienen las cualidades hoy por hoy imprescindibles.

Estas últimas si las encontramos en la actual gama de Radar. Sus productos incluyen aquellos más avanzados que se obtienen a través de una producción en la que se emplean moldes, sobre todo para el vaso que acoge el arma y que es bueno se realice en una sola pieza y sin solapamiento, que son complejos y caros de obtener y polímeros de ultima generación que permiten obtener un producto final que, a diferencia de lo que sucede con propuestas semi-inyectadas más sencillas y menos eficientes, debería ser el estándar usado por aquellos que están en servicios en nuestras calles. Los diseños de funda de polímero más recientes se caracterizan por mantener sus cualidades casi inalterables con el paso del tiempo, al no degenerarse por agentes externos o por el calor intenso; esto último, lo que han experimentado ya, negativamente por cierto, algunos colectivos de profesionales militares o policiales destacados a diferentes zonas de operaciones caracterizadas por temperaturas extremas. 

Esas cualidades se obtienen combinando buen material y buen diseño, lo que en el caso de la marca Radar se traduce también en una muy buena rentabilidad si tenemos en cuenta el elevado nivel de coste-eficacia que las caracteriza y el óptimo nivel de satisfacción que tienen aquellos a los que se les dota con ellas.

En las mejores fundas policiales se opta por combinar adecuadamente sus diferentes elementos. El vaso, que suele tener cierto grosor -4 mm sería una cifra óptima- y unas formas muy concretas -se obtienen gracias a moldes que son costosos y difíciles de obtener, inversión que no todos los fabricantes están dispuestos a asumir-, es muy resistente a la deformación para mantener el arma segura ante tirones de terceros y para facilitar incluso la extracción en situaciones complejas o posiciones nada ortodoxas, siendo bueno que no incluya tejidos o pieles internas que puedan absorber humedad que pueda trasmitir al arma. A ello ayuda que los soportes que lo fijan al cinturón, ya sean en configuración fija o en aquellas que admiten un determinado movimiento para una mejor adaptación a diferentes necesidades, incluirán roscas embutidas para la tortillería, lo que añade precisión y se traduce en un nivel adicional de resistencia del conjunto.

Los diferentes colectivos de potenciales usuarios tendrán que decidir cual opción de tono o de detalles de acabado satisface mejor sus requisitos.

El proceso de inyectado, es ventajoso también porque permite configurar mejor los sistemas que aseguren la retención del arma en el interior y sólo permitan la extracción tras una determinadas manipulaciones, incidiendo si están bien configurados en que los movimientos se realicen de forma suave y sin tensiones en el material de la funda.

Al vaso se le añaden, además del soporte de fijación al cinturón antes señalado, los mecanismos y elementos que configuran el conjunto de dispositivos de retención que aseguran que sólo quienes los conozcan puedan actuar con rapidez sobre ellos, lo que a la vez las hace seguras en el transporte y ultrarrápidas en el movimiento de desenfunde y apuntamiento hacia el objetivo que se puede considerarse el blanco a batir. En el caso de modelos como el XTREME de radar se ha previsto que las palancas de activación que liberan sus elementos de retención que le dan un nivel III+ puedan presionarse sin problemas tanto llevando guantes en las manos o en condiciones de ausencia de luz, porque están colocados y dimensionados de forma que se incida en la naturalidad de los movimientos a realizar tanto en el enfunde, donde se produce el bloque instantáneo del arma, como del desenfunde.

El cuero, que aún siguen usando muchos en los complementos de sus cinturones, está ya desfasado y tiene que ser sustituido por fundas y accesorios de polímero.

Como apunte final, y ya para acabar, señalar que una funda bien diseñada, mecánicamente bien resuelta, de tamaño compacto para que no sobresalga o que sea compatible con el ahora generalizado empleo de chalecos antibala, es lo que se ha de buscar. Su uso por parte de los policías va a ser a todas luces positivo en los años que esté en servicio y que no van a ser pocos. ¿Hay mejor rentabilidad que seleccionar una buena funda y adquirirla para nuestros policías nacionales, guardias civiles, policías locales o agentes autonómicos? Pues la respuesta está clara: hay que seleccionar y comprar una funda tan buena y contundente como la Radar XTREME.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2019.

Tactical Online Noviembre 2019

BREAKTHROUGH, LO MEJOR PARA LIMPIAR ARMAS LARGAS

Autor: Octavio Díez Cámara Fotografía: Octavio Díez Cámara y Breakthrough

Los profesionales del entorno militar y policial buscan para sus diferentes unidades adquirir aquellos sistemas de armas más acordes con los cometidos que se les demandarán. Las evaluaciones de los subfusiles, fusiles de asalto, rifles de precisión, escopetas y demás armas largas, así como de aquellos complementos que en ellas se instalarán, son especialmente exigentes buscando que el proceso de selección sea especialmente meticuloso y preciso.

Luego, una vez entregadas a aquellos que las tienen asignadas suele descuidarse bastante todo lo relacionado con la limpieza y entretenimiento básico que son imprescindibles después de las prácticas de tiro o cuando se trabaja en entornos especialmente exigentes con unas condiciones de humedad o aridez extremas.

Para satisfacer los elevados requisitos que requieren los profesionales en esa labor concreta la firma estadounidense Breakthrough ha puesto a punto una amplia gama de productos que facilitan la labor y permiten que la limpieza y el engrase de las armas largas se realice de forma fácil, cómoda y eficiente, cualidades a las que hay que sumar que lo que proponen son soluciones especialmente elaboradas y muy rentables desde el punto de vista económico por su precio contenido.

La suma de esas ventajas, que son las que se derivan de una serie de características avanzadas y eficaces, hacen que lo que les vamos a presentar en estas páginas sea también especialmente indicado para satisfacer las necesidades de deportistas practicantes de las diferentes modalidades de tiro y de los cazadores, un entorno que suele ser especialmente meticuloso a la hora de abordar todo el proceso relativo a la limpieza y engrase de unas armas largas que adquieren voluntariamente y en las que en muchos casos invierten una suma importante de dinero; por cierto, también se proponen soluciones para aquellos que practican el tiro con carabinas de aire comprimido del calibre 4,5mm, un grupo creciente al que debe satisfacerse con la mejor solución para que completen el mejor proceso de repaso de sus mecanismos y ánimas de los cañones.

Diferentes propuestas

El catálogo de Breakthrough, que surgió en 2013 y opera desde unas instalaciones en Doral (Florida), incluye numerosas referencias distribuidas en España desde AASIAS.com. Como verán, a lo largo de estas páginas, está disponible una gama amplia de soluciones que han sido optimizadas para buscar el mejor rendimiento en los procesos en los que se emplearán y obtener los mejores resultados.

Comenzaremos nuestro análisis presentándoles las cualidades y características funcionales de los diferentes kits de limpieza de la serie Vision, conjuntos que incluyen en una caja transparente todo aquello para asumir el entretenimiento básico de distintos conceptos de armas largas. Se trata de estuches compactos en los que se ha dispuesto una bandeja que permite tener todos los componentes del kit perfectamente organizados para poderlos emplear cuando sea oportuno y guardar en una disposición que incidirá en que la duración del conjunto sea especialmente larga.

El designado Handgun/Pistol Caliber Carbine Cleaning Kit es de tipo mixto y está diseñado para carabinas o subfusiles recamarados para disparar calibres clásicos de arma corta que incluyen los 9×19 milímetros Parabellum, .40 Smith & Wesson o .45 ACP; el Shotgun Cleaning Kit ha sido concebido para ser usado con escopetas del calibre 12 ; los Rifle Cleaning Kit son la mejor solución para modelos de armas largas que disparen calibres estandarizados dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) pues están disponibles en una configuración pensada para los calibres .222 Remington, .223 Remington y 5,56x45mm y en otra específica para los calibres .30, .308 y 7,62x51mm, y el Rimfire/Airgun Cleaning Kit destinado a aquellas carabinas que impulsan sus proyectiles con aire comprimido.

Básicamente, y en términos generales pues hay pequeñas diferencias entre unos y otros para poder acomodar las prestaciones que su uso genera a la labor de limpieza y engrase de los diferentes modelos de armas largas, en ellos encontramos todo lo necesario para garantizar que el proceso se hace de forma intensa y meticulosa. Hay una baqueta desmontable en varias secciones que se unen entre sí para alcanzar la longitud total de los cañones más estandarizados, destacando en la misma el mango de aluminio de superficie moldeada para el mejor agarre. En la rosca de uno de sus extremos podemos ir fijando elementos con escobillones/feminelas de cerdas duras de nylon, con hilos de bronce que ayudarán a eliminar los residuos más incrustados o aquellas que sirven para situar parches de algodón que permitirán retirar del ánima cualquier partícula o grasa.

Importante en estos kits, que están disponibles por poco más de cincuenta euros, es que acogen dos pequeñas botellas. Una de disolvente de grado militar, un desengrasante multiuso completamente seguro y específico para limpiar lo que haya quedado de la combustión de la pólvora o del paso de los proyectiles por el ánima del cañón. Es un limpiador no inflamable y no tóxico para poderlo usar en recintos pequeños y no genera olores desagradables. Está pensado para no generar manchas en los componentes de polímero, madera o plástico ni afectar a procesos de acabado externo como la pintura por Cerakote o la hidroimpresión. Su fórmula facilita el rápido secado y requiere menos cantidad de producto que otras soluciones caracterizadas por una más baja eficiencia funcional.

Complementándola, hay otra botella de aceite de alta pureza y alta viscosidad que está concebido para su uso general. No es tóxico, no genera olores e incluye en su formulación aditivos antioxidantes, antiespumantes y antidesgaste que inciden en la mejor protección contra la corrosión y el uso intenso de determinados modelos de armas largas.

Otras soluciones

Los kits que les hemos reseñado son idóneos para procesos de limpieza y lubricación que se realicen en bases, acuartelamientos o en los domicilios personales. Breakthrough ha puesto a punto, con un diseño más personalizado, otros más compactos que están configurados alrededor de una pequeña bolsa estanca muy robusta y fácilmente acoplable a chalecos porta equipo o a mochilas de distintas capacidades, como la 511 Rush 24, encontrando en este sistema de almacenaje detalles como la robusta cremallera que incluye un cable para su mejor accionamiento o los elementos de fijación traseros que permiten acoplarla a sistemas de fijación como los MOLLE (Modular Lightweight Load-carrying Equipment).

Los designados como Compact Pull Through Cleaning Kit están disponibles en diferentes configuraciones y en tono de color negro o en el ahora en boga FDE (Flat Dark Earth), optando por una u otra disposición en función del tipo de arma para la que se hayan configurado. Incluyen, manteniendo como hemos apuntado un tamaño especialmente compacto, una baqueta metálica flexible junto a un mango de aluminio moldeado y los escobillones que se acoplarán en su extremo para, de forma sucesiva, ir pasándolos por la recámara y por el ánima del cañón. La complementan con unos sobres Quick Wipes que tienen una toallita de tejido impregnado con líquido para una limpieza y lubricación rápida, y con unas botellitas de disolvente/desengrasante multiuso y de aceite de uso general.

La gama de opciones se completa con una tercera línea, conocida como Kit Battle Rope que, con un interesante precio de sólo 29,95 euros, han sido concebidos para ser especialmente portables y añadir muy poco peso y volumen al equipo personal, por lo cual están configurados por una pequeña bolsa negra de tejido que acoge una baqueta de tejido flexible -que es más gruesa que otras opciones para rellenar completamente el ánima del cañón e incidir en una limpieza cien por cien eficaz- y botellitas de desengrasante y aceite, material que permite un repaso general en condiciones que no sean especialmente óptimas.

Breakthrough, incidiendo en una completa línea de productos de limpieza para arma larga, ofrece de la mano del distribuidor español soluciones tan interesantes como los Star Chamber Pads que son de fieltro y tienen la forma idónea para acceder y limpiar el interior de las estrías que forman parte integral de la recámara de armas como los AR15, AR10 y sus homónimos HK416 y HK417; diferentes modelos de baquetas de fibra de carbono con empuñadura de aluminio; bolsas con parches de algodón de 25x25mm, 38x38mm, 44x44mm, 57x57mm, 66x66mm ó 76x76mm con los que responder a las especificidades del diámetro del ánima de distintos cañones y favorecer su limpieza integral; juegos de cuatro cepillos combinando sus cerdas en materiales como el nylon, cobre, acero y bronce; escobillones específicos -de algodón, nylon o bronce-, para las recámaras de armas largas tipo AR o escopetas del calibre .12; toallitas lubricadas Quick Wipes en sobres individuales o en botes con muchas de ellas, o los conjuntos individuales Battle-Rope de distintos calibres conformados por baquetas de tejido flexible y escobillones para facilitar la mejor y más rápida limpieza del ánima.

Junto a los apuntados, se propone también la posibilidad de adquirir líquidos desarrollados para los procesos de limpieza y lubricación en botellas de distinto tamaño y configuración. Los hay del limpiador All-in One basado en aceites y aditivos bio-sintéticos para ofrecer la suma de las capacidades limpiadoras, lubricantes y protectoras que cumplen las exigentes especificaciones técnicas del estándar militar MIL-PRF-63460F Type B; del Copper Remover que es la mejor solución para eliminar residuos de cobre;  Battle Born High-Purity Oil que es un aceite sintético que protege y lubrica, o el Military Grade Solvent que es un disolvente que ofrece la elevada exigencia que caracteriza al grado militar. Así mismo, se propone una jeringa con grasa sintética que incluye partículas micro PTFE 17 que es la mejor solución para engrases que requieran de mayor consistencia derivada de un trato muy exigente de determinados mecanismos o estén dirigidas a armas que estarán un largo tiempo sin ser usadas.

Como habrán podido comprobar, y en espera de que en un próximo reportaje les presentemos aquellos materiales diseñados y ofertados por Breakthrough para diferentes modelos de pistolas semiautomáticas y de revólveres, la gama disponible satisface, a un coste reducido y especialmente rentable, una necesidad que es básica y clara.

La limpieza y lubricación eficiente de nuestros rifles y escopetas incidirá en factores como una mejor precisión, una mayor fiabilidad y una más larga vida útil, detalles que tanto profesionales como aficionados deberán tener en cuenta a la hora de decidirse por soluciones tan bien resueltas y rentables como las que les hemos mostrado en estas páginas.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Diciembre 2020.

Tactical Online Diciembre 2020 Enero 2021

VISOR AIMPOINT COMPM5 PARA LAS OPERACIONES ESPECIALES DEL EJÉRCITO DE TIERRA

Autor y Fotos: Octavio Díez Cámara.

El esfuerzo que desde distintos ámbitos del Ejército de Tierra (ET) español se realiza en continuidad para ir adquiriendo sistemas de armas y equipos de altas prestaciones con los que dar cumplimiento a nuevas necesidades y requisitos es continuo y afecta a distintas unidades de la actual estructura militar terrestre.

Encuadrado en la División “San Marcial” de la Fuerza Terrestre, el Mando de Operaciones Especiales (MOE) se ve beneficiado de una serie de recursos que implementarán su potencial para participar tanto en cometidos convencionales como en otros que tengan lugar en escenarios asimétricos o incluso en la llamada “zona gris”. La renovación de sistemas de armas y sus complementos es imprescindible para ellos y tienen que tener a su disposición modelos nada convencionales adaptados a sus específicas necesidades.

Dentro de esa línea objetivo de corto/medio plazo se enmarcaría el tema del que aquí vamos a tratar. En los últimos meses la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) de Jaca, que dirige el coronel José Antonio Jáñez Blanco, ha recibido varios lotes de un novedoso visor de puntería, que va a emplear en los cursos que permiten cualificar en la especialidad de OEs a los futuros oficiales y suboficiales que liderarán los Equipos Operativos de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE), del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) y en gran medida del MOE, pues la mayor parte de sus alumnos pertenecen a este último Mando.

La decisión de adquirir el Aimpoint CompM5 es una apuesta clara por un equipo de primer nivel y sigue la estela -como es lo más sensato frente a tecnologías asiáticas poco contrastadas y de bajo nivel operativo- de recientes decisiones que han hecho que naciones como Estados Unidos, Francia, Portugal, Noruega, Italia y otras más de nuestro entorno militar más próximo hayan optado también por visores como los CompM5, Micro, CompM4 y otros, todos ellos diseñados y producidos, siguiendo los estándares más exigentes del entorno militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), por la firma sueca Aimpoint.

Centro de excelencia

La EMMOE, que en 2020 cumple 75 años de actividad lectiva intensa y especialmente especializada, se ha caracterizado a lo largo de su existencia por ser el Centro formativo inicial de los mandos que luego liderarían las distintas estructuras de las OEs españolas.

En especial, ha focalizado su labor en beneficio del ET y además de su carácter lectivo, el que le imprime un valor especial y le sitúa a la cabeza internacional de otros similares de nuestro entorno, les ha caracterizado, por la especial preparación y cualificación del plantel de instructores que han tenido y tienen en la Escuela de Jaca, el ser experimentadores de nuevo material. Es conocido el impulso que desde ese lugar se ha hecho para valorar los sistemas y equipos que hay disponibles en el mercado internacional y comprobar, con procesos especialmente intensos y exigentes, si cumplen con las cualidades que se les exigirá durante el uso en escenarios complejos y nada convencionales.

Dentro de esa línea de trabajo, ellos han estado en los últimos tiempos valorando las cualidades y prestaciones de distintos sistemas de puntería propios de fusiles de asalto y subfusiles, sobre todo, en su caso y respectivamente, los G36 y UMP (Universal Machine Pistol) de la germana HK.

Ese esfuerzo les llevó ya hace un tiempo a solicitar algunas unidades de visores de punto rojo de la más moderna concepción y mejores prestaciones. Se fijaron en la última evolución de los Aimpoint, los de punto rojo más valorados en todo el mundo que son de origen sueco y están en dotación en ejércitos como Estados Unidos, Francia, Suecia, Noruega, Portugal, o, por citar algunas, Italia.

El valorado fue el modelo CompM5 de Aimpoint que conjuga cualidades como tamaño compacto, peso contenido, gran robustez, fiabilidad a prueba del entorno más exigente y hostil, capacidad para soportar temperaturas extremas, larga vida de sus baterías y manejo sencillo y eficaz. La suma de todas ellas da como resultado un visor que es hoy la mejor opción de dotación de un ejército. Muy lejos quedan los nuevos formatos de “marca blanca” china –made in China- pero marcadas con nombres occidentales pero a la cuarta parte del precio y con la incógnita de si sobrevivirá en combate o dejará tirado al soldado durante el despliegue.

La llegada de los Aimpoint CompM5 es ya una realidad para la EMMOE que ha solicitado dos lotes que suman sobre medio centenar de unidades, número al que pronto se añadirá una mayor cantidad de visores. Serán el estándar que se empleará por parte de los alumnos del Curso de OEs para mandos en lo que son sus ejercicios más dinámicos y en las prácticas de tiro, que en su caso son muchas y se enmarcan sobre todo en supuestos que comprenden acciones de fuego real que se desarrollan en escenarios rurales y en espacios urbanizados. La capacidad del sistema compacto CompM5 para un apuntamiento instintivo y preciso sobre objetivos situados a distintas distancias que estén en posición fija o se encuentren en movimiento -gracias a su concepto y referencia interna de color rojo que puede regularse en su intensidad y facilita la toma del objetivo tanto de día como cuando se emplean gafas de visión nocturna (NVD, Night Vision Devices) monoculares o binoculares de noche-, sin error de paralaje y al que pueden añadirse magnificadores de 3 y 6 aumentos que también ofrece Aimpoint en su catálogo de productos, suma muchos aspectos positivos para un centro como la EMMOE que busca la mejor y más exigente capacitación de los pocos que finalizan sus cursos; complementariamente, el paso de soldados de tropa del MOE para realizar algunas fases del Curso de Aptitud Básica para OEs, va a incidir en que en algunas de las prácticas puedan también llegar a usarse los nuevos visores, incidiendo en la familiarización con ese avanzado concepto de puntería tanto en mandos como en tropa.

Momento de cambio

Es conocido que el MOE ha aprobado en los últimos tiempos la incorporación de nuevos sistemas de armas que, como los PDW (Personal Defense Weapon) MP7 del calibre 4,6x30mm -para el mismo fabrica unas municiones de prestaciones sobresalientes la empresa suiza RUAG- o las ametralladoras medias MG5 del 7,62x51mm, están siendo incorporados en sus Grupos de Operaciones Especiales (GOEs) y Unidad de Operaciones Especiales (UOE), las estructuras más focalizadas en lo que es la realización de los cometidos propios de acciones directas, reconocimiento especial y asistencia militar que definen a su entorno específico de trabajo. La llegada de ese tipo de armas está ya concretada y es de suponer que más pronto que tarde también, como ya han hecho por ejemplo en la FGNE -ellos emplean el también avanzado visor Aimpoint Micro en sus armas de asalto-, se decidan por renovar sus actuales fusiles de asalto del 5,56x45mm.

En el proceso de implementación de sus capacidades se contemplaría el de renovación de parte de sus sistemas de puntería más clásicos y menos efectivos, objetivo claro y definido en el que el modelo CompM5 cobra especial fuerza al ser ellos usuarios también de versiones anteriores de la familia Aimpoint que como esta nueva se caracterizan por la mejor transmisión de la luz para que el ojo perciba más fácilmente donde está el objetivo y lo identifique de forma más rápida.

Es más que previsible, y la decisión de la EMMOE en ese sentido deja clara la línea óptima y eficaz a seguir por las OEs del ET, que durante el próximo año veamos ya ese efectivo y novedoso visor en manos de algunos de los componentes de los EOs del MOE, un proceso natural si se tiene en cuenta que los holográficos que tienen asignados ya llevan muchos años de uso continuado y su equipamiento tiene que ir renovándose de forma continua para incidir en que su eficacia combativa sea la mejor para neutralizar cualquier amenaza a la que se enfrenten de la forma más eficaz y con el menor riesgo para ellos y la fiabilidad de un visor Aimpoint.

Decirles sobre el CompM5 que se caracteriza por un punto rojo de 2 MOA (Minute Of Angle) que tiene las dimensiones óptimas para trabajar con él en entornos CQB (Close Quarter Battle) y facilitar impactos precisos en puntos muy concretos de aquellos que son el objetivo. En la EMMOE han sido muy críticos a la hora de someter al visor a una serie de pruebas nada convencionales en lo que a utilización se refiere, con un nivel de exigencia, que es el que define al material propio de las OEs, que está muy por encima del que materializan otras unidades de carácter más convencional.

Por lo que hemos sabido del proceso de validación, ha sido especialmente positivo el hecho de que las manipulaciones para la activación del elemento mecánico que regula la intensidad de su punto rojo interno -10 posiciones, cuatro de ellas para modo nocturno- sean especialmente fáciles y puedan realizarse con los guantes que protegen de impactos o del frío puestos. Muy útil para ellos es su configuración tubular que facilita el tener una mejor percepción del entorno próximo al objetivo, pues se opera con él con los dos ojos abiertos para permitir un campo de visión añadido adicional al del propio visor, lo que se agradece cuando se combate ya sea en espacios amplios o cerrados, en los que una nueva amenaza puede generase desde puntos distintos del que centra la acción principal y conocerla incidirá en que pueda neutralizarse de la forma más rápida y eficaz. La ligereza del conjunto, que con la montura pesa sólo 238 gramos, es un factor que debe tenerse muy en cuenta pues es usual que los operadores adscritos a las OEs monten en sus armas de asalto visores, láseres y otros complementos.

Para el personal de la EMMOE han sido especialmente positivos la suma de detalles tecnológicos y de funcionamiento impecable que definen a este visor de Aimpoint. La capacidad de la pila, que en este modelo está localizada en la parte superior derecha de la robusta estructura circular principal, para mantener activa la referencia interna por más de 50.000 horas o cinco años, es un factor muy a tener en cuenta, como también lo es el hecho de que se trate de un modelo AAA que puede encontrarse con facilidad en muchos lugares del planeta. Se ha tenido en cuenta también que el CompM5 se suministra completo y preparado para ser fijado en cualquier raíl estandarizado Mil-Std-1913 gracias a que incluye una montura de fijación rápida tipo LRP (Lever Release Picatinny) diseñada de forma que también ayuda a que el retroceso no afecte a la óptica y un elevador de 39 milímetros que sitúa el visor en mejor disposición para encararlo, incluso en las condiciones más extremas, de la forma más adecuada posible, elemento al que hay que añadir tapas tipo flip-up que protegen tanto la óptica delantera como la trasera de cualquier impacto accidental en ellas.

Por si esas aportaciones no fuesen pocas, este modelo de Aimpoint es compatible con sistemas NVD de diferentes generaciones, mantiene la mejor compatibilidad con los visores de aumentos 3XMag-1 y 6XMag-1 del mismo fabricante sueco, y está tan bien concebido y fabricado que puede resistir inmersiones a profundidades de hasta 45 metros, cualidad que indica lo bien sellado que está a la hora de evitar que polvo, humedad o partículas de arena pueda afectar a su interior.

Este artículo fue publicado en la Revista Táctical Online Diciembre 2020.

Tactical Online Diciembre 2020 Enero 2021

CULATA MAGPUL PRO 700, OPCIÓN PROFESIONAL AVANZADA

Autor:   Octavio Díez Cámara Fotografía: MAGPUL

Realizar un disparo con un arma larga en condiciones que no siempre serán fáciles, contra objetivos que en casos estarán en movimiento o no se mostrarán de perfil, en localizaciones con climatología y entorno adverso, o cuando el adversario sabe de qué nos encontramos por una determinada zona, no es fácil.

Los tiradores de élite del ámbito militar y policial, que muchos identifican con el término anglosajón sniper, son profesionales curtidos y con una dilatada experiencia en su especialidad. Tienen que adiestrarse y formarse en unas técnicas y tácticas específicas, conocer bien las armas que llevan consigo y realizar prácticas de tiro, en las condiciones más variables, de forma intensa y continua. Para conseguir la certeza que se les exigirá emplean usualmente armas con acciones de cerrojo de distintos calibres asociadas a cañones de longitud variable -usualmente entre 20 y 26 pulgadas- que estabilizan los proyectiles disparados y les confieren una necesaria velocidad en boca con la que llegar, sin verse especialmente afectados por el viento, al punto que se pretende alcanzar.

MAGPUL, buscando incidir de la forma más positiva en los que aquellos que forman parte del colectivo de tiradores de alta precisión requiere, ha diseñado y produce una culata espectacular. Designada PRO en referencia al entorno más profesional de potenciales utilizadores, está pensada para acoplarse a rifles con acciones de tipo Remington 700 y brindar a aquellos que la usen unas prestaciones muy superiores a las de concepción más clásica. El cambio de la antigua por la nueva es rápido, las prestaciones que se obtienen con la transformación superlativas y el coste de la decisión muy rentable desde el punto de vista económico, detalles todos positivos.

Por lo señalado, a la pregunta ¿por qué cambiar mi vieja culata por una MAGPUL PRO 700? sólo cabe una respuesta: para conseguir una gran mejora de capacidades y hacerlo con una inversión especialmente rentable.

Solución innovadora

La compañía estadounidense MAGPUL es bien conocida en el entorno profesional, y en del de aquellos que practican distintas modalidades del tiro, por fabricar una serie de complementos caracterizados por la mejor funcionalidad y por tener un precio muy asequible.

Fue en la feria estadounidense SHOT Show, que se celebró en Las Vegas en enero del año 2018, cuando los allí presentes tuvimos la oportunidad de conocer el producto del que les hablamos en estas páginas y manipularlo, aunque ya habían avanzado en esa línea de fabricados con culatas para los AR que comenzaron a comercializase con anterioridad.

Al tenerla en las manos por primera vez, la PRO 700 transmite una serie de sensaciones especialmente positivas. Se observa una elaborada y meticulosa manufactura que afecta de forma clara a todo el conjunto en general y a sus distintos componentes en particular. Se aprecia que la ligereza es notable, lo que incidirá en una mejor movilidad del rifle en que se instale. Se valora de forma óptima el hecho que la parte posterior pueda plegarse sobre el costado derecho, favoreciendo el transporte en situaciones como las propias de entornos urbanizados. Se suman muchas y buenas aportaciones y sensaciones.

Esos factores suman claramente a favor de este modelo de MAGPUL. Hoy hay muchas opciones de culatas que han ido surgiendo en los últimos años. La mayoría son especialmente caras y doblan o triplican el precio de esta opción. Otras, más económicas, no son aptas para el uso profesional y están destinadas al entorno civil más deportivo o al cinegético. Con la PRO 700, quien la propone al mercado suma ventajas respecto a otras menos atractivas en cuanto al precio y en cuanto a las prestaciones, unas cualidades que permiten que se sitúe como una opción especialmente interesante y muy valorada, como así lo atestiguan numerosos comentarios en redes sociales, por aquellos que han tenido la oportunidad de probarla en todo tipo de entornos y en especial cuando se requiere el tener que alcanzar objetivos a distancias medias y largas.

Para conseguir que su producto se posicionara con rapidez en un mercado que es especialmente exigente, su fabricante realizó un periodo intenso y largo en el que escucharon a los expertos, diseñaron distintos conceptos y los probaron en situaciones especialmente exigentes, y, al final, pusieron a punto su propuesta. Cumplieron, aplicando soluciones innovadoras de ingeniería y recurriendo a procesos de la más alta precisión asociados a las estrictas exigencias de las especificaciones militares MIL-SPEC, su objetivo inicial: fabricar y ofrecer el mejor chasis para rifles tipo Remington 700 del mundo.

Como puntos genéricos de la PRO 700, apuntar que AASIAS.com es distribuidor oficial en España y la tiene a un precio especialmente atractivo en su página web, facilitando así que aquellos que tengan interés en ella puedan adquirirla de forma menos costosa. Se propone en un tono negro que cumple con las necesidades más genéricas y en un atractivo FDE (Flat Dark Earth) que se sitúa en lo que ahora está especialmente de moda y es más óptimo para aquellos que desempeñan sus cometidos en entornos áridos.

Decirles también, como factor positivo añadido que el conjunto sólo pesa 5,4 libras -poco más de 2,4 kilogramos-, lo cual incide en que su uso no añada mucho peso al arma en la que se instale reemplazando otra culata que en todo caso sería mucho menos elaborada, funcional y atractiva. Señalar que este producto ha sido concebido para ser usado en condiciones climáticas hostiles en las que la humedad o frío puedan ser factores que definan donde se tenga que trabajar con ella; ahondando en ello, su diseño especialmente ergonómico ha tomado en cuenta diferentes peculiaridades y necesidades, y adopta soluciones, entre las que se incluye el acabado exterior especialmente resistente a la corrosión, que son un punto de valor añadido que debe tomarse en cuenta.

La culata

Este producto, que puede acoplarse con rapidez a una acción de cerrojo corta tipo Remington 700 gracias a dos tornillos que sujetan ambos elementos y permiten al cañón que oscile sin limitaciones después de cada disparo para obtener la mejor precisión, se beneficia de varias aportaciones en las que nos vamos a centrar.

De un lado, facilita la mejor ergonomía con el tirador al incluir varios elementos que admiten regulación específica en la parte trasera de la culata, o por la propia configuración de otros de forma que la simbiosis arma-usuario sea la óptima. De otro, el concepto incluye un brocal en el que se pueden situar con rapidez los cargadores, facilitando tanto la recarga como el cambio de munición para dar respuesta a distintas necesidades puntuales que puedan surgir en el transcurso de una misión u operativo. También hay que tener especialmente en cuenta lo favorable que es, tanto para su transporte general como para favorecer determinados movimientos propios, el hecho que la parte trasera se pliegue en un costado o que se pueda acoplar a su parte delantera superior un accesorio que facilita el situar un módulo intensificador nocturno o térmico que permitirá incidir en el disparo en condiciones de luz adversas.

Esos factores quedan reforzados por el diseño de la PRO 700 en el que encontramos varios elementos y distintas aportaciones de los mismos. El cuerpo principal de este avanzado modelo está formado por una estructura o chasis de aluminio 6061-T6 de grado aeroespacial que ha sido mecanizado con maquinaría de control numérico de alta precisión y sometido a un proceso exterior de anonizado duro tipo III. Su parte delantera tiene una forma en V que actúa como canal para el cañón y que en ninguna circunstancia ambos elementos se toquen, en varios puntos se incluyen anclajes QD para poder situar en ellos los propios de las correas portafusil, se le fijan en sus costados delanteros a modo de guardamanos elementos de polímero para mejorar el confort y evitar se generen posibles ruidos, y se le ha equipado con hasta trece anclajes M-Lok en los laterales y parte inferior para poder situar en ellos aquellos accesorios que, como el bípode, puedan ser necesarios por el utilizador para cumplir aquellas funciones que tenga asignadas como profesional o las necesidades de colectivos deportivos de alto nivel. Decirles que en la empuñadura pistolete, también de polímero, se ha realizado un óptimo trabajo de diseño y concreción al concebirla con muy poco ángulo para facilitar el mejor posicionamiento en ella de la mano derecha e incidir en que así el dedo índice que actúa sobre el gatillo se encuentre en la mejor y más flexible disposición para realizar los disparos.

Justo debajo de donde se fija la acción se encuentra una tolva en la que se pueden fijar cargadores tipo AICS que admiten 5 ó 10 cartuchos de capacidad e incluyen los PMAG de MAGPUL realizados en polímero reforzado de alta resistencia. Se ha pensado que sea compatible con cajetines de disparo de varios fabricantes que incluyan tanto opciones de gatillo curvo como plano, y que, gracias a la disposición y tamaño del guardamontes agrandado, pueda emplearse y dispararse el rifle por aquellos que lleven puestos gruesos guantes en sus manos. Por cierto, detrás de la tolva del cargador se encuentra una palanca de acero de pequeñas dimensiones y sometida a un proceso exterior de fosfatado al manganeso -acabado Melonite- para mejorar su resistencia a la corrosión, lo que agradecerán aquellos que operen en entornos húmeros o en la zona costera del litoral. Su función es liberar el elemento que retiene al cargador en su alojamiento para facilitar su retirada sencilla y veloz; está convenientemente situada de forma que su activación es ambidiestra.

Si el chasis de aluminio reforzado por polímero es óptimo, también podemos dar ese apelativo a la parte posterior. Allí está la culata, elemento con estructura de aluminio, anclajes tipo QD y complementos de polímero que se acopla al cuerpo principal con un elemento de gran resistencia de forma que no haya ninguna holgura y que el movimiento de plegado sea el más preciso.

Con la culata plegada, y gracias a su configuración, puede actuarse sobre el gatillo en caso de que una situación concreta o emergencia así lo exija. Incorpora una muy bien resuelta solución en lo que son sus elementos de regulación y adaptación morfológica al tirador, pues grandes ruedas facilitan los movimientos de forma precisa, sencilla y especialmente eficaz. Una actúa sobre la carrillera de forma que la cara del tirador pueda quedar perfectamente alineada con la parte central del visor y permita ver el objetivo con la mejor claridad y nitidez. Otra actúa sobre la cantonera posterior para darle mayor o menor profundidad y hacer que se acople perfectamente usuarios con torso y brazos de distintas dimensiones; la cantonera admite regulación en lo que es su canteado lateral, pudiendo variar este aspecto en +/- cinco grados.

Completando estas páginas apuntar que MAGPUL ha hecho una diana certera con este diseño, pues su coste incide en una adquisición más económica y sus muchas cualidades y capacidades hacen que la inversión merezca, y mucho, la pena. Muchos tiradores de todo el mundo ya han valorado sus prestaciones y está disponible para los españoles interesados. Pueden adquirirla en AASIAS.com.

Este artículo fue publicado en el número de la Revista Táctical Online Noviembre 2020.

Entrena en seco con el sistema Mantis

Autor: Tactical Online y José M. Gutiérrez.

A cualquier poseedor y aficionado a las armas de fuego, sea por una necesidad profesional y/o deportiva, toda esta situación de confinamiento por el coronavirus le está perjudicando, también, en sus habilidades con el arma de fuego.

Queremos contribuir con “nuestro granito” de arena y proponerte una serie de entrenamientos en seco, para hacerte más ameno el confinamiento e intentar paliar la falta de entrenamiento.

El entrenamiento en seco es, casi siempre, esa “asignatura pendiente” que tenemos. Ya que a todo el mundo le apetece pasar un tiempo en la galería o campo de tiro practicando fuego real. Ahora es el momento de redescubrirlo.

Para ello se nos ha ocurrido contactar con José M. Gutiérrez, reciente ganador del sistema Mantis X10 en SICUR en el stand de AASIAS.com distribuidor en España para la marca. Él es uno de esos héroes anónimos que estos días ayuda a mantener la ciudad de Madrid segura y a que unas pocas personas sin escrúpulos se lo piensen dos veces antes de fallarle al resto de conciudadanos.

El entrenamiento en seco

Consiste en la manipulación de armas de fuego sin presencia de cartuchos reales. Existen varias razones para habituarse a esta práctica. El coste de la munición, el tiempo empleado en ir a un campo de tiro o la dificultad de encontrar uno donde podamos entrenar. Más práctica igual a mayor perfección en el uso con armas de fuego.

Sin fuego real, un tirador puede enfocarse en cosas que con la detonación de un disparo son mucho más difíciles. El sonido de una o varias armas de fuego, casquillos volando, la posición de otros tiradores, son multitud de distracciones que dificultan entrenar la presión del disparador, su recorrido o el perfecto desenfunde del arma.

Durante los años setenta del pasado siglo, el gobierno del apartheid en Sudáfrica, sufrió un duro embargo durante el cual, no pudo importar munición. Como un experimento, el Ejército dividió a los reclutas entre los que hicieron su entrenamiento normal con fuego real, y otros que no pegaron un solo tiro. Solo entrenamiento en seco. En sus exámenes finales, las puntuaciones más altas se consiguieron por el grupo de tiro en seco. Todos sabemos que el combate con armas de fuego no solo depende de tu habilidad con las armas, pero si no tienes habilidades en su manipulación, difícilmente podrás realizar todo lo demás.

Recuerda siempre empezar con las normas de seguridad, retirar munición real y vaciar cargadores y recámara, y volver a revisar que no hay cartucho en ella. Usar munición de entrenamiento y/o varilla de entrenamiento.

José Miguel G. Nos propone los siguientes ejercicios:

1.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo.
     – Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos, finalizamos revisando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.
1M.- Mismo ejercicio que el anterior, añadimos sistema MANTIS. Añadimos disparo. Armas con sistema de aguja lanzada solo se podrá efectuar un disparo, salvo que se instale un sistema disparador que permita encadenar, sistema browning encadenar doble tap sobre un mismo objetivo.
    -Misma dinámica que en el caso anterior en cuanto a tiempos de trabajo, secuencias, etc.

Sistema Mantis: En este ejercicio, a través del modo “desenfunde” de la aplicación, podremos medir los tiempos en cada fase del disparo. Primera vez en tocar el arma, Extracción de la funda, presentación y ángulo vertical al objetivo y disparo. Esto nos ayudará a mejorar cada fase, sin que ninguna perjudique a la anterior. No sólo podremos saber cuanto tardamos en desenfundar y disparar. Si no, cuanto tiempo empleamos en cada movimiento, además del ángulo que describe en cada disparo nuestro arma.


2.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo.
    -Trabajamos el empuñamiento correcto a una mano, liberación de los sistemas de seguridad, extracción y presentación del arma hacia la zona conflicto, efectuamos 1-2 tap en función del sistema de nuestro arma. Partimos de posición de “entrevista”. Usamos sistema MANTIS. Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
-Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos verificando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo. Trabajamos control del disparador.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


3.- En búsqueda, localizamos objetivo, extendemos brazos, disparo. Usamos sistema MANTIS.
    -Trabajamos presentación del arma, disciplina de dedo y control del disparador.
Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de búsqueda. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Trabajamos control del disparador.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.

4.- En búsqueda, localizamos objetivo, extendemos brazos, disparo 1 – 2. Recarga de “emergencia” Usamos sistema MANTIS.
    -Trabajamos presentación del arma, disciplina de dedo y control del disparador.
Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de búsqueda. Todos los pasos anteriormente indicados, disparamos, finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Trabajamos control del disparador. Recarga de “EMERGENCIA”.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


5.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo. Trabajamos transición negativa.
     -Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”. Tras dirigir el arma hacia el objetivo simulamos que este se deshace de su arma y se dirige a manos vacías contra nosotros. Sacamos bastón ASP en close mode. Lanzamos un check y un weapon straight.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos enfundando de nuevo nuestra ASP e iniciamos otro ciclo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.


6.- Desenfunde, presentación del arma y dirección al objetivo. Trabajamos transición negativa.
     -Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”. Tras dirigir el arma hacia el objetivo simulamos que este se deshace de su arma y se dirige a manos vacías contra nosotros. Sacamos bastón ASP en open mode. Lanzamos dos weapon straight.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    -Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos enfundando de nuevo nuestra ASP e iniciamos otro ciclo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, empezando en velocidad “verde”, pasando por “naranja”, acabamos en “rojo”.
Precaución con el trabajo en open mode.


7.- De espaldas al objetivo, aplicamos ciclo OODA localizando un punto de conflicto/amenaza, damos media vuelta, desenfunde y disparo. Usamos sistema MANTIS, modo pro-timer.
Trabajamos el empuñamiento correcto, la liberación de los sistemas de seguridad, la extracción y presentación del arma hacia la zona de conflicto, completamos el empuñamiento a dos manos y en dirección al objetivo u amenaza. Posición inicial de “entrevista”.
    -Velocidad de trabajo: de menos a más. Pasamos de “verde” hasta llegar a “rojo” como velocidad final del ejercicio.
    –  Ejecución: Partimos desde posición de entrevista. Todos los pasos anteriormente indicados, no disparamos. Finalizamos chequeando escenario, arma y tirador. Enfundando de nuevo.
    -Por tiempo: 5´de trabajo, intentamos todo este trabajo en “rojo”.


8.- Partimos en búsqueda, estático, elevamos al objetivo/amenaza y efectuamos dos disparos – uno en el caso sistema Glock sin modificar disparador – replegamos y repetimos. Usamos sistema MANTIS.
    -Velocidad verde.
    -Por tiempo: 5´. Buscamos tratar cada ciclo de fuego como único, aislando cada ciclo del anterior. Estudiamos cada maniobra que hacemos para ver si es correcta y posteriormente analizar en la App nuestro trabajo.

Conclusiones: Analizamos la sesión, tomamos notas. Apuntamos los aspectos a mejorar para la siguiente sesión. Reforzamos nuestras fortalezas.

Tactical Online Abril 2020Este artículo fué publicado en el número de la Revista Táctical Online Abril 2020.

Revista Tactical Online Abril 2020

Visores Aimpoint “MICRO” y supresores B&T “ROTEX-V”, la elección de la Fuerza de Guerra Naval Especial

Texto y Fotos:          Octavio Díez Cámara

Lanzamientos al agua para realizar inserciones discretas con las que aproximarse a playas de litorales potencialmente hostiles, prácticas de adiestramiento a unidades de naciones africanas para formarles en aspectos concretos que caracterizan a las tropas de élite, movimientos dinámicos por zonas urbanas para actuar sobre aquellos que son su objetivo, asaltos certeros sobre objetivos navales para neutralizar a terroristas armados, patrullas por zonas nevadas para alcanzar determinados lugares de observación que les permitan obtener Inteligencia del adversario, saltos paracaidistas en la modalidad de alta cota (HALO/HAHO, High Altitude Low Opening/High Altitude High Opening) para llegar a la zona de actuación de forma discreta,…, son, entre otras muchas, las capacidades que definen a aquellos que forman parte del selecto, eficaz y preparado núcleo de Operaciones Especiales (OE’s) de la Armada española.

Actividad intensa

Acciones directas, reconocimiento especial o asistencia militar son, a grandes rasgos, los cometidos propios de una Unidad que forma parte de la Infantería de Marina y al que se conoce como Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE). Acaban de cumplir ya diez años de actividad intensa y exigente en su actual configuración orgánica y emplazamiento -La Algameca cerca de Cartagena-, periodo en el que se les ha alertado para realiza numerosos despliegues en Zonas de Operaciones que podíamos como definir de “calientes” o para llevar a cabo acciones reales de liberación, como la exitosa que llevaron a cabo en 2011 para liberar de sus captores a la ciudadana francesa Evelyne Colombo.

Aquellos que forman el selecto núcleo de personal operativo, el asignado a los  estoles en los que se encuadran los que asumen directamente las misiones antes señaladas, han superado un difícil y exigente curso inicial y se han adiestrado de forma continuada con un nivel especialmente duro que hace que sean los más experimentados militares de OE’s españoles en el ámbito de la Guerra Naval Especial (SNW, Special Naval Warfare) en el entorno litoral. En lo que más les define se une una especial preparación, que es notablemente exigente en su intensidad y que combinan con despliegues operativos para llevar a cabo todo tipo de misiones en distintos puntos del planeta -actualmente están liderando un SOTG (Special Operations Task Group) que realiza tareas formativas a núcleos de alta capacitación del Ejército y las Fuerzas de Orden Público iraquíes-, con un equipamiento que tampoco es convencional ni clásico y en algunos de sus aspectos es hasta “clasificado” y no deben difundirse detalles muy concretos a terceros.

Hemos sabido que han asumido la renovación de su armamento personal, optando por la pistola Glock 17 del 9x19mm Parabellum -de las que poseen ejemplares con cañón más largo y supresor sónico- como arma secundaria y por los fusiles de asalto HK416 del 5,56x45mm como armamento principal. En fechas recientes han completado el equipamiento de todos ellos con este último modelo -en una versión con cañón compacto de 14’5 pulgadas que aprovecha todo el potencial del cartucho que dispara y le confiere al conjunto la mejor disposición operativa de cara a los cometidos propios de las OE’s- y así han podido reemplazar al HK G36 que venían usando hasta la fecha.

Dado que es usual que en sus despliegues sus armas se vean afectadas por inmersiones a cierta profundidad, por el polvo propio de entornos áridos, por el frío intenso de saltos en paracaídas desde grandes alturas o por una serie de condicionantes ambientales que para nada son clásicos y sí bastante duros, decidieron evaluar a la vez que adquirían sus nuevos HK416 determinados complementos que les brindan una capacidad operativa mejor y más amplia.

De un lado, tras valorar algunas de las opciones que se encuentran disponibles en el actual mercado de sistemas de puntería para armas de asalto y comprobar las cualidades que realmente definen a los distintos modelos cuando se usan en situaciones casi límite en las que se concretan sus prestaciones reales y quedan perfectamente claras sus limitaciones y defectos, han decidido equipar a todo el personal con un sistema de puntería novedoso, eficaz y acorde a lo que demanda una Unidad como la FGNE. El seleccionado, que ya llevan todos aquellos que trabajan en los estoles en sus actividades del día a día, en sus entrenamientos característicos y en sus despliegues fuera de las fronteras españolas, lo fabrica la firma sueca Aimpoint, líder internacional en lo que a modelos de visores punto rojo se refiere porque comenzó hace varias décadas a trabajar con ese concepto y lo ha ido, poco a poco, evolucionando para introducir en sus diseños todo tipo de mejoras técnicas y funcionales que permiten obtener unas prestaciones sobresalientes.

Estas últimas son las que han hecho que en el caso que nos ocupa se hayan decantado por el pequeño visor modelo “Micro” T-2 con referencia interna de 2 MOA. Se caracteriza por un tamaño muy compacto al tener unas dimensiones de sólo 6,2 x 4,1 x 3,6 centímetros y por un peso excepcionalmente liviano al alcanzar unos 105 gramos con montura y pila incluidas, combinación de cualidades que lo hacen óptimo al añadir una masa casi imperceptible al arma en la que se sitúa y por no limitar en nada el uso en situaciones, como las propias de los enfrentamientos CQB (Close Quarter Battle), en las que los movimientos propios suelen hacerse por espacios exiguos y donde el adversario puede surgir de improviso requiriendo de una reacción casi instintiva.

Encontramos otros detalles positivos en la selección del “Micro” T-2 que se derivan de su propia configuración técnica en la que sobresalen sus circuitos con tecnología CET que hace que el consumo de energía sea especialmente bajo con lo que se consigue una autonomía de cincuenta mil horas encendido en la posición 7 de las 12 -4 nocturnas, 7 de día y 1 extra fuerte para entornos desérticos- en que puede regularse la intensidad del punto rojo central, o sea cinco años encendido con la misma pila sin tener que cambiarla. Sus características, como el amplio campo de visión, las tapas abatibles que cubren su parte frontal y trasera, su diseño patentado que no genera errores de paralelaje, los tornillos de ajuste en elevación y deriva protegidos, la robustez que lo hace óptimo para climas extremos o inmersiones de hasta 25 metros, la compatibilidad con los diversos magnificadores ópticos de Aimpoint, el que funcione sin problemas en un rango que va desde los menos cuarenta y cinco grados bajo cero a los setenta y un grados centígrados, la posibilidad de variar la intensidad de la referencia central sin dejar de perder de vista el objetivo que se encara o la vida útil de 500.000 horas son, entre otros detalles, cualidades que hacen que este sistema de puntería optrónico se caracterice por ser extremadamente resistente y óptimo para poderlo instalar, por su bajo perfil, en diferentes tipos de armas compactas.

Eficiencia y discreción

Los cometidos de aquellos militares españoles que forman parte de la FGNE son, como antes hemos apuntado, variados y en ellos será óptimo que quienes empuñen los HK416 lo hagan con la mayor certeza de que sus impactos alcanzarán sus objetivos en el lugar pretendido, lo que, complementariamente, incide en una mayor seguridad en aquellos escenarios en los que puedan estar presentes civiles o sujetos desarmados que no haya que neutralizar.

Además, en buena parte de los despliegues que caracterizan a estas tropas de OE’s tan cualificadas les será necesario actuar con el mayor nivel de discreción, tanto en sus movimientos como en lo que es su presencia en un determinado entorno. Incidiendo en que puedan lograrlo, sobre todo en aquellas actuaciones en las que tengan que abrir fuego contra terceros, se han decidido por incorporar a sus fusiles de asalto un accesorio que hoy ya es una necesidad dentro de su especialización como contingente militar de élite. Se trata del supresor sónico, elemento que se fija de forma sencilla a la boca de fuego para que cuando se produce un disparo el ruido generado hacia el exterior sea el mínimo y así se consiga dificultar su origen y, por añadidura, a quien ha realizado la acción; ellos, en su día, cuando se mantenía activa la UOE (Unidad de Operaciones Especiales) ya fueron innovadores dentro de las unidades de su tipo españolas al optar por la pistola SIG-Sauer P230 del 9x17mm Corto y los subfusiles Sterling L34A1 Mk-5 y HK MP5, ambos del 9x19mm, que se adquirieron en configuraciones que incluían al silenciador, ya fuese roscado o integrado en su cañón, como el elemento más característico de ambos sistemas de armas.

El empleo operativo del supresor, frente a lo que algunos puedan pensar, va más allá de la propia eliminación de centinelas o de patrullas del adversario. Se encuadra dentro de lo que es la propia dinámica del tiro y por ello en su caso lo llevan siempre fijado a la boca de fuego, aunque si es necesario pueden retirarlo con inusitada rapidez. El uso del mismo junto al arma de asalto principal incide en un mejor control de las reacciones asociadas al tiro en modo semiautomático o en ráfagas, pues la relevación y el retroceso son menores y quien maneja el arma de asalto consigue un mejor control de lo que es la dinámica del tiro. Le será de gran ayuda para ser más eficiente y eficaz.

Buscando lo mejor de lo mejor disponible en el mercado europeo e internacional, y tras comprobar las prestaciones reales de diferentes soluciones, ellos han optado por una marca y un modelo que, sin lugar a duda, son hoy por hoy un referente que muchos toman en consideración cuando buscan este tipo de complementos. El escogido lo produce la firma suiza B&T que lleva muchos años desarrollando supresores/silenciadores y que, por ejemplo, ha venido fabricando los que HK comercializa y ha suministrado otros para los rifles antimaterial Barrett M95SP del 12,70x99mm al Mando de Operaciones Especiales (MOE) del ET.

El tipo concreto empleado dentro de la FGNE asociados a sus armas principales pertenece a la serie “Rotex-V”, uno de los modelos más recientes añadidos al catálogo de esta conocida empresa que tiene su planta de producción en Thun (Suiza). Ha sido diseñado con el objetivo de la mejor interacción con la munición del 5,56x45mm/.223 Remington estandarizada en la mayor parte de los “fusas” de los ejércitos occidentales. Ofrece una capacidad múltiple: reduce el sonido asociado a los disparos en un rango de unos 33 decibelios para generar una menor alerta en terceros; incide en la eliminación del fogonazo de los disparos de forma que otros no lo puedan identificar, e incluye en su parte frontal un diseño que permite emplearlo como elemento contundente para romper un vidrio y poder apuntar a aquellos que se encuentren detrás.

Sobresale también su tamaño compacto, pues mide 19,8 cm y tiene un diámetro de 3,9, y por su ligereza, pues su masa es de poco más de seiscientos ochenta g, combinación que incide en que sea una de las opciones más livianas de entre las de su tipo. Está fabricado combinando los avanzados materiales inconel y thermax para que sea extremadamente resistente al uso disparando el arma en modo de ráfagas durante enfrentamientos intensos e incluye en su parte posterior un elemento de anclaje/fijación tipo QD (Quick Detach) que facilita su posicionamiento rápido en las bocachas que cumplen la estandarización OTAN. En el caso que nos ocupa suelen llevarlo acoplado a sus HK416 en continuidad, aunque pueden también situarlo en una pequeña funda acoplada a su cinturón o chaleco o en la mochila, teniéndolo así a mano de cara para poderlo usar si se concreta una acción en la que beneficiarse de sus múltiples cualidades y capacidades.

Para acabar, señalar que la combinación de los Aimpoint “Micro” T-2 y los B&T “Rotex” en los HK416 de la FGNE de la Armada española, avanzados sistemas tecnológicos que distribuye en España EDS S.L., es una muy buena elección. Personalmente, llevo muchos años compartiendo experiencias con su personal, tanto en los formatos de las unidades anteriores como en la actual, y siempre han sido líderes en España en la evaluación e incorporación de soluciones técnicas que incidan en que sean aún más eficaces de cara a llevar a cabo sus cometidos.

Aprovecho la ocasión para agradecer a quienes forman y han formado parte de las plantillas de la FGNE su dedicación y esfuerzo, muchas veces en escenarios lejanos y no siempre en las condiciones más idóneas, en beneficio de la Seguridad de todos los españoles.

Este artículo se publicó en el número de la Revista Táctical Online Febrero 2020.

Tactical Online Febrero 2020

VISORES AIMPOINT: HOY LA MEJOR SOLUCIÓN DE FUTURO PARA LAS FUERZAS ARMADAS ESPAÑOLAS

Texto e imágenes:  Octavio Díez Cámara

Los ejércitos de los diferentes países son, usualmente, estructuras programadas, organizadas y equipadas en épocas en las que no hay alarmas a las que hacer frente, como es el caso de las Fuerzas Armadas españolas. Sí es verdad que diferentes acontecimientos económicos o de índole más global influyen en determinadas decisiones, como es el caso que nos ocupa en estas páginas.

Hoy, en una situación de calma general en lo que a tensiones directas se refiere, se mantiene una cifra de 2.800 militares y guardias civiles desplegados en cuatro continentes para llevar a cabo distintas operaciones en el marco de misiones internacionales y de diplomacia de la Defensa/Seguridad Cooperativa que incluyen desde FINUL (United Nations Interim Force In Lebanon) en Líbano, actuando como “cascos azules” para evitar enfrentamientos entre Líbano e Israel, a la presencia de un Subgrupo Táctico Mecanizado reforzado con unidades de apoyo al combate y de apoyo Logístico en Letonia en el marco de la Presencia Avanzada Reforzada (EFP, Enhanced Forward Presence) para intentar desescalar posibles tensiones con Rusia. El Ejército de Tierra (ET), contribuye activamente con amplios contingentes a estas últimas, la Armada mantiene navíos desplegados en operaciones como la designada “Atalanta” que se desarrolla en el Índico, mientras que los cazabombarderos EF-18M “Hornet” y EF-2000 “Eurofighter” del Ejército del Aire (EA) son habituales en activaciones en las que, acompañados por personal que despliega en tierra en tareas de apoyo y Seguridad, patrullan los cielos de los países del norte de Europa actuando como Policía Aérea del Báltico (PAB).

En buena parte de esos despliegues se hace hoy patente, y es una necesidad a la que ya han respondido distintos países de nuestro entorno más próximo, una realidad: que los combatientes sean más letales y eficaces en sus posibles acciones, por lo que se requiere de un sistema de puntería eficiente, compacto, fiable, robusto y adaptado tanto a enfrentamientos próximos (CQB, Close Quarter Battle) como a otros más generalizados de ámbito convencional o asimétrico/híbrido.

Necesidad contrastada

En los años ochenta del siglo pasado comenzó la introducción de importantes lotes de los fusiles de asalto CETME (Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales) L/LC del calibre 5,56×45 milímetros en un intento de reemplazar a los sólidos y efectivos CETME C del 7,62x51mm, encontrando en ambos modelos la carencia de un raíl superior donde situar un elemento óptico/optrónico de puntería de empleo generalizado. Sí es verdad que la Infantería de Marina, como fuerza expedicionaria y de élite que es, introdujo en sus “fusas” L/LC un raíl y el visor británico SUSAT (Sight Unit Small Arms Trilux) que por sus buenas prestaciones, y tras el reemplazo de los CETME por sus sustitutos, acabaron montando también en algunas de sus ametralladoras ligeras y medias.

Con la llegada del cambio de siglo, y tras un dilatado proceso de evaluación de nuevos modelos de armas de asalto que incluyó ejemplares israelíes, franceses, canadienses o belgas, el Ministerio de Defensa, a través de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), decidió adquirir el G36E -por Export– de la germana Heckler & Koch recamarado para el 5,56x45mm de uso generalizado en el ámbito de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Unas noventa mil de esas armas fueron entregadas. Junto a ellas se fueron añadiendo lotes, cada vez más generalizados pero en todo caso pequeños, de las variantes más compactas G36KV ó G36C que por su cañón más corto son más idóneas para determinados cometidos en los que se busca una mejor maniobrabilidad y versatilidad en las acciones de fuego asociadas al combate.

Los G36E venían equipados con un asa de transporte y puntería que integraba un visor de puntería óptico clásico no especialmente eficiente, por lo que tan pronto se tuvo que desplegar en Afganistán e Iraq surgió la necesidad urgente de adaptarlos, optándose en una decisión poco elaborada y en buena medida derivada de la premura que llevó a situar un raíl sobre el asa -que queda especialmente alto en su ubicación- y así poder fijar allí un visor de tipo holográfico (HWS, Holographic Weapon Sight) de EOTech que encontramos ahora en todo tipo de unidades del ET, el EA o la Armada.

Con el paso de los años, y teniendo en cuenta realidades como el que esos elementos de puntería por su ubicación y características no han dado el resultado pretendido o que aquellos que forman parte de unidades de Operaciones Especiales (OE’s) y de élite las han ido sustituyendo por otros modelos tan pronto han dispuesto de créditos específicos para ello, se plantea ya la necesidad de iniciar un programa más generalizado para resolver una situación que, a mi entender, pronto puede derivar en problemática.

Decirles que en el devenir de los años fueron incorporándose por parte de algunos a modo personal las ópticas Trijicon ACOG (Advanced Combat Optical Gunsight) de 4 aumentos que llegaron junto con las ametralladoras ligeras MG4, que otros colectivos optaron por alguno de los excelentes pero caros sistemas SpecterDR 1-4x que fabrica la canadiense Elcan o que incluso se recibió un lote de visores israelíes MARS (Multi-purpose Aiming Reflex Sight).

Más generalizada fue la decisión que llevaría a unidades de distinta adscripción, realidad militar y dinámica operativa a decidirse por un sistema de puntería que lleva varias décadas, convenientemente evolucionado en modelos y prestaciones, siendo el máximo referente con el que otros se comparan. Nos referimos al visor entre los visores, el módulo de punto rojo inventado por la firma sueca Aimpoint -comenzó su andadura comercial en 1975 y hoy cumple 45 años de actividad- y mejorado a lo largo de los años para dar lugar a una gama que hoy incluye propuestas tan novedosas e interesantes como los CompM4, CompM5 y Micro destinados a armas personales y otros modelos más elaborados idóneos para ametralladoras pesadas o lanzagranadas automáticos.

Desde principios de siglo se han ido promocionando los Aimpoint entre aquellos colectivos que tenían una necesidad más perentoria al ser destacados de forma regular a Zona de Operaciones para realizar allí sus cometidos o por parte de los que, por su realidad y experiencia de adiestramiento, habían contrastado que la óptica de punto rojo (RDS, Red Dot Sight) sueca era mucho más eficiente para apuntar más rápido y de forma más certera que el concepto holográfico suministrado a la mayoría. Así, el EA se hizo pronto con lotes de los Aimpoint CompM2 y CompM4 que fueron a parar a unidades como el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA), la Escuadrilla de Honores o el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC), situándolos, en una clara demostración de versatilidad y resistencia, tanto en sus fusiles G36 como en armas tipo PDW (Personal Defense Weapon) y hasta en las ametralladoras medias MAG del 7,62×51 asentadas tanto en bípodes como en trípodes. En el ET fue primero el Mando de Operaciones Especiales (MOE) quien, analizando las prestaciones reales de lo que Aimpoint ofertaba, decidió incorporar algunos lotes de visores de punto rojo robustos y funcionales para personal de los Equipos Operativos de sus Grupos de Operaciones Especiales (GOE’s)/Bandera de Operaciones Especiales (BOEL) o de su selecto y secreto núcleo antiterrorista, la Unidad de Operaciones Especiales (UOE). Algunos efectivos de esas unidades también incorporaron como solución complementaria el uso de módulos magnificadores 3x de Aimpoint, para tener una más clara y precisa percepción del punto de impacto en el que alcanzarían a su objetivo. Más recientemente, ha sido la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) de la Armada la que, aprovechando que ha cambiado su fusa por el también germano HK416, ha decidido proveerse con visores Aimpoint Micro que son muy compactos y están pensados para resistir tanto lanzamientos paracaidistas en las modalidades de alta cota HALO/HAHO (High Altitude Low Opening/High Altitude High Opening) como travesías buceando con equipos de circuito cerrado que no emiten burbujas delatadoras de la presencia propia.

¿Y el resto?

En el seno de las FAS españolas se han sucedido a lo largo de la última década varios intentos de abordar, en la medida de que es una necesidad clara, el proceso de reemplazo de los visores holográficos. En la actualidad, con apoyo del Ministerio de Defensa, se están iniciando avanzados programas de renovación de capacidades que, como el Fuerza 2035 del ET o el de la Guerra Naval Especial en 2030 -de éste detalla muchos aspectos el coronel Pedro Antonio Martínez Rodríguez de Lema en el número de febrero de 2020 de la Revista General de Marina-, deberán concretarse en los próximos años para incidir en la mayor efectividad de los ejércitos y sus combatientes para hacer frente a las amenazas ya conocidas y a aquellas que puedan ir surgiendo.

Las unidades de OE’s, como ya hemos apuntado y como líderes que son en diversos aspectos relacionados con el combate más puro y clásico, han ido apostando ya por las capacidades técnicas que les ofrecen los visores RDS de Aimpoint para dotar tanto a sus fusiles de asalto, que son su arma principal, como para equipar a subfusiles, PDW’s, escopetas, ametralladoras y otros sistemas de armas. Como también han podido contrastar la capacidad de esos sistemas optrónicos en condiciones reales, duras, difíciles y exigentes, tenemos claro que su conocimiento del potencial de los sistemas de punto rojo de Aimpoint es más que acertado. El que sigan apostando por ese concepto, deja clara su idoneidad a todos aquellos que tuviesen alguna duda.

Sabemos que otros colectivos de élite, como la Infantería de Marina de la Armada -puede leerse el artículo “Visores de combate cercano: Aimpoint vs Eotech” del capitán Jorge Tierno Rey publicado en el Boletín de Infantería de Marina nº 17-, ya llevan un tiempo analizando las diferentes soluciones que se les ofrece desde diversos ámbitos industriales. Otros colectivos, que irían desde las tropas de La Legión a los paracaidistas dentro del ET, y que también podrían incluir a núcleos más especializados como los de Policía Militar o hasta aquellos empeñados en cometidos de Inteligencia, podrían ser beneficiarios del potencial de los modelos más recientes de Aimpoint. Incluso, determinado personal que tenga que extraer de sus armas una mayor precisión podrá lograrlo recurriendo a modelos como el reciente CompM5b que incluye la posibilidad de introducir regulaciones en altura y lateralidad para lograr impactos extremadamente certeros cuando se combina con módulos magnificadores ópticos Aimpoint 3x ó 6x.

Más interesante aún es el que los analizadores responsables de los ejércitos se planteen ya el reemplazo de aquellos sistemas de puntería hoy en uso generalizado -los holográficos ya desgastados y conceptualmente algo caducos- por otros que aporten una mayor resistencia, una mejor fiabilidad, una duración mucho más larga de las pilas, una mejor compatibilidad con equipos de visión nocturna de última tecnología, un tamaño más compacto que no interfiera en situaciones CQB, un menor peso añadido al arma a la que se fijan, un… Son cualidades y capacidades demostradas de sobra por Aimpoint pues sus productos son usados en cientos de miles de unidades por los ejércitos de Estados Unidos, Francia, Italia, Noruega, Suecia y otros muchos países que, con una capacidad económica más amplia que la española, suelen escoger lo mejor para sus tropas de cara a obtener productos que son especialmente rentables por su larga vida útil, funcionalidad y capacidades.

Sería óptimo, y desde estas páginas les animamos a ello, abordar ya una evaluación intensa del potencial de modelos como el CompM5 o el Micro para, junto a otras posibilidades de punto rojo ofertadas también por la sueca Aimpoint, dotar a los fusiles G36 de difusión generalizada. Serían de lo más idóneo para apuntar ametralladoras, subfusiles y hasta para complementar a las ópticas clásicas de los “sniper”. Una decisión positiva en ese sentido puede asumirse en un plazo especialmente rápido y con un coste muy rentable y contenido. Podrían adquirirse en un gran lote, con la notoria reducción de costes económicos asociados a la Logística de un nuevo equipo, en unos pocos años, para así contar pronto con ellos.

Transitoriamente, ya algunas fuentes hablan de que el fusil de asalto actual pronto deberá sustituirse por otro modelo. Si se avanza en esa vía, y se han adquirido los visores de Aimpoint, podría equiparse con ellos a la solución escogida, pues el acoplamiento a los raíles estandarizados Mi Std-1913 se podría realizar en unos pocos minutos.

Animamos así a que los responsables interesados contacten con AASIAS.com para poderles informar de las capacidades técnicas reales de nuestros productos y efectuar cualquier tipo de demostración de uso real que les deje claro que se trata de los mejores sistemas de puntería disponibles hoy por hoy.

Este artículo se publicó en el número de la Revista Táctical Online Marzo 2020.

Tactical Online Marzo 2020

MAGPUL, CARGADORES PROFESIONALES

Autor:    Octavio Díez Cámara Fotografías: Octavio Díez Cámara, USMC, Magpul

Aquellos que han tenido la posibilidad de disparar armas de fuego en continuidad, seguramente por su actividad profesional militar y policial o por ser activos participantes en alguna de las competiciones de tiro más dinámicas, sabrán que buena parte de los problemas de interrupción en las armas se deben a una deficiente alimentación de los cartuchos generada en buena medida por el uso de diferentes tipos de cargadores.

Esa realidad fue la que impulsó, ya hace unos años, a la compañía estadounidense MAGPUL a trabajar en un intenso proceso de Investigación y Desarrollo (I+D) que, después de materializar varios prototipos y probarlos de forma intensa, les llevaría a iniciar la fabricación de los que hoy por hoy son considerados la mejor gama de cargadores que está a la disposición de aquellos que quieran la mayor fiabilidad y eficiencia, además de un costo económico que incide favorablemente en su adquisición y uso.

Los trabajos iniciales de MAGPUL, que se iniciaron en 1999, se centraron en la obtención de un cargador fiable, robusto, seguro y eficaz para las armas tipo M16/M4 de uso generalizado entre los ejércitos y departamentos de Policía de los Estados Unidos. Los usuarios militares y policiales empleaban en su mayor parte cargadores metálicos de aluminio que tendían a tener problemas en sus labios superiores -los que sujetan los cartuchos almacenados- y sus muelles internos. Frente a esa concepción clásica, se apostó por renovar el elemento exterior de almacenamiento optando por uno de configuración curvada realizado en materiales sintéticos de polímero que aportan ligereza y robustez. La revisión de todos los elementos internos llevó a poner a punto el modelo más exitoso de MAGPUL, el PMAG 30 que hoy, en los diferentes modelos que han ido evolucionando aquel concepto, se ha convertido en el estándar con el que otros que intentan emularlo se miden.

Que se necesita

Aunque en la actualidad se sigue discutiendo sobre el hecho de la poca capacidad incapacitante de los cartuchos del 5,56x45mm de uso generalizado en los ejércitos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de otros países afines, y hay varios programas en marcha para incidir en la puesta en servicio de una nueva familia de armas recamaradas para usar uno novedoso de 6,5mm que destaca por sus altas prestaciones a distancias largas, la realidad que conocen bien los profesionales es que cuando van a realizar misiones tienen que llevar consigo una cantidad suficiente de potencia de fuego que les permita salir airosos de las situaciones más comprometidas. Esa necesidad, demostrada en entornos tanto urbanos en los que los policías se enfrentan a grupos de delincuentes especialmente violentos como en otros ámbitos donde despliegan militares para realizar una amplia panoplia de cometidos y misiones de alto riesgo, hace que cada uno intente tener consigo lo que le garantice que cuando dispare lo hará con eficiencia y sin tener fallos de alimentación.

Por eso, son muchos los que ya usan los PMAG de los que en muchos casos suelen llevar no menos de siete consigo -uno en el arma y al menos seis más en su chaleco porta equipo- y lo hacen porque confían en ellos. Si es verdad que distintos ejércitos, como el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps), apoyan oficialmente su uso y proveen a sus soldados, en una decisión especialmente acertada, con un material que es el mejor de su tipo.

Otros profesionales, a modo más personal optan por adquirirlos y usarlos en sus armas, situación que en el caso español es bastante común entre algunos de los que forman parte de los Equipos Operativos (EO’s) de los grupos del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra. Lo hacen sobre todo porque en sus experiencias internacionales, en las que han usado sus armas en distintos tipos de misiones, han tenido la oportunidad de valorar por sí mismos que el uso del mejor material incidirá tanto en su supervivencia como en el logro final del objetivo que tengan que asumir o por el hecho, contrastado y claro, de que caben dos PMAG en el alojamiento donde sólo se puede situar uno de los normales que llegaron con los fusiles de asalto HK G36E/K/C que incluyen acoples laterales que los hacen más voluminosos de lo que sería conveniente. Importante es concretar que se ofrece un modelo específico de PMAG idóneo para su uso en los G36 y así poder reemplazar, con eficiencia y economía, aquellos que ya se llevan usando mucho tiempo y ya no son confiables, un aspecto que debería tomarse en consideración por parte de los responsables del Ministerio de Defensa español como una opción válida, rápida y eficiente para incidir en una mejor dotación generalizada de los diferentes colectivos de militares de España.

Decirles también, para afianzar el hecho de que se trata de los mejores cargadores que en la actualidad pueden adquirirse para alimentar distintos modelos de fusiles de asalto que admitan los del tipo normalizado en la OTAN, que desde finales del pasado siglo han venido siendo usados en los por los famosos Delta Force -la élite dentro de las Operaciones Especiales del Ejército estadounidense- que se dotaron ya hace años con los fusas germanos HK416, un punto a favor para que quienes emplean estos últimos, como es el caso de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) española, puedan también hacer uso de los PMAG. Estos últimos también fueron empleados por el favoso DEVGRU (Development Group), el nombre oficial que se le da al SEAL (SEa, Air and Land) Team 6 de la Marina estadounidense, la élite especialmente focalizada en cometidos antiterroristas y de alto riesgo que fueron quienes acabaron con Osama Bin Laden en la localización paquistaní de Abbottabad en la que se había refugiado.

En los PMAG más clásicos, de los que el más común es el que tiene capacidad para 30 municiones pero también los hay concebidos para situar 10 , 20 ó 40, podemos encontrar, en función de los varios tipos de los que se fabrican, opciones que ofrecen detalles como la ventana lateral para comprobar el número de cartuchos remanentes en el interior, la geometría curvada interna para un movimiento armónico de los cartuchos en su tránsito desde su lugar de almacenaje hasta la recámara, su construcción en un polímero ligero y altamente resistente que es “amigable” en las manos de quienes los manipulan o manejan, el contar con un muelle elevador de los cartuchos que es de acero inoxidable y tiene un tratamiento exterior MilSpec, el hecho que estén disponibles en el clásico color negro y en otros más ahora en boga, o el que incluyan una teja elevadora auto lubricada que incide favorablemente en la fiabilidad y tiene un diseño optimizado para un funcionamiento impecable que evita movimientos no deseados en el tránsito de los cartuchos hacia la recámara. Por cierto, en su parte inferior se incluyen unas zonas con rebajes en las que, con ayuda de un rotulador, se pueden introducir marcas para una más rápida identificación visual del tipo de munición específica que puede acoger un cargador, pudiendo así realizar el tránsito más fácil entre el uso de cartuchos convencionales y otros que pueden incluir los trazadores, perforantes o subsónicos, estos últimos óptimos para cometidos en los que se busque una mayor discreción operacional.

Potencia y versatilidad

Los PMAG 30 son tan óptimos que hasta el famoso USMC los ha seleccionado para ser el complemento ideal de los fusiles de asalto tipo M27 IAR (Infantry Advanced Rifle) contratados con Heckler & Koch, llevando cada uno de ellos, destinado a brindar apoyo de fuego a quienes forman parte de un pelotón de Marines, siete de estos cargadores en una variante de color FDE (Flat Dark Earth) y ventanas laterales que muestran cuanta munición queda en el interior.

Afianzando la necesidad de potencia de fuego, que sustente distintas misiones en las que se prevea un enfrentamiento armado o el tener que hacer frente a un adversario de entidad superior para poder soslayar una situación comprometida, se puede optar ahora por el PMAG D-60 que cuenta con un cuerpo superior clásico y una tolva redondeada inferior donde caben nada menos que 60 municiones, una aportación que es óptima para evitar el cambio de cartuchos y para poder mantener ráfagas controladas sobre un objetivo durante el tiempo necesario que permita acabar con la amenaza que pueda suponer. Óptimo sería proveer a los pelotones o EO’s con algunos de ellos, reforzando así su capacidad de respuesta como complemento del uso de las ametralladoras ligeras que suelen llevar consigo en buena parte de sus despliegues; opcionalmente, las fuerzas policiales adscritas a unidades de asalto o de intervención podrán emplear los distintos modelos de los PMAG para hacer frente a situaciones de alto riesgo, como las que se derivan de ataques de terroristas o enajenados, en las que haya que demostrar una contundencia y eficiencia que va más allá de lo que es clásico en el entorno en el que suelen desarrollar sus operativos más usuales.

MAGPUL ha ido introduciendo en su oferta de otros modelos concebidos para usos bien distintos de los descritos. Entre ellos se encontrarían los PMAG AC y AC L que tienen capacidad para 5 o 10 municiones, son de configuración monohilera para favorecer la alimentación y generar menos volumen, y están destinados a rifles de cerrojo como los que emplean diferentes colectivos de tiradores de alta precisión, los conocidos como sniper. Con ellos, que respectivamente están destinados a modelos de acción corta -calibres como el versátil 7,62x51mm o el novedoso 6,5 Creedmoor- o larga -el potente .300 Winchester Magnum-, se consigue incidir en la fiabilidad que requieren estos profesionales que actuarán con un fuego preciso y determinante sobre objetivos de oportunidad o sobre otros que busquen en concreto neutralizar. Otros sniper, o colectivos provistos con armas semiautomáticas/automáticas adaptadas al 7,62x51mm/.308 Winchester, podrán optar por los PMAG exclusivos que con capacidad para 10, 20, 25 ó 50 cartuchos -éste con tambor circular- han sido diseñados para ofrecer al usuario la fiabilidad clásica de esta marca y la eficiencia que requieren.

Complementándolos, se han introducido también otros de la serie PMAG GL9 que están destinados a acoger municiones del 9x19mm Parabellum y dotar a los colectivos que emplean la fenomenal pistola austriaca Glock. Hay versiones para las clásicas G17 o para las semi compactas G19 y compactas G26, en la configuración de capacidad que es la normal en ellas. Opcionalmente, se proponen otros de mayor potencial de almacenamiento, como uno en el que pueden situarse 21 cartuchos y otro con capacidad para 27, que son más idóneos para aquellas situaciones en las que los profesionales militares o policiales tengan que enfrentarse. En adición hay otro más con tolva circular para 50 cartuchos que complementa a una gama en la que encontramos detalles tan positivos como su zona inferior rediseñada para facilitar el cambios de cargador más dinámicos -su tapa cuenta con zona para marcar y diferenciar los que acogen a distintos tipos de municiones-, unas pequeñas aberturas en sus costados para de un rápido vistazo ver cuántas municiones quedan en un momento dado dentro, teja de elevación roja para una rápida identificación de que ya no hay cartuchos o un muelle elevador fruto de la tecnología más reciente para favorecer su funcionamiento impecable incluso en situaciones con polvo o humedad en las que otros menos avanzados fracasarán.

Todos esos beneficios que se obtienen con los cargadores MAGPUL están ya disponibles en España, y muchos ya se están beneficiando de ellos, de forma que es cómodo, y además especialmente económico, el adquirirlos a través de AASIAS.com.

Este artículo salió publicado en el número de Táctical Online Abril 2020.

Revista Tactical Online Abril 2020

Módulos SUREFIRE, la mejor opción de iluminación y puntería

Autor: Octavio Díez Cámara Fotografía: Octavio Díez Cámara, SureFire, USMC

Las necesidades de todos aquellos que participan en operativos especialmente dinámicos dentro de estructuras militares o policiales son bien conocidas: preparación específica, adiestramiento intenso, elevada disponibilidad, carácter distinto y otras más.

En las últimas décadas se han intensificado las exigencias en cuanto a la preparación y capacitación de los profesionales de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Policía. También, y junto a lo anterior es óptimo, como cada vez más se tiende a cuidar todo lo que es el proceso de búsqueda, selección y elección del equipo que puede ser mejor tener a mano, aunque está claro que la capacidad económica de los distintos países es bien dispar y en algunos casos no incide de la forma más eficaz para los afectados.

Uno de los equipos en el que muchos se fijan pero no todos se interesan es el de los módulos de iluminación y puntería. Se trata de un complemento óptimo para distintos colectivos de militares y de policías, aunque en el caso español se ha descuidado bastante su incorporación. Para paliar esas deficiencias la mejor opción es la que nos propone, de la mano de su importador AASIAS.com, la marca SureFire que fabrica una amplia gama de soluciones surgidas por y para el profesional, aunque también satisfarán a otros posibles utilizadores.

Opción SureFire

SureFire, una compañía estadounidense que lleva ya muchos años desarrollando los sistemas de iluminación y puntería que muchos emplean en aquellos escenarios más críticos de todo el mundo donde se desarrollan conflictos armados o en situaciones muy complejas y exigentes que han permitido demostrar la notable fiabilidad real de sus diseños, se conjuga como una muy buena opción. Su gama de modelos es amplia y variada para poder adaptarse a distintas necesidades y realidades, fabrica siguiendo unos estándares de calidad que son sobresalientes, y se caracteriza por una excepcional fiabilidad demostrada por sus productos cuando son usados en condiciones extremas. Lo saben bien muchas unidades europeas, asiáticas u occidentales que los llevan usando desde hace muchos años y que, incluso, han renovado modelos más antiguos por las nuevas versiones de esos mismos conceptos.

Para lo que nos ocupa, y estaría bien que algunas de las unidades militares y policiales españolas los valorasen para así poder adquirirlos y contar con unos medios que son excepcionales en cuanto a la rentabilidad que genera su uso teniendo en cuenta que su coste de adquisición es contenido y el de operación casi nulo, SureFire propone diseños muy evolucionados respecto de los que eran clásicos hace sólo unos pocos años.

Entre ellos, se encuentran varios modelos de la serie X300 que está especialmente dirigida a armas cortas pero que también podemos usar en las largas -la comunalidad de emplear sistemas similares en distintos modelos es óptima desde el punto de vista del usuario, de la formación y hasta de la Logística-, siendo importante que estos módulos están disponibles en un versátil tono negro, que se adapta bien a diferentes usos y necesidades, y en el tan -marrón tostado- que ahora está más de moda y es óptimo para lugares inhóspitos como los desérticos.

Dentro de los de este tipo, que son los más vendidos y sobresalen por una notable popularidad derivada de la óptima relación entre prestaciones y precio, encontramos propuestas como el X300 Ultra que comprende una estructura de aluminio de grado aeroespacial especialmente robusta  en la que encontramos el alojamiento de las dos baterías 123A de litio, un elemento activador trasero al que se accede con facilidad sin romper el empuñamiento y un foco delantero que se caracteriza por incluir una lente TIR de alta precisión. Ésta, combinada por su LED (Light Emiting Diode) especial de alto rendimiento que genera nada menos que 1.000 lumen, crea un haz de alta intensidad y un alcance que es superior a los 200 metros. Son prestaciones óptimas para identificar con claridad los objetivos en enfrentamientos de corto y medio alcance, y para apuntar con determinación sobre un punto concreto de los mismos, incidiendo así en que se convierta en una ayuda inestimable a la hora de conocer si aquel que vemos es un sujeto que pueda convertirse en una amenaza hostil.

Sobresale también por el tratamiento anonizado exterior tipo Mil-Spec que evita la corrosión, por su configuración con juntas que garantizan que resiste a una inmersión a un metro de profundidad por un tiempo de media hora o más, y por ser capaz de soportar el retroceso intenso derivado de la potencia de determinados cartuchos, de largas sesiones de tiro o de la necesidad de disparar a ráfagas, lo que asegurará a quien lo porte que esté siempre disponible para cumplimentar la función para la que ha sido desarrollado.

Incidiendo en sus notables cualidades, incluye robustos elementos de sujeción, óptimos para resistir las situaciones más dinámicas y exigentes, que permiten anclarlo a sistemas de fijación estandarizados del tipo Picatinny y a otros de tipo universal, los más comunes hoy en muchos modelos de pistolas y algunos de las armas largas más conocidas. Ha sido diseñado para poder realizar, en modo completamente ambidiestro, una activación momentánea o una constante en función del operativo en el que se participe o de lo que se necesite en cada momento, e incluso resiste a inmersiones prolongadas -la estanqueidad es buena también para escenarios y lugares en los que el polvo es persistente-, señalando como importante el que puede acoplársele un dispositivo activador/pulsador remoto del tipo XT07 que incide más aún en su versatilidad para determinados colectivos de potenciales usuarios.

Tecnología y prestaciones

A esas soluciones tan versátiles de este modelo se acaba de añadir un desarrollo, el X300V, que mantiene gran comunalidad genérica con el anterior, aunque en este se opta por, buscando dar unas prestaciones más avanzadas que son hoy una necesidad clara en determinados colectivos, un foco modificado de forma que el usuario, en función de unas necesidades que el valorará en cada momento u operativo, podrá beneficiarse de un foco de luz blanca de 350 lumen concebido tanto para desorientar a un hipotético agresor como para facilitar un mejor visión periférica del que lo usa. Con un rápido movimiento de la mano, hará que el LED emisor pase a generar un haz de luz infrarroja de 860 nanómetros que el ojo humano no ve y que sólo puede ser captada por determinados equipos de visión nocturna, incidiendo en la óptima discreción de quien lo usa y de una mejor percepción de lo que sucede a su alrededor cuando se mueve en condiciones en las que la ausencia de luz exterior es manifiesta. Óptimo también es su precio, un atractivo más que lo hace de él una solución muy versátil y de gran interés.

Los del tipo X300U se alimentan con dos baterías tipo 123A que les brindan una autonomía de 1,25 horas de uso continuado -téngase en cuenta que un sistema así se empleará generalmente durante periodos de tiempo cortos-, pesan con ellas 116 gramos y miden 9,1 centímetros de longitud, siendo de destacar que el empleo de un módulo de iluminación y puntería en muchas armas cortas las hace más estables en condiciones especialmente dinámicas de tiro. Los tipo V miden 10 cm, tienen una autonomía de 2,5 horas en su foco visible y de 16,75 emitiendo luz infrarroja, y pesan sólo 113 g, masa liviana que hace que su uso pase desapercibido en las condiciones de tiro más comunes.

Si los detalles de la concepción genérica y de las prestaciones descritas  para los X300 son interesantes, más cualidades encontramos en un diseño que aún es mejor y más capaz al compartir con los anteriores muchos detalles y añadir a ellos una mayor versatilidad operativa. En el X400 Ultra sumamos lo descrito con el hecho de que se ha integrado un sistema emisor láser muy compacto y potente a su parte inferior, contando con una palanca selectora que permite al usuario militar o al agente que lo emplee preseleccionar el empleo de sólo el foco o sólo el láser, o los dos a la vez, o apagar el conjunto para aquellos casos que así se crea más oportuno. Mantiene los 1.000 lumen de su foco principal e incluye la posibilidad de activar el foco combinándolo o no con el láser, o el láser sólo. Está disponible en un modelo que emite un haz rojo más clásico de 635 nanómetros o uno verde de 515nm -ambos con una potencia de salida de 5 milivatios- que es ahora más buscado por que para muchos se adapta mejor a situaciones en las que la luz ambiental es más intensa. Decirles del láser que en condiciones de escenarios CBQ (Close Quarter Battle) puede ser usado para iluminar e identificar objetivos humanos a cortas distancias, con la discreción añadida que supone no tener que encender el foco principal y evitar así delatar la presencia propia.  Los X400 se caracterizan por su autonomía de 1,25 horas del foco principal y 24 del láser, medir 9,4 cm y pesar 139 g, y en ellos puede integrarse un activador que permite el encendido y apagado a distancia.

Ambos sistemas, de empleo generalizado en numerosos puntos del planeta, han sido complementados por otros dos avanzados diseños. Si quienes tengan la necesidad son militares y policías de núcleos que tengan que trabajar en las condiciones más difíciles, como las fuerzas antiterroristas, las de asalto policial o las de Operaciones Especiales, les va a ser de gran ayuda contar con el módulo XC2-A-IRC que, manteniendo un interesante precio que lo hace óptimo en su relación de economía/prestaciones, es una solución más compacta y focalizada en su uso en condiciones de total ausencia de luz y de la máxima discreción pues tanto su foco de 850nm como su láser de 845nm son infrarrojos para poderlos combinar con monoculares y gafas de visión nocturna. Buscando su máxima robustez y la mejor integración con distintos modelos de armas, se ha optado por un módulo de aluminio anonizado Mil-Spec de una configuración más compacta que mide sólo 6,3 cm y pesa 51 g incluyendo la batería AAA de litio le brinda 4 horas de autonomía. Su foco principal, combinándolo con sistemas como las gafas binoculares AN/PVS-31A, permite distinguir un objetivo a cincuenta metros de la posición propia.

También disponible como el anterior en color negro o en tono Tan proponen un diseño tecnológicamente superior y que podríamos definir como de gama alta, destacando en é que se puede completar con un activador que facilita el encendido sin tener que romper el empuñamiento. Se trata del XVL2 IRC que ha surgido como necesidad de la demanda de distintos colectivos de profesionales e incluye, buscando una versatilidad que queda clara en el concepto, un foco LED con luz blanca visible y otro que genera un haz infrarrojo que se benefician de la tecnología MaxVision Beam. Esa disposición permite trabajar en diferentes situaciones, aprovechando en beneficio propio las ventajas que supone un haz potente de 400 lumen para la identificación de sujetos a doscientos metros y otro de la misma intensidad pero para usarlo con sistemas de visión nocturna. Complementándolos, y perfectamente integrados en un cuerpo de aluminio de grado aeroespacial Mil-Spec que mide sólo 7,62 cm y pesa 142 g, encontramos dos emisores láser perfectamente alineados con ambos focos. Uno, de 520 nm, es de tono verde visible y el otro infrarrojo. La autonomía de este módulo es de 1,5 horas y ha sido concebido de forma estanca, superando las exigencias del test IPX8 que trabaja con inmersiones a 20 m de profundidad durante dos horas; asimismo, puede adaptársele un pulsador remoto que permite activar los focos y láser sin tener que romper la empuñadura del arma a la que se acople.

SureFire ha dado un paso más y, avanzando en sus propuestas, ha desarrollado el concepto Masterfire que se basa en una avanzada funda para arma corta que facilita la activación, de forma instantánea y sin manipulación por parte de quien la usa, de módulos como los X300, X400, XC2 y otros más. Estos últimos incluyen propuestas como el compacto XH30 que se caracteriza por su foco de intensidad regulable para generar un haz de foco concentrado de entre 300 y 1000 lumen, opción que mide 9,4 cm, pesa 136 g y tiene una autonomía máxima, gracias a sus dos pilas 123A, de 2,5 horas. Idéntico peso y tamaño tiene el XH35, aunque su foco, también regulable en intensidad, ha sido rediseñado para generar un haz más amplio que de una mejor percepción situacional en escenarios más amplios, una necesidad que es mejor para colectivos como los que realizan sus actividades en entornos rurales o urbanos; a esa funcionalidad añade un modo estroboscópio que puede ser especialmente favorable para desorientar al adversario y facilitar su neutralización sin darle tiempo a reaccionar.

MODELOX300U
Potencia foco1.000 lumen
LáserNo
Peso113 gramos
Longitud9,1 centímetros
CualidadesVersátil, eficiente y económico. Apto para armas cortas y largas.
MODELOX400U
Potencia foco1.000 lumen
LáserVisible, disponible en haz rojo o verde
Peso139 gramos
Longitud9,4 centímetros
CualidadesVersátil, eficiente, económico y óptimo en situaciones dinámicas. Apto para armas cortas y largas
MODELOXC2-A-IRC
Potencia foco50 milivatios, infrarrojo
LáserInfrarrojo
Peso51 gramos
Longitud6,3 centímetros
CualidadesVersátil, compacto y de prestaciones elevadas. Especialmente apto para armas cortas
MODELOXVL2 IRC
Potencia foco400 lumen, haz visible e infrarrojo
LáserVisible e infrarrojo
Peso142 gramos
Longitud7,62 centímetros
CualidadesVersátil, compacto y eficiente. La mejor opción profesional. Apto para armas cortas y largas

Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Tactical Online Junio 2020

Tactical Online Junio 2020
Tactical Online Junio 2020

MAGPUL, LAS MEJORES CULATAS PROFESIONALES

Autor:  Octavio Díez Cámara Fotografías:Aimpoint  

                                                           

La llegada, coincidiendo con el cambio de siglo, de los cargadores de la compañía estadounidense MAGPUL a un mercado internacional ansioso por contar con una línea de ellos que fuese realmente eficaz y evitase las clásicas interrupciones que caracterizaban a muchos de los diseños usados hasta aquel entonces fue el primer eslabón de una larga cadena de desarrollos que podemos calificar de eficaces y óptimos para ser empleados en las condiciones más demandantes.

Con el paso de los años, la gama que conforma su amplio catálogo fue creciendo y sus ventas también. Éxitos como el uso de los cargadores PMAG que fabrican en la operación de captura y neutralización del buscado terrorista Osama Bin Laden les permitieron consolidarse como una empresa que tiene una gama de producto amplia, variada y eficiente.

Dentro de la misma, y a ella vamos a dedicarle estas páginas, se encuentran numerosos modelos de culatas surgidas para incidir en la mejor simbiosis ergonómica entre aquellos que empuñan un arma larga de fuego y esa herramienta, logrando que se mejoren aspectos en áreas como precisión, manipulación, sujeción o encare. MAGPUL propone una serie de opciones de lo más atractivas que permiten optimizar buena parte de las gamas de armas largas más famosas entre los distintos cuerpos policiales y militares de todo el mundo, mejorando también aquellos diseños deportivos que de ellas se derivan.

Cualidades óptimas

El hecho que los que intervinieron en la concepción y desarrollo de las culatas que aquí les vamos a presentar hubiesen tenido una amplia experiencia en diferentes cometidos dentro del entorno de las fuerzas de élite -muchos de ellos formando parte de unidades de Operaciones Especiales (OE’s)- fue muy relevante para obtener productos bien concebidos, meditados y fabricados. Sus experiencias particulares fueron aprovechadas para incidir en la mejor funcionalidad y ergonomía. Se buscó también el que la robustez del producto final, realizado en materiales sintéticos de última generación en buena parte de sus elementos, fuese la que se requiere por aquellos que tienen que combatir en las condiciones más desfavorables. Buscaron sencillez en lo que son las manipulaciones para poderlas hacer incluso en condiciones adversas de luz. Optaron por apostar por materiales ligeros y resistentes…

Todas esas actuaciones, y otras más, permitieron poner a punto en un primer momento una culata extensible muy moderna para permitir el reemplazo de los muchos modelos usados dentro de la gama de los fusiles de asalto M4/M16. Fue la militarmente designada M93, que fue adoptada por una unidad muy capacitada en OE’s dentro del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps), núcleo que con el paso del tiempo se transformaría para ser una de las piezas claves del MARSOC (Marine Corps Special Operations Command).

Por ese motivo, fueron sobre todo usuarios estadounidenses y de las principales unidades de OE’s del espectro occidental las que conocieron las cualidades de las culatas extensibles/retráctiles de MAGPUL. En un par de minutos, como mucho, se reemplazaban las antiguas por una nueva, aportando esta última una versatilidad operativa mucho mayor y una mayor confianza entre aquellos que las tenían a su servicio.

La evolución en la apuesta de esta empresa por satisfacer las necesidades de un mercado ávido por obtener productos realmente bien concebidos y eficaces los llevaría a proponer una culata fija ergonómica, con carrillera elevable y cantonera ajustable que buscaba que el tirador de rifles de precisión encarase la óptica diurna o la nocturna de la mejor forma posible. Empleándolas, se transformaron primero distintos modelos de rifles semiautomáticos del calibre 7,62x51mm y luego otros del 5,56x45mm. En una fase posterior, se diseñaron elementos que permitían acoplar estas culatas, a las que dieron el nombre genérico de PRS (Precision Rifle Stock), también en armas clásicas de accionamiento por cerrojo, optando por ellas muchas firmas comerciales y también pequeños talleres de transformación donde surgían modelos específicos para operaciones encubiertas.

El hecho de que entre el personal de la comunidad táctica militar y policial el nombre de MAGPUL fue cobrando cada vez más reputación permitió avanzar hacia nuevos conceptos de culatas. Primero surgieron más de tipo fijo y otras extensibles para distintos modelos de fusiles de asalto en las que, como la ahora clásica y bien conocida tipo MOE (MAGPUL Original Equipment), se incorporaban elementos móviles para poderlas ajustar de forma óptima a cada necesidad o al empleo de distintos tipos de visores de puntería, se rediseñaba su estructura para poder fijar en ellas los anclajes de sujeción para las correas portafusil o se optaba por soluciones tan válidas como el rediseño de la cantonera para lograr el mejor apoyo en el torso cuando se emplean prendas antibala con gruesas placas de protección de aramidas o cerámica.

En una fase más reciente se ha apostado por culatas plegables para la familia de armas tipo AK, por culatas fijas para diferentes modelos de escopetas principalmente de corredera y por culatas rediseñadas para mejorar las capacidades de modelos de armas de asalto y de precisión originarios de compañías como H&K, FNH y otras. La evolución, en la que se han diseñado cantoneras de goma o carrilleras para algunos de los modelos ya existentes, se ha realizado de forma paralela a la introducción de distintas opciones de color que, como el ahora tan en boga FDE (Flat Dark Earth), complementasen al clásico tono negro de los primeros modelos. Han llegado también otros diseños nuevos para ampliar las opciones de venta y dar respuesta a las necesidades de los profesionales o aficionados. A las culatas de rifle de cerrojo más clásicas destinadas principalmente al entorno cinegético han añadido estos últimos años una desarrollada específicamente, con muchos elementos regulables, culata plegable y otras aportaciones positivas, para los sniper que emplean rifles de cerrojo que siguen el concepto de los del tipo Remington 700; MAGPUL no acaba ahí sus propuestas y ya trabajan en nuevos diseños de los que ya están difundiendo algunos detalles y de los que esperamos saber sus aportaciones más pronto que tarde.

Varios conceptos

Las culatas MAGPUL son óptimas para otros colectivos que deseen mejorar las cualidades y capacidades de sus armas largas de fuego. Por cierto es importante señalar que la compañía las ofrece en una configuración Mil-Spec que se adapta de forma precisa a lo que definen las especificaciones del ámbito militar y en otra Com-Spec que es más apta para lo que es más propio dentro del ámbito del tiro deportivo y dinámico.

Dentro de las opciones de mayor difusión, que como hemos indicado ya se corresponden a lo que es propio en armas de asalto que siguen la estética/concepción de la familia M4/M16 con su interesante culata extensible que permite tanto reducir el tamaño total del arma como su adaptación de forma rápida y previa al tiro a las dimensiones que son más aptas para cada uno de los que las tienen acopladas a sus fusiles, se encuentran modelos como el MOE Carbine concebido con un diseño muy robusto realizado en polímero reforzado en el que encontramos aportaciones como las formas compactas de su exterior, la palanca de regulación de fácil y cómoda activación, la cantonera de goma trasera que ayuda a afianzarla mejor en el hombro o su peso liviano que supera en poco los doscientos gramos.

Una evolución de ese diseño es la opción MOE SL-S en la que encontramos una parte superior agrandada -el diseño permite situar la cara de forma muy cómoda y natural al encarar- para poder acoger en su interior dos espacios de almacenamiento estanco que permiten acoger baterías o piezas pequeñas y ha sido concebida para inmersiones a profundidades de hasta diez metros. Aporta, como la opción MOE SL en la que no se incluye la zona estanca de almacenamiento, también un punto de fijación ambidiestro para poder, gracias a anclajes tipo QD Sling, fijar de forma cómoda todo tipo de correas portafusil.

Junto a las anteriores proponen la muy apreciada serie CTR que sobresale por su concepción general muy compacta para disminuir tanto el peso total como las dimensiones, su anclaje tipo QD y una palanca de fácil y rápida activación para poder bloquearla en una posición determinada de forma que quede mejor fijada en ella y que se evite su desplazamiento accidental durante movimientos dinámicos u operaciones en entornos urbanizados CQB (Close Quarter Battle). Su evolución es el concepto STR que incorpora dos áreas tubulares para almacenar baterías de forma estanca y un sistema de bloqueo por fricción que la fija mejor a la pieza metálica por la que se desplaza, aspecto este último que encontramos también en el modelo ACS que añade a esos tubos un  compartimento adicional para poder facilitar el transporte de otros pequeños útiles o repuestos. 

Más recientes son las culatas de la serie SGA que están disponibles para las clásicas escopetas de corredera del calibre 12 Remington 870 y Mossberg 500/590/590A1, un concepto que permite modificar la altura de la carrillera, fijar correas, ajustar su longitud gracias a varios suplementos de su zona posterior, mejorar la ergonomía por su diseño y reducir el retroceso por el elemento de goma absorbente situado en su parte posterior. Estas culatas son idóneas combinadas con el guardamanos MOE M-Lok.

Para armas en las que se busca una mayor precisión están disponibles opciones como la UBR Gen2 que incluye la parte superior donde se apoya la cara fija y la parte inferior extensible en ocho posiciones para alargarla de forma que se pueda combinar con visores ópticos y optrónicos para conseguir la mejor percepción del objetivo a batir, la PRS Gen3 en la que se ha realizado un rediseño general para conseguir la regulación óptima de carrillera y cantonera que tan útil es para aquellos sniper que manejan armas de alta precisión -todo ello en un conjunto óptimo que supera en poco los 700 gr de peso- o las PRS2 que son similares a esta última y están disponibles para armas como los HK91/G3 de H&K o los FAL de FNH.

Por último, hacernos eco de las buenas vibraciones que nos ha transmitido el diseño de culata PRO que está destinada a los rifles Remington 700 de acción corta o acción larga y a otros modelos similares que sean compatibles con ellos, una configuración que destaca por su excelente relación calidad-precio. Se trata de un chasis ligero de sólo 2,5 kilogramos realizado alrededor de una estructura de aluminio de grado aeroespacial del tipo 6061-T6 en la que se ha incorporado un pistolete muy poco angulado para incidir en el mejor afianzamiento de la mano, un encastre para poder usar cargadores extraíbles, un guardamanos donde fijar distintos tipos de complementos -entre ellos los versátiles y resistentes bípodes de patas plegables y extensibles también por ellos diseñados- o una culata plegable que, con carrillera elevable y cantonera multi ajustable, facilita tanto el transporte como la puntería. Menos sofisticada, y también mucho más económica, es la culata fija Hunter también pensada para las armas tipo Remington 700 de acción corta. Magpul es distribuido en España por aasias.com.

Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Tactical Online Agosto/Septiembre 2020

Tactical Online Septiembre 2020