Below 100 – Bajo 100

Below 100 – Un sueño por el que luchar

El número de policías caídos en acto de servicio en los Estados Unidos se ha reducido de manera considerable en los últimos años. La formación recibida así como los elementos de protección han reducido las cifras en algunos apartados pero no lo han conseguido en otros, incluso incrementándose.

La última vez que los cuerpos y fuerzas de seguridad de los Estados Unidos estuvieron por debajo de 100 caídos fue en el año 1944. Durante los últimos cincuenta años la cifra ha sido superior a 150, con 1974 como el año más “negro” para los cuerpos policiales americanos, 278 muertos en acto de servicio. La última década se ha alcanzado una cifra superior a 160. Los años 2010 y 2011 fueron años negros con 174 policías caídos en servicio.

 [useful_banner_manager banners=1,2,3,4,5,6,7,8,9 count=1]

Durante el 2010 en la Conferencia Internacional de Instructores de Cuerpos Policiales (ILEETA), un grupo de policías discutían al respecto y uno de ellos, el capitán Travis Yates del Departamento de Policía de Tulsa, realizó un comentario sobre lo sencillo que sería reducir esa cifra. Simplemente, si utilizaran chalecos antibala, llevaran abrochados sus cinturones de seguridad y redujeran su velocidad a la vez que comprobaran el tráfico antes de abordar intersecciones, reducirían la cifra de caídos por debajo de 100. Esto desencadenó una apasionada conversación donde se estableció lo fácil que sería centrarse en aspectos sencillos de cambiar, para mejorar la estadística.

Below 100

Así nació Below 100 una iniciativa de “Law Officer” con la colaboración de diversas unidades policiales y el patrocinio de DSM Dyneema, fabricante de material balístico para chalecos antibala.

Below 100 establece cinco “normas” que seguir para reducir significativamente las muertes en acto de servicio.

  1. Ponte el cinturón de seguridad. Puede sonar simple incluso innecesario, pero lo cierto es que aún cientos de policías no llevan puesto el cinturón de seguridad. El cinturón salva vidas, las nuestras también.

Craig W. Floyd, director del National Law Enforcement Memorial Fund, estableció la causa del gran número de fallecidos en vehículos policiales, y desgraciadamente aún hoy sigue siendo una de los motivos que conllevan un mayor número de fallecidos al volante. Un 39% de los policías fallecidos en los EE.UU. en accidente de tráfico desde 1996 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Y un dato aún más impactante es que el 42% de los accidentes con al menos un policía fallecido fueron contra elementos fijos de la carretera. Piénsalo por un momento, el policía se sale de la carretera e impacta contra algún objeto. Imagina lo fácil que es reducir esta cifra tan sólo con ponerse el cinturón de seguridad. Sin invertir miles de euros ni diseñar costosos programas formativos, tan sólo poniéndose el cinturón de seguridad.

Conociendo estas cifras en los Estados Unidos y sin tener información cierta del número de accidentes anuales en España, ¿existe esa información?, es momento de decir alto y claro, todos los policías, sin importar su misión o categoría profesional, debería llevar puesto el cinturón siempre.

La excusa más escuchada es la dificultad de salir del vehículo con rapidez, pero siendo sensatos, al igual que ante una emergencia aérea de despresuración de la cabina, debemos ponernos la máscara de oxigeno antes de ayudar a nadie, si no llegamos con vida, nada tendrá sentido.

Conduciendo

  1. Ponte tu chaleco. Sabemos que los chalecos antibalas salvan vidas. Sabemos que los disparos surgen cuando menos lo esperamos y que además un chaleco nos protege contra diversos eventos traumáticos como un accidente de coche. Con toda esta información debemos sacar la conclusión que siempre debemos llevar el chaleco antibalas puesto.

La evolución de los chalecos desde los años ochenta del siglo pasado hasta nuestros días ha ido acorde al desarrollo tecnológico que hemos tenido en los demás campos. De los primeros chalecos de Kevlar, pesados y rígidos a los actuales chalecos híbridos hay tres décadas de investigación y desarrollo para conseguir chalecos más seguros, más flexibles y mucho más ligeros.

Chaleco balístico acople

“Aquí no ocurre nada de eso”  La traducción más adecuada para esta frase es que aún no has sido atacado o que no has sufrido un accidente de tráfico serio. Numerosos policías han salvado su vida en accidentes de tráfico gracias al chaleco. Veamos las ventajas de llevar chaleco antibalas:

  1. Un chaleco antibalas puede y de hecho te salvará la vida.
  2. Te permitirá seguir luchando aún habiendo sido objeto de disparos por parte de un tercero.
  3. Es una defensa pasiva que tan sólo requiere llevarla puesto.
  4. Tiene un precio razonable. Si pensamos en un precio de alrededor de 800€, chaleco híbrido, debidamente homologado, ligero y con una garantía de 10 años -homologación alemana- el precio anual del chaleco es de 80€. Poco más de 6€ mensuales.

Por supuesto que también tiene algunos problemas como el calor, pero siempre será mejor “sudar que sangrar”. Otro aspecto es la política que siga cada cuerpo policial. Se debería proveer y obligar a llevarlo, sin excusas. Desde el comisario/oficial/capitán/intendente hasta el policía de calle. El entrenamiento con armas de fuego, así como el combate cuerpo a cuerpo se debería entrenar con el chaleco puesto.

  1. Vigila tu velocidad. ¿Por qué los policías conducen rápido? Porque pueden, ¿verdad?. Bueno, conducir por encima de las posibilidades de la vía es una manera segura de tener un accidente. Por supuesto que hay veces que llegar a una llamada es crítico. Pero no es lo más habitual. A menudo, los policías corren por que pueden. Durante esa conducción temeraria están poniendo en riesgo a los ciudadanos y a ellos mismos sin tener una buena razón para ello. «La velocidad mata» no es válido únicamente para los ciudadanos a los que protegemos. El tiempo de llegada se verá afectado por menos de un minuto en la mayoría de los casos. El riesgo no está justificado.
  2. ¿Qué es importante ahora?. Es una pregunta sencilla pero que conlleva una reflexión profunda. Es una pregunta que nos debe llevar a realizar acciones, no reacciones. Si estas continuamente priorizando que es lo más importante, no tendrás tiempo para distracciones que te metan en problemas, resultes herido o muerto.

05 2014_Sheriff_Uniforms_10

La idea surge del libro “Every Day” por Lou Holtz. Desarrolla una filosofía transmitida a sus atletas para elegir las acciones a realizar cada día. Como miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado debemos aprender del “coach” Holtz y aplicar esta filosofía a nuestra vida. Cada día en nuestras vidas debemos afrontar retos, unos más importantes que otros. Las decisiones que tomemos repercutirán en nuestra salud, nuestras relaciones, nuestras carreras y nuestra economía. Es importante preguntarnos en cada momento ¿Qué es importante ahora?

 [useful_banner_manager banners=1,2,3,4,5,6,7,8,9 count=1]

Esta pregunta nos mantendrá vivos, nos hará ser mejores amigos, etc. Nos fuerza a ver el presente con visión de futuro.

La importancia del ahora. ¿Realizas una intervención ahora o esperas a tener más información? ¿Detienes una persecución cuando el riesgo es muy alto o en cambio sigues sin importante las consecuencias finales? ¿Suprimes la distancia de seguridad y utilizas el cuerpo a cuerpo o utilizas un arma intermedia? ¿Disparas o no?

Estas preguntas son incluso más pertinentes en el uso de vehículos. ¿Conduces dentro de tus límites cuando respondes a una llamada o superas ese límite? ¿Cuándo realizas una parada de tráfico te focalizas en el vehículo que has detenido o atiendes primero el tráfico de la vía?

A lo largo del día, en tu carrera profesional o vida personal, recuerda la pregunta ¿Qué es importante ahora? y deja que esta importante pregunta guíe tus decisiones. Serás más feliz y estarás más seguro.

  1. Recuerda la complacencia mata. El jefe Jeff Chudwin lo definió correctamente: “La complacencia es seguramente la amenaza más peligrosa a la que nos enfrentamos ya que nos expone a los demás”. Complacencia es el por qué los policías piensan que pueden ir sin cinturón o sin chaleco. Piensan que ellos pueden correr con el vehículo y distraerse durante una intervención. “La complacencia te matará”.

Existen muchas experiencias a las que no sobrevivirás si no estás preparado mental y físicamente. Cuando ves los peligros de cerca, cuando te tiembla todo el cuerpo y te das cuenta lo cerca que has estado, la realidad caerá sobre ti. Después de este suceso tendrás una nueva visión de la realidad y seguramente cambiarás procedimientos y maneras de afrontar las situaciones, con la mentalidad que el peligro está siempre presente. La mayoría lo hacen pero, ¿por cuánto tiempo?

5.11 paisano

Tras un enfrentamiento armado donde algunos policías fueron heridos y el agresor muerto, todos los policías de ese cuerpo, en los días posteriores, se mostraban en un estado de alerta permanente. Pasados unos meses tan sólo algunos mantenían un elevado estado de alerta. Un año después todos lo denominaban como un hecho aislado.

La complacencia es un problema relativo a terceros. Sólo les ocurre a otros. Por lo tanto, no tengo que preocuparme.

No eres una estadística. Si piensas en la estadísticas para establecer tu nivel de formación y alerta, entonces puedes dejar tu arma guardada y salir a patrullar. Si nos guiamos por los números, la probabilidad de verse envuelto en un tiroteo es mínima. ¿Por qué entrenar? ¿Por qué gastar dinero y tiempo? No te va a pasar así que no te preocupes.

Este pensamiento lo debemos rechazar, ¿Cuando la estadística se convertirá en realidad? Desarrolla hábitos que mantengan tu seguridad y practícalos todos los días, en cada servicio. Porta contigo lo que necesites y aprende su utilización bajo las situaciones más estresantes.

Es importante discutir con tus compañeros que podría pasar y como lo solucionarían. Seguramente, sea diferente de la realidad, pero la puesta en común es vital. Cuando discutimos e imaginamos, estamos aceptando que el peligro existe. Confirmamos que no seremos meros espectadores uniformados sino que seremos policías capacitados para actuar. Recuerda que los refuerzos llegarán después, pero en un momento de vida o muerte debes resolverlo por ti mismo.

 [useful_banner_manager banners=1,2,3,4,5,6,7,8,9 count=1]

Lista de comprobación:

a)Inspecciona tu arma y tu equipo al principio de cada servicio. Mantenlo limpio y preparado.

b)Asegúrate que tus armas están municionadas y preparadas para hacer fuego. Revisa y sustituye regularmente tu munición.

c)Acciona tu arma, móntala y comprueba que funciona.

d)Comprueba que todos tus equipos electrónicos tienen batería. Lleva alguna linterna y pilas adicionales.

e)No olvides una buena navaja, guantes y gafas de protección.

f)Comprueba el vehículo, es tu zona de seguridad más inmediata.

g)Siempre debes ir armado y preparado. Los enfrentamientos podrán comenzar como estés, así que “vístete para ganar”.

h)Libera tu mente de las preocupaciones diarias y siempre recuérdate que HOY ES EL DÍA.

Si afrontas tu profesión con preparación y una actitud de alerta constante tendrás muchas posibilidades de vivir, mejorar profesionalmente y ser un referente para tus compañeros. Para aquellos que ser policía es una actitud, tu vida estará colmada de satisfacciones y logros profesionales. En cambio, los que lo ven como un sueldo fijo, existen trabajos mucho más seguros ahí fuera.

En la vida profesional, todo debe ser medido para poder saber si vamos por buen o mal camino, si hay algo que mejorar o si estamos en un buen momento. Desgraciadamente, y no sabemos bien por qué, en España no hemos encontrado un registro central de policías heridos o muertos en acto de servicio, sin importar a que administración depende. Si bien en Estados Unidos podemos encontrar cifras exactas, el número de policías fallecidos cae en 2013, en España este dato parece no ser de interés. Sin estadísticas no podemos mejorar. ¿Cuántos policías han resultado heridos por accidente de tráfico? ¿Cuántos llevaban el cinturón?

Siguiendo la filosofía de Below 100 esto no tenemos fácil cambiarlo. Lo que sí podemos hacer es poner de nuestra parte para que esta cifra, sea la que sea, no nos “salpique” a nosotros.

BELOW100

Nota: Toda la información aquí recogida ha sido obtenida de la página oficial Below 100. www.below100.com

Este artículo fue publicado originalmente en la Revista Tactical Online de Septiembre de 2014

TO Septiembre 2014
TO Septiembre 2014

 

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.