Archivo por meses: julio 2019

B&T, armas precisas y fiables adoptadas por el U.S.Army

Texto: Octavio Díaz Cámara

Fotos: B&T, Octavio Díaz Cámara, Javier Galán

La evolución tecnológica ha incidido en la aparición de novedosos conceptos en cuanto a los sistemas que emplean, en sus cometidos del día a día o en determinadas operaciones, diversos colectivos de los ámbitos policiales y militares. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 22-BT-BT-1030x534.jpg

Entre esas gamas de productos, se encontraría también el sector de las armas personales empleadas por agentes o soldados. Es un entorno en que muchas compañías apuestan por incidir en soluciones conceptuales más clásicas y menos avanzadas en lo que a prestaciones se refiere, aunque ya desde hace algunos años se intenta la introducción de cambios que afectan a los calibres que se disparan con novedades como los ahora en boga .300 Blackout (7,62x35mm) y 6,5 Creedmoor, a los sistemas de puntería con la generalización de visores de elevadas prestaciones que incluyen a los de punto rojo suecos Aimpoint  ACRO (Advanced Compact Reflex Optic) y CompM5, o por la introducción en diseños clásicos de elementos que, como los que propone la estadounidense Magpul, los mejoran para ampliar sus prestaciones y capacidades.

En ese contexto genérico hay otras empresas, como la que protagoniza este reportaje, que llevan ya un par de décadas evolucionando su capacidad industrial y apostando por tecnologías en las que se suma la combinación de un diseño sobresaliente con una manufactura muy cuidada, lo que da como resultado sistemas de armas que destacan por sus prestaciones, fiabilidad, precisión y capacidad de responder a las necesidades propias de situaciones extremas en las que terroristas intenten actos contra la ciudadanía o cuando pequeños núcleos de Operaciones Especiales (OE’s) trabajan en entornos complejos y hostiles para llevar a cabo sus misiones de carácter encubierto. 

Al lector de “Tactical Online” le vamos a introducir en lo que es la gama actual de la suiza B&T que goza de una aposentada fama internacional -opera desde unas instalaciones en Thun- por sus accesorios bien resueltos y por sus eficaces supresores sónicos -tanto que firmas como Heckler & Koch les encargan los que suministran con sus armas- de los que las Fuerzas de OE’s italianas acaban de recibir un importante lote para generalizar su empleo entre los operatori, y que ahora, como les explicaremos, amplia sus perspectivas de venta en lo que son fusiles de asalto, subfusiles o sistemas de defensa personal tipo PDW (Personal Defence Weapon).

El mejor producto

El éxito actual de B&T se ha ido consolidando a la ver que crecían en su potencial de fabricación y evolucionaban las diferentes gamas de productos que les caracterizan. Sus rifles de precisión de accionamiento manual por cerrojo del tipo APR (Advanced Precision Rifle) recamarados tanto al .308 Winchester (7,62x51mm) como al .338 Lapua Magnum (8,6x70mm), que llevan promocionando desde 2005 y destacan por sus excelentes cualidades de precisión y ergonomía, han sido adquiridos, tras someterlos a complejas pruebas de evaluación, por unidades policiales y militares de élite de naciones como Singapur, Kósovo, Suiza, Ucrania, Corea del Sur, Chile, Rumanía o Georgia. La experiencia con ellos daría lugar a los APR308P, con cañón más corto idóneos para escenarios urbanos, y los SPR300 que combinan un supresor integral y municiones .300 Blackout para obtener un rendimiento notable: sus disparos generan un sonido similar al de un arma de aire comprimido y son óptimos para neutralizar objetivos a distancias de hasta 150 metros.

Sus subfusiles ultra compactos MP9 (Maschinenpistole9mm) del difundido 9x19mm Parabellum, que desde principios de siglo han ido introduciendo en diferentes versiones convencionales o silenciadas y que se conocen como MP9-N en su variante más reciente, han llamado la atención de aquellos que, como pilotos de aeronaves o personal adscrito a cometidos de protección de VIP’s (Very Important Persons), requieren de un sistema pequeño, liviano y que les confiera una gran potencia de fuego puntual. Esas cualidades llevaron a la Policía Autonómica del País Vasco -la Ertzaintza– a adquirirlo para sus escoltas, decisión similar a la adoptada por diferentes colectivos en Francia, Suiza, India, Holanda -cada piloto de sus cazabombarderos F-16 “Figting Falcon” lleva uno como parte del equipamiento de supervivencia adoptado con ocasión de sus despliegues en Jordania para atacar las instalaciones y bases del Estado Islámico-, Singapur, Bulgaria, Portugal, Indonesia, etcétera. Hasta Rusia que los emplea en la Unidad Antiterrorista de lo que ahora es el Servicio Federal de Seguridad (FSB, Federálnaya sluzhba bezopásnosti Rossíyskoi Federatsii) -entre 1998 y 1999 su jefe fue el actual presidente, Vladímir Putin- y hace años era designado KGB (Komitet Gosudarstvennoy Bezopasnosti); no nos hemos de olvidar que B&T también produce el lanzador B&T GL06, sistema no letal de 40mm que es especialmente útil en cometidos policiales antidisturbios y que ha demostrado su efectividad al ser usado por la Policía francesa en numerosas algaradas y disturbios en París o por la Policía Autónoma de Cataluña -los Mossos d’Esquadra– y la Policía Foral de Navarra en incidentes puntuales o ante manifestaciones especialmente violentas.

El impulso de B&T no se detuvo con esos suministros y han ido ampliando, sobre todo en los últimos años, su oferta de propuestas. La consolidación de su actual gama, de la que les daremos algunos detalles genéricos más adelante, ha incidido en un reciente contrato nada menos que con el Ejército de los Estados Unidos (United States Army). La decisión que conocimos a principios de abril de 2019 es el resultado de un requisito surgido desde el U.S.Army Contracting Commandpara, dentro de la licitación W15QKN-18-X-28N de 2 de mayo de 2018, valorar la adquisición por parte de la Oficina de Gestión de Proyectos de las Armas para el Combatiente (PM SW, Project Manager Soldier Weapons) de un arma subcompacta que ellos designaron SWC (Sub Compact Weapon) y definieron con cualidades como: sistema de fuego automático y semiautomático del 9x19mm Parabellum que incorporase un raíl Picatinny(MIL-STD 1913) y supresor sónico, valorándose también palancas de activación ambidiestras, pruebas de seguridad previas, precio unitario al adquirir un lote grande de ellos, planta donde se fabricaría, experiencia anterior, manual técnico o la garantía. 

B&T APC 300

Varios modelos se presentaron para la validación inicial y fueron preseleccionadas seis opciones. Cada uno de los precandidatos suministró quince armas para las pruebas que fueron sometidas a un intenso programa de validación, dado que se buscaba una decisión rápida que permitiese la incorporación pretendida por el Army. En pocos meses, pues la decisión se supo el 1 de abril de este 2019, se concretó un acuerdo con B&T USA LLC rubricado el 29 de marzo y por un importe inicial estipulado de 2,57 millones de dólares y estimado de casi diez. El contratado, con ubicación comercial en Tampa (Florida), deberá suministrar un primer lote de 350 SWC junto a sus correas, manuales, recambios y accesorios, estipulándose una opción de futuro para cantidades adicionales que se sitúan en un total de hasta 1.000 ejemplares. Sobre el arma en cuestión, que en principio está destinada a colectivos que proporcionan destacamentos de seguridad que cubren los movimientos de determinadas personalidades civiles y militares o equipos que por su naturaleza requieren de la máxima discreción ante su potencial presencia en un determinado escenario, decirles que B&T lo que ha hecho es rediseñar su APC9K -K por kompact– para dar lugar a un subfusil muy pequeño que sólo mide 35 centímetros de longitud, pesa 2,6 kilogramos, incluye culata metálica extensible para afianzarlo mejor en secuencias de tiro más dinámicas, incorpora un raíl estandarizado en la parte superior de su cajón de mecanismos para permitir situar un pequeño visor de punto rojo tipo Aimpoint “ACRO”, cuenta con una palanca de montaje y de los activadores asociados a la acción de fuego que tienen una disposición ambidiestra, añade dos pequeños raíles para linternas o láser en los costados delanteros, incluye un cañón con un anclaje incorporado para facilitar la fijación de un supresor sónico y puede usarse con cargadores compatibles GLOCK. Tomando experiencias anteriores, seguro que B&T pone a punto un sistema de funda para poder transportarlo de forma oculta de forma especialmente eficiente y así incidir en que su portador pueda tenerlo a mano para cualquier acción o reacción que acontezca durante un determinado operativo o dispositivo.

Gama amplia

El éxito de B&T con el U.S.Army va a propugnar un efecto cascada que propiciará que otros estamentos estadounidenses e internacionales también se focalicen en lo que proponen. De momento, sabemos ya de un reciente contrato para suministrar al Departamento del Sheriff del Condado Lake en Indiana con los B&T MP9 del 9x19mm Parabellum que serán usados tanto por uniformados como en operaciones encubiertas. 

Junto a los ya reseñados, en el catálogo de B&T sobresale la gama de las carabinas policiales avanzadas que se identifican bajo el acrónimo genérico de APC (Advanced Police Carbine) antes del número que identifica al calibre que disparan. Varios departamentos de Policía ya los usan. Entre otros, el estadounidense de Westchester (Nueva York) que en noviembre de 2019 adquirió catorce ejemplares del APC9-SD con supresor sónico integral -sus acciones de fuego generan un estampido inferior a los 130 decibelios- y con brocal de alimentación modificado para poder acoger cargadores de Glock, una transformación que el fabricante designa APC9-G tras introducir un armazón inferior así adaptado. 

La entrada en producción de la serie APC comenzó a principios de esta década con la llegada del APC45, un subfusil compacto recamarado para usar el potente .45 ACP que puede desarrollar sus acciones de fuego a ritmos de hasta 900 disparos por minuto y se beneficia de detalles como su peso de sólo 2,8 kilogramos incluyendo empuñadura delantera, visor Aimpoint “Micro” y un cargador con capacidad para veinticinco cartuchos. El interés que destacaron sus dos versiones iniciales, una con capacidad de disparar a ráfagas y otra modificada para hacerlo solo en modo semiautomático que se corresponde más con lo que es propio para dotar a colectivos como los agentes asignados a actividades de patrulla, ha desencadenado el surgimiento de otros muchos que incluyen los APC9 del 9x19mm en configuración con culata plegable o en la que adopta una metálica extensible -ambas son capaces de ritmos de nada menos que 1.080 d.p.m.-, APC9-P con un cañón de 24 centímetros frente a los 17,5 de los dos primeros, las versiones APC45-SD y APC9-SD que opta por un supresor sónico integral que incide en acciones de fuego precisas y especialmente discretas incluso cuando se usa munición del 9x19mm de tipo supersónico, APC9 PRO evolucionado para incidir en un concepto totalmente ambidiestro y el reciente APC9 PRO K que, difundido desde 2019, es la variante más compacta de los de su tipo. 

B&T APC 556 (5.56×45)

Sobre la base del concepto de esos subfusiles/carabinas B&T ha desarrollado también otros sistemas de armas más grandes y con mayor potencia de fuego que podemos considerarlos dentro de lo que serían los fusiles de asalto más clásicos, aunque sus variantes con modo de fuego sólo semiautomático son consideradas por algunos como carabinas. Primero llegaron los APC556 adaptados al 5,56x45mm estandarizado en el ámbito de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y su formato ha sido aprovechado para ir poniendo a punto los APC556 Shortcon cañón más compacto y más maniobrables, los ACP223  del .223 Remington en su variante normal y corta, el APC556 PDW muy compacto gracias a su cañón de 22 centímetros y a su culata extensible, el APC300 optimizado para disparar el popular .300 Blackout que ofrece un gran poder de parada y es óptimo para combinarlo con un supresor sónico, y los versátiles APC308 que aprovechan las cualidades del potente y neutralizador .308 Winchester en una versión más compacta o en otra con cañón de 18,9” que es especialmente útil configurándolo, con una mira óptica de tipo intermedio, como DMR (Designated Marskman Rifle) gracias a su potencial para realizar agrupaciones de varios disparos de munición Match de 1 MOA (Minute Of Angle).

A los concretados, B&T ha ido añadiendo en los últimos años otros modelos más que han incluido los TP380 del 9x17mm Corto similar a los MP9, los P26 y HK9 del 9x19mm que son subfusiles/carabinas con aspecto de subfusiles nada convencionales o los actuales GHM9 y GHM9C -compacto- que se caracterizan por una configuración genérica que los hace especialmente económicos, destacando de su aspecto y cualidades, como el hecho que realiza un disparo al presionar el gatillo y otro más al dejarlo volver a su posición inicial, que pueden derivar en su empleo profesional.  

Bien distintas son las cualidades de lo que B&T llama USW (Universal Service Weapon), una idea interesante e innovadora del 9x19mm que, surgida a mediados de 2016, pretende dar más potencia de fuego a los uniformados y que sean capaces de acciones de fuego más precisas con el arma de dotación y así responder tanto en el caso de ataques terroristas planificadas como cuando se concretan acciones de los designados “lobos solitarios”. Las ventajas de este concepto, que ya ha demostrado poder alcanzar siluetas a 120 metros de distancia gracias a visores de punto rojo miniaturizados como los avanzados Aimpoint ACRO y por incorporar una culata ligera plegable que permite afianzar especialmente bien el conjunto en el hombro del tirador, es que está disponible tanto en el modelo A1 normal y en el compacto como en configuraciones que incluyen armazones especialmente modificados para transformar las semiautomáticas SIG SP2022 y P320; a esas opciones se añade ahora el USW-G17, una carcasa que se ajusta al raíl de la parte inferior delantera de la pistola Glock para conformar un conjunto sencillo y económico de transformar, por lo que la idea puede prosperar entre las muchísimas agencias policiales de todo el mundo usuarias de los distintos modelos de las semiautomáticas austriacas. 

Como verá el lector, B&T dispone hoy de una gama actual, variada y especialmente eficaz para satisfacer las más variadas necesidades y requisitos de policías y de militares. El hecho que el U.S.Armyhaya seleccionado recientemente uno de sus modelos incidirá, con total seguridad, en que más ejércitos de todo el planeta también lo harán. Hoy hay necesidades, como las de los colectivos de OE’s y unidades de élite a los que les interesan armas compactas adaptadas al .300 Blackout para sus cometidos más discretos, que tienen que satisfacerse y B&T está en disposición de proporcionarles aquellas armas que les permitirán cumplimentar sus misiones de la forma más exitosa. 

[sibwp_form id=3]

Este artículo ha sido publicado originalmente en la revista Tactical Online Mayo – Junio 2019

Revista Tactical Online Mayo Junio 2019

Grupo Especial de Intervención GEI, Mossos d’Esquadra

Texto y fotos®: Octavio Díaz Cámara

El mensaje que me llegó por wassap era escueto: “atentado en las ramblas de Barcelona”. Pocos minutos después, cámara en mano, me dirigía hacia el lugar con la intención de ser partícipe gráfico de las operaciones de respuesta a aquel macabro incidente. En mi viaje hacia la parte central de la Ciudad Condal me crucé, en la confluencia de la calle Aragón con Pau Claris, con unos furgones de transporte Mercedes no logotipados que, con una vistosa luz de color azul centelleante en la zona frontal y emitiendo un sonoro aviso para alertar a terceros, me eran conocidos. Pertenecían al Área del Grupo Especial de Intervención (GEI) del Cuerpo de Mossos d’Esquadra(CME), la Unidad de asalto policial que, formando parte de la Comisaría General de Recursos Operativos, tiene la mayor parte de competencias en actuaciones de alto riesgo en Cataluña. Era la tarde del 17 de agosto de 2017 y ellos, alertados ante la situación crítica que se vivía en las ramblas barcelonesas, partieron prestos desde su sede en el “Complejo de Egara” en Sabadell para actuar con la máxima inmediatez. 

Ampliar capacidades

Han pasado ya casi dos años desde esa fecha y el Grupo se ha transformado en profundidad en varios aspectos, cambios liderados por su nuevo Subinspector. De un lado se publicó una nueva convocatoria para contar con más personal, lo que ha permitido incrementar de forma sustancial el número de sus efectivos en un proceso de selección y formación meticuloso y exigente, acercándose ya a una que supera los cuarenta hombres. De otro, se ha incidido en el afianzamiento de todos aquellos procedimientos, tácticas y técnicas que están focalizados en mejorar la capacidad de respuesta ante incidentes protagonizados por terroristas o enajenados contra la población desarmada -concepto tipo AMOK-, y en especial aquellos que tienen lugar en escenarios más complejos y en los que intervienen los ahora en boga “lobos solitarios”.

También se ha focalizado en mejorar todo lo relacionado con el uso de los medios técnicos más modernos, por lo que cuentan ahora con mayor número de dispositivos electrónicos para monitorizar actividades o localizar a aquellos que pueden ser su objetivo, material en el que hay que destacar la llegada de  dispositivos aéreos y terrestres tipo “dron” discretos controlados a distancia. 

Se ha mejorado la protección personal y colectiva, incidiéndose en el empleo de diferentes modelos de prendas de cobertura torácica con placas de alto potencial de detención, en el uso de cascos de tamaño compacto para incidentes de riesgo limitado en áreas urbanas y en el despliegue de escudos balísticos adaptados para distintos escenarios y necesidades.

En general, y complementando esos cambios, también se apuesta por dar mayor potencia de fuego a los agentes que forman parte de los núcleos de intervención especial que configuran la Unidad Operativa propiamente dicha, incidiéndose en la llegada de más fusiles de asalto del calibre 5,56x45mm y del 7,62x51mm (.308 Winchester) -respectivamente los SCAR L y H de Fabrique Nationale Herstal belga-, en la renovación del arma corta personal con la pistola Glock 17 del calibre 9x19mm Parabellum que está considerada por muchos la mejor y más fiable de las de su tipo y concepción, y en la incorporación de más rifles de precisión de cerrojo del 7,62x51mm que se unen a los diferentes modelos de ese mismo calibre y del 8,6x70mm (.338 Lapua Magnum) que ya tenían a su disposición desde hace unos años.

Entre las adquisiciones más recientes se han realizado algunas con las que se amplían y mejora el potencial del GEI para hacer frente a los cometidos de prevención y de neutralización de las situaciones de riesgo para la seguridad de las personas y los bienes en casos de alto riesgo y alta complejidad que quedan reflejadas en lo que define y establece la Orden IRP/326/2010. Una de las compras se enmarca dentro de un amplio contrato de suministro de armamento y munición de entrenamiento para la Dirección General de la Policía del Departamento de Interior. En el mismo, con siete lotes de diferente carácter, se incluía la adquisición de cincuenta mil cartuchos del calibre 4,6x30mm -los disparan los PDW (Personal Defence Weapon) tipo MP7 que se usaban en el Grupo y a los que se ha añadido un número significativo de ejemplares nuevos- diseñados especialmente para prácticas de tiro y adiestramientos que se realicen en galerías e instalaciones interiores. Después de las valoraciones oportunas, se rubricó un contrato con la compañía Eurodis System España SL para la obtención de la munición fabricada por la compañía RUAG Armotec que es líder internacional en la producción de cartuchos que sobresalen sobre el resto por ser el resultado de una tecnología novedosa que permite efectos muy superiores a los que otros proponen.

Una de las aportaciones que es óptima para el día a día de estos profesionales de élite la obtienen del uso de una combinación variable, que cada agente selecciona en función de su cometido táctico y gustos personales, de elementos de transporte de la compañía estadounidense 5.11 Tactical. Se trata de porta cargadores dobles para los Magpul de los fusiles de asalto, porta cargadores senillos para los propios de los MP5 y de las pistolas Glock, bolsas con el kit sanitario básico para emergencias y otras en las que transportar la máscara antigás u otro equipo de uso personal, complementos para llevar granadas aturdidoras, torniquetes con sus soportes de transporte, etcétera; estos los situarán en sus chalecos antibala/porta equipo que están equipados con anclajes tipo MOLLE (Modular Lightweight Load carrying Equipment) en la superficie frontal y en la trasera y en los costados.

Si llevar lo más necesario a mano y bien sujeto es básico para aquellos que realizan actividades especialmente dinámicas en las que tienen que centrarse en su objetivo principal, otra buena decisión que han tomado ha sido optar por el que está considerado como el mejor y más resistente casco balístico por muchas unidades de similar carácter. Se trata del Zenturio de la compañía austriaca Ulbrichts, concepto que ha sido diseñado, concebido y fabricado para brindar la más elevada protección antibala y anti esquirla al portador, por lo cual desde su vaso de titanio hasta el atalaje que lo fija a la cabeza del agente son el resultado de un proceso de desarrollo muy elaborado. Por su configuración, cubre muy bien los costados e integra en ellos los elementos que favorecen las comunicaciones, vía radio, entre el personal o entre los policías y sus órganos de Mando.

Cuenta con una visera frontal transparente de especial grosor para frenar incluso proyectiles disparados por armas de guerra, incluye un anclaje delantero donde fijar equipamiento de visión nocturna de tipo monocular o binocular, incluye un elemento flexible trasero que cubre buena parte del cuello y en su caso optan por una funda de camuflaje pixelado de tonos grisáceos claros que incide en que sea más difícil la identificación del portador y del casco, frente a modelos totalmente en tono negro, por aquellos que quieren abatir. Apuntar que el Zenturio, adquirido en varios lotes para dotar con él a todo el personal, cuenta con raíles en los costados y que algunos llevan en el izquierdo el sistema de iluminación para casco de la empresa estadounidense SureFire que incluye varios LED de iluminación y otros, infrarrojos o de tono azul, que pueden servir como baliza identificadora (IFF, Identification Friend or Foe) para distinguir de un rápido vistazo entre aquellos que son amigos y otros que no lo son.

Precisión y discreción

Los fusiles de asalto SCAR-L y H que el GEI ha adquirido les brindarán mayor potencial para neutralizar a terroristas, delincuentes o enajenados, a la vez que servirán para reducir potenciales amenazas cuando fuertemente armados los policías del Grupo desplieguen en puntos sensibles. Les va a ser de utilidad extrema el hecho que en las armas del 5,56x45mm se hayan decantado por incorporar un sistema de puntería avanzado, eficaz, robusto y especialmente bien resuelto fabricado por la compañía sueca Aimpoint. 

En su caso, y conocedores de este tipo de medios optrónicos que ya usaban en armas más antiguas -los “Micro” por ejemplo son también de dotación generalizada en muchos de los subfusiles, fusiles de asalto y lanzadores no letales de 40mm B&T GL06 NL que despliega el CME en las calles-, decidieron que los SCAR-L estuviesen equipados con la Óptica de Rifle de Patrulla (PRO, Patrol Rifle Optic). Fijada en la parte central de largo carril tipo M1913 que recorre toda la parte superior del cajón de mecanismos del “fusa” queda anclada una robusta montura, del tipo QRP2, que sujeta un sistema de puntería que es compacto, muy robusto y presenta la particularidad de generar en su parte central, gracias a un sistema LED interno un punto rojo del que puede variarse su intensidad en función de las condiciones de luz ambiental o de las necesidades de cada situación táctica.

Tiene unas dimensiones de 2 MOA para facilitar una precisión suficiente cuando se apunta a blancos especialmente lejanos y es óptimo para una rápida toma de miras cuando estos están especialmente próximos, como es usual en todos aquellos enfrentamientos que se inscriben en escenarios urbanos (CQB, Close Quarter Battle). 

El PRO, que se alimenta con una única pila de litio que tiene una duración de hasta tres años -se estiman 30.000 horas en la posición 7 de las 10 que incluye su elemento regulador-, es compatible con sistemas de visión nocturna, lo que incide en su versatilidad operativa. Su cuerpo tubular es de aluminio anonizado y le confiere una especial resistencia a golpes accidentales o a inmersiones de hasta 45 metros. Todo el conjunto, que incluye la montura o las tapas protectoras, tiene un peso de sólo 330 gramos, puede ser usado en condiciones de temperatura de entre -45 y +71 grados centígrados, y se caracteriza por su configuración única, libre de errores de paralaje que hacen que si el punto central está sobre el objetivo el blanco será seguro. 

Más fácil, sobre todo cuando se pretende alcanzar un punto alejado de la posición propia o un determinado lugar de aquel que es el objetivo a batir, será hacerlo conjugándolo con el módulo especial de aumento Aimpoint 3x-CMAG y en el GEI también se han decidido por él. Se trata de un elemento óptico de tres aumentos, que también puede usarse como monocular independiente, que se fija a una montura detrás del sistema PRO de forma que se puede llevar en un lado o, cuando pueda ser necesario, alineado con el elemento de puntería principal.

En los SCAR-L se ha optado por los excelentes cargadores de polímero PMAG de Magpul que, con una capacidad para treinta cartuchos del 5,56x45mm, destacan por su fiabilidad y por incorporar una ventana en su costado para ver la cantidad de munición remanente en su interior. Los agentes catalanes suelen llevar también en la parte inferior de los anteriores el elemento de goma sintética de Magpul que incorpora un arco para hacer que los cambios de cargador en situaciones tácticas y de alta tensión se hagan a mayor velocidad y con una mayor capacidad de control. 

A todo lo anterior, y ya como elemento que añade discreción operativa y una mayor versatilidad en las acciones de fuego contundentes previstas para los “fusas”, hay que sumar el uso de los supresores sónicos SD Rotex V Compact de la compañía suiza B&T, sistema que destaca por su avanzado elemento de fijación para acoplarlo con facilidad a la bocacha del arma, su tamaño compacto y la ligereza general, el tener una vida útil estimada de más de diez mil disparos o el que reducen sustancialmente el número de decibelios asociados a los disparos lo que hace más difícil detectar su origen. Además, evitan el tradicional fogonazo, lo que en condiciones de poca luz es una ventaja para aquellos que lo tienen a su disposición.

Como habrá podido ver el lector, el GEI del CME está avanzando de forma sustancial en lo que son sus capacidades y medios, lo que hace que estén en la mejor predisposición para actuar diligentemente contra todas aquellas amenazas que puedan surgir hoy y para otras más que se puedan ir concretando en los próximos años.

[sibwp_form id=3]

Artículo publicado en el número de Mayo-Junio 2019 de la revista Tactical Online